Search

Los Legionarios de Cristo replican a la campaña de Idoia Sota desde EL MUNDO contra ellos por el caso Maciel

HECHOS

El 11.04.2010 el diario EL MUNDO publicó en su sección ‘Crónica’ el artículo «¿Por qué no asesinamos al fundador?’ firmado por Dña. Idoia Sota.

11 Abril 2010

¿POR QUÉ NO ASESINAMOS AL FUNDADOR?

Idoia Sota

Los caminos de Marcial Maciel no llevaban al Señor. Lo supo Crónica tras seguir sus pasos durante ocho meses de investigación, en los que se ha topado con conspiraciones de asesinato para proteger los secretos más oscuros de la vida del fundador de los Legionarios de Cristo, tráfico de influencias, espionaje, sospechosas operaciones financieras y una lucha encarnizada por el poder en una congregación que maneja miles de millones de euros.

Las indagaciones para este reportaje se iniciaron casi de forma paralela a la visita apostólica ordenada por el Vaticano para realizar un diagnóstico de las estructuras de este grupo ultracatólico, viciadas por la figura de un fundador pederasta, drogadicto, con varias mujeres y al menos seis hijos repartidos por el mundo, y actividades que algunos no dudan en calificar de mafiosas. Este mes se espera que Benedicto XVI se pronuncie sobre su futuro. En el artículo, dividido en tres epígrafes, presentamos algunos de los pecados que los obispos visitadores -Ricardo Watti Urquidi, Charles Chaput, Guiseppe Versaldi, Ricardo Ezzati y Ricardo Blázquez- habrán encontrado en su búsqueda.

.

CAPÍTULO I

#Las conspiraciones

Cuando en 1998 un grupo de ex legionarios, entre los que se encontraba Alejandro Espinosa, sobrino de Maciel, denunció los abusos sexuales del fundador, los cimientos de una de las congregaciones religiosas con más poder de la Iglesia se tambalearon. Maciel y sus colaboradores no dudaron en usar sus influencias e incluso el soborno para paliar el golpe. Esta semana el National Catholic Report desvelaba cómo los grandes banquetes, los sobres repletos de dinero y otros cohechos dirigidos a los cardenales Angelo Sodano, Eduardo M. Somalo y Stanislaw Dziwisz, secretario personal de Juan Pablo II, evitaron una investigación de los Legionarios entre 1998 y 2004. Crónica ha podido saber, además, que la Legión de Cristo procuró a Sodano unas tranquilas vacaciones de una semana en julio de 1997: «Lo invitaron a la villa que tienen en Termini, Palermo (Italia)», asegura el ex legionario Patricio Cerda. «Se la compraron a un mafioso».

No era la primera vez que Maciel detenía una visitación del Vaticano. Ya en 1956 Roma le abrió un expediente. El fundador sopesó la idea de ingresar lo recaudado en cuentas de Inglaterra y poner tierra de por medio. En cambio, logró penetrar la idea de que las acusaciones contra él formaban parte de un ardid de los Jesuitas, los Claretianos y la Congregación del Espíritu Santo para quedarse con los bienes de la Legión.

Con sus ofertas imposibles de rechazar, Maciel logró retrasar la investigación del Vaticano hasta 2004, pero su liderazgo se puso en entredicho en la cúpula legionaria. Según fuentes próximas a la dirección general, el vicario, Luis Garza Medina, contrató a un detective privado hace unos ocho años para vigilar los pasos de su superior. Así descubrió, entre otras cosas, lo que contaba en una reciente charla impartida a legionarios en Roma a cuyas grabaciones ha tenido acceso Crónica: «Yo sabía que nuestro padre usaba dinero en exceso. Viajaba en el Concorde o iba a un hotel más caro […]. Tenía un fondo discrecional […]. Cuando ya me empecé a meter en las cuentas allá por el año 95 o 96 y vi esta cuenta, pensé que lo más sencillo es que no existiera».

A raíz de las averiguaciones recogidas por el detective privado, se llegó incluso a hablar de envenenar al fundador, según ha podido saber este suplemento a través de fuentes cercanas al padre Ignacio Oriol, una de las puntas de lanza de la Legión.

Un joven colombiano que trabajaba en la centralita de la casa de Via Aurelia Nova 677 (Roma) escuchó varias conversaciones de Luis Garza, Evaristo Sada y Héctor Guerra, entonces director territorial en Francia, que lo llevaron a sospechar que había una conspiración contra el propio Maciel. El joven aprovechó un retiro espiritual en Zaragoza, antes de dejar la congregación, para contar lo que había oído al padre Ignacio Oriol. A su vez, el padre Ignacio advirtió al fundador. El gesto fue interpretado por sus superiores como un acto de disidencia y solicitaron al padre Alfredo Torres que firmara un informe testificando que Oriol «había perdido el juicio». Habían planeado ingresarlo en Rochester (Nueva York). El padre Alfredo se negó a firmar y no lograron que nadie suscribiera aquel informe. Pero éste y otros episodios que dejaban entrever que Maciel llevaba una doble vida comenzaron a sumir al padre Ignacio en una depresión que lo obligó a someterse a tratamiento psicológico durante varios años.

Tampoco es el único caso de trastorno psicológico entre miembros de la Legión. El padre Alfredo Sada, hermano de Evaristo Sada, actual secretario general, se encuentra aún ingresado en un hospital psiquiátrico situado a tres horas de México DF. Y un tercer hermano de la familia, Salvador, también pasó por tratamiento. Se trata de un final que muchos relacionan con el testimonio de José Raúl González, uno de los hijos mexicanos de Maciel, a Carmen Arístegui en Noticias MVS: «Me envió con el doctor Francisco López Ibor. […] Recibo estas medicinas durante año y medio [neurolíticos, olanzapina, resperidona, ansiolítico, pinazepan y centralina]». Su madre describía el estado en que quedó a raíz del tratamiento: «Estaba siempre acostado, dormido. No podía hablar, siempre echando saliva por un lado, quejándose. Lo tenía que llevar al baño y todo».

Blanca Estela Lara, la mujer que compartió con Maciel 30 años de su vida, aseguró que el internamiento de su hijo fue una maniobra para mantenerlo callado. Otros, como Javier Orozco Yepes, Alfonso Sánchez Tinoco o Juan Manuel Fernández Amenábar, tuvieron menos suerte. Alejandro Espinosa, sobrino de Maciel y víctima de su pedofilia, cuenta en su libro El Ilusionista el caso de algunas de las víctimas de los métodos más drásticos de silenciamiento del fundador: el asesinato. A Yepes lo despeñó por una carretera de la Costa Azul. Para la muerte de Tinoco hicieron falta dos intentos: un camión arrolló su coche, en un accidente en el que murieron su hermana y su sobrino; poco después, la misma escena: un camión impactó contra él, cerca de Veracruz; esta vez sí murieron él y su chófer. Y Amenábar falleció atragantado en un hospital, cuatro horas antes de que le trajeran la comida: en su radiografía no había signos de atoramiento. Espinosa atribuye a las malas artes de Maciel la desaparición de, al menos, 12 piedras de su oscuro camino a la santidad.

Finalmente, cuando, tras comprobar la veracidad de las denuncias de pederastia contra él, el Vaticano instó a Maciel a retirarse a la oración en 2006, Luis Garza compró una casa en Los Angeles para que Maciel cumpliera su castigo. Lo recogió del hotel donde se hospedaba con su mujer y su hija Norma en Nueva York, frente a Central Park. Se lo llevaron por la fuerza, según relata una consagrada, testigo de la maniobra. Lo encerraron en aquella casa durante dos años. El cuadro era grotesco. Según narran testigos presenciales, Álvaro Corcuera, actual director general de la Legión de Cristo, se arrodillaba en el suelo de la habitación en señal de contrición. Maciel, poseído por la rabia, escupía espuma. Los presentes, asustados, consideraron que aquello sólo podía ser obra del diablo y un sacerdote español recomendó que se llamara a un exorcista para desposeer al fundador. El encargado de ahuyentar los demonios de Maciel visitó la casa en varias ocasiones. De la habitación donde murió Maciel no queda nada: se quemó en un incendio que arrasó Universal Estudios en Hollywood en junio de 2008. Cuentan que Garza, aún en la vivienda, saltó por la ventana en pijama para salvar la vida.

.

CAPÍTULO II

#La trama financiera

Maciel, según ha podido saber Crónica de fuentes cercanas a la cúpula de la Legión en España, se hacía acompañar de su secretario personal, el padre John Devlin, a Tailandia para disfrutar, como hiciera el monstruo de Amsteten, del tráfico sexual de menores. Su drogadicción, los viajes por medio mundo, sus múltiples familias… Maciel necesitaba una gran fuente de ingresos para sostener el ritmo de vida de un rico broker del petróleo o de un agente de la CIA, algunas de las personalidades con que se presentaba a sus mujeres. Y parte de esos ingresos los encontró en la generosidad de benefactores acaudalados.

Los Habsburgo han colaborado activamente creando ONG con los Legionarios como la Fundación Guilé o la Fundación Recal. El gran duque Enrique de Luxemburgo ha participado en obras en El Salvador. Esther Koplowitz ha contribuido en la construcción del colegio mayor femenino de la Universidad Francisco de Vitoria (UFV). Y los Ruiz-Mateos han donado hasta seis millones de euros en los últimos tres años.

A pesar del dispendio de Maciel, que algunos ex administradores cifran en 50.000 dólares semanales, la Legión ha llegado a acumular un pingüe capital. La riqueza de la congregación la maneja Integer, un grupo a nivel mundial, cuyo presidente es familiar de Garza. «Nuestra estructura jurídica es hiper-ultra-archisofisticada», alardea Luis Garza. Sus expertos se han protegido hasta el punto de, por ejemplo, poner sus propiedades y actividades en Venezuela a nombre de empresas en Holanda. El país centroeuropeo tiene un acuerdo con el gobierno de Chávez para poder intervenir en caso de una expropiación.

«También hemos hecho miles de maniobras de todo género para pagar la mínima cantidad de impuestos», explicó Garza a los sacerdotes en Roma. «Tenemos 22.000 personas contratadas en el mundo y como 7.000 a tiempo parcial. Tenemos 1.500 sociedades más o menos, que detentan la propiedad de los bienes inmuebles, y como 400 sociedades operativas». Por no hablar de las cuentas en paraísos fiscales, como el fondo de Integer que se abrió en Luxemburgo en 2007 con 44 millones de dólares y actualmente contiene casi 40 millones.

Esta estructura venía generado unos beneficios antes de impuestos de 26 millones de dólares en 2003 y 22 millones en 2004. «[Con Integer] se pasó a 71 [2007] y este año estamos en 48 por la crisis [2008]. Gracias a estas personas que, sí, tienen salarios importantes».

El director general de Integer en España, Mariano Castañeira, cobra 88.824,84 euros al año. Su antecesor en el puesto, Daniel Sada, actual rector de la UFV, fue despedido fulminantemente en noviembre de 2009 por el director territorial en España, el padre Jesús María Delgado. ¿La razón? Un aviso que recibió Delgado sobre unas extrañas transacciones que se habían realizado desde Colombia, vía Londres, y que sumaban un millón de euros, cuya procedencia se desconocía, en una cuenta de la Legión en España.

La UFV trabaja desde hace cuatro años con la Fundación Carita Feliz, cuya principal base de operaciones está en Medellín. Su presidente, Juan Uribe (empleado por los Legionarios de Cristo, y con despacho en la universidad), huyó de Colombia cuando quebró su empresa, Valores Asociados, que hubo de cerrar por «irregularidades, aceptadas por la propia compañía», según un informe de la Bolsa de Medellín. Y su vicepresidente, Jorge Ignacio Restrepo, hijo de un ex ministro colombiano, fue detenido en 1991 por el FBI en aguas internacionales frente a Venezuela con 10 cargos por blanqueo de dinero del cártel de Medellín. En una entrevista con Crónica, Uribe -para más inri concuñado de Restrepo- aseguró no conocer este episodio de la vida de su vicepresidente. Sin embargo, Restrepo dio una charla en el colegio Everest de Madrid sobre su estancia en la cárcel.

Tras la entrevista, Uribe envió una carta a miembros de la Legión, en la que aventuraba: «Publicarán una porquería de historia donde dicen que Uribe es algo así como la cabeza de la trama de corrupción, lavado de activos, malos manejos públicos y ocultamiento de millonarias sumas de dinero en paraísos fiscales…».

.

#PAQUETES DE COLOMBIA

Carita Feliz recibió, entre 2006 y 2008, 441.550 euros en subvenciones de la Comunidad de Madrid. En la carta, en cambio, Uribe aseguraba haber sido adjudicatario de un total de 688.110 euros de la CAM. «Eso no es cierto», replican en la Consejería de Cooperación. «Se atribuye cerca de 250.000 que fueron otorgados específicamente a Mano Amiga (otra fundación de los Legionarios)». Estos manejos vienen de largo. Patricio Cerda trabajó en uno de los colegios legionarios en Colombia: «Te aseguro que el dinero que donaba la Comunidad nunca llegaba».

«Existen correos […] entre legionarios y miembros del RC [Regnum Christi, los laicos y las consagradas], en donde se cuestionan la gestión de los recursos entre distintas ONG manejadas por los amigotes de Daniel Sada […]. Sólo les puedo decir que existe una ONG, que ha recibido casi tres millones de euros para otra de estas ONG, y el dinero fue hábilmente desviado por la gente de Daniel Sada». Con estas palabras alertaba de las posibles operaciones fraudulentas un comentarista del concurrido blog El Trastevere, que modera el periodista José Martínez de Velasco, y que es el centro de comunicación de legionarios y ex legionarios.

Desde que el presidente de Carita Feliz comenzó a trabajar con la Legión en 2006, los envíos de mensajería entre la UFV y Colombia se multiplicaron de forma exponencial. Hasta el punto de que algunos empleados de la universidad comenzaron a preguntarse si esta correspondencia no tenía alguna relación con el blanqueo de dinero. En MRW consta un registro de unos 30 folios con los paquetes que se enviaron a dos direcciones en Colombia a nombre de Juan Eduardo Restrepo, hermano del vicepresidente de la fundación. De los remitentes desde Colombia ni rastro: los paquetes viajaban con varias mensajerías por medio mundo de modo que se perdía el origen. Y lo más curioso, los envíos llegaban a nombre del padre Alfredo Torres. El cofundador asegura no haber recibido ninguno de esos bultos. Él se encuentra encerrado en el Colegio Mayor Hispano Mexicano: «Es mi cárcel», asegura el religioso. Torres se mostró muy preocupado por el contenido de los paquetes y firmó una autorización para que la periodista investigara el asunto. «Exijo que me sea facilitada toda la información concerniente a dichos envíos, el nombre de las personas que los han recogido, el contenido, el objeto de la correspondencia…». ¿Su sospecha? Tráfico de drogas y blanqueo de dinero.

Hay más. En 2003, el FBI detuvo en España y extraditó a México a José Luis Gutiérrez acusado de narcotráfico. Ángel Acebes, entonces ministro de Interior, recibió presiones para que el inculpado se quedara en Madrid, pero él se negó a intervenir. Desde entonces, Gutiérrez permanece ingresado en la prisión de Tlalpan, en México DF. Su familia, mujer y tres hijos que estudian en centros de la Legión, se quedó en España. Ahora disfrutan de un apartamento en una de las calles más caras de Madrid. Mientras Gutiérrez estuvo en España cambiaron con mucha frecuencia de domicilio. Será por el gimnasio que José Luis Gutiérrez ayudó a construir en el colegio Everest de Madrid o por mera simpatía, pero la familia del preso se encuentra bien relacionada con la congregación en España. Incluso el padre Santiago Oriol acompañó en una ocasión a uno de los hijos de Gutiérrez a México para que lo viera en la cárcel. Y el preso recibe otras visitas: el arquitecto Javier Ramírez es una de sus citas habituales, pero para entrar se pone una sotana y se hace pasar por sacerdote legionario.

.

CAPÍTULO III

#Las familias

En agosto de 2009, Crónica publicó una entrevista con Norma Hilda Baños, la amante de Maciel con la que el fundador tuvo una hija, y anunció que el legionario tenía al menos tres vástagos más. La exclusiva dio la vuelta al mundo. Pero aún quedaban más familias por descubrir. El pasado marzo, los hijos de Maciel en México ofrecieron un testimonio escalofriante en el canal Noticias MVS, en el que narraban los abusos sexuales de su padre. Es posible que Normita no comparta esta experiencia con sus hermanos, pero la joven de 24 años acude con regularidad a un psicólogo en Madrid. La historia de los chicos mexicanos y la de Norma es muy similar.

Omar, José y Christian González Lara descubrieron quién era su padre a raíz de un reportaje en la revista Contenido. Normita lo vio por primera vez con sotana cuando tenía unos siete años. Fue durante un programa de televisión en el que aparecía con Juan Pablo II. «Mamá, ¡mira, papá!». Norma Hilda llamó automáticamente al sacerdote, para ella Raúl Rivas. «Luego hablamos», fue su respuesta. Ella conoció a Maciel cuando tenía 17 años. Fue en un restaurante de Acapulco donde trabajaba como camarera. Enseguida la conquistó: él era un hombre mayor, resuelto y, además, se presentó como un broker del petróleo. Cuando la relación se formalizó, Maciel regaló una vaquería a la familia y les compró la mejor casa de la Avenida del Alemán de Acapulco.

Tras su muerte, el legionario dejó a madre e hija un notable patrimonio: un piso de 327 metros cuadrados en Conde de Orgaz (Madrid), su domicilio principal; otra vivienda en el mismo edificio por la que reciben una renta; un apartamento en el madrileño barrio del Pilar; varios pisos en las Torres Colón, que Maciel adquirió hace años por unos 90.000 euros cada uno, muy por debajo de su precio de mercado; y un palacete en Sevilla, además de una caja fuerte en el Banco Santander con 50 kilos de joyas. «Nuestro padre juntó al final de su vida un dinero para que la niña tuviera un fideicomiso», explicaba también Luis Garza.

Cuando Normita descubrió a su padre, madre e hija entraron a formar parte de la vida legionaria. El fundador las envió a varias casas en Irlanda y México, donde las presentaban como una benefactora y su hija. Todavía hoy las acompaña siempre la directora general de las consagradas, Malen Oriol.

Aún hay más familias. Maciel tuvo un hijo en Inglaterra, Kevin, a quien dejó una línea de ropa que reporta buenos beneficios; otra en Suiza, que murió en un accidente de tráfico cuando iba a buscar a su padre al aeropuerto, y otro en Colombia, como ya informó Crónica, cuya identidad aún no se conoce.

Tres epígrafes de una vida y una obra que bien podrían hilar el argumento de una novela negra, pero que, para pesar de los Legionarios de Cristo, constituyen su realidad. La que durante los últimos nueve meses han investigado los visitadores del Vaticano por orden de Benedicto XVI. Ahora sólo queda el veredicto del Papa.

18 Abril 2011

CARTA ACLARATORIA DE LOS LEGIONARIOS

P. Jesús María Delgado

Estimado señor director:

Le escribo acerca del artículo de Idoia Sota en el último número de Crónica (ELMUNDO.es, del domingo 11 de abril). En el mismo se mezclan hechos conocidos, suposiciones y calumnias muy serias, que no podemos pasar por alto y para las que le pedimos la oportuna rectificación.

Así escribe Idoia Sota: «Luis Garza compró una casa en Los Ángeles… Lo encerraron en aquella casa durante dos años… poseído de rabia, escupía espuma… El (exorcista) encargado de ahuyentar los demonios de Maciel visitó la casa en varias ocasiones… La habitación (…) se quemó en un incendio que arrasó Universal Estudios en Hollywood en junio de 2008… Garza (…) saltó por la ventana en pijama para salvar la vida». En realidad, la casa donde se retiró y murió el P. Maciel se encuentra en Jacksonville (Florida), a miles de kilómetros de Hollywood (California) donde cinco meses después de su muerte (30 de enero de 2008) se quemaron los Universal Estudios. Cuando el P. Maciel murió en Jacksonville, tras haber recibido en varias ocasiones los sacramentos de la Iglesia, sólo lo acompañaron unos sacerdotes legionarios, dos señoritas consagradas del Regnum Christi y dos enfermeras locales.

Así podríamos seguir repasando el artículo: «La villa que [los legionarios] tienen en Termini, Palermo» y que «compraron a un mafioso» en realidad era un antiguo hotel abandonado, que se encuentra cerca de Nápoles, a 400 kilómetros de Palermo (Sicilia), y no lo vendió un mafioso, sino el estado italiano. Un poco más adelante, Idoia Sota escribe que «el dinero que donaba la Comunidad de Madrid (entre 2006 y 2008) nunca llegaba» a los proyectos sociales previstos en Colombia. En realidad, el supuesto experto citado por la periodista no estuvo en Colombia en estos años. Al contrario, los responsables de la Comunidad de Madrid sí viajaron allí y quedaron muy contentos con las instalaciones y los programas educativos para niños desfavorecidos en Medellín que ayudaron a financiar.

Igualmente falsas y todavía más graves son las afirmaciones sobre los asesinatos descritos por El ilusionista. Por ejemplo, según las ilusiones del autor de este libro que cita Idoia Sota, al «P. Javier Orozco Yepes» lo mató el P. Maciel, despeñándolo por una carretera de la Costa Azul (Francia). En realidad, el P. Francisco Orozco Yépez (¡incluso está mal el nombre!) murió bañándose en el mar, en una playa cerca de Rapallo (Génova, Italia) mientras el P. Maciel se encontraba en Roma. ¡Qué decir del complot de superiores legionarios para envenenar al P. Maciel y sobre la contratación de detectives! Lo primero es la imputación de un delito. Ruego a la señora Sota que, de tener pruebas, acuda inmediatamente a la fiscalía para denunciarlo y, si no, ¿cómo es posible que se atreva a recoger, sin contrastar, imputaciones de ese calibre? Respecto a lo del detective, sin que eso sea delito, sí puedo afirmar que es absolutamente falso.

Señor director, usted estará de acuerdo conmigo en que la verificación de la información es un deber ineludible del periodismo. Esta verificación, que no se ha producido, era particularmente necesaria cuando se habla de personas que tienen una especial responsabilidad en la gestión de organizaciones eclesiales, que son honorables, y cuya fama no puede ponerse en entredicho sin ningún tipo de pruebas.

Decir que yo despedí de forma fulminante a D. Daniel Sada a causa de una transferencia irregular es algo que puedo desmentir directamente porque es falso. Primero: si nuestros controles periódicos hubiesen arrojado alguna irregularidad, es evidente que el señor Sada no podría seguir siendo hoy rector de una de nuestras obras emblemáticas en España. Segundo: no he despedido nunca a Daniel Sada. La congregación le pidió que compatibilizase su cargo de rector de la Universidad Francisco de Vitoria (UFV) con un trabajo interino de coordinación de otras instituciones educativas hasta que se encontrase a la persona adecuada para desempeñarlo. Así sucedió, y después el Sr. Sada volvió en exclusiva a su cargo de rector, que desempeña desde el año 2003 con pleno reconocimiento por nuestra parte. Tercero: no ha existido jamás la transferencia de la que hablan, que además nunca podría haber hecho Daniel Sada porque no ha tenido ni tiene firma o apoderamiento alguno en las cuentas bancarias de la Legión. Niego cualquier sospecha de que en nuestra universidad se realice actividad ilegal alguna, insinuación que, una vez más, plantean en su artículo sin fundamento o prueba de ningún tipo. Sinceramente, si alguien tiene alguna prueba en ese sentido, le ruego encarecidamente que lo haga saber a las autoridades competentes. En el caso de D. José Luis Gutiérrez, la periodista se equivoca de fechas y de acusaciones, e insinúa, una vez más sin fundamento ni pruebas, que sacerdotes legionarios podrían haber estado involucrados con el delito de fraude por el que cumple condena, por el solo hecho de atender pastoralmente a esta persona o sus familiares.

Respecto a D. Juan Uribe, presidente y fundador de la Fundación Carita Feliz, decir que no es concuñado de D. Jorge Ignacio Restrepo, quien, en cualquier caso, nunca ha dado una conferencia, charla o similar en el colegio Everest. D. Juan Uribe asegura que, como máximo, Carita Feliz habrá realizado cinco envíos a Colombia. Respecto a la recepción de paquetes, afirma que los únicos que Carita Feliz ha recibido son los normales con documentos compulsados para la justificación de proyectos ante la Comunidad de Madrid. Y que es absolutamente falso que haya recibido ni uno sólo a nombre del P. Alfredo Torres. Igualmente, no existe tal relación de cuatro años de la mencionada Fundación con la UFV.

No sé como Crónica puede publicar artículos irresponsables de este tipo con afirmaciones calumniosas gravísimas sobre «chantajes de autoridades», «conspiraciones contra la vida de personas», «narcotráfico» y «blanqueo de dinero».

Por nuestra parte, como congregación religiosa de la Iglesia católica, le puedo asegurar que actuamos y actuaremos con suma conciencia de nuestra misión al servicio de los hombres y cumpliendo responsablemente nuestros deberes eclesiales y civiles en la gestión de nuestras instituciones (cf. la reciente entrevista con nuestro administrador territorial en España donde se explica la naturaleza del Grupo Integer y del Integer Ethical Found que no tienen nada de misterioso). Próximamente tendremos que analizar con nuestros abogados si esta gestión responsable también exige medidas legales contra publicaciones calumniosas como el artículo presente.

No cabe duda de que los hechos lamentables que hemos tenido que conocer recientemente sobre la vida de nuestro fundador llegan a parecer grotescos. Sin embargo, estamos decididos a afrontar también esta realidad con decisión (cf. comunicado del 25 de marzo 2010) y en estrecha colaboración con la Santa Sede. Miramos hacia el futuro con gran confianza. Para mí no cabe duda de lo que es nuestra tarea: construiremos nuestra vida sobre la roca de Pedro, con la fuerza de Cristo resucitado y la ayuda de tantas personas de buena voluntad.

Firmado:

P. Jesús María Delgado, L.C., director territorial de los Legionarios de Cristo en España.

18 Abril 2011

PRECISIONES DE «CRÓNICA»

Idoia Sota

1 MUERTE DE MACIEL

Que el deceso se produjese en Jacksonville (Florida) -por primera vez se dice claramente- no implica que no hubiera estado antes en la citada casa de Los Angeles, donde ocurrieron los hechos relatados por Crónica, según testigos directos. Afirmar que Maciel recibió «en varias ocasiones los sacramentos de la Iglesia» induce a error: ¿fue a lo largo de su vida? El vicario general, Luis Garza, reconoció en Teotepec -la grabación que tiene Crónica también está en internet- que Maciel murió sin confesar sus pecados.

 

2 LOS MAFIOSOS DE TERMINI

La mansión de Termini (Sorrento) se adquirió como narra, entre otras fuentes, el ex legionario Patricio Cerda, quien pasó allí sus vacaciones durante 11 años: «El gobierno italiano se incautó de la residencia, propiedad de unos narcotraficantes. Antes de que se celebrara una subasta pública, los padres Javier García y Óscar Náder Kuri acudieron a la cárcel para informar a los anteriores dueños de su intención de montar una casa de retiro y evitar así posibles represalias por ocupar la residencia. Para la puja, se les indicó cuándo debían cantar y qué cantidad para hacerse con ella».

 

3 SUBVENCIONES PERDIDAS

En el reportaje no se afirma que las subvenciones que la Comunidad de Madrid concedió entre 2006 y 2008 a la Fundación Carita Feliz, cuyo presidente es Juan Uribe, se dieran en el periodo en que Patricio Cerda, el citado «experto», fue director de un colegio de la Legión en Colombia (entre 1999 y 2002). Cerda asegura, porque dispone de documentación que lo acredita, que algunas subvenciones que se han concedido a Mano Amiga, fundación de los Legionarios, «nunca llegaron a Colombia».

 

4 COMPLOT Y DETECTIVES

La narración de las muertes atribuidas a Maciel corresponde a El ilusionista, de Alejandro Espinosa, su sobrino. Crónica tiene documentado con fuentes autorizadas que «se habló» de un complot contra la vida del fundador. Sobre los detectives, cuenta un asistente a una comida en el reservado de un vasco en Madrid: «Garza estaba frente a mí; Malene [Oriol] a mi izquierda; a mi derecha, el P. Ignacio [Oriol]; a la izquierda de Malene el P. Santiago [Oriol]. Y Garza dijo: «Tuve que sacar de mi herencia y de la de mi madre y tuve que ponerle [a Maciel] un par de detectives»».

 

5 TRANSFERENCIAS RARAS

Crónica no afirma que se produjese una transferencia irregular ni que la realizara Sada (no es necesario un poder para ingresar dinero), sino que su cese se derivó de un aviso que Delgado recibió sobre este asunto. Un cofundador afirma: «Le comuniqué que se había ingresado un millón de euros desde Colombia, cuando Sada era director de Integer. Como consecuencia, despidió a Sada». Crónica tiene en su poder la carta en la que se informa del cese y otra en la que se agradece a este cofundador el bien que hace a la Legión.

 

6 CÁRCEL Y PAQUETES

La extradición de Gutiérrez, con los cargos que se expresan en el artículo, fue confirmada por una fuente cercana al gobierno de Aznar. Por otra parte, Juan Uribe es concuñado de Jorge Ignacio Restrepo porque un hermano de éste está casado con la hermana de Christine Davies, esposa de Uribe. Varias fuentes del colegio Everest aseveran que Restrepo dio una charla. Y, sobre los envíos desde Colombia, el padre Torres solicita en la carta que Crónica tiene en su poder: «[…] Los paquetes que vienen enviándose desde la ciudad de Medellín a nombre mío».

by BeHappy Co.