Search
La cadena de Mediaset triunfó en audiencia con el formato que destrozó el estreno de 'Maldita la Hora' en ANTENA 3 TV

Éxito de audiencia del programa «La Gran Mentira del Corazón» producido por ‘El Mundo TV’ (Melchor Miralles) para TELECINCO

HECHOS

En septiembre de 2001 ANTENA 3 TV estrenó el programa ‘Maldita la Hora’ presentado por D. Máximo Pradera.

30 Septiembre 2001

EL CORAZÓN ROSA MIENTE MUCHÍSIMO

Romualdo Izquierdo

Cuál es mi cámara, cuál es mi cámara». Montse Páez, relajada y tranquila, conseguía lo que no había logrado tras airear su supuesto romance y embarazo de Ricardo Bofill junior. La agresión que aseguró sufrir de un pitbull o el accidente de coche que vivió junto a otros personajes del circo rosa Arlequín y Loli Álvarez tampoco le habían abierto las puertas del programa con mayor audiencia en las noches de la televisión, Crónicas marcianas.Tuvo que esperar a que la emisión del reportaje La gran mentira del corazón, producido y elaborado por EL MUNDO TV y emitido por Tele 5, la convirtiera en la mala de una película en la que el argumento apenas ha sorprendido a los profesionales del sector.Un reportaje en el que, gracias a la colaboración del actor gaditano César Sicre que durante cinco meses había representado su papel de amante de la cantante mexicana Paulina Rubio , se denunciaba la falta de ética profesional y rigor informativo de ciertos periodistas del corazón, así como la existencia de famosos sin oficio conocido urdidores de montajes con el fin de conseguir su parte del pastel en el gran negocio rosa.

Lequio, Yola Berrocal, Sonia Monroy, Enrique del Pozo, Belén Esteban, Óscar Lozano, Miguel Temprano… La lista de quienes han podido participar o sacar algún provecho a los montajes ha ido creciendo a medida que los distintos programas de información rosa se hacían eco del reportaje de EL MUNDO TV. «¿Cuántas de las historias que nos han llegado a través de revistas o programas del corazón son falsas? ¿Qué ha pasado con la publicitada boda entre Nuria Bermúdez y Rodríguez Menéndez?», eran algunas de las preguntas que se escuchaban en distintos programas de radio.

Y la Justicia, ¿no tiene nada que hacer? Según el abogado Javier Ruiz Paredes, que estos días está más que satisfecho porque, tras casi 12 años litigando, el Tribunal Constitucional ha declarado nula la sentencia del Tribunal Supremo que rebajó de 10 millones a 25.000 pesetas la indemnización a pagar por la revista Lecturas a Isabel Preysler por intromisión en su derecho al honor, una revista o un medio de comunicación sí que podría actuar judicialmente en el supuesto de que les hubieran vendido un montaje, ya que se trataría de una estafa tipificada en el código penal. «Pero claro, habría que conocer muy bien cada caso para actuar en consecuencia», advierte.

«Creo que muy poco va a cambiar en este mundillo de la prensa rosa en el que los periodistas, aun sabiendo o sospechando que lo que estamos contando no es cierto, damos pábulo a rumores sin confirmar». La afirmación de una veterana y solvente reportera rosa, que prefiere guardar el anonimato, coincide con la realidad vivida en esta semana posterior a la emisión el jueves día 20 del polémico reportaje. Tele 5 conseguía esa jornada su mejor nivel de audiencia en horario de prime time desde 1999, con 4,2 millones de espectadores y una cuota de pantalla del 26, 7%. Ante el apabullante éxito, la cadena decidió emitirlo nuevamente dos días después. La gran mentira del corazón, con más de seis millones de seguidores, se convertía así en el reportaje de investigación de EL MUNDO TV más visto de los emitidos hasta la fecha.

«Cuál es mi cámara, cuál es mi cámara», repetía Montse Páez el lunes en el programa de Sardá. Pero la joven catalana, que en el vídeo reconocía lo fácil que resultaba vivir holgadamente del cuento gracias a los montajes, apenas pudo abrir la boca.Y es que la resaca de La gran mentira del corazón se transformó rápidamente en una guerra civil rosa en la que los tertulianos de Sardá atacaban sin piedad a colaboradores de Sabor a ti, el programa de Ana Rosa Quintana en Antena 3. Emisiones en directo en las que unos y otros se acusaban mutuamente de haber participado, colaborado, o instigado la fabricación de otros montajes que luego se vendían como ciertos ante el voraz apetito de programas de televisión o revistas del corazón. «El mundo rosa es el más corrupto que hay», se escuchó en Crónicas, mientras algunos de los contertulios llegaron al ataque personal para defenderse de las críticas que habían recibido en programas de la competencia.Referencias a gustos sexuales, pasados escabrosos o escándalos mediáticos recientes eclipsaron la presencia de la mala de la película. Montse Páez, que en ningún momento disimuló su alegría por estar sentada junto a Sardá, no daba crédito a lo que estaba presenciando. «Lo mío no es nada comparado con lo que aquí se está diciendo», aseguraba.

Quien también quedó perplejo ante el espectáculo televisivo fue Antonio Robles, director de Sabor a ti. «Me gustaría que cambiaran las cosas y los profesionales fueran más rigurosos, que contrastaran mejor las informaciones. Pero dudo de que esto ocurra, ya que se mueven periodistas que no lo son».

Ni amenazas, ni insultos, ni demandas. Pero tampoco ofertas de trabajo. César Sicre, que no se considera ni héroe ni villano de la historia «soy un actor que ha hecho bien su trabajo, y punto», insiste está sorprendido por la repercusión que ha tenido la emisión del reportaje. En ningún momento ha evitado dar la cara, pero con su presencia, tanto en el programa de Sardá como en los magazines de la mañana de Antena 3 y Tele 5, por los que no ha cobrado ni un duro, da por concluida su aparición en medios de comunicación para explicar su postura. Sí es cierto que se ha comprometido a acudir en las próximas semanas a El Vagamundo, el programa que presenta su admirado Jesús Quintero en Canal Sur. Pero quiere, según afirma, desvincularse lo antes posible de «este mundillo rosa» y dedicarse a lo que realmente le gusta, el mundo de la interpretación.

Cristina Blanco, la vidente puesta en evidencia, ha vivido uno de los peores momentos de su vida. Tras la emisión del reportaje, la tuvieron que llevar a urgencias y no ha podido trabajar en toda la semana. A pesar de contar con el apoyo de quienes considera sus amigos María Teresa y Terelu Campos, entre otros , afirmaba estar bastante disgustada. «Me han elegido a mí y yo no era la persona indicada. De todas formas, el daño, a nivel profesional, ya está hecho. No creo que pueda atender mi consulta en los próximos meses», reconocía a CRÓNICA. Aunque no quiere traducir a pesetas este daño, y mientras insiste en que cuenta con una cartera de clientes fijos que no le han dado la espalda, otras fuentes insinúan que sólo habría que multiplicar las aproximadamente 15.000 pesetas que cobra por consulta por las 10 o 15 personas que recibe diariamente.

REPERCUSIONES

Lydia Lozano, periodista habitual de programas como Tómbola, también está indignada y así lo demostró en sus intervenciones tanto en Canal Nou como en Canal Sur. «Es un reportaje de becarios y no se han emitido todas mis declaraciones. Lo de Montse Páez lo sabíamos. ¿Por qué no se eligió a personajes de más peso? Ha habido manipulación», aseguraba.

En EL MUNDO TV eran conscientes de que tenían algo bueno entre manos, pero no sospechaban semejante repercusión. Tras más de cinco meses de trabajo y con más de cien horas grabadas, el montaje final del reportaje no utilizó, por mala calidad de las imágenes, otros testimonios que demostraban que ciertos periodistas rosa no tenían inconveniente en potenciar una historia que ya sabían que era un apaño. «Tú lo que tienes que hacer es mentir, mentir y mentir. Te vamos a convertir en un gran actor», se escucha en alguna de las grabaciones.

Pero que los españoles nos preocupamos más por los famosos que por la política ya nos lo había dicho hace diez años el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS). El hecho de que en Tele 5 el 25% de las llamadas recibidas en los días posteriores a la emisión del reportaje se interesaran en cómo podían conseguir una copia del mismo algo que nunca había ocurrido , demuestra hasta qué punto el público estaba interesado en la historia.Y que la denuncia sobre la falta de rigor informativo de ciertos profesionales vaya a significar un cambio en los hábitos de trabajo ya es otra cosa. «No paro de atender a los medios», contaba esta semana a CRÓNICA Montse Páez. «Es cierto que he salido trasquilada, pero no he hecho nada que no hayan hecho otros antes», relataba con tranquilidad mientras enumeraba todas las intervenciones públicas que ha tenido esta semana. «Y el viernes fui a Telemadrid.No cabe duda de que me ha dado más publicidad».

by BeHappy Co.