Search
A pesar de que se había asegurado que el Seleccionador se retiraría si España no llegaba a cuartos de final, todo parece indicar que va a continuar en su puesto

Mundial Alemania 2006: Humillante derrota de la España de Luis Aragonés que no logra pasar de octavos

HECHOS

El 27.06.2006 España fue eliminada del Mundial de Fútbol celebrado en Alemania.

Mundial2006_2   mundial06_2

Mundial2006_3   mundial06_3

mundial06_1

 

28 Junio 2006

La roja sólo pudo plantar la semilla

José Damián González

Llegó el autobús de la Selección Nacional (“España un país, una ilusión”) hora y cuarenta minutos antes del inicio al AWN Arena Stadium de Hannover y Luis y su tropa ya escuchaban de fondo a no menos de 5.000 aficionados gritar el ‘¡A por ellos, oé!, que ya se va a apagar como bendito soniquete musical en este Mundial de Alemania. Lo de la roja ha calado, pero se ha quedado tristemente (otra vez) en una semilla cuyos frutos no se van a poder recoger en la final soñada. “¡Sí, sí, sí, nos vamos a Berlín!”, coreaban los más de 20.000 españoles inasequibles al desaliento y al mal juego ayer de la Selección. Pues volvemos a casa antes de tiempo, que la historia sigue siendo cruel con España, con la roja.

Una de las múltiples pancartas que los españoles colgaron en las gradas de Hannover rezaba algo así como “llegó el día en que cambiamos la historia”, pero también se equivocó en su predicción. El hambre y las ganas de un Sabio no han bastado.

José Damián González

28 Junio 2006

Sin consuelo y también sin cabeza

J. J. Santos

Era un partido para la épica, pero sin perder la estética. Luis había ganado la batalla del atrevimiento en la caseta, Domenech apostaba por la prudencia. Nosotros buscaríamos a Xavi para tocarla, ellos a Henry para jugar a la contra. Nada que reprochar. Además el partido se puso de cara para los valientes. Era el momento de usar la cabeza. Y no supimos. Lo que aventajamos con la juventud, lo perdíamos con la inexperiencia. Hay que marcar y tu puerta, a cero. Se abía cansado de repetirlo Luis. Pero esas cosas se aprender perdiendo, no en la pizarra. Esta vez la tristeza no conlleva reproche alguno.

Queda el consuelo de que dentro de cuatro años medio equipo titular nuestro repetirá aventura en Suráfrica, mientras que los dignos vencedores de ayer lo verán por la tele. La ilusión de ahora nos la quitan ellos, los del colmillo retorcido, Vieira, Makelele y Zidane. Ellos nunca perdieron la calma ni la cabeza. Triste noche para Raúl, titular al fin e impotente para ayudar al equipo. Triste también para Cesc, superado por las circunstancias. Y para Torres y para Pernía… No siempre gana el toque. Perdimos el partido, pero ojalá que no perdamos la identidad.

  1. J. Santos
28 Junio 2006

¡No se ha roto nada!

Tomás Guasch

Ribery. Lo apadrina Zidane y cuentan los franceses que impuso su titularidad. Si es así, Zizou será un técnico magnífico. Volviendo a Ribery: su gol fue el principio del fin. Les dio alas y cortó las nuestras. La Marea Roja lo vio venir: sus caras en el descanso pintaban a que llevábamos una cornada. Era mortal.

Zidane sigue. Consolémonos los futboleros: Zizou sigue al menos un partido más. Tendrá la suerte que Raúl (99 partidos internacionales ayer) no tuvo, vérselas con Brasil. Que le vaya bien. Jugó un partido correctito y le sobró el gol a su amigo, el que más en el Madrid, Iker.

La Eurocopa. En plena depresión, casi una hora después del partido, dijo Torres: “Hay que pensar en la Eurocopa”. Que arrancará en septiembre. Francia ganó limpiamente. Pero no deja tierra quemada. Ni entre la gente ni entre los jugadores: ¡Queda la ilusión!

El final de Sergio. Pitó el árbitro y Zidane se fue hacia él al verle llorar. Lo abrazó. Lo besó. Sumen sus años, los de Cesc, Torres, Casillas, Villa… Jugaron para merecer algo mejor, pero el Mundial es así: Suiza se fue a casa sin perder un partido ni encajar un gol; Ucrania sigue y les metimos cuatro. La primera derrota española fue decisiva. ¡Ay el cruce!

Domenech y Luis. El gol de Ribery lo cambió todo y dejó una duda: ¿Planteó mejor la batalla Domenech que Luis? En la segunda parte pinta a que sí, pese a que los cambios de Aragonés fueron intachables. Nunca pudimos, y ahí estuvo la clave, superar la pareja Vieira-Makelele. ¡Ah, Makelele! Por su marcha empezó a descoserse el Madrid; por su aguante ayer empezó a descoserse España.

Los finales. Una enseñanza deja el 3-1: España debe aprender a cerrar los partidos. Gol del empate en el 41; el 2-1 en el 83. A balón parado. Mal defendido. El estadio se va vaciando entre los gritos de ¡allez les bleus! Y nos queda la sensación de que si llegamos al descanso con ventaja, el partido hubiera sido nuestro.

Colorín colorado. Este bonito cuento lamentablemente ya se ha acabado. La historia pesa, pero cambiará algún día. Verán como sí. ¡Viva España!

Tomás Guasch

29 Junio 2006

Zidane no nos dejara nunca

Frederic Hermel

Aunque no le hubiera dolido tanto cierta falta de respeto que se oyó por España estos últimos días, Zidane hubiera marcado ese gol a la selección de Luis Aragonés. Estoy convencido de ello. Zizou no es un jugador que se deja guiar por ánimos de revancha, por rabia o por voluntad de demostrar que los demás se equivocan. A esta altura del partido (¡nunca mejor dicho!) no tiene que convencer a nadie. No, Zinedine Zidane se mueve por talento y destaca por su capacidad de ofrecer genialidades. El tercer gol de Francia, obra de Zizou, es una joya y se tiene que ver como tal y no como la respuesta a cualquier crítica fuera de lugar. Yo no soy tan tranquilo y me pongo furioso porque pienso que, en Madrid, a un madridista se le debe respetar siempre, aunque el color de su camiseta sea azul durante una Copa del Mundo (curiosamente, la del martes fue blanca). A Zizou no le hacía falta esta motivación especial.

Zidane tiene esta gran particularidad de lucirse en los momentos importantes de su carrera, por eso y sólo por eso ha hecho un maravilloso partido. Otro más. Y el encuentro contra España, vaya si era decisivo para él… Porque podía ser el último de su vida. Igual que el encuentro del próximo sábado, frente a Brasil. Pase lo que pase, Zidane ha entrado otra vez en la leyenda de los mundiales y eso le da un poco más de eternidad. Por eso, los enamorados del fútbol pueden estar tranquilos: Zidane no se jubilará nunca.

Frederic Hermel

by BeHappy Co.