Search
El partido ha acordado con el catalanista Miquel Roca la creación de una nueva plataforma política de centro liberal para 1986

El Partido Demócrata Liberal de Antonio Garrigues absorbe al ‘sector liberal’ de UCD

HECHOS

El I Congreso del PDL celebrado el 15 de enero de 1983 eligió a D. Antonio Garrigues como su Presidente

justino_Azcarate El veterano político D. Justino de Azcarate, que fuera ministro de la II República en 1936 entró en la ejecutiva del PDL como Vicepresidente.

D. Antonio Garrigues Walker fue elegido presidente del Partido Demócrata Liberal por 420 votos a favor en un total de 449.

LA DIRECCIÓN DEL PDL QUEDÓ ESTABLECIDA ASÍ: 

D. Antonio Garrigues Walker – Presidente

D. Justino de Azcárate – Vicepresidente

D. Luis Miguel Enciso – Vicepresidente

D. Pedro López Jiménez – Secretario General

En el contreso se dio entrada al ‘sector liberal’ de UCD que rompía así con el partido centrista (Sres. López Jiménez, Azcárate, Enciso, Dña. Soledad Becerril, D. Joaquín Satrústegui…) para integrarse en el nuevo partido de PDL.

En el congreso asistió tambien el periodista liberal D. Enrique de Diego, entonces en el diario ABC.

16 - Enero - 1983

Liberales y ‘liberales’

DIARIO16 (Director: Pedro J. Ramírez)

Mucho tendrán que cambiar en su actitud vital algunos de los dirigentes del congresualmente revalidado PDL para conectar con los anhelos de quienes piensan – en sintonía con lo publicado por Antonio Papell – que el liberalismo tiene que salir de los restaurantes de moda y trasladar su acción política a la calle, con las ideas y el talante de los radicales italianos.

A pesar de ello, el Partido Demócrata Liberal queda vertebrado como genuino representante y continuador de la rica tradición acuñada en nuestro país por esta familia ideológica. Su proyección pública debe ser a medio plazo, en el contexto del previsible relanzamiento centrista, y nada tienen que ver con él estas elecciones municipales que no son sino el inevitable epílogo de las generales del 28 O

Sólo sonrojo y desprecio podemos paralelamente sentir ante la pandilla de oportunistas – más allá de los respetos personales, ya va siendo hora de llamar políticamente las cosas por su nombre – que, traicionando ideas y amigos, invocan el calificativo liberal al servicio de la derecha que les financia con el mismo descaro e idéntico rótulo con que un siglo atrás lo hizo el general O´Donell.

by BeHappy Co.