Search
Es la primera vez que se debate públicamente el futuro de la Prensa del Estado

El Director de DIARIO DE MALLORCA pide el cierre de la Prensa del Movimiento causando una réplica de su Delegado Nacional Antonio Castro Villacañas

HECHOS

En julio y agosto de 1974 se produjo una polémica entre el DIARIO DE MALLORCA y la Cadena de Prensa del Movimiento.

El periódico privado Diario de Mallorca polemiza con el diario público Baleares sobre si es lícito que el Estado mantenga una red de periódicos deficitarios. En nombre del cierre de los periódicos del Movimiento se posiciona D. Antonio Alemany Dezcallar, Director de Diario de Mallorca, a favor de su mantenimiento, el Delegado Nacional de Prensa y Radio del Movimiento, D. Antonio Castro Villacañas. La polémica es difundida además de por Diario de Mallorca y Baleares, por la revista Cambio16.

23 Julio 1974

CASTRO VILLACAÑAS Y LA PRENSA DEL MOVIMIENTO

Antonio Castro Villacañas

Sr. D. Manuel Velasco, Director de CAMBIO16

Estimado amigo y compañero.

En el número 139 de esta revista, correspondiente a la semana del 15 al 21 de julio y en su página 30, aparece una información sobre la situación por la que atraviesa el DIARIO DE MALLORCA. Nada tendría que objetar a ella si no fuera porque, de modo insólito, se difunde la tesis del Sr. Director de dicho diario, don Antonio Alemany, en virtud de la cual deben suprimirse treinta de los cuarenta periódicos del Movimiento para garantizar que su periódico pueda seguir existiendo.

Mucho le agradeceré que en servicio a la completa información de sus lectores y por simple compañerismo profesional, publique Vd, en lugar análogo de ese semanario y con igual tipo de letra, mi criterio de que las dificultades por las que atraviesa el DIARIO DE MALLORCA se deben, fundamentalmente, a una deficiente gestión empresarial, puesto que no previó lo que pudo sucederle y no dispuso del stock necesario para atender sus necesidades. Nada de ello ha sufrido nuestro periódico BALEARES, pese a tener una tirada muy superior a la del DIARIO DE MALLORCA y a ser el rotativo más difundido y prestigiado en las islas.

No deja de ser curioso que el sistema laboral de D. Antonio Alemany consista en suprimir por Decreto la competencia, con objeto de garantizarse que pueda continuar existiendo su propio periódico. Tenía yo entendido que una de las reglas del juego de la democracia consiste en no impedir el que los competidores puedan tener voz y palabra. En cuanto a que la Prensa del Movimiento sea de propiedad estatal, lo cual es anormal en Occidente, me remito al reciente informe del Partido Laborista inglés sobre la situación de la prensa en Gran Bretaña y su posible remedio, que precisamente consiste en nacionalizarla como única garantía eficaz de independencia de profesionales y de respeto a la libertad de los lectores.

Prensa del Movimiento es propiedad del pueblo español y de los profesionales que en ella trabajan, para los cuales el Sr. Alemany tiene, a juzgar por sus palabras, el más profundo desprecio.

Agradeciéndole muy de veras la atención que preste a mi ruego, le saluda atentamente y se queda a su disposición.

Antonio Castro Villacañas.

25 Julio 1974

RESPUESTA AL DELEGADO NACIONAL DE PRENSA Y RADIO DEL MOVIMIENTO

Antonio Alemany Dezcallar

Por el periódico BALEARES – curioso procedimiento – me entero de la respuesta de Antonio Castro Villacañas, Delegado Nacional de la Prensa del Movimiento, a ciertos conceptos vertidos por mí en el artículo ‘Periódicos en la estacada’ publicado en la prestigiosa revista que diriges.

Antes de entrar en el fondo de la cuestión, me interesa destacar que las palabras que Román Orozco reproduce relativas a la Prensa del Movimiento – por lo demás, exactas – son sólo una parte de un ‘dossier’ que me fue solicitado para su información sobre el tema del papel prensa Con ello quiero indicar que el tema ‘Prensa del Movimiento’ era marginal, es decir, un problema más, y no el total que agravaba una situación que tiene su origen en otras causas. Valga esta precisión previa para centrar mi real intencionalidad que quizás pudiera parecer involuntariamente desvirtuada – por excesivamente centrada en la Prensa del Movimiento – por obra y gracia de la forzada síntesis a que nos vemos obligados en periodismo.

Entrando ya en el fondo de la cuestión, he de decir que casi me alegro de la respuesta de Antonio Castro, por cuanto permite plantear públicamente un tema – el de la Prensa del Movimiento – que, querámoslo o no, está ahí y que, más tarde o más temprano, deberá ser abordado. Esto voy a hacer con tu permiso, sin ira y sin fobias, dejando para una postdata final la respuesta a las alusiones poco afortunadas que a DIARIO DE MALLORCA hace el Delegado Nacional.

¿Quién ataca al Estado?

Mi tesis es la siguiente:

Prensa del Movimiento surgió en unas circunstancias excepcionales que, evidentemente y gracias a Dios no se dan hoy. Una gran parte de los periódicos que administra y preside Antonio Castro Villacañas eran, si no me equivoco, periódicos carlistas o pertenecientes a fuerzas políticas que perdieron la guerra. El mismo BALEARES, también si no me equivoco, está tirando el periódico con una rotativa que perteneció a EL SOCIALISTA, pasó a PUEBLO, para finalmente quedarse en Palma. Con ello quiero indicar que, si bien las excepcionales circunstancias de la guerra y de la posguerra pudieron justificar la necesidad de una cadena de periódicos oficiales, es evidente que, superadas aquellas circunstancias, no tiene sentido la pervivencia de dicha prensa. Un Estado recién nacido quizá precise de una prensa que lo defienda y propague. Hoy, resultaría ridículo sostener semejante tesis, entre otras razones, porque el Estado somos todos y al Estado no lo ataca nadie desde los medios informativos. Afirmar lo contrario supondría tener una pobre opinión – que no creo en Antonio Castro Villacañas – de un Régimen que, después de treinta  y cinco años, no hubiera conseguido afianzarse y necesitara todavía de una prensa oficial para protegerse. Semejante tipo de prensa sólo existe en los países comunistas. Y el proyecto de Wilson – aun sin conocerlo – estoy seguro está en las antípodas, exactamente en las antípodas, de lo que es hoy Prensa del Movimiento en su triple frente jurídico, económico y profesional.

Sobran periódicos

Empresarialmente hablando, la existencia de cuarenta periódicos estables es insostenible, incongruente, políticamente ilógica y económicamente perjudicial para el resto de las empresas. En España rige una economía de libre mercado en la que el Estado asume una función supletoria que llega allí donde la empresa privada no puede llegar. Pues bien, a pesar de este principio, proclamando una y otra vez, en el sector prensa el Estado está compitiendo de una forma que cabría calificar de desleal. Si el negocio periodístico fuera boyante el problema no sería grave. Pero todos sabemos – excepto, quizás, prensa del Movimiento, cuyo capital inicial y financiación posterior se ha hecho con dinero público – todos sabemos, repito, los sudores y angustias que supone sacar adelante un periódico. No es de extrañar, pues, que los empresarios privados, los que arriesgan su dinero – no el público – en empresas informativas, contemplen amargamente como una prensa oficial compite con ellos, detrayendo muchos millones de publicidad en unos casos o miles de toneladas de papel en otros.

El mismo Antonio Castro Villacañas cuando era presidente del Sindicato Nacional de Prensa sostuvo reiteradamente que, en España, sobraban periódicos. De acuerdo. Empecemos por suprimir los periódicos del Movimiento que, individualmente, no sean rentables (la mayoría) y tendremos una estructura del sector prensa más acorde con la europea y una relación número de habitantes-número de periódicos bastante razonable y equilibrada. Esto por lo que se refiere a responsabilidades económicas. Porque la rentabilidad política de Prensa del Movimiento, a mi juicio y a juicio de cualquier observador medianamente perspicaz, prácticamente nula. Los periódicos que, en estos momentos, crean opinión no están precisamente entre los que preside Antonio Castro. Esto lo sabe tan bien él como yo.

El problema laboral

Finalmente hay que advertir que una cosa son los principios económicos, jurídicos y políticos que desaconsejan la presencia masiva de una prensa oficial en el mercado periodístico y otra en el mercado periodístico y otra el problema laboral que se plantearía en caso de desaparición de una buena parte de los cuarenta periódicos del Movimiento. Este segundo aspecto de la cuestión es, ni que decir tiene, delicado y, a mi juicio, el único que justifica la pervivencia de unos periódicos al constituir el sagrado ‘modus vivendi’ de unos compañeros. Creo, no obstante, que una prudente y progresiva política amortizadora sería, a medida que las circunstancias, lo permitieran, tan inteligente como necesaria.

Y punto final. Como lo valiente no quita lo cortés, debo decir que, al margen de las discrepancias que, en el terreno periodístico, me separan del Delegado Nacional de Prensa y Radio del Movimiento, estoy a su disposición para lo que tenga a bien mandar. No sería la primera vez que, con mucho gusto DIARIO DE MALLORCA ha dado una mano a su colega del Movimiento, de la misma forma que – estoy seguro – tanto Antonio Castro como Prensa del Movimiento nos la echarían a nosotros llegado el caso.

Gracias, querido Director.

Un abrazo

  1. S. – Ignoro a qué viene sacar el tema del BALEARES, cuando en ningún momento he aludido al citado rotativo. Puesto que me obligan a ello, ahí van mis respuestas:

1) Es falso lo que me atribuye el Delegado Nacional de querer suprimir ‘por decreto’ la competencia. Nuestra competencia, aquí y ahora es el BALEARES, periódico si no me equivoco, altamente rentable y, por lo tanto, no comprendido en las supresiones propuestas.

2) Al crecimiento del BALEARES coadyuvaron de forma importante desde las recomendaciones de las jerarquías provinciales

3) BALEARES todavía es, en efecto, el periódico de mayor tirada. Si las cosas siguen así, no por mucho tiempo. Su crecimiento es, prácticamente, cero. Ni siquiera asimila el aumento vegetativo de la población. Es más, su tirada tiende a bajar. Todo lo contrario de DIARIO DE MALLORCA que, en los últimos años aumenta espectacularmente su difusión. Si la OJD nos autoriza y si así lo desea Antonio Castro podemos analizar conjuntamente los últimos controles.

4) En lo que a la gestión empresarial se refiere aceradas son las frases contenidas en la andanada de Castro Villacañas. Hélas aquí “Mi criterio de que las dificultades por las que atraviesa el DIARIO DE MALLORCA se deben fundamentalmente a una deficiente gestión empresarial, puesto que no previó lo que pudo suceder y no dispuso del stock necesario para atender sus necesidades”.

Semejantes palabras no debería haberlas escrito el Delegado Nacional de la Prensa del Movimiento. DIARIO DE MALLORCA tenía contratada con una empresa papelera española la adquisición del cupo mensual de papel prensa y previstas unas importaciones, con lo que quedaban cubiertas, incluso con holgura, sus necesidades durante el año actual. Pero, con indecible sorpresa, esta empresa comprobó que, a partir del mes de febrero último, el suministro de papel nacional se iba reduciendo de mes en mes hasta llegar, concretamente en el mes de junio, a no alcanzar siquiera el cincuenta por ciento del cupo contratado. La causa de esta minoración en el suministro permanece aún ignorada por quienes rigen DIARIO DE MALLORCA.

No entro, naturalmente, a examinar la intención que preside la actuación de Castro Villacañas, pero hay que ser muy lerdos para no comprender el inmenso perjuicio que afirmaciones como las transcritas infieren a los dirigentes de una empresa privada. Más, aparte de ello, el más modesto lector de periódicos nacionales sabe que en España se padece una muy seria crisis de papel prensa. Exponer esta realidad no supone más que prestar un modestísimo servicio a la verdad; ocultarla, es propio de algunas mentes triunfalistas; pero el Delegado Nacional de Prensa del Movimiento no se ha conformado con esta última posibilidad y no ha dudado en recurrir a la cómoda táctica de etiquetar despectivamente la gestión de quienes rigen este periódico.

Quede claro, empero, que Castro Villacañas, al igual que cualquier otro ciudadano, puede, como tal, enjuiciar libremente todo cuanto quiera respecto al DIARIO DE MALLORCA, desde la portada del menos afortunado de nuestros números hasta la gestión que se lleva a cabo en esta casa – en donde, ciertamente, estamos seguros de que no siempre el acierto preside la actuación – pero lo que no debe hacer el Delegado Nacional de Prensa del Movimiento es, en su condición de Delegado Nacional, denostar públicamente y por escrito la gestión empresarial en una Sociedad anónima. La razón en que apoyamos nuestro aserto es doble: de un lado, porque sobre esta empresa no disfruta de la menor autoridad o función fiscalizadora en la que pretender apoyar una injerencia tan desprovista de fundamento como la que comentamos. Al revés de lo que nos ocurre a los demás que sí podemos opinar sobre Prensa del Movimiento. De otro, porque ya es hora de que quienes, a todos los niveles integran la Prensa del Movimiento, con absoluta independencia del derecho que les asiste de discrepar ideológicamente de cuantas manifestaciones se viertan en otro medios de comunicación social, se decidan a guardar un elemental respeto a las empresas periodísticas del país que integran la llamada ‘prensa independiente’ aunque sólo sea por el hecho de que son éstas las que al satisfacer unos impuestos (a título meramente indicativo diré que durante el corriente mes la empresa propietaria del DIARIO DE MALLORCA ha ingresado en el fiasco las sumas correspondientes a los impuestos de Sociedades, Rentas de Capital y Rendimiento de Trabajo Personal) quizás hagan posible la financiación de la empresa que capitanea el Sr. Castro Villacañas.

Antonio Alemany Dezcallar

17 Agosto 1974

Réplica de la Prensa del Movimiento

Antonio Castro Villacañas

Estimado amigo y compañero:

Hasta hace unos días no he leído el número del DIARIO DE MALLORCA correspondiente al pasado día 25 de julio, que publica tanto mi carta a Manuel Velasco, Director de CAMBIO16 aparecido en BALEARES el día 23, como tu contestación. No he podido, por ello, fijar antes mi postura sobre el tema. Lo hago ahora confiando en que las cosas queden definitivamente claras.

Los hechos son así y tú los has reconocido: DIARIO DE MALLORCA ha tenido dificultades en su provisión del papel. CAMBIO16 te interrogó sobre el tema. Y tú, curiosamente, has dicho que el problema del papel-prensa en España se resolvería suprimiendo unos cuantos periódicos de ‘Prensa del Movimiento’. Está claro que has sido tú quien ha atacado públicamente a una institución que nada había hecho en tu contra. Por mi parte me he limitado a cumplir con mi deber, defendiendo lo que me ha sido confiado por el Jefe del Estado y Jefe Nacional del Movimiento. Lo he hecho en un escrito de 39 renglones, según tu periódico, al que contestaste con otro de más de 200 renglones, en el que nuevamente vuelves a atacarnos.

Comprendo que te moleste la verdad de mis respuestas, pero está claro que el ofensor no puede quejarse por los golpes que el ofendido le cause con su defensa.

Siguiendo mi criterio de ser breve, debo decir en respuesta a tu escrito lo siguiente:

1 – Es falso que Prensa del Movimiento exista para defender al Estado. El Estado se defiende por sí mismo. ‘Prensa del Movimiento’ se honraría en defender al Estado si fuera necesario, pero existe para servir el interés público de ‘promover la vida política en régimen de ordenada concurrencia de criterios’ y el de asegurar la participación responsable de los españoles en la vida pública, procurando que la pluralidad de opiniones se encauce y desarrolle al servicio de la unidad nacional y del bien común’. También sirve nuestra prensa el interés público de proporcionar voz a las comunidades (provincias, municipios, sindicatos, corporaciones, etc) que carecerían de ella, si los periódicos sólo se rigieran por criterios económicos.

2 – Resulta cómico que asegures que el proyecto de Wilson aún sin conocerlo “está en las antípodas, exactamente en las antípodas, de lo que es hoy Prensa del Movimiento”. No se puede hablar de lo que no se conoce, a no ser que e carezca de un mínimo sentido de la responsabilidad profesional.

3- Es falso, absolutamente falso que en el sector prensa el Estado esté compitiendo de una forma que cabría de calificar de desleal. Te desafío públicamente a demostrar que el Estado tenga otros periódicos distintos de los Boletines Oficiales.

4 – Es falso, absolutamente falso que Prensa del Movimiento se haya financiado inicial o posteriormente con dinero público. Te emplazo a que demuestres esa afirmación y me reservo los derechos de exigirle las responsabilidades a que seas acreedor, en el caso de que no puedas hacerlo.

5 – Es falso, absolutamente falso que Prensa del Movimiento compita deslealmente con la demás prensa española. Trabajamos exactamente en el mismo régimen económico que cualquier otra y te emplazo públicamente a que demuestres tal afirmación y/o que te sometas a las lógicas consecuencias de tu falta de criterio.

6 – Es cierto que desde mi puesto como Presidente del Sindicato de Prensa sostuve que en España sobran periódicos. Es falso que sobren los periódicos no rentables económicamente. Tu criterio llevaría a privar de voz a las comunidades pobres (provincias y localidades marginadas, etc.).

Uno de los orgullos de ‘Prensa del Movimiento’ es mantener periódicos en zonas en donde no irá la iniciativa privada que, ‘como tú, se guiase por criterios exclusivamente materialistas. El conjunto de ‘Prensa del Movimiento’ se autofinancia y estamos orgullosos de que nuestro trabajo sirva para que tengan ocasión de expresarse provincias, localidades e instituciones que no podrían hacerlo si tuvieran que sujetarse a una mentalidad capitalista.

7 – Es falso que los periódicos que crean opinión sean los de mayor tirada o los de propiedad particular. La opinión política no depende, a Dios gracias, del dinero ni de los manejos de grupos anónimos y confusos.

8 – Es absolutamente cierto que DIARIO DE MALLORCA puede contar con la ayuda de Prensa del Movimiento si estamos en condiciones de prestarla y siempre que se nos pida en la forma habitual entre compañeros.

9 – Es absolutamente cierto que tú tanto en tus declaraciones a CAMBIO16 como en tu respuesta a mi carta, has propugnado la supresión, por la fuerza, de una buena parte de periódicos del Movimiento. Es evidente que no te preocupa tanto el periódico que aparezca en Jaén o en Cuenca como el que aparece en Mallorca, que es el que te hace daño.

10 – Es ridículo pretender, en 1974, que la tirada de BALEARES y la tirada del DIARIO DE MALLORCA depende de lo que según tú, sucedió en los años cuarenta. Me limito a decir que yo no puedo ser responsable de lo que se hizo entonces y que tú sí eres responsable en orden a demostrar las afirmaciones que no pruebas y sí dejas caer por si alguien se la cree.

11- Es absolutamente cierto que BALEARES es el periódico de mayor de esas islas. Es absolutamente falso, por equívoco, tu criterio de que su crecimiento sea, prácticamente cero. Te desafío a que compares el crecimiento de BALEARES con el de LA VANGUARDIA, ABC, etc. En relación con el incremento de las respectivas poblaciones de sus áreas de influencia. Cualquier mediano conocedor de los problemas del periodismo sabe que un diario tiene un óptimo de tirada, diferente según su área de influencia, del cual no puede pasar so pena de poner en peligro su existencia. Si DIARIO DE MALLORCA aumenta espectauclarmente su tirada ello se debe tanto al aumento de la población de Mallorca y a su mejor nivel de vida como al hecho, fácilmente comprobable de que hasta hace poco DIARIO DE MALLORCA tenía una tirada ínfima. Me alegra saber que cualquier diario español, incluido el de Mallorca, aumenta su tirada. Ello no será nunca causa de preocupación para quienes desean convivir y confraternizar con todos los españoles, especialmente con sus convecinos y colegas.

12- Es absolutamente cierto que en España y en el mundo se parece una muy seria crisis de papel prensa. Nunca lo hemos ocultado. Nuestra única diferencia contigo radica en que nosotros procuramos remediarlo utilizando el ingenio y sin causar perjuicio a nadie, mientras que tú, por lo que dices, sólo sabes solucionarlo pidiendo que se supriman algunos periódicos rivales.

13- Es absolutamente falso que el Delegado Nacional de Prensa del Movimiento, en su condición de Delegado Nacional haya denostado públicamente y por escrito la gestión empresarial de una sociedad anónima. Lo único que he mantenido y mantengo es que si el DIARIO DE MALLORCA ha tenido dificultades de suministro de papel ello se debe a su gestión empresarial; y si he expuesto públicamente mi criterio lo he hecho única y exclusivamente para defender a Prensa del Movimiento del injusto ataque de que ha sido objeto al señalarla como culpable de que el DIARIO DE MALLORCA no tuviera todo el papel que necesita.

14- Es absolutamente falso que Prensa del Movimiento haya faltado nunca al respeto a las empresas periodísticas del país que, según tú, integran la llamada prensa independiente. Te emplazo públicamente a que señales un solo caso en que se haya mostrado esa falta de respeto fuera de la legítima defensa de sí misma o de las instituciones a que sirve.

15- Es absolutamente ridículo que hables de prensa independiente cuando sabes de sobra que bastaría con que yo dispusiera del capital necesario para que DIARIO DE MALLORCA o cualquier otra sociedad anónima cambiara de propietario, de director, de criterio y de orientación. Ejemplos no faltan en los últimos tiempos en nuestra prensa.

16- Por último es absolutamente falso y te reto públicamente a que demuestres tu afirmación el que Prensa del Movimiento se financie con dinero procedente del fisco.

Me queda hacer una última referencia a la encuesta publicada por ÚLTIMA HORA el pasado día 11 de mayo y que reproduces en tu periódico del citado día 25 de julio. Hasta el más lerdo en investigación sociológica sabe que las encuestas sólo son fiables cuando no se escogen deliberadamente los que han de contestarla y no se hacen con preguntas confusas. En consecuencia me resultaría muy sencillo realizar una encuesta semejante y de significado totalmente contrario, cosa que no hago por respeto al lector y al encuestado.

Con esta misma fecha dirijo copia de esta carta al Director de CAMBIO16 y al director de BALEARES rogándoles su publicación en el caso improbable de que tu dignidad profesional no te aconseje publicar en tu diario este escrito, que constituye mi definitiva aportación al tema.

Fuera de este incidente, que no he provocado y soy el primero en lamentar, sabes puedes contar con el aprecio personal y profesional de tu amigo y compañero.

Antonio Castro Villacañas

17 Agosto 1974

Réplica de DIARIO DE MALLORCA

Antonio Alemany Dezcallar

Querido amigo y compañero.

Está claro que lo que tú llamas ‘ataques’ no es sino un intento de hondar en los problemas estructurales que el sector prensa tiene planteados. Con un matiz importante que ya expresé sin rodeos en mi anterior carta: mi perfecto derecho – idéntico al de cualquier otro español – a enjuiciar la actividad de una entidad pública – Prensa del Movimiento – cuya incidencia en el panorama empresarial periodística estimo nociva. Salvada las personas y salvados los contactos empresariales que el desarrollo de una actividad común implica, he de decir, también de forma clara que, aunque en el terreno de los hechos existe solidaridad y compañerismo entre las empresas periodísticas, en el terreno de los principios esta ‘solidaridad’ y este compañerismo no pueden ser aducidos por Prensa del Movimiento. Ser solidarios y ser compañeros – insisto, para evitar malos entendidos, en salvar a las personas y la realidad de los contactos frecuentes – implica tener una problemática común y estar situados en un mismo plano de igualdad. Esto no ocurre en el caso de Prensa del Movimiento, como creo se desprende claramente tanto de mi anterior carta como de las puntualizaciones que siguen a continuación.

Repasar las colecciones constituye siempre un excelente ejercicio. Se lo recomiendo a Antonio Castro y entonces verá que Prensa del Movimiento nació con el objetivo fundamental de propagar y defender al Estado o para ser más exacto, una determinada concepción del Estado que, por supuesto, no coincidía con la de numerosísimos españoles cuya participación en la génesis y posterior desarrollo del 18 de julio fue capital. Dicho más claramente: Prensa del Movimiento surgió con la evidente voluntad – más que probada en sus páginas – de propagar y defender su concepción falangista del Estado y de la sociedad, con exclusión de cualquier otra ideología que no fuera la suya. Lo de la ‘ordenada concurrencia de criterios’ y encauzamiento y desarrollo de ‘la pluralidad de opiniones’ es de casi ahora mismo y, por otra parte, no deja de ser una teórica formulación de principios de nula efectividad real. Porque ¿dónde está esta concurrencia de criterios y esta pluralidad de opiniones? ¿En las páginas de ARRIBA? ¿En las columnas de BALEARES, SOLIDARIDAD NACIONAL, LEVANTE, LA PRENSA, etc…? Seamos un poco serios, señores.

Efectivamente no se puede hablar de lo que no se conoce, el proyecto de Wilson en este caso. Pero sí se puede poner la mano en el fuego – y la pongo – cuando se conocen los antecedentes y las circunstancias que rodean unos hechos y unas personas. A un olmo nunca le pediré las peras porque sé que no me las puede dar. Por la misma razón sé de antemano que la Gran Bretaña – madre de esta democracia liberal, tan denostada por tus concurrentes y plurales periódicos – nunca podrá producir un proyecto para la prensa equiparable a lo que es Prensa del Movimiento hoy. Resultaría sencillamente formidable – “schoking”, dirían los ingleses, imaginar unas ‘vidas paralelas’ THE TIMES – ARRIBA.

He aquí una sorpresa: Prensa del Movimiento no es del Estado. ¿A quién pertenece, entonces? ¿A Antonio Castro Villacañas? ¿Al Sr. Girón, que tan explosivos y sorprendentes artículos publica? ¿A quién? Si el Delegado Nacional me repite, solemnemente, como ya hizo una vez que ‘al pueblo español’ le agradeceré sobremanera una adecuada concreción jurídica de esta afirmación para que todos y cada uno de los españoles conozcamos esta inédita y recién caída del cielo titularidad patrimonial.

Hablando en serio, ya sé por dónde va Antonio Castro. Me imagino que silbinamente (abiertamente no se atreve) pretende distinguir entre Movimiento y Estado, sugiriendo un tema de gran y grave envergadura. Más aún: es el gran tema que políticamente hablando, tiene planteado España.

Veamos. Aquí y ahora, se están enfrentando dos tesis. Una – la defendida por los falangistas y asimilados – sostiene que el Movimiento es una ‘organización política’, organización en cuyo seno desean se produzca una ‘comunión’ de todos los españoles en unos ‘principios’, principios que a su vez son los que deben inspirar las reglas del juego de la organización. Esta organización tiene personalidad jurídica y autonomía patrimonial – por ahí va Antonio Castro – reconocidas por el artículo 41 de la Ley Orgánica del Movimiento. La personalidad jurídica y titularidad patrimonial han sido heredados del partido único de 1937, es decir, de la Falange, aspirando desde entonces, a constituirse como entidad ‘intermedia’ entre la sociedad y el Estado, corporación de derecho público vinculada al Estado a través del Jefe Nacional y de un ministro. Algo así como un estado dentro del Estado.

De momento no me interesa continuar, pues me reservo para un próximo artículo contraponer a esa concepción del Movimiento organización la otra tesis del Movimiento-comunión – constitución, a secas – que, de llevarse a la práctica, invalidaría de una vez por todas estos residuos excluyentes que todavía quedan en ciertas esferas que, como dijo mi viejo amigo ‘Bruno’, han identificado ‘su’ ortodoxia, ‘su’ lealtad y ‘su’ fidelidad con la Ortodoxia, la Lealtad y la Fidelidad.

by BeHappy Co.