Search

Campaña de artículos de FUERZA NUEVA contra el diario YA por la defensa de este diario de la democracia parlamentaria

06 - Julio - 1974

Asociaciones para los Buenos

Editorial

El diario YA es ideológicamente perfecto. En contra de lo que algunos piensan, el órgano de la Editorial Católica S. A. se halla exento de toda concha, pudiendo afirmarse, sin lugar a dudas que es el más fiel portavoz de las élites. Por eso y sólo por eso, proclama y condena, define y delimita. Y lo curioso de todo es que – ¡Lo hace el profesionalismo! – el periódico de los limpios propagandistas parece que nunca se mete con nadie, parece que nunca falta el respeto, parece que nunca ha roto un plato. Hasta tal punto esto es cierto que muchos piensan que se trata de un medio de información objetivo… Sí, el diario YA está maravillosamente planificado por hombres que conocen bien la psicología colectiva o mayoritaria, que para el caso es igual.

Tal es así que no tenemos más remedio que descubrirnos y reconocer, con admiración la gran capacidad que para el arte del disfraz asiste al matutino madrileño. Porque YA es, aparentemente, ingenuo e informativamente neutro. Neutralidad al uso; muy europea, muy de moda, muy para llevar y quitar, muy presuntamente utilitaria. YA dedica cantidad de reportajes para el gran público; trata de temas como los del nacimiento de las plantas, o la siesta del domingo, o el lugar de veraneo de los niños; se preocupa cotidianamente por los asuntos filatélicos, grafológicos, culinarios, humorístico infantiles, automovilísticos o de pasatiempos en general. Desde este punto de vista el periódico es de una gran sanidad mental y apto para ser devorado por la buena masa media, que tanto abunda. Pero sólo desde este punto de vista, si se ahonda un poco, será fácil observar que toda esta trama se orienta en función de un acusado partidismo político. Partidismo que raya en la obsesión. Partidismo que pretende democristianizar a los mentalizados por el comunismo en boga. Partidismo que nada tiene de compromiso o de creencia. ¿Cuándo la democracia cristiana a creído en algo o en alguien? ¿Cuándo ha dejado de transigir o claudicar? ¿Cuándo? El diario YA es un diario feliz; con la felicidad de Aldous Huxley, con la publicidad de los moralistas de la Alemania Democrática, de la norteamericana Watergate. YA es un islote de paradisiaca placidez.

Pero, pese a ello, parte y divide, y lanza de cuando en cuando editoriales feroces que sorprenden y extrañan. Porque YA nunca dice nada, se enfrenta con la sociedad cultural de Covadonga, con FUERZA NUEVA o con EL ALCÁZAR, pero nunca directamente. YA Siempre cuenta con el subterfugio que le hace salir por la tangente. De ahí que sus editoriales sean de una ambigüedad exasperante; dice y no dice, cuenta y no cuenta, ofende y ensalza. YA es YA y nada más.

Ahora comenta, resentido, claro está, que el 15 de junio es un día de exlusciones. YA siempre excluye, nunca coordina. Para YA el 15 de junio Arias Navarro terminó con las minorías ¿Pero quénes son las minorías para el diario de Matero de Inurria? Sabemos cuáles son; las minorías de YA son las minorías pensantes. Esas que existen porque sí, fuera de toda norma. Esas que no necesitan cauces porque se imponen por sí mismas. Esas que no se avienen con los dólares estadounidenses o con los eslóganes de Cáritas. Esas son las pérfidas minorías del YA.

Son las minorías estridentes: los malos, los marginados, los ilegales, los pobre,s los imbéciles sin número. Minorías que hay que verlas como lo que son: fenómenos marginales, reducidos, que han existido siempre y ante los cuales lo más sensato es no hacerles caso’.

Son las minorías temidas, las minorías que no comulgan con ruedas de molino. Minorías rebeldes. Minorías sin hijos con estadounidenses de la University de Harvard. Minorías a las que conviene despreciar. Minorías sin cauce.

Y son esas insignificantes minorías a las que hay que eliminar cuando las asociaciones lleguen, porque ellas son para el periódico de la santa casa las que impiden toda convivencia y aperturismo. Ellas son las que intrigan. Ellas son las que se oponen a toda fabricación en serie. Ellas son las que impiden cualquier tipo de homologación.

Es la nueva dictadura asociacionista. Las asociaciones tienen que ser pocas y regladas. Asociaciones cómodas y honestas. Asociaciones descontaminadas de locos disidentes. Asociaciones puras, santas y respetuosas con los sagrados intereses de los grupos de presión y los partidos políticos. Asociaciones de buenos y santos. Eso y nada más es lo que pretende la élite de los propagandistas.

03 - Agosto - 1974

Oportunismo

Nos contesta YA en su editorial titulado ‘Oportunidad histórica’. Nos  contesta sin citarnos, como es costumbre, pero nosotros le citamos. El título de las réplica debe de estar conscientemente ensayado, pues cuando en el Consejo Nacional se debate el tema asociacionistas hay que aprovecharse de cualquier pretexto y a YA no le gusta, precisamente, desaprovechar oportunidades. De ahí que el periódico de las asociaciones para los buenos o de las asociaciones para los sensatos, que para el caso es igual, intente jugar su baza interpretando según su peculiar sentir, nuestro otro editorial del 6 de Julio.

Con ese fin, el periódico de don Ángel Herrera se agarra para argumentar sus razones a una sola idea; se nos escapó la frase de minorías estridentes – también, por lo visto, utilizada por el presidente del Gobierno – y nos la restriega, sin piedad, en defensa de su tesis protectora de asociaciones para los sensatos. Para ello y con buenos modos – ¡cuánto cinismo se encierra en las exquisita finura de los protegidos por los grupos de presión! – considera que las minorías al as que nos referíamos eran las representadas por los incendiarios de librerías y por los que frenan películas que han merecido la aprobación de los organismos oficiales competentes o los plácemes de personas de la máxima autoridad moral, pero que no han tenido la fortuna de agradar a quienes literalmente se revelan como más papistas que el Papa’. Eso destruye las fronteras, porque fuera incluye a los salazaristas y demás inmovilistas portugeuses (el tópico de más papista que el Papa produce hilaridad porque aparte de no ser exacto, no es el Papa o el Sistema en este caso, el que fomenta determinadas actividades seudo culturales, sino vulgares servidores de la Administración que se han desviado de la línea del Papa o del Sistema).

El caso es que, fuere por lo que fuere el feliz diario madrileño reduce porque sí nuestras minorías a las señaladas, consiguiendo con ello un claro resultado demagógico, por lo que necesariamente hay que manifestarle que no se salga de nuevo por la tangente porque no eran esas minorías, para desconsuelo suyp, a los que aludíamos. Hablábamos sobre todo de minorías pensantes, frase que no cita para nada. Minorías pensantes que parecen producirle gran temor (Hablamos de minorías pensantes; con l que no nos pronunciamos sobre nada más. Sólo los individuos y las minorías son capaces de arrastrar a multitudes y gentes diversas) Pensábamos en minorías de dentro del Sistema con claro poder de convocatoria, no necesitadas de publicidad ni de especiales apoyos. Estas minorías no precisan cauces porque se hallan en el cauce amplio del Movimiento; no pretenden una modificación de las Leyes Fundamentales, sino que intentan construir y filosofar según ellas. Son minorías , por mal que pese a algunos, porque en nuestro país sólo cabe hablar de minorías pensantes. Lagran mayoría está despolitizada o conducida por el espíritu amorfo de determinados grupos socio-económicos que intentan arrastrala a su neutralidad ideológica.

De ahí que YA debería reconocer, honradamente, la gran tragedia que podría representar la desaparición de estas minorías porque con su desaparición se habría extinguido el último baluarte que nos resta del Régimen iniciado el 18 de julio, que todavía tiene misiones que realizar, justicia social que perfeccionar y aristas múltiples que limar. Si YA reconociese esto, nos daríamos por satisfechos, pero no YA lo que pretende es poco a poco y con su particular forma de entender, hacer propaganda de su santa democracia, desprestigiado aquí y allá, y – venga o no venga a cuento – colocar sus obsesos y urgentes mensajes. ¿A qué obedece sino una maniaca obsesión la siguiente declaración del editorial que comentamos.

“La lección de la historia pasada y la historia que ahora mismo estamos desarrollando al otro lado de nuestras fronteras explican que nos sintamos obligados a redoblar nuestras advertencias sobre la gran oportunidad histórica que no se puede dejar pasar si no se quiere que todas las previsiones legales nos dejen, cuando ese futuro llegue, sin lo más importantes: unas masas de opinión organizada que eviten el peligro gravísima de la improvisación y la ventaja que de ello puedan sacar esas minorías que nunca han servido más que para producir la catástrofes’..

Obedece, no seamos ingenuos, a una vulgar pesca en río revuelto.

by BeHappy Co.