Search
El dimitido, franquista liberal, discrepa radicalmente de la línea impuesta por su cuñado Torcuato Luca de Tena y Brunet, presidente de la Junta de Fundadores

Nemesio Fernández-Cuesta Illana dimite como Consejero Delegado de la editora de ABC evidenciando la crisis interna

HECHOS

  • El 23 de noviembre de 1976 se hizo pública la dimisión del ex ministro D. Nemesio Fernánez Cuesta como Consejero Delegado de Prensa Española (editora de ABC) por discrepancias con Torcuato Luca de Tena y Brunet, presidente de la Junta de Fundadores de Prensa Española. 

D. Nemesio Fernández-Cuesta Illana dimite como Consejero delegado de Prensa Española por discrepancias con la línea editorial impuesta a ABC por la Junta de Fundadores que preside D. Torcuato Luca de Tena Brunet y el editorialista D. José María Ruiz Gallardón. Cuando lleguen las elecciones de junio de 1977 D. Nemesio Fernández-Cuesta Illana irá en las listas de UCD mientras que D. Torcuato Luca de Tena Brunet y D. José María Ruiz Gallardón irán en las de AP.

Desde que falleciera D. Juan Ignacio Luca de Tena, la crisis en el diario ABC y su empresa editora Prensa Española, no había cejado. A la guerra entre D. Torcuato Luca de Tena y Brunet (del ala más derechista) y D. Guillermo Luca de Tena (más centrista), se sumó la aparición del diario EL PAÍS, que arrebató un gran puñado de lectores al ABC.

La línea editorial derechista pro-Manuel Fraga impuesta por D. Torcuato Luca de Tena y Brunet (como presidente de la Junta de Fundadores) y D. José María Ruiz Gallardón, no hizo sino perjudicar al periódico. El periódico, con D. José Luis Cebrián Boné como director, había experimentado una perdida de lectores: de 190.000 lectores a 145.000.

ABC_Posible La revista izquierdista POSIBLE, dirigida por D. Alfonso Palomares, dedicó un amplio reportaje a analizar la crisis del diario ABC en abril de 1977 con el titular ‘Reyerta entre señoritos’.

Memorias

Rafael Pérez Escolar

El periódico que requirió mi colaboración en mayor medida, con más intensidad y durante más tiempo fue el ABC. Darío Valcárcel vino a mi despacho para contarme la situación crítica en que se hallaba el viejo rotativo. Guillermo Luca de Tena, presidente de Prensa Española y director del periódico, no acertaba a llevar apropiadamente una empresa de tanta envergadura, por lo que se inició una serie de conversaciones en las que intervinimos Guillermo Luca de Tena, Darío Valcárcel, Rafael Atienza y yo. Guillermo, con pocas esperanzas por su parte de que aceptase su ofrecimiento, me rogó que entrara a formar parte del consejo de administración de Prensa Española. No conocía mi condición innata de apostante por causas imposibles y se vio sorprendido por mi aquiescencia, lo que me permitió profundizar en los entresijos de la empresa: maquinaria obsoleta, organización deplorable, especialmente en cuanto al personal. La situación era tan desesperada que Nemesio Fernández Cuesta, una persona tan íntimamente vinculada a la familia Luca de Tena, presentó su dimisión como consejero delegado de Prensa Española, aunque siguió ocupando un puesto como administrador. Guillermo me ofreció la presidencia de la sociedad, lo que yo rechacé porque en mi despacho profesional me encontraba como pez en el agua y no estaba dispuesto a abandonar la abogacía por nada del mundo. Entonces me pidió que preparase la presentación de Prensa Española en suspensión de pagos.

by BeHappy Co.