Search
El PP quiso enviar a Soraya Sáenz de Santamaría representando al PP pero PRISA no lo aceptó

El diario EL PAÍS organiza el primer debate presidencial «a tres» sin la presencia del Partido Popular

HECHOS

El 30.11.2015 se celebra un debate presidencial emitido en la web EL PAÍS.com con la participación D. Albert Rivera (Ciudadanos), D. Pablo Iglesias (Podemos) y D. Pedro Sánchez (PSOE).

30 Noviembre 2015

Efectos colaterales

Ángel S. Harguindey

Se confirma el incontrolable pánico escénico del presidente Rajoy a debatir en vivo y en directo con los partidos emergentes

En toda campaña electoral siempre se producen efectos colaterales que, además, suelen ser los más impresentables. En la larga campaña audiovisual nacional que pacientemente soportamos ya se han producido varios. De momento, se confirma el incontrolable pánico escénico del presidente Rajoy a debatir en vivo y en directo con los partidos emergentes, alegando sus escuderos argumentos tan poco verosímiles como: “Somos un equipo y nos repartimos las tareas”. Lo que está claro es que en ese reparto a Jorge Moragas, su jefe de campaña, le ha tocado ser el presidente en la sombra de RTVE: cuando a Bertín Osborne se le ocurrió proponer a Pablo Iglesias para su programa, los del apparatchik popular le contestaron: “Si llevamos a uno, hay que llevarlos a todos”. Horas después, anunciaron que irían Mariano Rajoy y Pedro Sánchez, el bipartidismo fetén.

Claro que los mayores daños colaterales se los infligieron al alimón Alfonso Rojo y Juan Carlos Monedero. El periodista, por hablar de los “tontos inútiles” que firmaron el manifiesto en favor de una televisión pública independiente y plural, entre los que cabe citar al juez Pedraz, Amaral, Pérez-Reverte, Savater, Muñoz Molina o José Sacristán, entre otros. Al parecer, reivindicar el juego limpio en RTVE es una inútil tontería.

El profesor universitario, por su parte, demostró su vulgar torpeza en un acto de la revista satírica Mongolia, al parodiar a Albert Rivera con gestos propios de quien se mete una raya de cocaína. Lo que no sabemos es si en el caso de asistir a un velatorio haría de plañidera. Politólogo hubo que en Las mañanas de Cuatro explicó que los políticos tienen que saber encajar las burlas. Tendrán que saber encajar y rebatir, si pueden, las críticas a sus planteamientos. El resto es pura mezquindad.

01 Diciembre 2015

Ganó el debate

EL PAÍS (Director: Antonio Caño)

Un encuentro fresco, ágil y a tumba abierta abre la discusión electoral

Los debates electorales entre candidatos a La Moncloa arrancaron ayer con el organizado por EL PAÍS y al que asistieron tres de los aspirantes que tienen opciones de gobierno. La fórmula puso de manifiesto hasta tres novedades esenciales: los protagonistas, en este caso figuras nuevas de la política española; el formato digital elegido para la producción y difusión del evento; y la agilidad en su desarrollo, tan diferente al encorsetamiento de anteriores cara a cara electorales televisados.

No caben muchas dudas de que el primer ganador es el debate mismo y, por lo tanto, los millones de ciudadanos que lo siguieron. Gracias a la realización de este encuentro, Internet se asienta definitivamente en las campañas electorales de este país y las transforma: ya no volverán a ser como antes. Se abre una ancha puerta al futuro de la comunicación política, en línea con los cambios de fondo que está experimentando la sociedad.

Pedro Sánchez, Albert Rivera y Pablo Iglesias explicaron las razones por las que han llegado hasta aquí y debatieron abiertamente sobre sus motivos para disputar el poder. Lo hicieron en términos duros, sin concesiones mutuas, muy conscientes de que la batalla por los votos se disputa en las fronteras de cada uno de ellos. Son figuras frescas de la política, aunque representan segmentos diferentes.

La imagen de un debate como el organizado por EL PAÍS es tan importante como las palabras. Los tres participantes tuvieron la oportunidad de descubrirse ampliamente ante los ciudadanos y de dejar claro que, cualquiera que sea la suerte que les reserven las urnas del 20-D, son líderes insoslayables para el futuro inmediato de este país.

Los tres pudieron ocupar enteramente la escena y transmitir una imagen de renovación a causa de la ausencia de quien estaba igualmente invitado, pero declinó acudir: Mariano Rajoy. Horas antes, el presidente y candidato había dicho que él solo va a los debates “importantes”, en alusión al cara a cara con Pedro Sánchez previsto para el final de la campaña a las elecciones al 20-D. No está el PP tan sobrado de apoyos seguros como para esgrimir este argumento. El atril que Rajoy dejó vacío le ha ahorrado el desgaste de tener que replicar a los ataques que le habrían sido dirigidos de forma directa, a cambio de mantener una actitud excesivamente de retaguardia frente a lo que se configura como una vanguardia de jóvenes políticos.

En medio de la volatilidad de las intenciones de voto mostrada por las encuestas, los ciudadanos necesitan que los partidos contendientes, y por lo tanto sus líderes, aclaren los proyectos y confronten las ideas. Poco van a aportar los mítines tradicionales destinados a los previamente convencidos, y es dudoso que la proliferación de comparecencias de políticos en programas televisivos de entretenimiento sirva para decidir a quién votar. Los debates a los que los candidatos concurren directamente constituyen la mejor fórmula para decidir el curso de una campaña muy distinta a las que precedieron a anteriores elecciones generales.

by BeHappy Co.