Search
Alfredo Sáenz se mantendrá al frente de la entidad, que conservará su marca, aunque dentro del Grupo Santander

El Banco Santander de Emilio Botín se queda con el banco Banesto derrotando por sorpresa al banco BBV de Ybarra

HECHOS

En abril de 1994 el Banco Santander ganó la subasta para hacerse con el intervenido banco Banesto, derrotando a la oferta del banco BBV.

EMILIO BOTÍN LOGRA EL LIDERAZGO DE LA BANCA

botin_1994 El presidente del Banco Santander, D. Emilio Botín, superó por sorpresa la oferta del Banco Bilbao Vizcaya, y se convirtió en el nuevo propietario del banco Banesto, con aquella operación el Banco Santander, que en el pasado había sido el séptimo banco de España (por detrás de los bancos Central, Banesto, Bilbao, Vizcaya, Popular e Hispanomaericano), ahora pasa a ser el primer banquero del país. Una de sus primeras órdenes con relación al banco Banesto, será que abandone su presencia en medios de comunicación.

ALFREDO SÁEZ, DE HOMBRE DEL BBV, A HOMBRE DEL BANCO SANTANDER

Alfredo_Saenz_1994 D. Alfredo Saenz accedió a la Presidencia del Banesto tras la intervención del banco por el Banco de España, en representación del banco BBV. Ahora, tras la compra del Banesto por el Banco Santander, seguirá desempeñando ese mismo cargo, lo que le convierte en una ficha del Banco Santander.

LOS NUEVOS HOMBRES DEL BANESTO, AHORA DEL BANCO SANTANDER

  • Alfredo Sáez ratificado como presidente de Banesto
  •  Rodrigo Echenique, Consejero Delegado del Banco Santander
  •  Matias Rodríguez Incarte, director general
  •  Juan Rodríguez Inciarte

EL GRAN PERDEDOR: EL BANCO BBV

EmilioYbarra A pesar de que el Banco Bilbao Vizcaya (BBV) presidido por D. Emilio Ybarra parecía el favorito para hacerse con el Banesto, contando teóricamente además con la ficha de D. Alfredo Sáenz dentro. El Estado prefirió la oferta de adquisición presentada por el Banco Santander.

ViñetaBotin Viñeta publicada por EL CORREO ESPAÑOL – EL PUEBLO VASCO (el periódico del BBV) tras conocerse que era D. Emilio Botín (representando como una rata) quien se quedaba con el Banesto.

‘ANTENA 3 NOTICIAS’ DECLARA QUE EL BANCO BANESTO ‘QUEDA EN BUENAS MANOS’

zap_piqueras_urbaneja Los periodistas de ‘ANTENA 3 Noticias’, D. Pedro Piqueras y D. Fernando González Urbaneja, en su programa de ANTENA 3 TV (cadena en la que el banco Banesto era accionista), aplaudió la llegada del nuevo propietario: «Ahora el banco está en buenas manos, en manos de expertos», declaró el Sr. González Urbaneja.

27 Abril 1994

El desenlace

EL PAÍS (Director: Jesús Ceberio)

Está la economía española, y el país entero, muy necesitada de confianza, y por eso es tranquilizador que la crisis del sistema financiero, puesta de manifiesto por la intervención en Banesto, se haya resuelto con rapidez y siguiendo las pautas de limpieza y eficacia. El desenlace disuelve algunas sospechas lanzadas en su día con una clara intención deslegitimadora de la intervención, e ilumina retrospectivamente la coherencia de las opciones elegidas por el Banco de España de entre las no muy numerosas disponibles el 28 de diciembre. Por lo demás, la desembocadura parece confirmar que el camino seguido para llegar a ella ha respetado los criterios de transparencia, mínimo coste -en dinero público- y búsqueda de la máxima estabilidad en el sistema financiero exigibles para el buen fin de la operación.Las reglas del juego establecidas tendían a favorecer que, una vez cumplidas determinadas condiciones, el criterio decisivo fuera el precio. La cantidad ofertada por el Santander, más de 313.000 millones de pesetas, supera significativamente las expectativas existentes, es también superior al valor teórico del banco -su valor neto patrimonial- anticipado por su presidente e incluso a su valor en Bolsa horas antes de que se hiciera público el resultado de la subasta. La distancia entre la oferta ganadora y las otras dos concurrentes elimina, en principio, cualquier sospecha sobre falta de objetividad en la adjudicación.

Si cualquiera de los candidatos reunía las condiciones de solvencia y capacidad de gestión necesarias, el Santander era el más rentable y saneado de los tres -no estaba en proceso de digestión de fusiones anteriores- y su red de oficinas era relativamente complementaria con la de Banesto. Pero si el Santander ha ofertado muy por encima de los otros dos es probablemente porque Botín no sólo adquiere un banco, sino un equipo gestor de indudable garantía. Ello plantea algunos problemas de lealtad entre competidores, que empezaron a manifestarse ayer mismo cuando el BBV reclamó a los gestores cedidos en su momento a petición del Banco de España para la primera fase de salvamento. La diferencia entre la oferta del BBV y el Santander puede también ser interpretada como el pago por este último del coste de oportunidad de alcanzar el primer puesto de la banca española, que ocupaba el otro.

Con este desenlace culmina, bien que por caminos diferentes al previsto, el proceso de concentración de la banca española auspiciado desde el Gobierno hace algunos años. El antiguo panorama de los siete grandes privados y una miríada de pequeños bancos públicos se ha visto sustituido por un esquema de cuatro privados y uno semipúblico en proceso de privatización: a la larga, cinco grandes con capacidad para competir en el mercado abierto europeo. De los tres candidatos, el Santander era precisamente el más dinámico en operaciones internacionales -el 42% de sus beneficios tiene ese origen-, y su especialización sigue siendo la banca comercial. La decisión de desprenderse de lo que queda de la Corporación Industrial de Banesto es consecuencia de esa prioridad, pero la coyuntura no es óptima para la venta, y es seguro que la rentabilidad del grupo se resentirá de la carga adquirida. El otro problema es la alta morosidad que incorpora al grupo. Con todo, el Banesto saneado con fondos públicos que adquiere el Santander no es el barco a la deriva que dirigía Conde.

La disposición inmediata a vender la participación en medios de comunicación es una señal de la voluntad de los adquirentes de guiarse por criterios de rentabilidad, y no de autoprotección personal. Decisión especialmente coherente cuando la experiencia ha demostrado que un exceso de protección puede adormecer hasta tal punto las alarmas sociales que precipite al desastre a quienes más blindados se consideraban.

27 Abril 1994

Cambio bancario

EL CORREO (Director: José Antonio Zarzalejos)

La adjudicación al Santander del Banco Español de Crédito pone fin, al menos temporalmente, a una de las mayores crisis sufridas por el sistema financiero español. Hay que lamentar, sin embargo, que el mecanismo establecido para ello se haya visto emborronado por el incidente de la firma del presidente del Santander al pie de la oferta económica, un aspecto si se quiere formal, pero que quizá no se resolvió adecuadamente desde el punto de vista procedimental. Por lo demás, el Banco de España actuó con reflejos al establecer el factor precio como el argumento defintiivo de la subasta, desactivando así cualquier valoración de tipo político en la adjudicación y reduciendo la aportación de fondos públicos al plan de saneamiento de Banesto.

La apuesta hecha por el Banco Santander está llena de ambición y de no pocas incógnitas y riesgos a medio plazo. El golpe de efecto de auparse al primer peldaño del ranking bancario español, doblando prácticamente su tamaño, aumentando sus activos en un 91,2% (hasta los 17,09 millones de pesetas) y beneficiándose de parte de la red comercial de Banesto en España y el extranjero, se contrapesa con la incertidumbre que genera la operación. El elevado precio pagado – 313.000 millones por el 73% de las acciones – no es la mayor, sino el hecho de unir su suerte a una entidad sumida en una delicada situación financiera, lo que obligará al Santander a una eficaz gestión del conjunto consolidado. En este sentido, a pesar de la anunciad ampliación de capital dirigida a recomponer su estructura financiera y de otros movimientos estratégicos encaminados a reducir el riesgo, la alta cifra ofertada en la operación de compra deberá tener sin duda consecuencias inmediatas sobre los beneficios de las próximas cuentas de resultados del banco cántabro, al tiempo que producirá secuelas negativas en la política de dividendos, en la cotización de sus acciones y en las calificación internacional de sus emisiones.

En cuanto al reflotamiento de Banesto, el banco adjudicatario deberá extremar las medidas para reducir la fuerte morosidad actual, establecer una correcta gestión de tesorería, clarificar las cuentas y las pérdidas de unas sociedades instrumentales que han oscurecido la situación real del banco, así como proceder, tal como ha anunciado Emilio Botín, a una venta ordenada de los activos bancarios no estratégicos y de las empresas que forman la Corporación Industrial. Una tarea esta última que se presenta problemática por la situación en pérdidas de la más importante y por la presente coyuntura económica.

El desenlace de la crisis de Banesto abre un nuevo capítulo en el sector, que se verá completado tanto por la estrategia que articule el Santander para ofrecer participaciones de su adquisición a otras entidades como por los movimientos de los otros grandes para competir con el nuevo líder bancario, en una guerra por le activo y por el pasivo que se presenta más abierta y disputada que nunca.

27 Abril 1994

Se invierten los papeles

Ignacio Marco-Gardoqui

Todavía es pronto para que se conozcan todas las claves de la subasta de Banesto, pero ya tenemos algunas. Primero, el procedimiento de adjudicación, que ha sido presentada como un ejemplo de limpieza y neutralidad, en un momento especial en el que, a causa de las andanzas de su anterior gobernador, el Banco de España veía su nombre asociado a todo. Pero no se puede pasar por alto el incidente de la falta de firma de Botín, que ha enturbiado gravemente el proceso.

Tan sólo hay dos opciones y ambas resultan tan inreíbles. No es fácil de creer que sea un simple olvido la ausencia de algo tan crucial en una subasta como es la firma del precio que se ofrece. Pero tampoco se puede admitir la mera sombra de la duda de que tan sonoro olvido pudiera encubrir maniobras oscuras e ilícitas, ya que convertiría la cuestión en un escándalo de primera magnitud. La solución dada por el Banco de España no es justa, pues en lugar de obligar a presentar el recurso a quien incurrió en el defecto de forma, hasta que la instancia competente hubiese determinado sobre sus efectos, se hace cargar con él, y con las consecuencias inherentes a su prestación, a quienes cumplieron todos los requisitos.

Segunda clave, el precio. Aquí, dadas las disparidades existentes en las ofertas presentadas, habrá que convenir en que alguien se ha equivocado gravemente. O Argentaria y, en menor medida, el BBV infravaloran Banesto, o el Santander se ha pasado con su oferta que supera en 35.000 millones a la siguiente mejor. Claro que no hay que olvidar que por ese precio compra un paquete compuesto por Banesto, el liderazgo bancario y el vicepresidente de su primer competidor.

Total, que se invierten los papeles. El BBV podrá recordar las palabras de su presidente, hace años, en el sentido de que tamaño no es sinónimo de eficacia y aplicar las consignas de actuar con una mayor agresividad. Es decir, deberá aprender el papel que hasta ahora hacía el Santander en el teatro bancario nacional. Este, con su nuevo tamaño y su nueva adjudicación, tendrá que empezar a ensayar el papel que antes hacía el BBV.

 

27 Abril 1994

Banesto, el precio del liderazgo

EL MUNDO (Director: Pedro J. Ramírez)

Ayer a las 9-35 minutos de la noche cuando Luis Ángel Rojo hizo público el nombre del ganador de la subasta quedó decidido para muchos años el liderazgo del sector bancario con lo que implica la concentración de poder económico y político.

Hay que lamentar que esta decisión no es el resultado del libre mercado sino de una subasta dirigida desde el Banco de España y por tanto del Gobierno. Ha sido el poder político el que intervino Banesto hace cuatro meses y quien ha tutelado el proceso de reflotamiento y venta del banco.

Las reglas del mercado han brillado por su ausencia.

Pedro J. Ramírez.

27 Abril 1994

Sólo podía ganar Botín

Casimiro García Abadillo

El BBV ha realizado una oferta ajustada a su posición dentro del esquema bancario español. El banco presidido por Ybarra no tenía por qué pagar la prima del liderazgo y, por lo tanto, su cálculo se ha basado exclusivamente en la rentabilidad de la inversión.

Ha ganado el más banquero de los tres que se presentaban a la puja. Desde ese punto de vista, la actuación del Banco de España deja fuera de discusión la componenda política en este toma trascendental por la credibilidad internacional nuestro sistema financiero.

La atracción de Emilio Botón por Banesto viene de antiguo. Si el Santander no lo ha comprado antes es porque sencillamente no sabía que hacer con Mario Conde.

Para el Santander la compra de Banesto supone una apuesta estratégica. Supone ponerse de un golpe a la cabeza del sector financiero español.

by BeHappy Co.