Search
Gran sacudida a la estructura de la banca en España

‘Los Albertos’ se hacen con el paquete mayoritario del Banco Central, el primer banco del país con el apoyo de De la Rosa

HECHOS

La sociedad Cartera Central (formada por Construcciones y Contratas y KIO) compró más del 12,25% de las acciones del Banco Central en noviembre de 1987, convirtiéndose en los primeros accionistas del banco.

El 26 de noviembre de 1987 se hace oficial que la sociedad Cartera Central, formada por Construcciones y Contratas y por el grupo Kuwait Investment Office (KIO), se ha convertido en el accionista mayoritario del Banco Central al adquirir el 12,25% de sus acciones dejando en una compleja situación al presidente del Banco Central, D. Alfonso Escámez López, que, en base a ese porcentaje debería incluirlos en los órganos de Gobierno del banco en la siguiente Junta de Accionistas del banco, algo a lo que el Sr. Escámez López se opone por considerar que esta operación se producido fuera del plazo establecido para ser tenido en cuenta en la siguiente junta de la entidad.

Tras negociaciones la Junta General Extraordinaria del Banco Central celebrada el 23 de enero de 1988 acepta nombrar consejero a un representante de Cartera Central, D. Romualdo García Ambrosio. ‘Los Albertos’, no obstante, consideraban que le correspondía una presencia mayor, algo que se resolvería en la Junta General de Accionistas previsto para el 25 de junio de 1988. Periodo en el que duró la pugna, pugna en la que el presidente de El Corte Inglés, D. Ramón Areces, se posicionó del lado de D. Alfonso Escámez López.

El 22 de junio de 1988 en Diario16 D. Alberto Cortina Alcocer y D Alberto Alcocer Torra aparecían en portada arremetiendo contra la gestión del Sr. Escámez López. Y el 25 de junio de 1988 – mismo día de la Junta de Accionistas del Banco Central – el periódico El País publica en portada una información firmada por D. Jesús Cacho que asegura que el grupo KIO va a romper con ‘Los Albertos’ y abandonar Cartera Central, información que, de ser real, debilitaba la posición de los Sres. Cortina Alcocer y Alcocer Torra, pero que al final se demostró inveraz.

En la Junta General de Accionistas del 25 de junio de 1988 finalmente el Sr. Escámez López aprobó que el número de consejeros de Cartera Central subiera de uno a cuatro consejeros: D. Alberto Cortina Alcócer, D. Alberto Alcocer Torra, D. Romualdo García Ambrosio y D. Álvaro Alepuz.

LOS ALIADOS:

alberto_cortina_alcocer D. Alberto Alcocer y D. Alberto Cortina, al frente de Construcciones y Contratas, se decidieron por el asalto al Banco Central.

javier_de_la_rosa D. Javier de la Rosa, el representante del grupo kuwaití KIO en España, se alió con ‘Los Albertos’ en aquella operación para apoderarse del Banco Central.

garcia_ambrosio D. Romualdo García Ambrosio, el encargado de representar las acciones de Cartera Central en el consejo del Banco Central.

mariano_rubio D. Mariano Rubio, el Gobernador del Banco de España mantenía buenas relaciones con ‘Los Albertos’ y dio el visto bueno para aquella operación.

LA VÍCTIMA:

alfonso_EscamezGuerra_Escamez_Albertos El presidente del Banco Central, D. Alfonso Escámez, era el mayor perjudicado por el asalto por parte de Cartera Central. Su objetivo será lograr que los nuevos accionistas tengan el menor poder posible en el consejo para que no puedan desalojarle de su cargo.

 

20 Noviembre 1987

El Control del Central, una Cuestión de Familia

Mariano Guindal

El control del principal paquete del accionariado del Central, a través de la empresa creada por Construcciones y Contratas y KIO, es una cuestión de familia. Los Albertos, que junto a sus socios kuwaitíes controlan el 12,25% del primer banco del país, son sobrinos en segundo grado del presidente del Central, Alfonso Escamez.

La historia de Construcciones y Contratas es la siguiente: esta empresa es propiedad de un aristócrata, casado con una marquesa. Al enviudar ésta, quedó con dos hijas pequeñas, por lo que pidió a Ramón Areces, presidente de El Corte Inglés y gran amigo, que le ayudase a llevar la empresa de su esposo. Areces aceptó ser presidente de la compañía y durante largos años se ocupó de la misma, como si fuese suya, a pesar de no tener no una sola acción.

Las dos hijas se casaron con los sobrinos de Alfonso Escámez, Alberto Cortina de Alcocer y Alberto de Alcocer Torra. Así se formaron las parejas que en los círculos financieros se conocen como ‘los Albertos’. Ambos son primos entre sí.

Con el tiempo incorporaron a los negocios familiares a su primo, Alfonso Cortina, propietario de Prima Inmobiliaria, magníficamente relacionado con la oficina kuwaití de inversiones (KIO). Los Albertos se hicieron con el control efectivo y legal de Construcciones y Contratas, pasando Ramón Areces a un segundo plano por cuestiones de edad.

Los dos primos hicieron grandes negocios, mostraron un gran talento para las finanzas y pronto entraron en el Banco Zaragozano, coincidiendo con Ramón Areces, que también había adquirido un importante paquete de acciones. Los nuevos socios pusieron como presidente del Consejo de Administración del Zaragozano, al que fue gobernador del Banco de España, Álvarez Rendueles, que había mantenido sus más y sus menos con Alfonso Escámez, tras un intento de Rendueles de sustituirle al frente del Central.

El pasado domingo, día 22, los Albertos se reunieron en Londres con Javier de la Rosa, representante en España de KIO – al que habían conocido a través de su primo Alfonso – con la idea de constituir una sociedad anónima para la tenencia y administración de acciones del Banco Central. Para ellos KIO ponía su 4,95% de acciones y los Albertos los 32.000 millones de pesetas, de los cuales 18.000 sería en efectivo, para la compra de acciones del Banco Central. Para ello KIO ponía su 4,95% de las acciones y los Albertos los 32.000 millones de pesetas, de los cuales 18.000 serían en efectivo, para la compra de las acciones del Banco Central a una serie de fondos de pensiones y de inversiones extranjeros que las tenía en su poder y con los que ya se ha concertado la compra.

Así, los dos Albertos y Alfonso inician con KIO unas relaciones cmerciales que prometen ir a más. Hay posibilidades de entrar en negocios de construcción, alimentación, papelera, químicas, etc.

El martes se informa de la operación al gobernador del Banco de España, Mariano Rubio, que, a su vez, informa al Gobierno.

Los ‘Albertos’ se reúnen el miércoles, 25, con Alfonso Escámez para informarle de la operación. La reacción de éste fue de compresión. Por su parte, hubo buenas palabras. La nueva sociedad controlará el mayor paquete de acciones seguida de la que constituye el actual Consejo de Administración, cuyos principales accionistas son Marita Villalonga y los hermanos Escámez, que en total pueden controlar entre el 7 y el 8% de las acciones. Pero en realidad esto no preocupa a Alfonso Escámez, ya que su liderazgo en el Central es tan fuerte que será muy difícil desbancarse.

27 Noviembre 1987

Construciones y Contratas y KIO forman una sociedad para controlar el 12,25% del Banco Central

Jesús Cacho & Salvador Arancibia

El grupo Construcciones y Contratas, cuyos máximos responsables son Alberto Cortina y Alberto Alcocer, y el Kuwait Investment Office (KIO) han constituido una sociedad, cuyo capital social embolsado supera los 32.000 millones de pesetas, con el objeto de tener y administrar acciones del Banco Central por un equivalente mínimo al 12,25 % del total de dicha institución financiera. La nueva sociedad se constituye en el primer accionista del Central y, por ahora, no pretende tener representación en el consejo de administración. El presidente del Banco Central, Alfonso Escámez, tuvo conocimiento de la operación el pasado miércoles a últimas horas de la noche. La ampliación de capital anunciada por el Banco Central para tratar de impedir tomas de control de la entidad se ha mostrado claramente insuficiente.La nueva sociedad estará participada en un 51,2% por Construcciones y Contratas, y el 48,8%, por KIO. Conycon aporta a la sociedad un paquete accionarial del Banco Central, equivalerte al 5,25% del capital social o 3.617.000 acciones, que le es vendido por KIO al precio medio de 911%. Como forma de pago, Conycon entrega a KIO terrenos de su propiedad ubicados en una zona privilegiada de Madrid, la plaza de Castilla. Se trata de más de 60.000 metros cuadrados del último gran solar existente en la zona de negocios de la capital, que ha sido valorado a un precio medio que ronda las 200.000 pesetas metro cuadrado. Por su parte, KIO aporta el 5% restante del paquete del Central de su propiedad -en total controlaba el 10,25% del primer banco privado del país, una parte del cual fue adquirido a un precio medio del 980%-. Además KIO sindicará en la nueva sociedad un 2% del Banco Central en poder de Terras Hostench.

El anuncio de que el grupo Construcciones y Contratas (Conycon) controlará directa e indirectamente el 12,25% del capital del Banco Central, se conoció mediante una nota firmada por Fernando González Urbaneja que figura en el último número de la revista Cambio 16 como subdirector de publicaciones y es así mismo editor de la revista Inversión, del mismo grupo. El capital del Banco Central se sitúa en la actualidad en 35.063 millones de pesetas. La gran lectura de esta operación apunta a que se trata de la nacionalización de un importante paquete accionarial del Banco Central que estaba en manos extranjeras.

El acuerdo entre Conycon y KIO ha pasado desapercibido para los responsables del Banco Central, que tras la oferta de compra del Banesto por parte del Bilbao intentaron frenar la entrada de posibles nuevos inversores a partir del anuncio de una ampliación de capital en la proporción de una acción nueva por cada cinco antiguas con una prima del 300%, claramente por debajo del precio de las acciones en las bolsas españolas e insuficiente para encarecer cualquier operación de intento de control. Alfonso Escámez tuvo conocimiento de la operación anteayer por la noche, y solicitó un período de dos días de gracia para comunicarlo a sus consejeros, período que no se le concedió. Con estas acciones se llega al control directo del 10,25% del capital del Central, al que se añadirá la representación del 2% que tiene Torras Hostench, sociedad en la que KIO tiene una posición de control.

Mantener el consejo

En medios del Banco Central y de la nueva sociedad se ha señalado que la operación no tiene como objetivo la entrada en la gestión de la entidad ni en el consejo de admninistración de la misma, aunque medios financieros señalan que, aunque esto sea cierto a corto plazo, no puede considerarse como permanente y que lo probable es que se espere un cierto tiempo antes de iniciar conversaciones para acabar tomando el control de la entidad de una forma amistosa.Construcciones y Contratas, que tiene una posición predominante en el Banco Zaragozano y un 5% en el Banco de Fomento, del grupo del Banco Central, afirma que en la nueva sociedad no se integrarán estas participaciones y que el Banco Zaragozano se ha mantenido «escrupulosamente al margen de la operación». Según fuentes de la nueva sociedad, la operación tiene como objetivo apoyar al Banco Central, impidiendo otras acciones menos amistosas que pudieran estar diseñándose en contra de la entidad.

Un portavoz de Construcciones y Contratas señaló que «no se ha comprado la participación de KIO en el Banco Central, sino que se ha sujetado dicha participación mediante el compromiso de constitución de la nueva sociedad». La aportación de Conycon es dinero fresco, añadieron estas fuentes, que se transformará en la adquisición de los paquetes accionariales, procedentes de fondos internacionales y nacionales, mediante el pago pactado.

07 Diciembre 1987

La nueva sociedad KIO-'Albertos" ofrece a Alfonso Escámez la compra de la autocartera del Central

Jesús Cacho

La sociedad creada por el grupo KIO y Construcciones y Contratas para la tenencia y administración de las acciones del Banco Central en poder de los inversores kuwaitíes ha hecho saber a Alfonso Escámez, presidente de la entidad bancaria, su disposición a adquirir la autocartera del banco, cuya cuantía se desconoce. En fecha próxima, la participación de la nueva sociedad en el Central se elevará hasta el 16,25% con la sindicación de un paquete actualmente en manos del banco británico Morgan Grenfell & Co. Romualdo García Ambrosio, actual vicepresidente del Banco Zaragozano, será el máximo ejecutivo de la nueva sociedad, para la que todavía no ha sido encontrado un nombre concreto.

La oferta de la sociedad formada por KIO-Albertos para hacerse con la autocartera del Banco Central ha sido efectuada a Alfonso Escámez por los hombres fuertes del, grupo Construcciones y Contratasycon, Alberto Cortina y Alberto Alcocer. De acuerdo con las fuentes informantes, se ha tratado en todo caso de «una aproximación realizada de forma amistosa» entre las partes en juego, sobre la que Alfonso Escámez ha prometido dar una respuesta. Se desconoce el tamaño que alcanza dicha autocartera, aun que podría ser importante sobre todo tras el reciente crash bursátil.

La nueva sociedad, cuya creación fue anunciada el lunes pasado y en la que los Albertos ostentan el control del 51,2%, dispone de un capital social inicial de 32.775 millones de pesetas y no parece que vaya a tener dificultades para encontrar respaldo financiero con el que ampliar su participación en el Banco Central.

La sociedad ha anunciado controlar ya el 12,25% del capital social del Central, aunque según han reconocido los fundadores se trata de una participación «mínima». En efecto, distintas fuentes consultadas han reconocido que a ese paquete pueden incorporarse de forma inmediata otras participaciones en el Banco Central que estarían apalabradas al efecto.

Se sabe que el grupo KIO controlaba los derechos de algo más del 16% del capital social del Banco Central, a pesar de que oficialmente había reconocido en julio pasado solamente el 5,5% en el mes de julio pasado.

Participación

Aquel 16% del capital social del Banco Central estaba constituido por el 12,25% que ahora ha pasado a la sociedad creada con los Albertos más un 4% que había sido adquirido por Quail Española -el broker barcelonés tradicionalmente utilizado por los KIO-, a nombre del banco de inversiones del Reino Unido, Morgan Grenfell.

Es este paquete del Banco Central en manos de dicha entidad financiera el que pasará de forma inmediata a sindicarse en la sociedad formada por KIO-Albertos.

Se ha sabido, por otra parte, que en la operación que ha dado lugar a la creación deja citada sociedad ha jugado un destacado papel como broker del grupo kuwaití la sociedad Ibermer, SA, creada por Álvaro Álvarez Alonso tras su salida de la sociedad Merrill Lynch España, y en la que participan como socios Íñigo Muguiro, también ex directivo de Merrill Lynch, y Mariano Laso, ex directivo del banco Chase Manhattan.

Por otro lado, el máximo ejecutivo de la sociedad KIO-Albertos será casi con toda seguridad Romualdo García Ambrosio, actual secretario general de Construcciones y Contratas (Conycon) y el hombre de confianza de Alberto Cortina y Alberto Alcocer como nexo entre el grupo dedicado a la construcción y el Banco Zaragozano.

Entidad financiera esta última de la que es actualmente vicepresidente -desde la última junta general de accionistas- a efectos de representación, ya que la vicepresidencia ejecutiva del Zaragozano es ejercida en la actualidad por Eduardo Solans.

La entrada de Romualdo García Ambrosio en la nueva sociedad formada por KIO-Albertos apunta directamente a una futura y, posible integración entre los bancos Central y Zaragozano.

by BeHappy Co.