10 octubre 2006

El juez fue despedido de '20 MINUTOS' después de afirmar que si a Losantos le dispararan en el corazón 'nada le pasaría' porque carecía de él

Carlos Fanlo demanda a Jiménez Losantos por acusarle de ‘enaltecer al terrorismo’ en su libro ‘De la Noche a la Mañana’

Hechos

  • D. Carlos Fanlo demandó a D. Federico Jiménez Losantos en octubre de 2006 por lo que este decía en su libro ‘De la Noche a la Mañana. El milagro de la COPE’ (le acusaba de ‘enaltecer el terrorismo’). El Sr. Jiménez Losantos sería condenado por ello en febrero de 2008.

Lecturas

31 Octubre 2006

LA COPROFILIA DE JIMÉNEZ LOSANTOS

Carlos Fanlo

Leer

Esta vez me ha impresionado usted, don Federico, tal y como le dijera Rick a Huarte en Casablanca cuando supo que este último tenía en su poder los salvoconductos arrebatados a los enlaces alemanes en el desierto. No podía imaginar (mi fantasía es limitada) que fuera usted coprófilo, según define Camilo José Cela en su Enciclopedia del erotismo. Y digo esto porque en su último libro califica un artículo mío como de “excelente deposición judicial”.

Yerra al cualificarla de judicial porque era periodística –al igual que este artículo es estrictamente periodístico-, pero demuestra una desviada, sexualmente hablando, afición hacia las heces y los excrementos en general. Todo se pega. Su afición a tan escatológicas sustancias me justifican muchas cosas de su actitud. Si su espíritu se alimenta de (por qué no decirlo en plata) detritus, no puede sino generar aquello que le ha servido de sustento. Que mi artículo sea o no una porquería fecal es un tema que cada uno valora como le parece mejor. A usted le parece una “excelente deposición”, pues buen provecho.

Es decir, la razón

Dice de mí en ese libro ( cualificarlo me parece inútil, porque lo hace el solito), que “tengo lo que hay que tener”. En eso estoy de acuerdo con usted. Sin manto episcopal alguno que me cubra, bandería, grupo brazo en alto con la mano abierta o el puño cerrado, me apoya. Soy un tanto kamikace y me lanzo al ruedo sin más apoyo que lo que hay que tener. Es decir la razón. No soy ni quiero ser el héroe de nadie ni mucho menos su fotografía.

Un elevado coste

La prueba está en que desde que fuera despedido ( en un acto que sirve en cierto modo de barómetro para conocer el nivel de libertad de expresión del periodismo español) del 20 MINUTOS y de EL MUNDO, en su edición catalana, nadie, de quienes usted dice que soy su héroe, me ha ofrecido trabajo alguno. Soy un apestado de la profesión. Mi arrojo para decir la verdad y defender a Adolfo Suárez y Pilar Manjón, me ha supuesto un elevado coste que, como decía en mi nota del 20 MINUTOS, aceptaba encantado. Le pedí disculpas no por temor al CGPJ ( no le temo ni a ese órgano colegiado, ni a usted ni a nadie) sino por un principio de solidaridad hacia un compañero, coaccionado por una dirección asustada ante el poder que usted detenta.

Monaguillos revoltosos

Ahora un amigo mío, Enric Sopena, me abre EL PLURAL.com, del que es director, para poder defenderme. Se lo agradezco. Hemos hecho, ambos, de la libertad patria y bandera y si Franco no pudo con nosotros, no van a ser cuatro monaguillos revoltosos quienes nos hagan callar. Además le aseguro, señor Jiménez Losantos, que esto, solo o acompañado, no acaba aquí. La Asociación de Víctimas del Terrorismo (sectaria donde las haya, que no sus abogados quienes se limitan a llevar la dirección letrada del asunto), se ha querellado conmigo. Me entero ahora. Espero ilusionado el final de esa barbaridad jurídica.

¿Yo, enaltecedor del terrorismo?

¿Yo, enaltecedor del terrorismo cuando formaba parte de la lista del comando Barcelona de ETA como pasaportable hacia la eternidad o he recibido amenazas de muerte de los nazis, casualmente tras escribir mi artículo crítico hacia su persona? ¡Anda ya ! Me llama usted terrorista. Eso es un atentado a mi honor y mi imágen, afortunadamente menos pública que la suya. Creo en la justicia. Allí nos veremos.

Carlos Fanlo