11 marzo 2008

El diputado oficialista argentino, Luis D´Elia, estalla contra el locutor radiofónico Fernando Peña: «¡Te odio!»

Hechos

El 27.03.2008 D. Luis D´Elía llamó al programa de radio de D. Fernando Peña para expresarle su odio hacia él y hacia ‘los blancos’.

Lecturas

El 26 de marzo de 2008, el actor, humorista y conductor de radio Fernando Peña (1963-2009), en el programa El parquímetro, se comunicó telefónicamente con Pablo D’Elía (hijo de Luis D’Elía), para pedirle su opinión sobre el enfrentamiento entre su padre y manifestantes ruralistas. El joven inició la conversación diciendo que era un gusto hablar con el periodista y cuando se enteró que se trataba de un reportaje en vivo, se excusó amablemente de opinar sobre el tema, aclarando que su padre era «un buen tipo» con «muchos ideales». Peña, terminada la conversación, se refirió a él de modo despectivo diciendo: «El nivel intelectual del hijo de D’Elía es una cosa lacrimógena; menos mal que no es puto».34

Al día siguiente, Fernando Peña entrevistó a Luis D’Elía por radio,35 presentándolo de una manera evidentemente racista:

Tenemos una nota de color… de color NEGRO, porque está Luis D’Elía del otro lado de la línea.

Fernando Peña36

D’Elía entonces respondió del siguiente modo:

¿Cómo te va, sorete? Odio a la puta oligarquía, odio a los blancos… […] Tengo un odio visceral contra ustedes, el norte de la ciudad… sépanlo de mi boca. Ustedes piensan que la gente que me sigue a mí es pura basura, escoria humana, negra, fea, horrible. Somos kelpers en nuestro propio país…[…] Te odio Peña, odio tu plata, odio tu casa, tus coches, tu historia, odio a la gente como vos, que defienden un país injusto e inequitativo. […] ¿Sabes con quien estás hablando?: Laferrere, asentamiento Tambo, manzana uno, lote tres […] Ya lo decía Sarmiento en los albores de 1880: «No hay que ahorrar sangre de gauchos», o sea de negros. Nosotros somos bosta, caca, basura, para vos Peña y la lacra que es igual que vos. […] Odio a las clases altas argentinas que han hecho tanto daño, que han matado tanta gente, en nombre de una sola bandera, que es la bandera de su propia ganancia.

Luis D’Elía37

Tras los dichos del líder del movimiento piquetero, Fernando Peña dirigió una carta abierta a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, en la que se refirió a la respuesta de D’Elía:

Le cuento que todo empezó cuando llamé a la casa de D’Elía […] Me saludó con un «¿Qué hacés, sorete?» […] Le quise recordar el día en el que en el cine Metro, cuando Lanata presentó su película Deuda, él me quiso dar la mano y fui yo quien se negó. Me negué, Cristina, porque yo no le doy la mano a gente que no está bien parada, no es mi estilo. Para mí, no estar bien parado es no ser consecuente, no ser fiel. Acepto contradicciones […] pero no tolero a las personas que se cruzan de vereda por algunos pesos. No comparto las ganas de matar. El odio profundo y arraigado tampoco. […]. Cuando me cortó, diciéndome: «Chau, querido», enseguida empezaron los llamados, primero de mis amigos que me advertían que me iban a mandar a matar […] que [D’Elía] es tremendamente peligroso. Entonces, por las dudas hablé con mi abogado. […] Me contestó que no había nada qué hacer porque el jefe de D’Elía es el ministro del Interior! Entonces sentí un poco de miedo. ¿Es así Cristina?