Search
Sus competidores serán las revistas EL INDEPENDIENTE, TIEMPO, ÉPOCA y TRIBUNA

El Grupo PRISA crea la revista EL GLOBO con el objetivo de competir con los otros semanarios políticos

HECHOS

El 9.10.1987 el Grupo PRISA creó la revista EL GLOBO y colocó como director a D. Eduardo San Martín.

san_martin D. Eduardo San Martín, subdirector del periódico EL PAÍS hasta marzo de 1987, en que se le encargó poner en marcha el semanario, reunió a esta redacción para levantar EL GLOBO. La foto corresponde a agosto de 1987, dos meses antes de la aparición de la revista en los quioscos.

D. Eduardo San Martín habla con J. F. Lamata sobre la creación de EL GLOBO:

  • /
Update Required
To play the media you will need to either update your browser to a recent version or update your Flash plugin.
 

 

Primera página

Juan Luis Cebrián

Pero no todo fueron triunfos. Decididos a impulsar el grupo acordamos el lanzamiento de un semanario político, convencidos  de que los que existían en el mercado no cubrían las expectativas de rigor informativo exigibles a una prensa de calidad. Tras husmear entre las cabeceras libres o que podían adquirirse a un precio módico, bautizamos a la nueva publicación como EL GLOBO, y encargamos a Eduardo San Martín su botadura como director. Establecimos su sede en el mismo edificio de la SER, no escatimamos medio ni inversión algunos, tanto en equipo humano como en dotación técnica, y emprendimos la nueva aventura con un exceso de optimismo, por no llamarlo arrogancia, que nos condujo directamente al desastre. Participé activamente en las discusiones sobre las medidas que debían tomar los gestores de la revista en lo que se refería al contenido editorial; aunque la mayoría de mis recomendaciones no se tuvieron en cuenta, tampoco estoy seguro de que siguiéndolas se hubiera podido evitar la catástrofe. Al margen de que los costes se habían disparado irracionalmente desde el principio, el contenido de la publicación no acabó de satisfacer la demanda, pese a que descubrió algunas buenas exclusivas. El último movimiento dramático fue la sustitución del director por Jesús Ceberio y la convocatoria de una reunión extraordinaria, un domingo bien entrada  la primavera, para decidir las medidas que eludieran el cierre de la publicación, a esas alturas solicitado por numerosos miembros del Consejo, aunque ni siquiera había cumplido un año de vida. Yo me resistía a una solución semejante, pues sabía que era imposible asentar un semanario de nuevo cuño en menos de tres años. Pero el éxito de EL PAÍS había sido tan fulgurante que mis razones caían en descampado.

by BeHappy Co.