Search
La formación, que se disolverá ante el escándalo, gobernaba Baleares desde 2007 en un gobierno de coalición con el PSOE

La Justicia destruye Unió Mallorquina al mandar a la cárcel a todos sus líderes encabezados por María Antonia Munal y Miquel Nadal

HECHOS

  • El 5.01.2010 fueron detenidos por orden judicial los ex presidentes de UM, D. Miquel Nadal (Consejero de Turismo en el Gobierno de Baleares) y D. Miguel Ángel Flaquer investigados por corrupción. El 26.02.2010 Dña. María Antonia Munar, también ex presidenta de UM dimitió como presidenta del Parlamento Balear al ser implicada.

Dña. María Antonia Munar que era presidenta del Parlamento de Baleares se ha visto obligada a presentar su dimisión.

ENEMIGOS EN EL BANQUILLO

banquillo_nadal_munar Durante sus juicios por corrupción D. Miquel Nadal y Dña. María Antonia Munar mantuvieron multitud de enfrentamientos culpándose uno a otro de los escándalos de corrupción

27 Febrero 2010

Munar se va, deja en evidencia a Antich y da el tiro de gracia a Unió Mallorquina

EL MUNDO (Director: Pedro J. Ramírez)

LA DIMISIÓN de Maria Antònia Munar como presidenta del Parlamento balear era la única salida que le quedaba a la líder de Unió Mallorquina después de que su ex mano derecha revelara ante el juez que ella dirigía la trama de corrupción del partido. La acusación formulada por Miquel Nadal es gravísima: cuenta cómo Munar le entregó 300.000 euros en metálico (todo apunta que se trataba de dinero negro obtenido a cobijo del poder) para comprar una productora de televisión a la que luego entregó millones de euros de las arcas públicas que servían para financiar el partido. La trama es la muestra definitiva de cuál era la razón de ser de UM y su modus operandi: si ya habíamos venido denunciando que esta formación era una organización para delinquir, ahora se pone de manifiesto que Munar era la jefa de la banda. Pero los hechos también revelan el cáncer que la presidenta del Parlamento y su partido significan para Baleares. Este debería ser el punto final de UM, cuyos líderes se envolvieron en la bandera de la patria chica para corromper las instituciones. La situación también deja en evidencia al presidente Antich, que pactó con Munar el reparto de poderes en las islas -igual que antes había hecho Matas- y que se ha resistido a romper esa alianza pese a los escandalosos casos de corrupción descubiertos. Al dimitir, Munar le hace el último favor evitándole convocar elecciones, aunque debería hacerlo, porque los escaños de UM son fruto, como se ha visto, de la financiación ilegal.

by BeHappy Co.