Search

Premio Planeta 1995 – Fernando G. Delgado, periodista socialista de TVE gana con la novela erótica ‘La mirada del Otro’

HECHOS

Fue noticia el 16 de octubre de 1995.

16 Octubre 1995

Fernando Delgado gana el Premio Planeta una novela de alto contenido erótico

Xavier Moret

El periodista Fernando Delgado, presentador del telediario de TVE del fin de semana, fue proclamado ganador anoche del Premio Planeta de novela, dotado con 50 millones de pesetas. Delgado, nacido en Tenerife en 1947, ha publicado hasta la fecha cuatro novelas y se presentó al Planeta con. La mirada del otro, una historia de obsesiones y celos, con alto contenido erótico, que tiene por protagonista a una ejecutiva de la alta burguesía madrileña de los años ochenta. Lourdes Ortiz fue finalista del premio con una novela que trata del tráfico de niños en Sudamérica y en Rumanía.

La mirada del otro, que se presentó al premio con el nombre de La necesidad del espía y bajo el seudónimo Pedro Gaspar Otero, fue definida por su autor como una novela en la que «la protagonista, una ejecutiva de la alta burguesía madrileña de unos 40 años, escribe unos diarios en los que se refleja su vida, marcada por la relación que tuvo de niña con el padre de una amiga, lo que se traduce en que prefiere los hombres mayores».La citada mujer, que acaba casándose por conveniencia, se da cuenta de que su marido espía sus diarios. Es la mirada del otro, hecho que crea, en palabras de Fernando Delgado, «una tensión muy especial en la trama, ya que ella sigue escribiendo los diarios consciente de esta mirada especial».

Punto de vista femenino

En su novela anterior, Háblame de ti, publicada en 1993 por Alfaguara, Delgado ya adoptaba un punto de vista femenino para narrar una historia de amor ambientada en Italia. «Yo diría que La mirada del otro es mi mejor novela», explicaba ayer. «Estoy trabajando en ella desde 1990 y es la que más se aleja dé mi vida personal. Para escribirla, he utilizado retazos de mujeres que he conocido. Yo conozco a la protagonista, o, mejor dicho, conozco detalles de mujeres que son como ella».Fernando Delgado, que se llama en’ realidad Fernando González Delgado, siempre ha querido dejar muy claro que no es sólo un periodista que escribe, sino qué es y le considera un escritor. «Si yo llegué al periodismo», comenta, «fue por la literatura, ya que siempre me atrajo escribir». «No soy el chico del telediario que escribe novelas», llegó a decir en una ocasión.

Fernando Delgado, que se define como socialdemócrata, entró en RTVE hace 27 años y ha ocupado varios altos cargos en la radio y en la televisión públicas. Fue el primer director de Radio 3, responsable de los programas generales. de Radio Exterior de España y consejero de RTVE. Fue también director de Radio Nacional de España entre 1982 y 1986, hasta que lo destituyó Pilar Miró, y volvió a serlo en 1990. También ha sido director de Tele Expo en Sevilla y lo es ahora del telediario del fin de semana.

Adscrito a la escuela de litera tos canarios, Fernando Delgado publicó su primera novela, Tachero, calificada como «novela lírica», a los 26 años. Siguieron Exterminio en Lastenia (1980), obra de carácter experimental, y Ciertas personas (1989), retrato de, una ciudad tinerfeña en los años cincuenta. Hace. do! años publicó en Alfaguara Háblame de ti, que calificó como «su obra más personal».

Fernando Delgado también ha publicado poesía -Proceso de adivinaciones (1981) y Autobiografía del hijo (1995)- y es autor del ensayo Cuatro ejemplos para una nueva sociedad canaria (1985).

Lourdes Ortiz, finalista

La finalista del Planeta, Lourdes Ortiz, nacida en Madrid en 1943, se presentó al Premio Planeta con la novela La fuente de la vida, firmada con el seudónimo Alfredo Martín. Lourdes Ortiz trata en su libro de dos historias paralelas, ambientadas en Sudamérica y en Rumanía, con el tráfico de niños como eje. Su última novela, Antes de la batalla, la publicó en 1992 en la editorial Planeta y era una especie de retrato generacional, en los años 80, de personas procedentes de la izquierda.Lourdes Ortiz ha publicado hasta la fecha Luz de la memoria (1976), Picadura mortal (.1979), En días como éstos (1980), Urraca (1982), Arcángeles (1986), Los motivos de Circe (1988) y Antes de la batalla (1992).

A la presente edición del Premio Planeta, la número 44, se habían presentado un total de 256 novelas, de las que 21 pasaron a la final. El jurado estaba formado por Alberto Blecua, Ricardo Fernández de la Reguera, José Manuel Lara, Antonio Prieto, Carlos Pujol, Martín de Riquer, Antonio Gala y Manuel Lombardero.

16 Octubre 1995

El novelista y su maestro

Juan Cruz

La pasada primavera leyó Fernando G. Delgado parte de la novela que ahora. le han premiado con el Planeta ante un auditorio de estudiantes de la Complutense; él mismo sonreía tímido, inseguro pero satisfecho, en medio de las escenas en las que superaba las fronteras del pudor, como si hubiera conseguido con su transgresión dar el salto adeIante de una apuesta literaria que le viene de muy lejos: contar, contar historias, y contar las con toda libertad.Fernando fue, cuando aún iba en pantalón corto a llevar sus versos a los periódicos locales de Tenerife, un poeta de la experiencia, preocupado por lo que ocurría alrededor, y vitalmente comprometido con una idea que entonces le resultaba obsesiva: la autenticidad. Trabajó desde adolescente en la radio, en los periódicos, y en todos esos campos prosperó, mientras vivió en Tenerife y desde que se trasladó a Madrid, donde ha desarrollado una fecunda labor profesional, la personalidad que ahora perciben tantos españoles: elegante, respetuoso, culto, imaginativo. Un creador. Desde que la poesía le resultó un andamiaje demasiado sintético para expresar su obsesión por las historias, prefirió que los demás dejáramos de considerarlo un lírico, pero él mismo sabe que si su literatura narrativa ha alcanzado los niveles de conviccion que ahora ha consolidado el Planeta ha sido porque: detrás de esa frente de escritor de novelas sigue estando la adolescencia madura de la poesía.

Tachero, Exterminio en Lastenia, Ciertas personas y Háblame de ti, que son sus novelas hasta el momento, tienen bastante de esas dos vertientes de su personalidad literaria y de su estatura humana, que en su caso Van parejas: es también un crítico -y un autocrítico- de las costumbres, y quizá en ese ejercicio suyo de control literario sobre el mundo que ve ha conseguido asentarse como un extraordinario analista -lleno de humor y de paradoja- de la hipocresía que domina por todos los lados la convivencia, y acaso ése constituye el tema central de toda su obra novelística.

Esas actitudes literarias y personales, así como los rasgos de autenticidad que no han abandonado nunca a Fernando, provienen en gran parte del considerable efecto que sobre él y sobre su generación tuvo, Do mingo Pérez Minik, el crítico que introdujo en España el ejercicio respetuoso de la curiosidad y de la pasión como uno de los mejores instrumentos para relacionarse con los otros y con la literatura de los otros. A pe sar de que dejó las islas muy pronto, ese magisterio no le abandonó jamás, y parece pertinente recordar al viejo maestro comun como el hombre que in trodujo, a pesar de la oscuridad de los otros tiempos, la ilusión por la literatura y la convicción de la libertad en personas como Fernando G. Delgado, que luego han ido por el mundo libres pero enraizadas en ese riquísimo recuerdo.

by BeHappy Co.