Search
Gran repercusión interncional (y malestar en la Casa Real) a la difusión de las imagenes tomadas por el fotógrafo Hugo Arriazu (de la Agencia System Press)

La revista PRONTO publica las fotos del romance del Príncipe heredero español Felipe de Borbón y Gigi Howard en una playa

HECHOS

  • En junio de 1996 la revista PRONTO publicó unas fotografías del Príncipe Felipe de Borbón durante sus vacaciones en un isla del Caribe durante la Semana Santa del año 1995.

02 Junio 1996

¿Gigi ante el juez?

Romualdo Izquierdo

Mañana es el día señalado. Tras cinco aplazamientos consecutivos, Carlos Hugo Arriazu, el fotógrafo español detenido hace un año en Nueva York por el «pinchazo» telefónico a Gigi Howard, verá la cara al juez. Al menos eso es lo que espera. El y también su padre, el periodista Santiago Arriazu, que nunca ha dudado de la inocencia de su hijo y que está gastando tiempo y dinero en descubrir lo que hay detrás de lo que él califica como «montaje».

No son los únicos personajes del día en Nueva York. Es más, la máxima expectación la suscita la protagonista involuntaria de la historia, la norteamericana Giselle Howard, Gigi para sus íntimos, incluido el príncipe Felipe.

¿Se presentará Gigi ante el juez o se retrasará el juicio? Es la misma pregunta que ha mantenido en vilo a la familia Arriazu desde que estalló el escándalo. «Su presencia es vital para que se celebre el juicio. Tiene que comparecer para decir que no autorizó el «pinchazo»», asegura Santiago. Posibilidad muy remota para los que saben algo de prensa rosa y familias reales.

La razón es bien sencilla. Si son ciertos los rumores que la relacionan sentimentalmente con el Príncipe, su comparecencia ante el tribunal rebajaría sus posibilidades de ceñirse un día la corona española. Nunca se ha visto a una reina o aspirante a reina delante de un juez.

Y las apuestas por Gigi aumentan cada día. Tiene 24 años, cuerpo de modelo y una abuela materna que certifica la interesada relación entre su nieta y el aspirante a rey. Sin pasado sentimental, cuatro años más joven que el Príncipe e íntima amiga de Marie Chantal Miller, la millonaria esposa de Pablo de Grecia. Estas son sus bazas, según los expertos. Y más después de la visita privada que realizó hace apenas un mes a Madrid y en la que, según se especula, pudo entrevistarse con los Reyes.

Conoció al Príncipe en Nueva York y con la ciudad de los rascacielos como aliada, consiguieron burlar el acoso de la prensa. Hasta que aparecieron las primeras fotos. En Zarzuela no sentó muy bien que en abril del año pasado la revista Hola publicara un reportaje en el que se veía a la pareja disfrutando de unos días en la isla de Saint Martin, en el Caribe. Otras imágenes más comprometedoras aguardan su difusión. La evidencia desmontaba la versión oficial de que el Príncipe no acudía a Marivent por causa de los estudios. «Sin vacaciones de Semana Santa en Palma de Mallorca porque el Príncipe debía estar en Washington», rezaba el comunicado. Pero las fotos de Carlos Hugo Arriazu evidenciaron decían otra cosa.

.

Fotos polémicas

.

Se publicaron las menos íntimas y, sin embargo, se armó un gran revuelo. Aún no se sabía la identidad de la joven y bella acompañante del Príncipe y los rumores se desataron. Se habló de Viviana Corcuera, una millonaria mexicana con la que se relacionó a don Felipe en 1994. Su madre lo desmentiría rápidamente.

El interés de Hugo por completar la historia que había iniciado, sumado al olfato periodístico de su padre, llevaron a este joven fotógrafo de 24 años hasta Nueva York. La razón es bien sencilla. Siguiendo órdenes de Arriazu senior, Hugo debía identificar a la joven y descubrir cuáles eran sus verdaderas relaciones con el Príncipe.

Fue el principio del fin para Hugo y el comienzo de uno de los episodios más oscuros de un serial que aún no ha terminado. El 19 de junio de 1995, Hugo es detenido en Nueva York acusado de haber «pinchado» el teléfono de Gigi. Arrestado durante dos días, y obligado a permanecer en EEUU hasta la celebración del juicio, nadie se atreve a asegurar que el final del serial esté próximo. Más conociendo cómo se han desarrollado los hechos.

Según el testimonio del propio Santiago Arriazu, fueron los detectives que contrató en Miami y no su hijo quienes grabaron de forma ilegal la conversación. Y fue la policía de Nueva York quien facilitó los servicios de un técnico de telefónica para que el «pinchazo» se realizara con garantías de calidad. Se ha demostrado, también, que uno de los implicados era confidente de la Policía y que ésta, a su vez, mintió al gran jurado, encargado de determinar si con las pruebas que se presentan hay o no juicio.

El propio fiscal, John Ortiz, ha sido relevado del caso por proponer a sus superiores que se intente llegar a un acuerdo sin necesidad de juicio. Además, Gigi nunca ha presentado una denuncia. «Y sin denuncia, no puede haber juicio», se apresura a aclarar Arriazu.

«Todo está resultando muy extraño, pero con juicio o sin él estamos dispuestos a llegar hasta el final y descubrir la verdad. Alguien tendrá que pagar el daño profesional y personal que se nos ha hecho», añade.

No se atreve a acusar a nadie. Menos sin tener pruebas concluyentes. Pero se hace una pregunta: «¿No resulta curioso que el detenido sea mi hijo, el mismo que obtuvo en exclusiva las fotografías de la luna de miel de los duques de Lugo en Sidney o las del Príncipe con Gigi en la isla de Saint Martin? Evidentemente, con estos reportajes ha dejado en ridículo a los servicios de seguridad de Zarzuela».

La batalla le está resultando muy cara. La estancia de Hugo en Miami, los continuos viajes a Nueva York para asistir a un juicio que se suspende en el último minuto y las dietas de los abogados norteamericanos -nada menos que 30.000 pesetas por hora- le han supuesto un desembolso que ronda los 15 millones de pesetas. Sin contar los gastos que le esperan si no se soluciona el conflicto.

Y tampoco le hace demasiada gracia que el resto de sus intereses profesionales se vean mezclados en el asunto. Por ello, quiere dejar muy claro que Hugo, su hijo, es un trabajador de System Press y que Paramedia es otro proyecto más ambicioso que, además de incluir lo relacionado con prensa, abarca otros campos vinculados a la publicidad, asesoría, creatividad o relaciones públicas.

Mientras, Hugo no ha perdido el tiempo en Miami. Regresó a España en Navidad durante cuatro semanas, pero volvió a Estados Unidos para no infringir la ley. Esta misma semana ha inaugurado una exposición de fotografías artísticas en un conocido restaurante en Coral Gables, en Miami. Aunque vive solo en un apartamento, cuenta con el apoyo de amigos de la familia que también residen en Florida. Entre ellos, Raphael y Natalia Figueroa. Pero sufre. Al menos eso dice su padre, que habla con él casi a diario. «Es un chico muy sensible y lo que más le duele es el perjuicio económico que todo esto está causando a la familia».

.

Primera situada

.

Nadie apuesta un duro sobre si Gigi se presentará mañana ante el juez. Un paso así debilitaría sus posibilidades de casarse con el Príncipe. Al menos, así lo ven los entendidos en asuntos de realeza. Como en Korpa, la agencia que más de cerca ha seguido esta relación. «No apostamos por nadie, pero parece evidente que todo converge hacia ella», se limitan a decir. Y especulan con las ventajas que para España tendría un matrimonio como éste. «Se repetiría la historia de Grace Kelly pero en un país de verdad», añaden.

En Zarzuela, mientras tanto, están mudos. Como mucho, algún que otro comentario de los Reyes que rápidamente desata todo tipo de interpretaciones. Que si no es imprescindible que la elegida sea de sangre real, que el casamiento debe hacerse por amor, que si ya es hora de «traspasar el negocio», dijo el propio Rey hace unas semanas, o que tampoco hay tanta prisa por casar al heredero. Fructifique o no esta relación, lo cierto es que el apellido Howard ha desplazado en las últimas semanas otros mucho más rimbombantes y con solera como los de Borbón Dos Sicilias, Austria o Liechtenstein.

by BeHappy Co.