Search
¿Debe buscarse una versión castellana que aplique la misma creatividad que la serie de animación de 2003 o debe buscarse una en la que los nombres y ataques sean litearles a la versión original japones?

El debate sobre el doblaje al castellano del nuevo ONE PIECE de Netflix: ¿Literalidad o creatividad?

HECHOS

El 10.11.2021 NETFLIX anunció el elenco de actores que protagonizarán su producción de ONE PIECE.

Secuencia dramática. Goku acaba de ver como moría su mejor amigo delante de sus narices y tiene frente a él al malvado que lo ha eliminado sin remordimiento. Es preso de la ira, hierve su sangre, su pelo se tiñe de luz mientras se cubre de energía: se ha convertido en… ‘¡El hombre-verdura!’

Parece evidente que si el doblaje en castellano de ‘Dragon Ball’ hubiera sido literal y en aquel momento épico de Goku en vez de decirse que se transformaba en ‘SuperGuerrero’ – como decía en la primera adaptación de la serie – hubiera dicho que se transformaba en ‘Hombre-Verdura’, el efecto dramático no hubiera sido el mismo. Como, probablemente, tampoco hubiera sido igual si Goku al lanzar su más célebre ataque hubiera dicho ‘¡Rayo tortuga!’ en lugar de aquel ‘¡Onda Vital!’ con el que creció una generación. En las últimas versiones del doblaje de Dragon Ball, ante la ola de defensores de la literalidad, los responsables del doblaje no se atrevieron a tanto y optaron por la opción intermedia: dejar determinados nombres y latiguillos en japonés, sin traducir. Por tanto, unos personajes que hablan en perfecto castellano la mayor parte del tiempo, en el momento de atacar se pasan repentinamente al japonés romanji diciendo ‘kamehamehame’, ‘taiyoken’ o ‘sokidan’ o evolucionando en ‘supersaiyanes’. Es el recurrente debate en los animés entre la literalidad o la creatividad.

El pasado noviembre NETFLIX anunció el elenco de la versión humana que piensa hacer con la mítica serie de One Piece y esto, inevitablemente, ha vuelto a traer el debate sobre su doblaje al castellano. ¡¡¡Luffy debe decir Estira, Estira, Estira, lanzamieeeento!!! (como decía en la adaptación del doblaje al castellano que coordinó entonces Jaime Roca), opinarán algunos. ¡¡¡Lufy debe decir Gomu gomu no pistooool!!! (como dice la versión original japonesa) apuntarán otros, y esto es ampliable a todo los latigillos, acentos, pronunciaciones y palabras en la versión castellana del mundo que inventó Oda.

El doblaje no deja de ser una fórmula de acercar un producto a un nuevo público. Junto a los partidarios de escuchar las obras en su idioma original y auténtico y escuchar sus latiguillos y pronunciaciones por los seiyuss nipones, el doblaje busca ampliar el nicho incorporando al público a aquellos que consumen producción en castellano. Aquellos que no se reirán o no interorizarán los momentos impactantes que busquen provocar una u otra sensación, si no se activa un complejo ejercicio de creatividad tratando de buscar las equivalencias en la musicalidad del idioma al que se traslada. Sin creatividad Homer Simpson nunca hubiera dicho ‘mosquis’, ni Peter Griffin su ‘zas en toda la boca’, ni Pedro Picapiedra se hubiera llamado ‘Pedro Picapiedra’.

En esta labor el doblaje de animación japonesa de series de larga duración ofrece un desafió mucho más arriesgado que otras producciones: el respeto a la continuidad. Dado que si un latiguillo se ha adaptado de una determinada manera en el capítulo 05, si en el momento en que la frase vuelve a ser citada en el capítulo 15, los adaptadores han olvidado la equivalencia que usaron entonces y pasan a usar otra, simplemente acaban de arruinar la continuidad, la historia. Demasiadas veces en doblajes en castellano un personaje se queda impactando porque un personaje pronuncia una palabra que rememora lo que dijo otro personaje capítulos atrás –  un apodo, un adjetivo – que en la versión en castellano simplemente se arruina por ser adaptado de distintas maneras cada vez que vuelve a ser pronunciado.

No fue el caso de One Piece en castellano, en la que sus responsables trabajaron la continuidad. Si en el capítulo 7 se tradujo de una manera el apodo que usa Luffy contra Buggy, al reencontrarse ambos personajes en el capítulo 52 vuelve a usar exactamente la misma palabra, respetando la continuidad, demostrando que se podrá cuestionar o no esa adaptación, pero se ha puesto suficiente mimo en ella para demostrar que los responsables del doblaje están ‘siguiendo la serie’, algo escasamente habitual en los doblajes de animes de las décadas pasadas.

La clave del actual reto que NETFLIX tiene ahora es entender que no se trata de ‘Literalidad’ o ‘Creatividad’. No se trata de contentar a unos o a otros, se trata de que puede contentar a ambos gracias a las plataformas y su menú de opciones. Podrán ofrecer la la versión VOSE con subtítulos para todos los que quieran oír ‘Zoro’ y ‘Gomu Gomu no pistoool!’, pero a la vez pueden hacer una versión en castellano que permita escuchar ‘Zorro’ y ‘Estira, estira, estira, lanzamieeentooo’, y todas las demás expresiones, y juegos de palabra creativos adaptadas al castellano – ‘boinas blancas’ incluidas – que fueron seña de identidad del producto y que resulta imprescindible si el objetivo es activar el factor nostalgia, elemento tan buscado por las distribuidoras de contenidos. (al igual que los que quieran escucharlo en español neutro – antes llamado “latino” – tendrán su hueco para escuchar la versión, con su idioma, sus latiguillos y su musicalidad).

Por tanto, la elección del doblaje de One Piece no tiene por qué ser “esto o esto” (Literalidad vs Creatividad), porque NETFLIX puede decir “esto Y esto”, cada uno en el menú para el que lo quiera escuchar en original, en español neutro y en español castellano. El error desde esta perspectiva podría ser que en la versión castellana se pusiera en marcha una coctelera que mezclara a la vez elementos ‘puristas’ literales, con los castizos, mezclando frases medio en español-medio en japonés romanji u otras equivalencias equidistantes, trayendo una versión en castellano que, lejos de gustar a todos los nichos, no guste a nadie, dado que los partidarios de la pureza seguirán optando por escucharlo en VOSE y a los que quieran escucharlo en el castellano que conocieron en su infancia se les habría privado de poder revivir su ‘factor nostalgia’ con esas expresiones de entonces.

Al estreno sabremos cuál fue la elección de NETFLIX.

LHDB.

by BeHappy Co.