Search
Fría acogida a la delegación de Unió Democrática de Catalunya entre los que no estuvo su líder Josep Antoni Durán Lleida

10º Congreso de Convergencia Democrática de Catalunya – Pere Esteve ratificado como nuevo Secretario General del partido de Pujol

HECHOS

El X Congreso de Convergencia Democrática de Catalunya (CDC) reeligió a D. Jordi Pujol como Presidente y ratificó a D. Pere Esteve como Secretario General con el 87% de apoyo de los delegados.

RETIRADA POLÍTICA DE MIQUEL ROCA

miquel_roca_viejo El Congreso de CDC a supuesto la retirada definitiva de la política de D. Miquel Roca, que hasta ahora seguía siendo portavoz de CiU en el Ayuntamiento de Barcelona. El Sr. Roca fue durante años la figura más importante de CiU después de D. Jordi Pujol. Fue secretario general de CDC hasta 1995 en que dimitió tras fracasar en su aspiración de ser alcalde de Barcelona por CiU tras ser derrotado por D. Pasqüal Maragall (PSC).

COMENTARIOS SOBRE EL CONGRESO DE CDC EN LAS TERTULIAS:

D. Jaume Camps: «Roca sólo volverá si es como número uno. Hacía tiempo que el tándem Pujol-Roca se había roto» (Catalunya Radio, 14-11-1996)

D. Lluis Foix: «Al final todos acabamos haciendo sólo lo que sabemos hacer. Roca perdió su reto a Pujol y ha procedido a una retirada honrosa» (Catalunya Radio, 14-11-1996)

11 Noviembre 1996

Convergència sube el listón de sus aspiraciones nacionalistas

EL MUNDO (Director: Pedro J. Ramírez)

El rasgo más notable del X Congreso de Convergència Democrática de Catalunya (CDC) no ha venido dado por nada de lo que ha hecho, sino por lo que no ha hecho en absoluto: tratar sobre las relaciones entre CDC y el Gobierno de Aznar. Obviamente, Pujol y su plana mayor no querían someter tan delicada cuestión a un debate abierto con sus bases militantes -que, si bien no hacen ascos a los beneficios obtenidos con la alianza, tampoco han olvidado los todavía recientes rifirrafes que les separaron radicalmente del PP-. Para compensar tan notable silencio, el Congreso ha dedicado no pocos de sus esfuerzos a marcar distancias ideológicas con el Gobierno central a base de acentuar el nacionalismo de sus proclamas. El incidente suscitado por el tono desafortunado que adoptó el portavoz del Gobierno para referirse a la inviable aspiración catalana a contar con su propia selección de fútbol facilitó notablemente ese propósito inicial. Pujol aprovechó la inauguración del Congreso para arremeter contra Rodríguez, aunque la mención a un «petardo» que en su momento harían estallar contra él tampoco fuera un prodigio de buen gusto. En el plano doctrinal, merece subrayarse la consideración de «irrenunciable» a la que CDC ha elevado el derecho de autodeterminación. Y también que, por primera vez, haya proclamado que, para lograr las cotas de autogobierno que desea, es necesario modificar los textos de la Constitución y el Estatuto de Autonomía. Esto, junto a la demanda de un estatuto fiscal semejante al fijado por los conciertos económicos del País Vasco y Navarra, reforzó la imagen del president, que sale de este Congreso todavía más enaltecido, proclamado como líder del conjunto del nacionalismo catalán -CDC considera que lo que hay fuera de CiU prácticamente no merece ni mención-… y sin que nadie -y él menos que nadie- aborde el peliagudo problema de su sucesión.

by BeHappy Co.