25 septiembre 1990

Rosa Villacastín (Diario YA) asegura que INTERVIÚ pagó a Lolita Flores la cifra de 10 millones de pesetas por posar para su revista

Hechos

El 25.09.1990 la revista INTERVIÚ publica el editorial «El Ya apuesta por la mentira».

Lecturas

A pesar de que el 25 de septiembre de 1990 la revista INTERVIÚ publica un editorial contra Dña. Rosa Villacastín, en la que acusan de antiprofesional, cotillera y mentirosa, tan sólo dos años después, el 2 de marzo de 1992 ella aparecerá firmando artículos en la misma INTERVIÚ donde fue fichada como columnista por su editor D. Antonio Asensio Pizarro.

25 Septiembre 1990

"El YA apuesta por la mentira"

INTERVIÚ (Director: Ignacio Fontes)

Leer

El nuevo equipo del diario madrileño YA ha conseguido hacer que el periódico que fue propiedad del a Editorial Católica un órgano liberal que busca y está encontrando un hueco en la información regional de la Comunidad de Madrid. El director Miguel Larrea cuenta con un equipo de magníficos periodistas – González Yuste, Baviano, Jáuregui – que están realizando un gran trabajo. Tiene, sin embargo, rémoras de los viejos tiempos, como es la ‘cotillera’ (reportera-cotillera) Rosa Villacastín, que se distingue por sus aventuradas ‘informaciones’ sobre asuntos ‘del corazón’. Es famoso su patinazo-exclusiva sobre la hospitalización de Amparo Muñoz por estar, supuestamente, enferma de SIDA en fase terminal, sin haber llamado siquiera al hospital y estando la actriz en Marbella tan sana y tan pimpante.

Ahora, con motivo de las fotos de Lolita Flores en INTERVIÚ (num 749) dice que la hija de la Faraona recibió diez millones de pesetas por posar semidesnuda. No solamente es mentira sino que el procedimiento de la Villacastín es antiprofesional. Si hubiera llamado a este semanario hubiera recibido información, o no, en este caso estaría justificada la burda invención de la ‘cotillera’. El llamar al a fuente de información es el abc periodístico, pero Villacastín, como muchos ‘cotilleros’ del corazón, no logra pasar de los ‘palotes’.