Se le acusa de conseguir 247.000 euros para financiar ilegalmente a Convergencia Democrática de Catalunya

El caso de corrupción del 3% en Catalunya alcanza a Germa Gordó que abandona su partido pero rechaza renunciar a su acta

HECHOS

  • El 2.06.2017 el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya iniciaba una investigación a D. Germa Gordó por irregularidades en la adjudicación de bras como las de refuerzo del dique del Est en el puerto de Barcelona.

UN FIEL COLABORADOR DE ARTUR MAS

 El Sr. Gordó fue secretario del Govern entre el 2010 y el 2012 primero y conseller de Justicia entre 2012 y 2016. En la actualidad es diputado de ‘Junts pel Sí’ y uno de los principales dirigentes del PDECat.

AL GRUPO MIXTO

 El Sr. Gordó ha tenido que abandonar su puesto entre los escaños del PDECat para pasarse a sentar en la última fila al lado de diputados del PSC.

04 - Junio - 2017

Gordó exigía el control total del 3%

Esteban Urreiztieta

La mano derecha de Artur Mas, Germà Gordó, pretendía tener el control total de la financiación irregular de Convergéncia Democrática de Cataluña (CDC).

EL MUNDO ha tenido acceso a pasajes inéditos del testimonio del testigo protegido clave del caso 3% a los investigadores en los que explicó en detalle el motivo real por el cual el diputado Gordó le llegó a abroncar en una ocasión. “Lo que le molestaba es que los empresarios fueran por libre”, recalcó en referencia a los pagos realizados al partido.

Según este testimonio, que ha sido decisivo para que el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) acuerde finalmente abrir una investigación contra el ex consejero de Justicia catalán por tráfico de influencias y malversación, Gordó pretendía que los empresarios catalanes le informaran puntualmente de los concursos a los que concurrían y pactaran con él las cantidades que, acto seguido, entregaban al partido a través de sus fundaciones o en metálico.

La causa del enfrentamiento entre este testigo protegido, identificado en la investigación con la letra A para preservar su identidad, con la mano derecha de Mas fue precisamente la de “no consensuar” con él las cantidades que debía entregar a la formación política. Pero también “no avisarle” de las licitaciones a las que se iba a presentar en Cataluña. O lo que es lo mismo, como reiteró este empresario, “ir por libre” al financiar a la formación nacionalista. “Quería tenerlo todo controlado y yo me negué”. “Es más, le dije que yo hacía lo que me daba la gana y que no tenía por qué darle explicaciones”, apostilló.

Así, este empresario, uno de los grandes donantes del partido, ex socio e íntimo de la familia Pujol, adoptó la decisión de financiar a CDC pero con las cantidades que él consideró oportunas, sin seguir la tutela directa de Gordó. Esta operativa desató la ira del ex alto cargo del Gobierno catalán y ha desembocando en la testifical que ha motivado su investigación.

El procedimiento judicial del caso 3% refleja, tal y como desveló este periódico, una versión resumida del relato de este empresario, que detalló a los fiscales Anticorrupción cómo fue emplazado entre 2006 y 2007 en el despacho de Mas en la sede del partido, ubicada en la barcelonesa calle Córcega. Entonces Mas le espetó que “a partir de ahora todas las adjudicaciones han de ser a través de Germá Gordó” señalando a su hombre fuerte como el único interlocutor válido en materia de financiación.

Años después, en 2010, con Mas ya de presidente y con motivo de una entrega de premios, este testigo protegido se topó con Gordó cara a cara. Este último, siempre según su relato, le abordó y le dijo “tú no obedeces” y le añadió en tono amenazante: “A ver qué va a pasar”. Un episodio que no dudó en tildar de “muy desagradable” y en el que se sintió “extorsionado”.

A este testigo protegido se incorporó un segundo, identificado esta vez con la letra B, también ex socio e íntimo de la familia Pujol. Este empresario explicó que mantuvo una reunión en el Parlamento catalán con el diputado nacionalista Josep Grau, ex consejero de Agricultura y Pesca de la Generalitat, y que, en representación de Gordó, le indicó que si quería trabajar en Lérida tendría que “pactar las condiciones” con el hombre de confianza de Mas.

La investigación que sigue un juzgado de El Vendrell ha acreditado ya que Gordó recibía en su despacho oficial de la Generalitat a los donantes en pleno proceso de adjudicación y que los empresarios se referían a él con nombres en clave como “Gerardo” o “Gregorio”.

La Fiscalía Anticorrupción considera a Gordó “el contacto de los contratistas con la Administración pública catalana y con el partido”. Así lo reflejó en la petición para que el instructor del caso 3% elevara una exposición razonada al Tribunal Superior de Justicia de Cataluña.

No en vano, las pesquisas han acreditado la existencia de un sistema perfectamente organizado por el cual los dirigentes nacionalistas recibían el dinero en forma de donaciones, que canalizaban a través de fundaciones como Catdem, y distribuían las obras según su conveniencia.

.

GUERRA INTERNA EN EL PDECAT

Jóvenes contra vieja guardia. La imputación de Germà Gordó ha propiciado una guerra en el PDeCAT, el partido sucesor de Convergència, entre los nuevos dirigentes –jóvenes que quieren desmarcarse sin dejar lugar a dudas de las sospechas de corrupción– y la “vieja guardia”.

“Paso a un lado como Mas”. El PDeCAT y Gordó divulgaron el viernes un comunicado que aceptaba que no renunciase al escaño, pero la coordinadora general, Marta Pascal, le exigió que dé un “paso al lado”, como hizo Artur Mas.

Cada vez más solo.Pascal y Gordó hablaron por teléfono, y tras esa conversación el ex ‘conseller’ entendió que estaba cada vez más solo. Lo más probable es que desoiga las peticiones de renunciar a su escaño –lo que haría que dejara de estar aforado– y pase a ser diputado no adscrito en el Parlament.

“¡Adelante, Marta!”. Ayer, dirigentes del PDeCAT mostraron su apoyo a Pascal en su rivalidad con Artur Mas. La presidenta del Consejo Nacional, Mercè Conesa, fue clara: “El PDeCAT debe poder volar libre de los procesos que afectan a la antigua CDC. Depende de nosotros que vuele alto. ¡Adelante, Marta Pascal!”.

by BeHappy Co.