Search
EL MUNDO reprocha la resistencia numantina de Terceiro y la actitud del PSOE por apoyarle, al tiempo que elogia la madurez democrática de los comunistas por respaldar al amigo de José María Aznar para el cargo

El PP descabalga de la presidencia de Caja Madrid a Terceiro y coloca en su lugar a Miguel Blesa con el apoyo de CCOO e Izquierda Unida

HECHOS

El 11.09.1996 D. Miguel Blesa fue designado por el Consejo de Administración de Caja Madrid nuevo Presidente de la entidad.

LOS PROTAGONISTAS DEL PROCESO:

jaime_terceiro D. Jaime Terceiro, trató de negocia todo lo posible su permanencia en el cargo, pero no pudo evitar el pacto PP-IU-CCOO. Se negó a asistir si quiera al consejo en el que el Sr. Blesa fue designado nuevo Presidente de la entidad.

consejero_romerodetejada D. Ricardo Romero de Tejada, Secretario General del PP madrileño y consejero de Caja Madrid fue el encargado de negociar con IU y CCOO su apoyo para el cambio del Sr. Terceiro por el Sr. Blesa. Según la prensa seguía indicaciones del Vicepresidente D. Rodrigo Rato, su mentor político.

consejero_moralSantin D. José Antonio Moral Santín, portavoz de IU en el Consejo de Caja Madrid, negoció con el PP el apoyo de IU y CCOO a su candidato a cambio de mayor representatibidad para sus organizaciones. Reprochó al PSOE que se ‘descolgara’ del acuerdo.

ramon_espinar D. Ramón Espinar, el portavoz del PSOE en el Consejo de Caja Madrid, se negó a unirse al consenso PP-IU-CCOO, pero tampoco se opuso y optó por la abstención.

12 Septiembre 1996

Bajo palio, Miguel Blesa

Editorial (Director: Pedro J. Ramírez)

Cabe calificar de prometedor el nombramiento de Miguel Blesa al frente de Caja de Madrid, dados su trayectoria y su perfil. Consejero de la entidad durante los últimos años, es un reputado profesional que conoce bien el sector. Ha logrado concitar el apoyo de consejeros tan dispares como los del PP, IU y CCOO, lo que ofrece garantías de que su gestión no será partidista. Hay que resaltar, finalmente, que en la crisis de la sucesión, ha observado un discreto y elegante silencio, mientras Terceiro maniobraba para aferrarse a la presidencia y cerrarle el paso.

11 Septiembre 1996

Terceiro y el oportunismo del PSOE

Casimiro García Abadillo

Comisiones Obreras e Izquierda Unida han dado una prueba de madurez democrática al apoyar a Blesa

La Caja de Madrid ha funcionado hasta ahora sobre la base del consenso. El acuerdo entre los partidos y sindicatos que forman su consejo era muy claro: el presidente lo designa la fuerza política más votada.

Jaime Terceiro llegó hace casi nueve años a la presidencia de la institución de la mano de su amigo José Borrell y respaldado por el PSOE (aunque habría que recordar que la facción guerrista del partido nunca le vio con buenos ojos). El PP, que entonces estaba en la oposición tanto en el Ayuntamiento como en la Comunidad de Madrid, dio su visto bueno al candidato, a pesar de que, hasta ese momento, Terceiro tan sólo podía lucir en su currículum su empleo de catedrático y una experiencia tan fugaz como cuestionada en el Banco Hipotecario.

Paradójicamente, fue la UGT la fuerza sindical que más peros puso al nombramiento de Terceiro, pero su escasa representación entre los empleados de la Caja y la labor de convencimiento que hicieron sus compañeros socialistas dejaron la pugna en agua de borrajas. Comisiones Obreras aceptó a Terceiro, a pesar de que el gallego no destaque precisamente por su sintonía con la clase trabajadora.

Hace unos meses, tras las elecciones del 3 de marzo, el PP decidió retirar su confianza a Terceiro, ya que, en opinión de dicho partido, no había cumplido una serie de compromisos. En público y en privado, el presidente de Caja de Madrid siempre ha dicho que, si había respaldo suficiente, él no pondría problemas en dejar su cargo.

Sin embargo, la realidad contradice sus palabras. Desde hace algún tiempo, Terceiro se ha dedicado en cuerpo y alma a minar la credibilidad del hombre designado por el PP para sustituirle, el consejero Miguel Blesa.

Lo verdaderamente grave del asunto es que la actitud de Terceiro, que rompe con la tradición del consenso en Caja de Madrid, ha encontrado eco en el PSOE, deseoso de golpear a Aznar sea como sea, aunque para ello tenga que recurrir al recurso de que el PP tan sólo busca colocar a los amigos del presidente del Gobierno.

Si esa pureza de planteamientos la hubiera practicado el PSOE en su día, Terceiro seguiría dando clases en la Facultad.

Como guinda de este monumental pastel, los defensores de Terceiro esgrimen con gran escándalo el acuerdo del PP con CCOO como si la Caja estuviera a punto de ser tomada al asalto por los bolcheviques.

El sindicato liderado por Antonio Gutiérrez e Izquierda Unida han dado una prueba de madurez democrática que deja en evidencia a los que, en otros foros, se presentan como ardientes defensores de la clase obrera.

Si alguien se toma la molestia de leer el acuerdo PP/CCOO podrá comprobar que su incidencia sobre la gestión va a ser mínima. Para sí quisieran ese pacto los presidentes de las empresas públicas.

Casimiro García Abadillo

EL PACTO PARTIDO POPULAR – COMISIONES OBRERAS

1. Compromiso público de defensa de la actual naturaleza jurídica de las Cajas de Ahorro. Oposición a cualquier fórmula de privatización, total o parcial. Si partimos de que las cajas ya son entidades de naturaleza privada, esta mención se refiere a fórmulas, directas o indirectas, de entrada de capital privado en la propiedad de las mismas, o como mecanismo de captación de recursos que puedan afectar al control de su gestión (cuotas participativas). No se utilizarán los puestos de responsabilidad en Caja de Madrid para defender ante otras instancias alternativa privatizadora alguna.

2. Mejora de las relaciones actuales con la CECA [Confederación Española de Cajas de Ahorro] y ACARL [Asociación de Cajas de Ahorros para las Relaciones Laborales].

3. Garantía de interlocución propia y directa del Grupo de Representantes de CC OO en los órganos de gobierno de Caja de Madrid con la Presidencia, al mismo nivel que otras asociaciones presentes en el Consejo de Administración.

4. Estudio y reconsideración, en su caso, de las competencias delegadas por el Consejo de Administración. Es necesario reforzar las competencias del mismo y que exista consenso entre los diferentes grupos o asociaciones presentes en el Consejo, en cuanto a las cuestiones básicas (Plan Estratégico, Plan Táctico Anual, modificaciones del organigrama, política de nombramientos, política de relaciones laborales … ).

5. Discusión con los grupos representativos del Consejo de Administración de la presencia en las empresas vinculadas a Caja de Madrid, bien a través de la Corporación Financiera o por representación directa por la posesión de acciones.

6. Garantía de acceso a la Comisión Ejecutiva de la entidad del representante de los trabajadores que cuente, en cada elección a vocales del Consejo de Administración, con el respaldo mayoritario de los consejeros generales del sector de empleados en la Asamblea General. Esta garantía se concretará mediante modificación de los Estatutos de la Entidad, que requerirá, probablemente, variaciones en el mismo sentido de la Ley de órganos de Gobierno de las Cajas de Ahorro de la Comunidad de Madrid, en tal caso, el PP tomará la iniciativa legislativa correspondiente.

7. Mantenimiento de los actuales marcos legales de referencia para las cajas de ahorro.

8. Impulso de políticas de inversión en sectores estratégicos: Telecomunicaciones, Energía, Agua, Distribución, Seguros e Inmobiliario.

9. Diseño de una política de apoyo a la economía productiva. Evitar el deslizamiento hacia operaciones de interbancario y de mercados financieros. Apoyo mediante fórmulas concertadas con las administraciones a las pequeñas y medianas empresas. Apoyo a la economía social en sus diferentes aspectos (producción, servicios, distribución, vivienda, etcétera). Se tendrán en cuenta experiencias positivas de otras comunidades autónomas.

10. Préstamos Hipotecarios. En este segmento tradicional de Caja de Madrid, hay que mantener el liderazgo adquirido apoyando las medidas recientemente adoptadas y una reactivación de las operaciones con promotores y, sobre todo, con las fórmulas de cooperativas de viviendas sociales, que deben ser clientes preferenciales de Caja de Madrid, dedicando a este último sector una atención especial, con criterios de pluralidad en las inversiones y con rigurosos análisis de riesgo en cada caso.

11. Se estudiarán y discutirán en el seno de los órganos de gobierno los criterios futuros en materia de expansión de la Entidad. Concretamente la conveniencia o no de centrar la expansión preferentemente en la zona tradicional y estudiar posibles acuerdos de colaboración con otras cajas.

12. Corporación Financiera. Impulso de las áreas claves de la Corporación.

13. Independencia de la Caja con relación a las diversas administraciones. Evitar que se sustituyan los recortes presupuestarios en inversiones públicas, cultura, educación, servicios sociales, etcétera, por aportaciones de Caja de Madrid.

14. Información y discusión de los procesos de reestructuración interna. En el marco de diálogo que preside todo este documento, se informará y dialogará acerca de los nombramientos de – altos cargos de la institución que vayan a ser propuestos o efectuados, con el compromiso obvio de discreción respecto a esta cuestión.

15. Respeto- de los actuales marcos de negociación colectiva. Convenio sectorial y negociacion en la empresa en el segundo trimestre de cada año.

16. Exteriorización de los compromisos por pensiones, de Caja de Madrid con sus trabajadores, mediante un plan de pensiones de empleo.

17. Abono de atrasos de las cuantías congeladas en la aplicación del Convenio Colectivo 1995-97 (4 pagas) y garantías de no adopción, sin acuerdo, de medidas restrictivas. En lo que respecta al acuerdo entre la Caja y la representación legal de los trabajadores que garantice definitivamente las actuales percepciones de la Caja de Madrid, declarándolas no absorbibles ni compensables, además de revisables anualmente todas aquellas que lo han venido siendo tradicionalmente, éste se suscribirá antes del 31 de diciembre 1996, no estando condicionado a ninguna otra cuestión.

18. Recabar para el Consejo de Administración la gestión de la Obra Social.

19. Creación de una comisión permanente, dentro del Consejo de Administración y con presencia en ella de. todos los grupos de representación presentes en el mismo, que efectúe un seguimiento más pormenorizado del conjunto de la Obra Benéfico Social, de la Fundación y de otras actividades de patrocinio y mecenazgo.

by BeHappy Co.