Search
El periodista de CUATRO y la SER lo interpreta como que el entrenador del Murcia deseaba su muerte

Javier Clemente presume de que podría haber deseado la muerte de Manolo Lama cuando tuvo un accidente y no lo hizo

HECHOS

En septiembre de 2008 el entrenador D. Javier Clemente aludió a la posible muerte de D. Manuel de la Lama durante una rueda de prensa.

Audio: Manolo Lama responde a Javier Clemente en la SER (2008)

  • /
Update Required
To play the media you will need to either update your browser to a recent version or update your Flash plugin.

Audio: Javier Clemente contra el Grupo PRISA

  • /
Update Required
To play the media you will need to either update your browser to a recent version or update your Flash plugin.

IÑAKI GABILONDO A CLEMENTE: «¡QUE GRANDES OPORTUNIDADES DE CALLARTE HAS PERDIDO!»

Gabilondo_2009 El presentador estrella del Grupo PRISA, D. Iñaki Gabilondo se dirigió expresamente a D. Javier Clemente tras el incidente sobre el Sr. Manolo Lama y, mirando a la cámara, dijo: «¡Javier Clemente, que barbaridad! ¡Que grandes oportunidades de callarte has perdido a lo largo de tu vida!»

El Análisis

TODAVÍA LE QUEDABAN GANAS...

JF Lamata

Sí, ser polémico puede ser útil. Hay cientos de entrenadores, pero pocos lograrían que una declaración suya salga en todos los informativos de la tele, y menos aún siendo simplemente, entrenadores del Murcia. El Sr. Clemente podía estar contento, todavía sabía ser polémico. Podía decir que él en realidad no había deseado la muerte del Sr. Lama sino todo lo contrario (cierto, pero sabía perfectamente que palabras estaba usando por las que sólo merece el término de provocador).

Pero el Sr. Clemente ya no era el Sr. Clemente de 1994, que podía dar una rueda de prensa en una sala repleta de periodistas, señalar con el dedo al Grupo PRISA y gritar «¡No os tengo miedo!». Casi sin aliados, olvidado por muchos. Era un entrenador secundario más recordado por lo que había sido que por lo que es. Ni siquiera el Sr. Lama le dedicaría demasiado. Una cornada, una broma de D. Tomás Guash en CUATRO y poco más. Todavía le quedaban ganas de camorra, pero para sus antaño grandes enemigos él era ahora demasiado pequeño como para entretenerse demasiado.

J. F. Lamata

by BeHappy Co.