Search
Antonio Maestre culpa al partido político Vox

LA SEXTA acusa al streamer Joaquín Domínguez «ElXokas» de hacer apología de la violación por calificar como ‘trucazo’ no beber alcohol para poder ligar con chicas más borrachas

HECHOS

El 14 de abril de 2022 en los programas ‘Al Rojo Vivo’ y ‘Más Vale Tarde’, en ‘La Sexta Noticias’ y en la web de La Sexta dedicaron espacio a hablar del ‘streamer’ D. Joaquín Domínguez conocido como ElXokas.

14 Abril 2022

ElXokas es el triunfo de Vox

Antonio Maestre Hernández

Durante una hora intentó justificarse culpando a quien reacciona ante su mierda de frase diciendo que no van a conseguir cancelarlo. No falla, ni un tip de mensaje reaccionario falta en el discurso de esta gente. No solo no se disculpó, que de verdad, hubiera bastado, a veces es tan sencillo como eso; disculparse. Pero en vez de eso dijo que aquellas mujeres que vieron en su mensaje apología de la cultura de la violación tienen una "mente enferma".

Pudo haberse disculpado. Pero noEl Xokas se siente con la libertad de poder expresar entre risas de forma pública que abusar de mujeres alcoholizadas es algo de «cracks» porque VOX ha sembrado el camino del desacomplejamiento machista. Ese es el mayor éxito de los posfascistas. Esa es la novedad. Los tíos de más de 30 nos hemos socializado en una cultura tóxica machista que convertía en aceptable aprovecharse de la situación de vulnerabilidad de una chica alcoholizada que tuviera sometida la voluntad. No es que estuviera mal o fuera censurable, al contrario, es que estaba socialmente aceptado entre los grupos de hombres. Promovido y jaleado. Del mismo modo que estaba socialmente aceptado durante años que apalear a tu mujer en la casa formaba parte del matrimonio. Por eso las sociedades avanzan, porque a nadie moralmente estable se le ocurriría pensar que aquellas maneras de enfrentarse a las relaciones con las mujeres eran tolerables en aquel momento. Y que lo son ahora.

El Xokas sabe que ese minuto de intervención en su canal es repudiable. Lo sabe porque hasta hace solo un par de años solo se le hubiera ocurrido hacerlo entre amigos, en un sitio privado, bebiendo y fumando y fardando a ver quién de los amigos era más animal a la hora de hacer un comentario sobre el abuso y desprecio a las mujeres. Esos mensajes los hemos escuchado por desgracia durante muchos años, pero el avance feminista había hecho retroceder esos comportamientos y jaleos hasta los debates privados. El problema es que ahora se siente validado para hacerlo ante a una audiencia de miles de personas.

El consentimiento es la base fundamental de cualquier relación humana, no solo de las que existen entre el hombre y la mujer, de cualquiera. Es algo que los propios infraseres que se envalentonan hablando de la cultura de la violación entenderían si cualquier individuo con superioridad de fuerza les obligara a lamer el borde del baño usado de un garito a las seis de la mañana aprovechándose de que están próximos a un coma etílico. No les parecería tan divertido, sin siquiera obligarles a cualquier tipo de actividad sexual. Cualquiera diría que sus comentarios nacen del trauma de haber vivido alguna experiencia de ese tipo y que El Xokas aún anda escupiendo la mierda que tragó en aquel baño de A Coruña.

No todo el mundo es capaz de ser responsable a la hora de manejar con cuidado la exposición pública y la repercusión mediática que el azar le ha proporcionado. Es difícil sobrellevar el éxito para quien lo considera una manera de saldar cuentas por haber sido ignorado en el mundo real. Durante una hora intentó justificarse culpando a quien reacciona ante su mierda de frase diciendo que no van a conseguir cancelarlo. No falla, ni un tip de mensaje reaccionario falta en el discurso de esta gente. No solo no se disculpó, que de verdad, hubiera bastado, a veces es tan sencillo como eso; disculparse. Pero en vez de eso dijo que aquellas mujeres que vieron en su mensaje apología de la cultura de la violación tienen una «mente enferma».

En un momento El Xokas reconoció que es difícil manejar el lenguaje con precisión cuando habla durante tantas horas, pero en ningún caso hizo una enmienda a su actitud. Siempre es la culpa de las demás, el único momento en el que hubo algo de reflexión interna por su parte fue con una frase que deja en evidencia que el mayor problema sobre el que sustenta cualquiera de su discurso es un inmenso y errado ego: “No soy tan buen orador como quería ser”.

Puede que El Xokas sea lo contrario a lo que transmite en sus mensajes y sea algo más que un gilipollas vanidoso que amenaza al gobierno con irse a Andorra para dejar de pagar impuestos o que expone de manera desinhibida mensajes a favor de la cultura de la violación a su audiencia joven e influenciable. A veces el avatar que transmitimos tiene poco que ver con nuestra verdadera dimensión, eso lo sé, pero no podemos elegir la percepción que los demás tienen de nosotros, lo único que podemos manejar es cual es nuestro discurso, cuáles son nuestras causas y a quién decidimos ayudar con la voz pública. Lo sepa o no, El Xokas y su mensaje son un triunfo de la normalización posfascista.

14 Abril 2022

La misoginia del Xokas

Quan Zhou

Realmente me pone enferma que haya tanta gente discutiendo “los matices de la borrachera en cuestión”: ¿a quién le gusta tener sexo estando muy borracho, que todo te dé vueltas y que luego vomites? O peor, en estado de inconsciencia

—Mi colega se divertía mucho ligando con chicas colocadas, como él iba sobrio (solo bebía dos zumos), para él era muy fácil, un crack, la verdad, un puto pro.

—Mi colega tiene un arte que flipas, no es el más guapo pero es súper gracioso, el hijo puta liga muchísimo y cada noche se va con una tía diferente a casa, un crack.

Xokas, estas dos situaciones no son iguales. Y aunque te cueste verlo, eso no exime que sea abuso y una actitud depredadora.

Estos días las redes sociales están ardiendo con las declaraciones del Xokas en un stream de Twitch. Esta persona tiene casi un millón de seguidores, y obviamente se ha desatado la polémica en Twitter. Como las redes van muy rápido, ha dado tiempo a que se haya hecho otro directo debatiendo con otra streamer sobre el tema, y que dicha streamer, que al principio condenaba su actitud, se haya suavizado alegando que le podía traer problemas de salud mental al Xokas. A las 8:55 am en Canarias, El Xokas aún no se ha disculpado (supongo que lo hará, la presión en redes y medios es lo que hace), es más, su último tweet fue en defensa de su amigo “el crack”. Pero lo que más me ha dado pena y rabia es ver cómo hay muchísima gente que ha defendido no al Xokas, sino al modo de proceder con chicas borrachas en las discotecas. Esa justificación enferma de 1: todo el mundo va a las discotecas a emborracharse; 2: las tías borrachas también dan su consentimiento; 3: ay que somos la generación de cristal y no se va a poder hacer nada ahora; 4: yo, hombre hetero, también me he emborrachado y me he despertado con alguien que no me gustaba al día siguiente…

Y para colmo, el último hit de “hagamos entender a los hombres” es “imagina si un hombre gay te hace lo mismo a ti, estás borracho y bueno, como no dices que no, es que sí”. En un tweet, una persona exponía que “sin este ejemplo, mi amigo no lo entiende”. Peor el remedio que la enfermedad, creo que el colectivo LGTBIQ+ no estará muy contento con este símil. Además, esta justificación es muy engañosa, porque lo que genera empatía es que te esté pasando a ti como hombre, si no entiendes por qué es abuso y está mal cuando le está pasando a una mujer, es que igual no reconoces a la mujer como un igual o un ser sintiente.

Supongo que estas personas que están justificando y normalizando esta actitud depredadora no se dan cuenta de la profunda misoginia que tienen interiorizada, porque yo no me lo explico de otra forma. O quizás sí saben que son misóginos, porque de la misma manera que atacan al Xokas, atacan a las personas que no están de acuerdo con esta actitud.

Si vas a las discotecas a por “las tías colocadas” estando tú sobrio, igual es que no te gusta la mujer en cuestión; si no entiendes bien el tema del consentimiento y crees que solo sirve para que te denuncien, igual no sabes leer las señales de la otra persona y además, tampoco te gusta la mujer en cuestión; si te da igual quién esté al otro lado, igual no quieres tener sexo con alguien, lo que quieres es masturbarte con otro cuerpo. A mí, si alguien me gusta, quiero que activamente esté conmigo y quiera tener sexo, no buscar el truco para llevármelo a casa lo más fácil, rápido y barato posible. Realmente me pone enferma que haya tanta gente discutiendo “los matices de la borrachera en cuestión”, ¿a quién le gusta tener sexo estando muy borracho, que todo te de vueltas y que luego vomites? O peor, en estado de inconsciencia. Que haya que debatir esto quiere decir que algo está realmente mal.

A mí me enseñaron que en un buen sexo, las personas implicadas disfrutan, y si a ti te da igual el estado de la otra persona, buscas la manera de aprovecharte y encima justificas esta acciones, cariño, siento decirte que no te gustan las mujeres, las odias.

by BeHappy Co.