Search
El primer programa en dar su nombre fue 'Con T de Tarde' (TELEMADRID) y el primer especial tras el anuncio fue 'Salsa Rosa' (TELECINCO)

La Casa del Rey anuncia que el príncipe heredero Felipe se casará con la periodista y presentadora de TVE, Letizia Ortiz

HECHOS

El 1.11.2003 la Casa del Rey informó el compromiso oficial del príncipe heredero, D. Felipe de Borbón, con la periodista Dña. Letizia Ortiz.

LOS PERIODISTAS QUE DIERON LA PRIMICIA:

zap_tv3_gabilondo2 La sección ‘el buho’ del programa ‘Hoy por Hoy’ de D. Iñaki Gabilondo en la Cadena SER (Grupo PRISA) adelante el día que se iba a producir el anuncio del matrimonio del Príncipe Felipe, aunque no desveló el nombre de su prometida aunque sí dio pistas sobre que era conocida.

zap_tereluEn el programa ‘T de Tarde’ de TELEMADRID Dña. Terelu Campos y su tertuliano D.Carlos Pérez Gimeno fueron los primeros en adelantar el nombre de la prometida del príncipe Felipe en tono jocoso «puede que se llame Letizia y que tenga apellido de marca de magdalenas».

zap_muerte_letizia_Acosta Tras el anuncio oficial, el programa ‘Salsa Rosa’ (Boomerang) de TELECINCO presentado por D. Santiago Acosta orquestó en tiempo relámpago la primera tertulia en analizar el matrimonio entre el Príncipe Felipe y Dña. Letizia Ortiz

 El programa ‘Salsa Rosa’ de la productora Boomerang presentada por D. Santiago Acosta fue la primera tertulia de un programa de crónica social en analizar el compromiso entre el príncipe y la periodista junto a sus tertulianos entre los que se encontraba Dña. Maika Vergara. El programa logró arrancar las primeras declaraciones al padre de Dña. Letizia Ortiz.

EL DIARIO LA RAZÓN PIDE UN CAMBIO CONSTITUCIONAL

TV_desayunosAnson1 LaRazonCambioConstitucional3TV_desayunosAnson2

El diario LA RAZÓN, que presidía D. Luis María Anson pidió en sus páginas un cambio constitucional para que acabara el predominio del varón en el acceso a la Corona. El propio Sr. Anson insistió en aquella tesis durante sus reiteradas apariciones en TVE aquellos días.

04 Noviembre 2003

¡Que se jodan!

Carmen Rigalt

El nombre de Letizia Ortiz ha sido muy bien acogido por los medios de comunicación. A lo mejor hay en eso una especie de orgullo corporativo, quién sabe. Vamos a colocar en el trono a una colega. Que se jodan.

Por muy periodistas que seamos, nunca trataremos las noticias con el distanciamiento del que hablan los manuales. La objetividad no existe, ni falta que hace. En nuestro trabajo siempre hay un grado de implicación más o menos consciente, de modo que al final, o incluso al principio, se nos ve el plumero.

El nombre de Letizia Ortiz ha sido muy bien acogido por los medios de comunicación. A lo mejor hay en eso una especie de orgullo corporativo, quién sabe. Vamos a colocar en el trono a una colega. Que se jodan.

Esto último no lo han dicho mis compañeros, pero a mí me sale del alma. Yo soy mujer de prontos. Primero reacciono y después pienso. Y el pensamiento que desgrané tras el anuncio del compromiso fue un pensamiento de victoria. Felicité por teléfono a Letizia Ortiz, pero esa felicitación también iba dirigida a mí, a mis amigos y a mi gente, a la gente que camina anónimamente por las aceras de la vida y, en definitiva, a la España real, que ha sido la gran vencedora de esta apuesta.

Para quienes desenvainaron las espadas con Eva Sannum, la elección aún era mejorable, pero no se han atrevido a insinuarlo. Ya no. Habían quemado sus cartuchos con la modelo nórdica y estaban gastadas las exigencias. Esta vez ni siquiera han tenido tiempo de pronunciarse. La casa del Rey lo ha dado todo hecho, abortando así cualquier posibilidad de controversia. Por su parte, el Príncipe ha puesto un empeño concienzudo en preservar su relación de la curiosidad pública. Era la única forma de llevar adelante su proyecto. Por la cuenta que le traía, no escatimó cautela.

Albergo recelos sobre el entorno del Príncipe. El Rey hace amigos en todas partes, pero Felipe de Borbón frecuenta una sociedad endogámica y pasmada que se protege con el blindaje del ensimismamiento.Es una sociedad hermética, refractaria a las influencias exteriores.Yo le llamo Pijolandia. En Pijolandia siempre se ha creído que la elección del príncipe quedaría dentro. Desde que Felipe de Borbón entró en edad de merecer, allá donde fuera le rodeaban decenas de chicas rubias y bien nutridas, chicas estupendas con unos apellidos sonoros que habrían lucido mucho en una invitación de boda, chicas cuyo único objetivo era ponerse a tiro y facilitar la labor del heredero. Pero el heredero siempre miraba más allá, hacia algún lugar donde los paraísos no fueran tan fáciles. Es ahí donde finalmente ha visto la realidad reflejada en los ojos de Letizia, la reina de corazones.

Que se jodan.

Carmen Rigalt

03 Noviembre 2003

Reforma de la sucesión

LA RAZÓN (Director : José Antonio Vera)

El anuncio oficial del próximo enlace de Su Alteza Real Don Felipe con la periodista Letizia Ortiz ha sido acogido con satisfacción por la inmensa mayoría de los españoles, que aprueban la elección hecha por el Príncipe de Asturias y que confirma el talante de una Corona perfectamente incardinada en la España actual. Su Padre, Don Juan Carlos, ha sabido construir, conforme a lo que siempre defendió Don Juan, la Monarquía de todos, hoy por hoy, entre las más prestigiosas del mundo. Una institución sencilla, moderna y profundamente respetuosa con la voluntad popular, puesto que la soberanía nacional no reside en el Rey sino en el pueblo. Es una Monarquía de este siglo y, como tal, debe mantenerse a la vanguardia.

De ahí que debamos insistir en la conveniencia de una reforma constitucional que recoja la igualdad entre el hombre y la mujer, también en las previsiones sucesorias. El heredero de Juan Carlos I es Felipe de Borbón, Príncipe de Asturias, porque así lo establece la Constitución de 1978, aprobada con el voto mayoritario de los españoles. Y Don Felipe juró como heredero de la Monarquía española ante el Congreso de los Diputados en cumplimiento del mandato constitucional. Pero el respeto a los derechos humanos, que consagran la igualdad entre los sexos y la trayectoria propia de la Corona, exige que, a partir del actual heredero, se concluya con la discriminación por razones de género en el orden sucesorio, como ya lo han hecho otras monarquías europeas.

Las diversas encuestas realizadas por LA RAZÓN entre intelectuales y políticos sobre esta cuestión, coinciden en la necesidad de afrontar en el más breve lapso de tiempo posible esa reforma de nuestra Carta Magna. Aunque se mantienen posturas que preconizan la conveniencia de abordar este paso desde la reflexión y sin apremio de plazos, lo cierto es que los legisladores y los gobiernos no deben escudarse en la maduración de sus criterios ante un asunto que viene siendo debatido desde hace ya demasiados años y que ahora tras el anuncio de la boda de Don Felipe es ya urgente.

No es, por lo demás, una cuestión compleja. El artículo 57.1 de la Constitución dice en su actual redacción que la Corona de España es hereditaria en los sucesores de S. M. Don Juan Carlos I de Borbón, legítimo heredero de la dinastía histórica. Respecto al orden sucesorio, seguirá ‘el orden regular de promogenitura y representación’, siendo preferida siempre la línea anterior a las posteriores; en la misma línea, el grado más próximo al más remoto: en el mismo grado, el varón a la mujer, y en el mismo sexo, la persona de más edad a menos.

Bastaría pues, con un simple modificación de este artículo en el siguiente sentido: ‘en el mismo grado, el hijo o LA HIJA de más edad’. El Gobierno de José María Aznar, que se comprometió a estudiar este asunto, debe tomar cuanto antes la iniciativa legislativa, siempre, en este caso, de acuerdo con el Rey.

by BeHappy Co.