El periódico había sido autorizado por la Dirección de Prensa cuando esta estaba controlada por el sector fraguista del franquismo, ahora aquel departamento había pasado a manoss del sector opusdeista, que revocó la autorización

El Gobierno franquista cierra el diario NIVEL de García Peri y Manuel Martín Ferrand tras un sólo un día en los quioscos

HECHOS

El 31.12.1969 salió a los quioscos el primer y único ejemplar del diario NIVEL.

El periódico NIVEL había sido autorizado por el ministerio de Información cuando dirigía aquel departamento D. Manuel Fraga Iribarne a instancias del editor Sr. García Peri y del periodista D. Manuel Martín Ferrand. Pero a dos meses de su salida, en octubre, se produjo un cambio de Gobierno en la dictadura del General Franco en la cual el Sr. Fraga fue relevado por el Sr. Sánchez Bella, en lo que fue visto como un triunfo del sector liberal-opusdeista frente a los sectores falangista y reformista-fraguista.

SÁNCHEZ BELLA A MARTÍN FERRAND: “¡ERES COMUNISTA!”

1969.sanchezbella El ministro franquista Sr. Sánchez Bella, responsable de la cancelación del diario NIVEL del registro de periódicos. En declaraciones a LA HEMEROTECA DEL BUITRE el Sr. Martín Ferrand aseguró que el Sr. Sánchez Bella le confesó que el cierre se debía a su convencimiento de que él era comunista, hasta el punto de que décadas después del cierre, coincidieron en un acto y el Sr. Sánchez Bella le inquirió: “¡Manolo, confiésalo de una vez, a que tú en aquella época eras comunista!”. El Sr. Martín Ferrand asegura que él nunca respondió a otra ideología que no fuera ‘liberal’.

D. Manuel Martín Ferrand habla con J. F. Lamata sobre el cierre de NIVEL

  • /
Update Required
To play the media you will need to either update your browser to a recent version or update your Flash plugin.

D. Bonifacio de la Cuadra habla con J. F. Lamata sobre el cierre de NIVEL

  • /
Update Required
To play the media you will need to either update your browser to a recent version or update your Flash plugin.

30 - Diciembre - 1994

EL DIARIO DE UNA MAÑANA

Manuel Martín Ferrand

El ministro entendió que éramos todos una pandilla de rojos peligrosos - ¡Que Santa Lucía le siga conservando la vista por muchos años! - y el 31 de diciembre, la mañana en que NIVEL visitó por primera vez los quioscos, canceló su registro correspondiente y, al hacerlo, acabó con el intento.

Mañana se cumplen veinticinco años del nacimiento y muerte del diario NIVEL. Fue una iniciativa de un editor genial, García Peri, prematuramente desaparecido, que, hambriento de futuro, creyó llegado el momento – ¡1969! – de avanzar por el camino de la libertad de expresión. Me contrató para dirigir el invento a través de un anuncio en la Prensa y según los métodos de selección de personal más tópicos. ‘Sólo haremos un periódico normal, lejano del franquismo – decía Julio García Peri – si funcionamos con normalidad empresarial y profesional’.

Empezamos a trabajar en el mes de abril sobre un permiso de edición – era entonces un requisito imprescindible – otrogado por el entonces ministro de Información, Fraga Iribarne. Después, en octubre, se produjo una crisis, al calor de Matesa, y muy traumáticamente salieron del Gobierno los aperturistas para darle entrada a una nueva generación de ministros próximos al Opus. La cartera de Información la ocupó Alfredo Sánchez Bella: un híbrido, por adaptarlo a la fauna contemporánea, entre la formación de Corcuera, las maneras de Serra y las ganas de agradar de Rosa Conde. Ahí comenzó la catástrofe. El ministro entendió que éramos todos una pandilla de rojos peligrosos – ¡Que Santa Lucía le siga conservando la vista por muchos años! – y el 31 de diciembre, la mañana en que NIVEL visitó por primera vez los quioscos, canceló su registro correspondiente y, al hacerlo, acabó con el intento. El periódico, que llevaba el lema de diario nacional de la mañana pasó a serlo, sólo de una mañana. De él salieron tres docenas de magníficos profesionales, con la rabia de la libertad entonces tan lejana, que hoy ocupan lugares destacados en el mejor periodismo actual. Sólo citaré a los ya fallecidos: Ismael López Muñoz, Luis Losada y Paulino Posada – para ahorrarme el riesgo e los olvidos.

Si me recreo en el recuerdo es sólo porque el abismal cuarto de siglo que nos separa de aquello no está tan distante. Han cambiado las formas, claro está, se ha cerrado el Tribunal de Orden Público (pero se ha sustituído por la alarma social) y tenemos, aunque renqueante, una Constitución. Pero en el fondo el poder político – que tiene la propiedad y el control de buena y creciente parte de la radio y la televisión – no ha dejado de intentar salvo en el paréntesis de la UCD, el control y el mangoneo de los medios. Más aún: la enfermedad  cursa con metástasis y hoy se nos presenta en el ámbito nacional y en el plano de las diecisiete autonomías. Ya hablaremos dentro de otros veinticinco años (D.m.) haciendo y diciendo lo mismo.

Manuel Martín Ferrand

El Análisis

LOS MÍOS Y LOS TUYOS...

JF Lamata

¿Qué hay que buscar detrás de la cancelación de una publicación en aquella época en la que, en teoría, la dictadura quería abrirse poco a poco? ¿Vacilaciones en la apertura? Es posible. ¿Una selección entre ‘los medios aperturistas míos y los medios aperturistas de la competencia? Más posible.

Los ‘fraguistas’ quería una ‘apertura’ mediática, pero una apertura con gente de su ‘sector’ no del sector contrario, por eso fueron a por el diario MADRID, a por los de PESA o a por la Agencia EUROPA PRESS. En cambio los del Opus Dei habían ido a por el DIARIO SP o, ahora, a por NIVEL. ¿Querían una reforma? Sí, pero cada uno la quería con los suyos.

J. F. Lamata

by BeHappy Co.