Search
De la Morena arremetió contra García como 'el butano indultao' y aseguró en antena que 'le importaba un carajo' que García llamara al director de la SER, Eugenio Galdón, para quejarse

La guerra entre José Mª García (ANTENA 3 RADIO) y José Ramón de la Morena (SER) acaba con la suspensión profesional de este último

HECHOS

El 18.06.1990 D. José María García (ANTENA 3 RADIO), en unas declaraciones a la revista TIEMPO calificó a su competidor D. José Ramón de la Morena (SER) de ‘muchachuelo’.

eugenio_galdon D. Eugenio Galdón, el Director de la SER que destituyó a D. José Ramón de la Morena como director y locutor de ‘El Larguero’ durante la temporada (sep 1990 – sep 1991) por negarse a pedir disculpas a D. José María García.

Programa ‘El Larguero’ de la SER – El Sr. De la Morena habla sobre D. José María García:

  • /
Update Required
To play the media you will need to either update your browser to a recent version or update your Flash plugin.

FRAGMENTOS DE ENTREVISTA A D. JOSÉ MARÍA GARCÍA (ANTENA 3 RADIO) EN LA REVISTA TIEMPO (GRUPO ZETA) El 18.06.1990

La entrevista, firmada por D. Jenaro Iritia, se celebró con motivo de la renovación por dos años más de D. José María García al frente del programa nocturno ‘SúperGarcía’ en ANTENA 3 RADIO.

¿Ha tardado mucho en tomar esta decisión?

No. Es la vez que menos he tardado en meditarlo, porque leí en EL MUNDO que yo iba a firmar con la Cadena RATO y al día siguiente me personé en el despacho de Manuel Martín Ferrand y le dije que renovaba por dos años más. Además, cuando estás bien en un sitio, soy de la teoría de que no debes cambiar. En esta vida tienes que ser muy agradecido, porque yo les he dado mucho a ellos, pero ellos me han dado algo que no tiene precio en esta vida, y es la libertad. Me han dejado ser García. La única cláusula especial que figura en el contrato es que yo seguiré en ANTENA 3 mientras siga Martín Ferrand como Director General.

¿No será que Martín Ferrand está en la cuerda floja y usted pretenda echarle un cable?

No está en la cuerda floja, porque yo esto lo hago después de una comida pública en la que el presidente del consejo de administración, Javier Godó, ha ratificado a Manuel Martín Ferrand. S Manolo me hubiera necesitado, por supuesto que lo habría apoyado. En su día Martín Ferrand pasó por una situación delicada, pero ahora no es así. Entonces yo le dije que cinco minutos antes de que se fuera él me iba yo. 

(…)

¿Cómo son sus relaciones con la Cadena SER?

Entrañables. Con su director general, Eugenio Galdón, son excelentes. Lo que pasa es que llegó un muchachuelo que hace un programa a las doce de la noche que intentó tirarme. Lo que no voy a permitir es que se metan contra García para que y los lance. Yo no promociono a nadie. 

¿Cual es el secreto mejor guardado de José María García?

El trabajo. Unica y exclusivamente el trabajo. No hay otro. Y luego tener cierto encanto en la comunicación. También me ha pesado que en el camino se hayan quedado muchos amigos y te pongo el ejemplo de Luis Suárez. Sé que voy a tener problemas con él, pero no puedo admitir que un seleccionador con un contrato extraordinario cobre por hacer unos comentarios sin ningún interés, ridículos, a un solo medio de comunicación, que en este caso es la SER, como podría ser otro.

José María García

——————————————————————————————————————————————————————————————–

 LA VERSIÓN DE D. JOSÉ RAMÓN DE LA MORENA EN SU LIBRO ‘LOS SILENCIOS DE EL LARGUERO’:

Pag. 32-33

Uno de estos días, regresábamos a comer a nuestro hotel. En España, el país estaba pendiente de si a Súper-García lo metían o no en la cárcel. Era una condena por insultos, que al ser reiterativa le obligaba a cumplir la pena e ingresar en prisión. Toda la prensa se volcó con él. Los periódicos le dedicaban sus portadas y él aparecía lloroso y compungido pidiendo el indulto al gobierno e incluso creo que al propio Rey.

Camino del hotel, Paquito me dice:

– ¡Hostias, Joserra! ¡Te pone bueno el Butano en TIEMPO!

Yo no le creí. Pensé que estaban tomándome el pelo. No me cabía en la cabeza que en esas circunstancias García se fuera a meter conmigo o tan siquiera se acordara de mí. Paquito me leía en voz alta:

– Le preguntan que cuáles son sus relaciones con la Cadena SER y él dice que Galdón es su amigo entrañable, pero que hay un muchachuelo que… – yo seguía sin creerle, pero Paquito insistía – Te lo juro, mira, léelo:

Pensé que pretendían que cogiera el taco de hojas grapadas donde estaban los resúmenes de prensa para tomarme el pelo. Pero Roberto insistió también:

– Es verdad lo del Butano, Joserra.

Cuando bajamos del coche me lo pusieron delante de los ojos y lo leí. Era cierto. Lo consideré tan mezquino, tan injusto, tan a destiempo y tan dañino que me dolió en el alma. Toda la profesión pidiendo su indulto y él se permite faltar a un pobre diablo, como yo, que estaba en Italia y que no había vuelto a referirse a él. Le dije a Luis Aragonés:

– Creo que me van a echar.

Al día siguiente expliqué al personal quién era Súper-García, al que el Gobierno acababa de indultar y, por lo tanto, no iría a la cárcel. Estaba dolido. Lo expliqué con descaro, con rabia y con indignación. Mal coctel para explicar algo. Acabas siendo crudamente sincero porque no filtras las opiniones. Se me venían a la cabeza los nombres de Botines, Belarmo, Calleja… periodistas que se fueron al otro mundo diciendo: ‘Algún día le daré una hostia…’. Pero nunca sela dieron. No les dejaron y tampoco pudieron.

Dije que sabía que iba a llamar a Galdón y que estaba firmando mi despido, pero no me importaba. Era cómo si quisiese suicidar mi profesión de pura rabia. Recordé aquella cooperativa de Tres Cantos, la agencia de asesoría de imagen de su cuñado, sus amenazas a quien no le bailaba el agua… y terminé diciendo que me importaba un carajo su amistad con Galdón.

Me quedé a gusto después de vomitar todo eso, pero sabía que estaba sentenciado.

Me llamaron al día siguiente por la mañana.

Recogí mis cosas apelmazándolas en la bolsa de deporte. No llevaba ni un regalo para las niñas. Todo había sido tan rápido. A medida que pasaban los minutos se iban conociendo más detalles de Madrid. Galdón me había fulminado y no quería que permaneciese ni un minuto más en la SER.

José Ramón de la Morena

El Análisis

COSA NOSTRA RADIOFÓNICA

JF Lamata

‘Loco’ o ‘Tonto de Brunete’ le dijo ‘SúperGarcía’ al locutor de ‘El Larguero’ desde los micrófonos de ANTENA 3 RADIO, ‘Butano, el indultao’, dijo D. José Ramón de la Morena contra D. José María García en los micrófonos de la SER. Nadie se hizo eco en la prensa. Nadie informó de nada. Era una cosa de las radios, una batalla radiofónica, un mundo al que la prensa miraba por encima del hombro, igual que nadie se hizo eco en su día de cuando hubo un enfrentamiento similar entre D. José María García y el Sr. J. J. Santos. La Cadena SER no era una radio cualquiera, era de PRISA, el grupo editor del diario EL PAÍS y ni siquiera el diario EL PAÍS informó del comienzo de ‘El Larguero’, ni tampoco de su suspensión tras el verano de 1990. Causada, según el Sr. De la Morena, por las presiones del Sr. García a través de su jefe, el Sr. Galdón.

La única constancia de aquella batalla en la hemeroteca es la entrevista de D. José María García en TIEMPO y en la que reconoce ser ‘amigo personal’ de D. Eugenio Galdón (SER). Se volvía a repetir un caso parecido al del Sr. Pedro Pablo Parrado, que también había denunciado que su despido en ONDA CERO había sido provocado por presiones del Sr. García, que también era amigo de su jefe, D. Miguel Durán.  Sea como fuere la SER decidió en aquel momento que su modelo en deportes no debía ser radio-broncas. Un año después cambiarían de opinión – mejor dicho, cambiaron de jefe, el Sr. Galdón fue reemplazado por el Sr. Delkader – y el Sr. De la Morena fue reinstalado en ‘El Larguero’ para – radio-bronca en estado puro – entablar una nueva guerra para acabar con Butano: eso incluía denunciar el trato de favor que recibía (de los equipos ciclistas, por ejemplo) o las zancadillas, como en el ‘caso Milla’.

J. F. Lamata

by BeHappy Co.