Search
Les acusa de haberse alineado con la ultraderecha

Rubén Sánchez (FACUA) publica una artículo contra las cadena de tiendas PRIMOR como venganza a un ataque de su comunity manager desde Twitter

HECHOS

El artículo es publicado el 31 de agosto de 2022.

31 Agosto 2022

Primorosos de la vergüenza ajena

Rubén Sánchez

Hoy Primor es para una multitud de consumidores un negocio de derechas, muy de derechas, donde la gente de izquierdas solo merece insultos o mofas

La mancha que acaba de hacerse la cadena de perfumerías Primor por una sucesión de mamarrachadas en su cuenta de Twitter es de las difíciles de quitar. Al más puro estilo Mr Bean, han intentado borrar con rotulador una salpicadura de chocolate y, al ver que no se iba, han escupido sangre encima.

Una absurda estrategia de redes sociales que posiblemente se utilizará para enseñar a los estudiantes de publicidad y marketing como ejemplo de lo que no hay que hacer ante crisis reputacionales ha provocado que hoy Primor sea para multitud de consumidores un negocio de derechas, muy de derechas, donde la gente de izquierdas solo merece insultos o mofas.

Todo empezó cuando, advertido por un usuario de Instagram —gracias, Sergi—, este miércoles vi cómo la cuenta de Primor había retuiteado un mensaje donde un tipo me insultaba y acusaba de provocar el cierre del perfil de Twitter de un negocio regentado por un señor de extrema derecha. Así que publiqué un tuit con un pantallazo que inmortalizaba el momento y el texto: “Son un primor los de Perfumerías Primor (@pprimor)”.

Ante los cientos de comentarios, la empresa reaccionó con un hilarante tuit donde pretendía hacer creer algo así como que se les había averiado su Twitter. Y como con ello solo provocaron que lo ocurrido se hiciera más viral, volvieron a reaccionar poniendo la guinda en su pastel de mierda. De alguna manera, sacaron pecho de que el señor que maneja su cuenta es muy de derechas e intentaron bromear con someterlo a una terapia de conversión. En su cabeza parecía espectacular

Aunque hasta ahora no habían lanzado o retuiteado mensajes que vincularan a la marca con la extrema derecha, lo cierto es que en la lista de perfiles seguidos por la cuenta de Twitter de Primor hay un nutrido grupo de conocidos ultraderechistas patrios.

El hecho de que siguieran a esos destacados personajes  —vete tú a saber en qué pensaban cuando diseñaron esa estrategia de social media— ya inducía a sospechar que si retuitearon un mensaje donde un anónimo me insultaba lo hicieron porque no soy precisamente votante de Vox. El simulacro de disculpas que lanzaron después de la polémica despejó cualquier duda, con esa ingeniosa broma en la que aseguraban que iban a obligar a su community manager a ver El Intermedio, programa que en otro alarde de inteligencia ubicaron en la parrilla del fin de semana de laSexta, cuando en realidad se emite de lunes a jueves.

Curiosamente, la cuenta de Primor, con poco más de 20.000 seguidores, estaba prácticamente muerta desde hacía dos meses. A comienzos de año tenían un ritmo de una media de un tuit al día. Comenzó a decaer en mayo, hasta al punto de que desde finales de junio no habían publicado ni un solo tuit dirigido a todos sus seguidores y su actividad en esta red social se había limitado a contestar a preguntas y quejas de usuarios. La única excepción, el retuit en cuestión, que llevaba semanas siendo lo primero que veía cualquiera que entrara en el perfil de Primor.

Su estrategia Mr Bean ha acabado convirtiendo a su marca en trending topic, y no precisamente con menciones positivas. En la tarde del martes “Primor” llegó a alcanzar la posición número 11 en las tendencias nacionales y al día siguiente, la 14.

Los de Primor podrían haber evitado avivar el fuego si hubieran hecho lo mismo que la protagonista de una de las grandes meteduras de pata cometidas por una marca en redes sociales en otro tuit con connotaciones políticas. Ocurrió con Hawkers en 2016, cuando tras la victoria de Donald Trump en las elecciones presidenciales de EEUU publicó desde la cuenta de su filial en México un tuit con este texto: “Mexicanos, pónganse estos lentes para que no se les noten los ojos hinchados mañana en la construcción del muro #electionNight”.

El piloto mexicano de Fórmula 1 Sergio Pérez reaccionó rompiendo su contrato publicitario con la firma. Por su parte, el equipo de beisbol Los Diablos Rojos anunció que dejaría de vender los productos de la marca en su tienda. A diferencia de Primor, los de Hawkers México no lo estropearon aún más al pedir disculpas. “Hemos cometido un grave error. Hoy CM significa Cagada Máxima. No volverá a ocurrir #losentimosdecorazonMexico”.

by BeHappy Co.