18 marzo 1997

"Ni ellos crearon los GAL ni le dieron ningún tipo de cobertura"

El periodista Eliseo Bayo, padre de Carlos Enrique Bayo, publica un libro en defensa de la inocencia de los principales acusados por el ‘caso GAL’: Barrionuevo, Rafael Vera y Galindo

Hechos

El 18 de marzo de 1997 se presenta el libro «GAL. PUNTO FINAL».

Lecturas

En esta obra hablan los personajes más importantes de tema GAL y los que más tienen que decir: Rafael Vera, el general Galindo, Ángel Guerrero, el hombre de la diplomacia secreta con Francia, entre otros.
Eliseo Bayo, un veterano periodista antifranquista, ha redactado un alegato en defensa de los encausados. Ni ellos crearon los GAL, ni les dieron cobertura de ningún tipo, sino que fueron quienes desmontaron la estructura conspirativa que hizo posible la guerra sucia. Y ellos mismos a su vez, son víctimas de una conjura de periodistas venales, jueces y fiscales prevaricadores, financieros corruptos y militares traidores, amparados por políticos ambiciosos dispuestos a acabar a cualquier precio con la carrera política de Felipe González, afirma el libro.

19 Marzo 1997

Los presuntos jefes de los GAL denuncian una «conspiración judicial»

José L. Lobo

Leer

 José Barrionuevo, José Luis Corcuera y Rafael Vera, tres de los presuntos jefes políticos de los GAL, se hicieron ayer una foto de familia en Madrid aprovechando la presentación de un libro que les exculpa de toda responsabilidad en la guerra sucia contra ETA, y arroparon con su presencia la teoría de su autor, el escritor y periodista Eliseo Bayo, según la cual detrás del caso GAL se oculta una conspiración judicial y periodística.

La presentación de GAL: punto final seguramente habría pasado desapercibida de no haber contado con la asistencia de los dos ex ministros y el ex secretario de Estado. Todo lo más hubiese merecido una breve reseña en los medios de comunicación, y no tanto por la personalidad de su autor -un periodista histórico encarcelado durante la Transición por defender ideas progresistas y de izquierda- como por la tesis que suscribe en su obra: que los GAL ya existían cuando Barrionuevo, Corcuera y Vera llegaron a Interior, y que fueron precisamente ellos quienes acabaron con ese terrorismo nacido en las cloacas del Estado.

«Los GAL, no es ningún secreto para nadie, fueron una suma de acciones pensadas y ejecutadas en el nivel intermedio por distintos componentes de las Fuerzas de Seguridad (…) Fueron un asunto interno de las comisarías y de las comandancias de la Guardia Civil que en su momento dieron cobertura a los mercenarios», afirmó Bayo durante el acto de presentación, celebrado en el auditorio de la Asociación de la Prensa de Madrid.

Los miembros de la antigua cúpula del Ministerio del Interior escucharon impertérritos el encendido alegato de Bayo en defensa de su presunta inocencia. «Si los GAL aparecieron en 1970 y desaparecieron en 1985, eran obvias dos conclusiones: una, que los GAL eran anteriores a los gobiernos socialistas; otra, que fueron precisamente los socialistas los que hicieron desaparecer los GAL. Existen numerosos argumentos para demostrar que Barrionuevo y Vera no sólo no crearon los GAL, sino que a lo largo de un proceso de terrores y de alucinación, de chantajes y de miserias, los desmontaron pieza a pieza», argumentó con contundencia el escritor y periodista.

FALTO RODRIGUEZ GALINDO.- Más que un acto social o literario, como correspondería a la presentación de un libro, el lanzamiento de GAL: punto final sirvió ayer como homenaje/desagravio a los presuntos responsables de los GAL. La puesta en escena, sin embargo, quedó parcialmente deslucida por la ausencia de uno de los principales protagonistas: el general de la Guardia Civil Enrique Rodríguez Galindo. El ex jefe del cuartel de Intxaurrondo había confirmado su asistencia, pero a última hora se excusó «por encontrarse indispuesto», según anunció, consciente de que nadie le creería, el presentador del acto.

Pero Bayo también incluyó al general en la lista de víctimas de los «procesos inquisitoriales» en que, a su juicio, se han convertido los diversos sumarios judiciales de los GAL. «Hablé con los implicados y no salí de mi asombro al comprobar cómo se habían reproducido, casi al pie de la letra, los procesos inquisitoriales que creíamos haber enviado al muladar de la historia (…) Observé con escándalo cómo se habían montado los procesos y cómo es bien cierto que los arrepentidos no sirven a la Justicia», lamentó el autor.

Al acabar el acto, Barrionuevo dijo que lo único que no le gustaba del libro era su título, argumentando que podría sugerir la defensa de una ley de punto final de la que él no es partidario. Pero aseguró que la obra «contiene más verdad que muchas otras que se han escrito sobre estos acontecimientos», y añadió que coincidía plenamente con el mensaje principal del autor, «que es que eso que se engloba dentro de la guerra sucia contra ETA no empezó con nosotros, pero sí que terminó con nosotros».

Vera, por su parte, recurrió también a la teoría de la conspiración judicial para justificar su procesamiento, y dijo que «algunos jueces han perjudicado la credibilidad de la Justicia y han perjudicado a los procesados, porque no han actuado con objetividad e imparcialidad, sino guiados por determinados rencores o determinados objetivos políticos».

.

APOYOS

Vera y la «venganza» de Garzón

.

Rafael Vera, ex secretario de Estado para la Seguridad, abundó en la teoría de la conspiración judicial en torno al caso GAL suscrita por el autor de GAL: punto final, Eliseo Bayo, pero dijo que todo no puede explicarse como una venganza del juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón, pues éste «sólo ha sido un brazo ejecutor, un instrumento», ya que en realidad «ha habido confluencia de muchos intereses».

Para Vera, «todo el escándalo GAL y la forma de tratarlo y llevarlo ha perjudicado sin ninguna duda a la lucha antiterrorista».

A su juicio, el caso GAL surge porque una sociedad atacada «cruelmente» por el fenómeno del terrorismo, a unos niveles que no se parecen a los actuales, reaccionó «desde muchos frentes y colectivos» para combatir esos ataques, incluso antes de la llegada de los socialistas.

Vera añadió que a esa reacción «más o menos organizada se subieron al carro muchos», pero dijo estar absolutamente convencido de que «en otro país no se habría desencadenado un escándalo como éste».

.

Barrionuevo, Anguita y «esto del GAL»

.

Barrionuevo reveló al finalizar la presentación del libro que Julio Anguita le transmitió cuando era alcalde de Córdoba una postura personal sobre los GAL muy distinta a la que ahora sostiene el líder de IU.

Según el ex ministro del Interior, en el almuerzo que siguió a una reunión de la Federación Española de Municipios y Provincias «en la que estaba el señor Anguita, recuerdo que el tono fue amistoso y favorable, y en una línea distinta a la que Anguita manifiesta en estos momentos».

Esta conversación a la que aludió Barrionuevo aparece citada en el libro GAL: punto final de esta manera:

Anguita: -Oye, esto del GAL está muy bien.

Barrionuevo: -¿De qué me hablas?

Anguita: -Esto… esto del GAL… ya sabes, ya sabes.

También intervino en el acto de presentación Angel Guerrero, miembro de los servicios secretos durante el franquismo e intermediario en la sombra de Interior en la etapa socialista, que lanzó furibundos ataques contra «la secta oscurantista que gobierna el país», «la prensa prostituida», en la que incluyó a «un diario nauseabundo» y «la Justicia dudosa y desacreditada por sus atentados contra el Estado de Derecho. Estamos hartos de tanta canallería».

–%>