Search
Un reportaje de Jesús Cacho y Casimiro Gª Abadillo insinuaba que Manuel de la Concha podía haber gozado de información privilegiada al comprar acciones del Banco Hispanoamericano antes de su fusión con el Banco Central

CAMBIO16 califica a EL MUNDO de ‘inmundo’ por atacar a la Beautifule People, Ibercorp y Manuel de la Concha

HECHOS

El 29.07.1991 la revista CAMBIO16 publicó un editorial referido a las investigaciones de EL MUNDO sobre D. Manuel de la Concha, Ibercorp y el Banco Hispanoamericano..

UNA FIGURA VINCULADO CON LA BEAUTIFUL

ManuelDelaConcha D. Manuel de la Concha, Síndico de la Bolsa de Madrid y considerado amigo personal del Gobernador del Banco de España, D. Mariano Rubio, fue acusado por el diario EL MUNDO de haber de haber comprado acciones del Banco Hispanoamericano poco antes de que conociera su fusión con el Banco Central. Se insinuaba así que era un caso de ‘información privilegiada’.

beautifule2 El diario dirigido por D. Pedro J. Ramírez utilizaba el término ‘beautiful’ para referirse al grupo de personalidades económicas próximas a D. Carlos Solchaga y D. Mariano Rubio, entre ellos D. Manuel de la Concha, D. Miguel Boyer y D. Javier Soto.

beautifule3 El presidente del Grupo16, D. Juan Tomás de Salas aludió al periódico EL MUNDO sin citar su nombre, pero con una referencia más que evidente. El Sr. Salas era amigo personal de D. Manuel de la Concha y D. Mariano Rubio.

29 Julio 1991

Mejor beautiful que inmundo

Juan Tomás de Salas

Inmunda titulación de un diario madrileño esta semana para acusar, ni más ni menos, que a un honorable ciudadano de pertenecer a la beautiful people, ergo de ser convicto de todas las maldades.

Hay veces que uno siente vergüenza de ser periodista en este país o, al menos, pertenecer formalmente a la misma profesión que algunos ejercen con tal bajeza moral.

La verdad es que son pocos estos instrumentos en la santa casa de los miles de periodistas que creen en su profesión a pies juntillas, son pocos pero apestan. Esta semana un diario madrileño ha lanzado un inmundo ataque contra un honorable ciudadano de este país, cuyo único pecado parece ser el de pertenecer a la beautiful madrileña, al decir de los titulares del reportaje.

El término beautiful people es una denominación que inventó un fascista escasamente renovado y que luego se apropió el guerrismo para atacar desde posición insecticida al ex ministro de Hacienda Miguel Boyer y todo lo que él representaba de racionalidad económica frente al populsismo demagógigco del ugly Alfonso Guerra. Es, por tanto, término criptofacha y arma del guerrismo.

Pero es término dinamitero y populista que tiene amplio curso entre el personal desavisado y la buena gente a la que se ha querido convencer de que la beautifule people es elite dominante y desdeñosa que todo lo acapara. Así se ha llegado a un punto en este país y en esta etapa apestosa en que basta calificar a alguien como miembro de la beautiful people para que el personal lo considere hermano del diablo. Justo lo que pretendía el guerrismo y justo lo que pretenden los gabinetes de comunicación y guerra sucia que proliferan tanto por aquí en esta mala hora.

Y eso es lo que ha hecho la inmunda titulación de un diario madrileño esta semana para acusar, ni más ni menos, que a un honorable ciudadano de pertenecer a la beautiful people, ergo de ser convicto de todas las maldades.

Alguien da orden al financiero víctima del ataque guerrista-periodista de comprar acciones de un banco antes de fusionarse con otro. Basta con relatar este hecho con mala fe y basta con calificar de beautiful a la víctima para que el inmundo titular trate de engañar al lector y sugerirle que quien de verdad compró las acciones fue el financiero agredido y que lo hizo, claro está, de acuerdo con otros miembros del congloemrado beautiful, cuyos nombres se citan en el artículo y cuyos puestos públicos les permitirían conocer los planes de fusión bancaria antes que el público. Tate, tráfico de influencias, los beautiful se forran. Ganó el guerrismo (r) y el periodismo de manipulación y navaja.

El hecho de desconocer quién fue de verdad quien ordenó la compra (empresa cuyos orígenes sería divertido descubrir) no importa. Como tampoco importa saber si esas acciones se compraron para especular con la noticia de la fusión conocida de antemano y venderlas de inmediato con ganancias, como se sugiere, o no, o simplemente ni siquiera se han vendido todavía, con lo que la acusación se cae por su propio peso.

Lo más probable es que esta concreta compra de acciones forme parte de una operación más amplia de tomar posiciones muy firmes en uno de los bancos fusionados, quizás para entorpecer la fusión, puesta en marcha por un conocido tiburón financiero. Quizá el mismo tiburón que filtró luego la noticia y prestó la navaja contra la víctima del a beautiful. Y no crean que esto es tan raro, pues amigos del tiburón anunciaron de antemano que el reportaje inmundo iba a ser publicado.

Y finalmente fue un gabinete de comunicación (vulgo, oficina, Toyota de manipulación de prensa) comunica a la víctima que todos esos sufrimientos se los ahorraría si no fuera amigo, asesor y hasta banquero a veces de quien esto firma, de ese ‘delirante’ Juan Tomás de Salas que osó publicar un libro de corrupciones que afectaba a poderes intocables, guerristas o no, y amenaza con seguir delatando cualquier abuso de poder o corrupción, lo encuentre donde lo encuentre. Esta canallada ocurrió esta semana. Espero que se detenga para siempre, y si no ocurre así, contaré con pelos y señales los nombres de todos los protagonistas de esta inmunda historia. Esto no es prensa, esto es navajeo.

Juan Tomás de Salas

by BeHappy Co.