6 mayo 1931

"Estoy decidido a no poner ninguna dificultad al Gobierno de la II República, que es, ante todo, el Gobierno de España"

El exiliado Rey Alfonso XIII concede una entrevista al director del ABC, Juan Ignacio Luca de Tena: «Me fui para evitar una guerra civil»

Hechos

El 5.05.1931 el diario ABC publicó una entrevista al Rey exiliado, D. Alfonso XIII, realizada por el director del periódico D. Juan Ignacio Luca de Tena.

Lecturas

El 5.05.1931 el diario ABC publicó una entrevista al Rey exiliado, D. Alfonso XIII, realizada por el director-propietario del periódico D. Juan Ignacio Luca de Tena. (Tan sólo seis días después, el ABC sería cerrado y su director-propietario, sería encarcelado por el Gobierno de la II República tras los sucesos del 11 de mayo).

ENTREVISTA CON D. ALFONSO XIII EN LONDRES:

(ABC, 5.05.1931)

D. Alfonso XIII – Estoy decidido, absolutamente decidido a no poner la menor dificultad a la actuación del Gobierno republicano, que para mí, y por encima de todos, es el Gobierno de España. Quiero que lo digas, quiero que lo sepan odos, los monárquicos y los republicanos, cualesquiera que sean las interpretaciones torcidas que la pasión pueda dar a mis palabras. Soy sincero y mi actuación futura demostrará la lealtad con que voy a cumplir este propósito. Los monárquicos que quieran seguir mis indicaciones deben no sólo abstenerse obstaculizar al Gobierno, sino apoyarle en cuanto sea patriótico. En Zamora dije en un discurso que por encima de las ideas formales de República o Monarquía está España, y ahora no tengo sino repetir aquellas palabras. Te extrañará oírme hablar así ¿Verdad?

D. Juan Ignacio Luca de Tena- No me extraña, Señor, porque estoy seguro de conocer a Vuestra Majestad y sé de su patriotismo como no lo saben muchos españoles de buena fe que aún están influidos por una campaña inicua de difamación personal.

D. Alfonso XIII- Pues yo quiero diferenciarme de los que así han procedido. Durante el último año de mi reinado se ha puesto a mis Gobiernos toda serie de dificultades. Al contrario de lo que otros hicieron yo no aprobaré jamás que se excite al pueblo contra las autoridades y sus agentes ni que se especule con desdichas de la Patria para desprestigiar al nuevo régimen. No quiero que los monárquicos exciten en mi nombre a la rebelión militar. Hasta mí han llegado noticias de que muchos militares se negaban a prestar la adhesión a la República que les exigían. A cuantos he podido les he rogado que la presten. La Monarquía acabó en España por el sufragio, y si alguna vez vuelve ha de ser asimismo por la voluntad de los ciudadanos.

D. Juan Ignacio Luca de Tena- Algunos periódicos, Señor, han dicho, comentado el documento con que Vuestra Majetad se despedía de España, que pretendía encender con él la guerra civil.

D. Alfonso XIII- ¡Es triste! Yo he salido de España, después de redactar ese documento, pensando precisamente en evitar una guerra civil. Las elecciones municipales, jurídicamente consideradas, tienen un simple alcance administrativo; pero yo me di cuenta de que tanto los republicanos como los monárquicos les habían concedido importancia plebiscitaria y por eso tomé la resolución de irme, en prueba de mi respeto a la voluntad nacional, inclinándome ante ella. (…)

D. Juan Ignacio Luca de Tena- Pero hay, Señor, una corriente de opinión monárquica difusa que no se puede abandonar, que es preciso encauzar en dirección y con propaganda eficaces. Es necesaria de todo punto organizar esa opinión.

D. Alfonso XIII- Yo no puedo oponerme a ello. Pero ei en Madrid se organiza un Comité central, una Junta, o como quiera llamársele, con fines electorales, yo les ruego que actúen públicamente y que, sin perjuicio de propagar con el mayor entusiasmo, pero legalmente, sus convicciones monárquicas, manifiesten su propósito de no crear dificultades al Gobierno español e incluso… apunta, esto para que repitas mis propias palabras: «E incluso estar con él para todo lo que sea defensa del orden y de la integridad de la Patria».

Juan Ignacio Luca de Tena

El Análisis

El Rey y Su Embajador: Un testimonio de Lealtad y Sinceridad

JF Lamata

El 5 de mayo de 1931, ABC publicó una entrevista reveladora con el Rey Alfonso XIII en su exilio, realizada por el propio director del diario, Juan Ignacio Luca de Tena. En ella, el monarca exiliado dejó claro su compromiso de no obstaculizar al nuevo gobierno republicano. «Estoy decidido, absolutamente decidido a no poner la menor dificultad a la actuación del Gobierno republicano, que para mí, y por encima de todos, es el Gobierno de España», afirmó el Rey con firmeza. Estas palabras no solo reflejan su deseo de evitar una guerra civil, sino que también bendicen a ABC como su embajador en España, encargado de transmitir su mensaje de lealtad y patriotismo. Alfonso XIII subrayó: «Los monárquicos que quieran seguir mis indicaciones deben no sólo abstenerse de obstaculizar al Gobierno, sino apoyarle en cuanto sea patriótico».

La publicación de esta entrevista fue un acto valiente por parte de ABC, especialmente porque, apenas seis días después, el Gobierno de la II República suspendió el periódico, iniciando una serie de suspensiones contra la prensa monárquica. Pero en este breve lapso, ABC cumplió con creces su papel de portavoz del Rey, ofreciendo una plataforma para que Alfonso XIII pudiera dejar claro su compromiso con España y su rechazo a cualquier acción que pudiera desestabilizar al nuevo régimen. Como el Rey mismo dijo: «No quiero que los monárquicos exciten en mi nombre a la rebelión militar». En medio de las tensiones y las transformaciones, ABC se erigió como un bastión de la voz real, defendiendo no solo las convicciones monárquicas, sino también el principio de actuar con legalidad y patriotismo.

J. F. Lamata