Search
Se da la circunstancia de que Inda y la directora de PÚBLICO.ES, Pardo de Vera, mantienen un público enfrentamiento

PÚBLICO.ES y Carolina Bescansa entran en el periodismo rosa desvelando el divorcio y el pleito de Eduardo Inda Arriaga con su ex esposa sobre el pago de la pensión para sus hijos

HECHOS

Fue publicado el 3.12.2016 coincidiendo con la emisión del programa ‘La Sexta Noche’ en el que participa el Sr. Inda.

CUENTAS DE TWITTER QUE SE ESFUMAN

  Los supuestos impagos del Sr. Inda a la pensión de su ex mujer y sus hijos fueron difundidos en Twitter por los tuiteros ‘@MichelPoli_ y @ciglesias_rp. PÚBLICO justificó la publicación en que la información ya estaba en las redes. Sorprendentemente estos tuiteros y sus cuentas eran borradas después del 3 de diciembre de 2016, en que se emitió el programa de LA SEXTA en el que fueron aludidos.

03 Diciembre 2016

La Justicia embarga el sueldo de Eduardo Inda en La Sexta

PÚBLICO (Directora: Ana Pardo de Vera)

La Justicia ha dictado el embargo del salario, sueldos y otros ingresos de Eduardo Inda en La Sexta por incumplir sus obligaciones económicas con sus hijos, según la ejecución forzosa difundida por las redes sociales y que ha sido dictada por el Juzgado de Primera Instancia número 4 de Alcobendas (Madrid). Público ha recogido la sentencia tras confirmarla con fuentes judiciales y comprobar su impacto entre la opinión pública, donde las redes han convertido en trending topic la información sobre la cadena de Atresmedia y su colaborador estrella.

La resolución establece que el director de OK Diario sólo podrá disponer cada mes del mínimo legal establecido en este tipo de ejecuciones hasta que satisfaga los 13.344,44 euros que el juzgado ha sentenciado que debe a su ex esposa y a sus hijos, así como el pago de otros 4.000 euros adicionales en concepto de los intereses devengados y de las costas procesales.

Tuit sobre el embargo de sueldo a Inda

La ejecución forzosa está fechada el pasado 19 de octubre de 2016, y llega después de que el director de OK Diario no haya satisfecho su deuda en un procedimiento de Familia abierto en el año 2015 tras la demanda presentada por su ex esposa.

La Sexta no podrá pagar al director de OK Diario, sino que deberá bloquear su salario e ingresar estas retenciones en la cuenta de consignaciones del Juzgado, abierta en el Banco de Santander, con el fin de que este dinero sea entregado a su ex esposa e hijos.

El Letrado de la Administración de Justicia del juzgado de Alcobendas establece en la Diligencia que ordena la ejecución forzosa de Inda el sistema de cálculo con el fin de que La Sexta realice las retenciones de su salario e ingresos.

Las retenciones están reguladas por la Ley de Enjuiciamiento Civil (artículo 607), y el embargo se ejecuta cuando los ingresos son superiores al Salario Mínimo Interprofesional, como es el caso del director de Ok Diario, que permanecerá embargado hasta que no salde la totalidad de esta deuda, según establece la Ley.

Eduardo Inda se ha referido en La Sexta Noche al caso alegando lo siguiente: «Me divorcié hace siete años y hace unos meses mi exmujer me reclamó 13.000 euros. Yo le metí una demanda reclamándole 25.000 euros. El juez ha dictado el embargo porque se dicta independientemente de quién tenga la razón, como el juez también va a dictar con ella. Está demandada por mí porque incumple el régimen de visitas y mi actual paraeja se ha querellado contra ella porque le ha intentado agredir y le ha difamado».

Diligencia Inda by Público.es on Scribd

04 Diciembre 2016

Por qué difundimos el embargo de Inda

Ana Pardo de Vera

Las críticas, advertencias y hasta amenazas personales recibidas en las últimas horas y la imposibilidad de dar respuesta a todas las bienintencionadas me han decidido a explicar los motivos por los que Público decidió hacerse eco del embargo del sueldo del director de Ok Diario, Eduardo Inda, en La Sexta.

El viernes 2 por la mañana, Público recibió la noticia de que había una orden judicial para embargar el salario de E.I. en La Sexta por incumplir sus responsabilidades familiares y que iba a ser difundida.

El mismo viernes, efectivamente, la noticia se publicó en Twitter con la orden judicial impresa y un usuario de la red social, apeló a Público y a El Diario (como posteriormente recogimos) para que la difundiéramos. Entonces, empezó un complejo debate editorial interno, que, como todos los debates que requieren de una conclusión definitiva (en este caso, difundir o no difundir), mantienen probablemente zonas de sombra no resueltas, sea cual sea la conclusión, y para las que no podemos más que apelar al juicio de nuestros lectores, que son la gran prioridad de Público por encima de cualquier otra y a los que hoy hemos querido contar todas las claves.

Las razones que inclinaron la balanza hacia la difusión del embargo del sueldo de E.I. en La Sexta, y que otros medios como La Vanguardia20 Minutos o El Periódico creo que debieron de considerar igualmente, han sido las siguientes:

Público no buscó la noticia, sino que la noticia llegó a Twitter y empezó a ser difundida, con la repercusión que cabía esperar y que supone otra noticia en sí misma.

–El director de OK Diario es un personaje de interés público, muy mediático y de cuyo trabajo, además, dependen la trayectoria profesional y personal de muchos responsables políticos, sociales y de cualquier ámbito de la sociedad que el propio E.I. considere noticioso. Por su trabajo, pues, y el alcance de sus decisiones, el exdirector de Marca posee un plus de responsabilidad pública inherente a la actividad periodística.

–La noticia es una decisión judicial de carácter público (art. 120 de la Constitución Española) cuya veracidad, Público, obviamente, se encargó de contrastar con sus fuentes judiciales antes de reproducirla.

–El contenido de la orden judicial afecta a la vida privada de E.I., pero este periódico concluyó que también a la profesional (con su inherente responsabilidad de carácter público) al contradecir muchos de los argumentos que el director de OK Diario emplea como justificación de sus informaciones y análisis públicos sobre responsables ídem, particularmente en lo que atañe a su percepción de la ética de los sujetos de sus noticias y opiniones.

–La orden judicial entra de lleno en el ámbito del trato a las mujeres, del poder patriarcal y todas sus consecuencias sobre la evolución social hacia la igualdad plena, un área en la que Público se ha comprometido de lleno y no puede desentenderse. En Illes Balears, por ejemplo, una propuesta del Govern aprobada por unanimidad en julio considera maltrato a la mujeres dejar de pasar la manutención para los hijos y, en el caso de E.I., hay una orden judicial tomada en base a unos hechos que Público ha concluido que no podía ignorar si quiere ser coherente en su defensa de la igualdad y en la denuncia de comportamientos contra los sectores más vulnerables.

–El director de OK Diario, durante una larga explicación de este asunto el sábado en La Sexta Noche, contó su versión de los hechos, que Público, naturalmente, ha recogido en su web, aunque sin prueba documental alguna que los sustentase, como habría sido nuestro deseo.

Desde los ámbitos peor intencionados han llegado a esta directora reproches, insultos, advertencias y amenazas personales, incluso contra su integridad física, por haber permitido la difusión de un hecho noticiable –como aquí se explica– como «venganza» por el desgraciado episodio que me llevó a abandonar La Sexta Noche: «Como Eduardo se metió con tu familia, tú te metes con la suya». Nada más simplista y alejado de la realidad que esto.

No tengo ningún problema en hablar de mi familia, de la que estoy muy orgullosa; como ella de mí. El problema lo tengo cuando en un debate se contraponen dos estrategias muy desiguales: mentir impunemente y decir la verdad, que es exactamente lo que se nos debe exigir a los periodistas. «Me equivoco pero no miento», como recuerda en su perfil de Twitter mi admirado Jesús Maraña, director de Infolibre. En eso estamos.

04 Diciembre 2016

Inda responde a las injurias de Bescansa y del diario podemita Público

OKDIARIO (Director: Eduardo Inda)

El director de OKDIARIO, Eduardo Inda, ha respondido hoy en La Sexta Noche a las insidias lanzadas contra él por la diputada de Podemos Carolina Bescansa y por el diario podemita Público.

Durante el programa, Bescansa se ha mostrado más maleducada que nunca, ha acusado al periodista de practicar «violencia machista» y ha aludido personalmente a su familia y a sus hijos.

«Por respeto a ti mismo, a tu familia y a tus hijos», ha afirmado la diputada de Podemos dirigiéndose a Eduardo Inda, «si quieres hablar de machismo lo primero que tienes que hacer es explicar por qué hoy todas las redes sociales están hablando de ti. Hoy hemos sabido que hay una sentencia que te condena por no pasar la manutención de tus hijos».

El presentador del programa, Iñaki López, ha terciado varias veces para aclarar que «aquí venimos a hablar de temas de interés general. Hablar sobre los Presupuestos del Estado y del Salario Mínimo Interprofesional es mucho más interesante para el público que hablar de la vida íntima y privada de Eduardo Inda».

Pese a ello, la diputada de Podemos ha afirmado: «Esto no es una cuestión personal. La nueva Ley de Violencia Machista de Baleares califica de violencia machista lo que ha hecho este señor».

Eduardo Inda ha respondido a estas acusaciones, pero antes ha recordado que «para machismo el de Pablo Iglesias, que dijo en un chat de Podemos que azotaría a la periodista Mariló Montero hasta que sangrase».

Mientras Bescansa continuaba intentando embarrar el debate, Inda ha explicado: «Es mi vida personal, y lo último que hubiera deseado es tener que contarlo y aclarárselo a Carolina Bescansa y a todos los maledicentes».

«Me divorcié hace siete años», ha añadido, «hace unos meses mi ex mujer me reclamó unas cantidades que suman 13.000 euros. Yo le había metido una demanda reclamándole 25.000 euros. El juez ha dictado el embargo [de parte de su sueldo] porque el embargo se dicta independientemente de que tengas razón en el fondo. Como a ella la van a embargar, porque es mucho más lo que ella me debe que lo que yo le debo».

El periodista ha explicado que su ex mujer «está demandada por mi parte porque incumple el régimen de visitas, no me deja ver a mis hijos. Y está querellada por mi actual pareja porque la ha intentado agredir, la ha intentado robar, la ha insultado, injuriado y calumniado. Y todo eso se va a sentenciar en un juicio que se va a celebrar el próximo mes de diciembre».

Inda ha añadido que «los que están mancillando mi intimidad y mi vida privada van a tener la correspondiente sanción penal».

05 Diciembre 2016

El padre de Bescansa fue condenado por la muerte de una joven tras una cirugía estética

PERIODISTA DIGITAL (Director: Alfonso Rojo)

Su abuelo, Ricardo Bescansa, fundó los laboratorios con los que amasó una gran fortuna durante el franquismo

El padre de la diputada de Podemos Carolina Bescansa, Fermín Bescansa, fue condenado a indemnizar con 12 millones de pesetas a la familia de una paciente de 19 años, que murió cuando era sometida a una operación de cirugía estética en una clínica que carecía de licencia.

A este hecho se refería el periodista Eduardo Inda el 3 de diciembre de 2016 en La Sexta Noche cuando, tras recibir un brutal ataque personal de la diputada de Podemos, invitó a los espectadores a buscar en Google los nombres «Fermín Bescansa» y «María del Pilar Santamaría».

Como recuerda OKdiario, Carolina Bescansa procede de una de las familias más adineradas de Santiago de Compostela. Su abuelo, Ricardo Bescansa, fundó los laboratorios que llevan el nombre de la familia, que reunió una gran fortuna durante el franquismo gracias a la comercialización del laxante Bescansa.

El padre de la diputada de Podemos, Fermín Bescansa Martínez, estudió Medicina, dirigió el Servicio de Anestesia y Reanimación del Hospital provincial y presidió la Sociedad Gallega de Anestesia.

María del Pilar Santamaría Cabezas es el nombre de la joven de 19 años, estudiante de Bellas Artes, que falleció el 24 de septiembre de 1989 tras ser sometida a una operación de cirugía estética de nariz en la clínica de Nuestra Señora de la Esperanza de Santiago de Compostela.

A raíz de este fallecimiento, la Fiscalía solicitó penas de prisión para los dos facultativos que habían participado en la intervención quirúrgica: cuatro años y dos meses de prisión para el anestesista Fermín Bescansa Martínez (padre de la actual diputada de Podemos Carolina Bescansa, que en aquel momento tenía 18 años) y dos meses de prisión para el cirujano Jacobo Maiz.

El Ministerio público reclamaba a ambos facultativos indemnizaciones que suman 14 millones de pesetas para la familia de la joven fallecida. El Fiscal atribuyó al padre de Carolina Bescansa un delito de «imprudencia profesional con resultado de muerte».

Finalmente, el padre de Carolina Bescansa fue condenado a indemnizar con 12 millones de pesetas a la familia de la joven fallecida, según publicó el diario El Mundo. La sentencia atribuye a Fermín Bescansa una «imprudencia simple con resultado de muerte», una calificación de los hechos más leve que la que pedía el fiscal.

05 Diciembre 2016

Convertirse en Eduardo Inda, confundir venganza con periodismo

Antonio Maestre

Eduardo Inda está ahí gracias a vuestro odio, a vuestra necesidad de venganza. Lo exprime y vive de él. Arrojarle el odio utilizando cuestiones personales le fortalece

Eduardo Inda es la antítesis del periodismo, un hombre dedicado a conseguir visitas en un libelo que se nutre de difamaciones, insultos y fuentes de dudosa moral. Algo que le es rentable y explota gracias a la instrumentalización del odio. Que no lo dude nadie. Eduardo Inda está ahí gracias a vuestro odio, a vuestra necesidad de venganza. Lo exprime y vive de él. Arrojarle el odio utilizando cuestiones personales le fortalece. Nunca es legítima ni está justificada la utilización de cuestiones personales para arrojarlas al adversario. El odio no puede marcar la agenda.

No se me olvidará una frase que Eduardo Inda me dijo tras la finalización de un programa en el que coincidimos. Inda había convertido en noticia un mensaje que publiqué sobre Carolina Marín. No me gusta su actitud en las pistas y mostré mi apoyo a su rival en la final. Aquello acabó con una noticia en su digital con un titular riguroso: «El periodista podemita Antonio Maestre deseó la derrota de la española Carolina Marín«. Cuando acabó el programa en el que me acusó de antipatriota por expresar aquella opinión, como si eso importara a alguien, sólo se me ocurrió decirle cuando nos cruzamos en maquillaje: «Ya te vale, Eduardo». Su respuesta define su visión sobre la profesión: «¿Por qué? Eso es mejor para ti, te doy publicidad«.

Diferenciarse de esta manera de proceder es lo mejor que se puede hacer para dignificar la profesión. La utilización de una cuestión personal para cobrarse las deudas pendientes es situarse en el nivel en el que mejor se maneja Inda. Para resarcirse de los insultos no es legítimo actuar del mismo modo que él lo hace. Sentarse enfrente de Eduardo Inda en un plató no es razón para convertirse en él y utilizar sus mismas herramientas. En el fango ganará. Siempre.

Humanamente comprendo la reacción que Carolina Bescansa tuvo en La Sexta Noche cuando aludió a los problemas privados de Eduardo Inda. Bescansa ha sufrido —igual que el resto de sus compañeros de Podemos— acusaciones, difamaciones, insultos y descalificaciones de toda índole, tanto políticas como personales, por parte de Inda. Han hecho bien en acudir a los tribunales cada vez que se han sentido heridos o atacados por sus mentiras. Pero se equivoca gravemente si legitima la utilización de cuestiones personales en el debate público. No es el camino para enfrentarse a la ignominia.

El código deontológico de la FAPE dice: «Sólo la defensa del interés público justifica las intromisiones o indagaciones sobre la vida privada de una persona sin su previo consentimiento». Además, el Código de Ética Internacional del Periodismo de la UNESCO incidió en este tema: “Inmiscuirse en la vida íntima de las personas, salvo en casos de que se violente el orden público o se trate de hechos noticiosos de interés».

No cabe duda de que la actitud de Eduardo Inda al violar estos principios de forma sistemática ha provocado ese odio que hizo que la publicación de la resolución judicial del embargo de su sueldo en las redes sociales fuera un hecho noticioso de interés. Puede que haya quien considere que el hecho de que Eduardo Inda sea un tertuliano en vez de un periodista incida en el interés público para que sea necesario conocer su litigio matrimonial. Yo tengo claro que no lo justifica y que el uso de esa noticia de ámbito privado sobre Eduardo Inda violenta los códigos deontológicos. No repitamos el error.

La serie Black Mirror se ha convertido en un eslogan denuncia contra el sistema. Se ha utilizado en multitud de ocasiones para comparar hechos que se suceden en la vida real. El capítulo titulado Odio nacional reflexiona sobre la mala utilización de las redes sociales, una herramienta valiosa que cuando el enjambre usa de forma racional produce resultados maravillosos, pero que cuando se inocula con inquina produce dolor. Que el odio a un personaje lleve un hecho a ser lo más comentado en las redes no lo convierte en noticia, sólo es un síntoma determinado de la polarización social y de un algoritmo caprichoso. Pinchemos la burbuja de la rabia y llenémosla de pensamiento crítico y razón.

10 Diciembre 2016

Por qué no publicamos la noticia del embargo a Eduardo Inda

Ignacio Escolar

No, no la publicamos, por dos motivos. El primero y principal: que en el momento que apareció la noticia teníamos serias dudas sobre su veracidad. La fuente de la que salía la documentación con la diligencia de embargo era una cuenta de twitter que después fue borrada. El tuit con la documentación apareció en la madrugada del viernes. El diario Publico.es lo recogió a primera hora del sábado. Poco después, el autor del tuit con la documentación borró la cuenta. También desaparecieron otros supuestos tuiteros que habían movido ese tuit. Es muy sencillo manipular con un ordenador documentos de este tipo, y unas cuentas que desaparecen a las pocas horas no nos parecieron las fuentes más fiables. En eldiario.es nunca publicamos noticias cuyo origen sea tan dudoso.

El segundo motivo para no publicar tiene que ver con nuestros criterios éticos sobre qué es y qué no es una noticia. Informamos regularmente sobre Eduardo Inda y su medio digital, Ok Diario, en aquellos asuntos que consideramos que tienen clara relevancia informativa. Por ejemplo, desmontamos esa supuesta documentación exclusiva copiada de Youtube que Ok Diario utilizó para acusar a Pablo Iglesias de haber recibido dinero de Venezuela en un paraíso fiscal. También hemos informado sobre las demandas que tiene pendientes, sobre su conexión con los informes falsos elaborados por la Policía contra rivales políticos del Gobierno, como la falsa cuenta en Suiza del exalcalde de Barcelona Xavier Trías, o sobre su papel en la recusación de la jueza de los discos duros de Bárcenas. Pero no creo que el divorcio de Eduardo Inda y los pleitos que mantenga con su exmujer deban de ser noticia. Más aún cuando lo que había no era una sentencia –no hay una condena penal–, sino solo una diligencia de embargo filtrada de manera muy irregular por Twitter y que afecta a un pleito de familia, con menores de edad.

Posteriormente, con la intervención de Eduardo Inda y Carolina Bescansa en La Sexta Noche a última hora del sábado, sí quedó parcialmente acreditada la veracidad de la documentación. Pero aún así decidimos no entrar en el tema. Creo que hicimos bien. El periodista Antonio Maestre ha publicado esta semana en La Marea un artículo sobre este asunto. «Nunca es legítima ni está justificada la utilización de cuestiones personales para arrojarlas al adversario. El odio no puede marcar la agenda», dice Maestre. Estoy de acuerdo con él.

by BeHappy Co.