17 mayo 1991

Su competidor el diario EL PAÍS recuerda que en 1981 publicó un artículo acusando a periodistas españoles de estar al servicio del comunismo internacional

El director del diario ABC, Luis María Anson, obtiene el ‘Premio Príncipe de Asturias’ por su «defensa de las libertades»

Hechos

El 17.05.1991 se hizo público que D. Luis María Anson, director del periódico ABC había ganado el premio príncipe de Asturias.

Lecturas

El 17 de mayo se hace público que al director de ABC, D. Luis María Anson Oliart, se le había concedido el Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades ‘por la fidelidad al sentido vivaz de la tradición, de la historia y la defensa de las libertades”. En respuesta el Director de El País, Joaquín Estefanía Moreira decide reproducir otra vez en El País íntegramente el artículo ‘La Quinta Pluma’ que Anson Oliart publicó en 1981, dos meses después del 23-F, cuando era presidente de Efe, que fue tachado entonces de pro-golpista por denunciar una presunta infiltración del  comunismo en España a través de la prensa. Como respuesta ABC se limita a publicar un recuadro ‘zigzag’ en el que agradece la publicación y ahora recuerda que Anson Oliart también denunciaba en su artículo el ‘capitalismo corrupto’.

estefania  5plum El director de EL PAÍS D. Joaquín Estefanía publicó a toda página la noticia de que D. Luis María Anson, su principal competidor, había obtenido el premio príncipe de Asturias «por su defensa de las libertades», y justo debajo publicó el artículo ‘La Quinta Pluma’ que el mismo Sr. Anson había publicado en 1981 contra la profesión periodística a la que acusaba, en parte, de estar sometida a la Unión Soviética.

18 Mayo 1991

Luis María Ansón, premio Príncipe de Asturias

EL PAÍS (Director: Joaquín Estefanía)

Leer

Luis María Ansón, director del diario ABC, fue galardonado ayer con el Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades «por la fidelidad al sentido vivaz de la tradición, de la historia y la defensa de las libertades» así como por «la singular dedicación de ABC a la cultura y las artes, y su especial atención a los valores hispanos en el mundo». Ansón obtuvo en la última votación del jurado nueve votos, dos más que el filósofo Julián Marías, también finalista, informa Javier Cuartas. El premiado ha elevado en los últimos años la venta de su periódico hasta situarla en 280.356 ejemplares diarios, según el control OJD de 1989. En su más reciente etapa, una de las principales iniciativas de Prensa Española, editora de ABC, ha consistido en el lanzamiento del diari!o sensacionalista Claro, en sociedad con el grupo alemán Axel Springer. El 30 de abril de 1981, dos meses después del intento de golpe de Estado del 23-F, Luis María Ansón publicó en ABC un artículo en el que reflejaba su pensamiento sobre la situación de los medios de comunicación y el papel de los periodistas. Por su interés, lo reproducimos íntegramente.

«La Quinta Pluma» (1981)

Gramsci ha derrotado a Lenin en la estrategia de la lucha revolucionaria a largo plazo. El asalto al Estado por la vía de la violencia guerrillera todavía se utiliza para algunas naciones de menor rango. Pero, en general, la subversión del orden social de Occidente se ha organizado ya sobre la conquista de las superestructuras del poder, la cátedra, el libro, el cine, el teatro, la prensa, la radio, la televisión, la música, los ateneos, las salas de arte, los círculos intelectuales. El mundo de la educación, el de la cultura, el de la información, constituyen los objetivos preferentes de las fuerzas subversivas. Y asombra la inteligencia y la eficacia con que han actuado.La guerra de la información está planteada globalmente, tanto en Europa como en America, y se extiende desde la cátedra hasta el tebeo. No existe una sola parcela del mundo de la comunicación que no haya sufrido la infiltración subversíva, sujeta a un plan minuciosamente elaborado.

Los profesionales de la información constituyen el gran objetivo de esta maniobra. Crear o adquirir o financiar agencias, periódicos o emisoras, es caro y se deja a la iniciativa de los eficaces empresarios del mundo occidental. De lo que se trata es de utilizar esos medios en los que otros arriesgan su dinero, su esfuerzo y su tiempo. A través de los periodistas se procura distorsionar, con gasto mínimo y eficacia máxima, el propósito fundacional de agencias, diarios, revistas y emisoras de radio y televisión, hasta colocarlos al servicio de las fuerzas que pugnan por subvertir el modelo de sociedad occidental.

Los estrategas de la guerra de la información no creen demasiado ni en el idealismo ni en los principios éticos de los periodistas. No tratan de introducir el caballo de Troya en la ciudad occidental. Han instalado, más bien, el pesebre de Troya. Aunque la inmensa mayoría de la profesión permanece sana, a numerosos periodistas, mal pagados en casi todos los países del Oeste, se les proporciona una fuente suplementaria de ingresos a través de determinadas instituciones o de fáciles trabajos ocasionales. Se trata de habituarles a vivir por encima de su sueldo profesional para que se plieguen luego a las indicaciones de quien paga el complemento. Se compromete así a redactores, colaboradores, columnistas, auxiliares de redacción. Para los puestos directivos, que suele cubrir el empresario con hombres de su confianza, se empuja y apoya a profesionales de carácter débil, de vida complicada o de antecedentes políticos vulnerables.

No pocos periodistas, sin embargo, consideran que lo principal no es el dinero, sino el éxito. A éstos se les filtran exclusivas reales o informes reservados ciertos. Producido el éxito profesional, el periodista acudirá de forma espontánea a la fuente que se lo proporcionó.

Dentro de la estrategia general de la guerra informativa, las maniobras de infiltración tienen muy varias facetas.

En los periódicos impresos se intenta, primero, la ocupación de la selección laboral. Luego, cultura y educación. Y se continúa la escalada. En la sección religiosa se infiltra al cura progresista de turno que, no pocas veces, es un agente más de la subversión. Se comprompe también a auxiliares de redacción y hasta cortadores de teletipo. Al director o al redactor jefe se les burla impunemente. Ni siquiera llegan a sus mesas, en muchas ocasiones, las noticias que la subversión quiere silenciar. En Europa y en las Américas existen diarios financiados por demócratas y liberales, que salen a la calle impregnados de un procomunismo sutil. Cuando la infiltración en las redacciones resulta imposible, entonces se efectúa la penetración en el taller para erosionar económicamente a la empresa. Buen número de diarios conservadores y liberales, tanto europeos como americanos, tienen hoy los pies de barro. El más prestigioso título del periodismo mundial, The Times, podría explicar muy bien cómo se quebranta una institución que parecía inconmovible.

En la radio y la televisión, la operación resulta más fácil porque los controles suelen ser menores. Si la televisión tiene carácter estatal, se reblandecen sus estructuras a través de campañas periodísticas de descrédito y corrupción. Italia es un buen ejemplo de la eficacia del procedimiento. Luego se infiltran las secciones, empezando por la laboral, hasta escalar los puestos de decisión. No se olvidan ni los programas infantiles, porque en la guerra de la información se juega también a largo plazo y es necesario intoxicar la mente de los niños, más influidos ya por la radio y la pequeña pantalla que por la familia o la escuela.

La infiltración libra también en los diversos países occidentales dos batallas ya clásicas: las Facultades de Ciencias de la Información y los Colegios de Periodistas. La subversión en los centros universitarios se inyecta con tenacidad desde abajo, profesor a profesor, hasta conquistar el decanato. Como se trata de una guerra, todo vale, hasta las jugadas más sucias.

En los Colegios de Periodistas se busca la victoria por la vía electoral. Si no se consigue, se crean entonces asociaciones paralelas para desmontar a las que resistieron la infiltración subversiva. Algunos empresarios prestan a esta operación, bien por voracidad, bien por ceguera, un auxilio inestimable. En Iberoamérica, por ejemplo, la inmensa mayoría de los periodistas, sea cual sea su ideología, lucha por la colegación, la titulación universitaria, la cláusula de conciencia y el secreto profesional. Se trata de aspiraciones conquistadas ya en la mitad de los países hispanohablantes. Algunos editores, en su deseo de disponer de mano de obra dócil y barata, han convertido en bandera de las fuerzas subversivas estas aspiraciones, cuando lo inteligente, desde el punto de vista empresarial, hubiera sido encauzarlas, porque la profesión periodística no debe ser enemiga de los propietarios, pero tampoco su esclava.

Con paciencia, con dinero, con tenacidad, sin prisas, sin pausas, las fuerzas subversivas han creado en todo el Occidente, a través de las manipbras de infiltración que acabo de exponer, lo que Arnaud de Borchgrave ha identificado como la quinta pluma. Su actuación y su vigor constituye ya una realidad innegable.

La quinta pluma aplaude el progresismo disgregador en la Iglesia. Esúmula el divorcio. Defiende el aborto. Justifica la droga. Alienta la pornografía. Quebranta la familia. Ridiculiza la moral cristiana. Se carcajea de las vírgenes y sus milagros. Paganiza las fiestas religiosas. Se mofa del Papa. Trabaja, en fin, denodadamente para descristianizar a las sociedades occidentales.

La quinta pluma estimula la división en el seno de las Fuerzas Armadas. Batalla hasta escornarse por crear dentro de ellas una dialéctica de contradicción entre reaccionarios y liberales. Ridiculiza el sentido del honor de los militares. Se pitorrea de su amor a la Patria. Escarnece el culto a la bandera. Se coñea de los oficiales. Envenena a los soldados. Mantiene una campaña sistemática en desprestigio de los Ejércitos.

La quinta pluma ayuda al terrorismo. Magnífica sus actos criminales al otorgarles los mejores espacios de los periódicos impresos, hablados o audiovisuales. Asume su lenguaje de reivindicaciones, ejecuciones, liberaciones, ejércitos populares, con lo que le brinda la primera victoria, que es la semántica. La quinta pluma propaga la dictadura del miedo. La injerta en los tejidos profundos de la sociedad. Lánzase a campanas frenéticas para glorificar a los terroristas que ocasionalmente hayan sido víctimas de malos tratos policiales, con el fin de astillar la imagen de las Fuerzas de Seguridad.

La quinta pluma vapulea a los Gobiernos moderados, ya sean conservadores, ya sean laboristas. Y como el rriedio es el mensaje, por bien que éstos lo hagan los cuartea ante la opinión pública.

La quinta pluma aviva la discordia en el interior de los partidos enemigos. Azota a los políticos genuflexos ante ella. Los acollona. Los zarandea. Los escupe. Les befa. Les deja en harapos. La quinta pluma señala los hombres a destruir. Prepara informes amarillos sobre ellos, que luego filtra para decapitar, entre la calumnia y el escándalo, a los políticos que resisten. La quinta pluma babea ahora en España ante la Monarquía y la inciensa sin rubor, mientras se prepara para apuñalarla por la espalda.

La quinta pluma atiza el fuego social. Apoya peticiones salariales imposibles. Enciende las huelgas salvajes. Contribuye a la desestabilización económica. Se esfuerza, en fin, porque triunfe el gran objetivo marxista que es la proletarización de la clase media.

La quinta pluma condiciona a los escritores, a los pintores, a los músicos, a los actores, a los cantantes, puesto que los medios de comunicación infiltrados por ella sólo el ogian a los que se producen en una determinada línea, mientras vapulean o silencian a los otros, con lo que se consigue la subversión general de la cultura.

La quinta pluma impulsa un periodismo amarillo y letrinal. Engavia a los editores. Carnea a los profesionales independientes. Pastorea el rebaño del esnobismo intelectual. Acusa sistemáticamente de fascista o de ultra a todo periodista que no se pliegue a sus propósitos. Lapida con frenes¡ a los que osan enunciar sus maniobras.

La quinta pluma distorsiona la realidad internacional. Ataca a muerte a la OTAN. Se opone, histérica, a las centrales nucleares. Acalla las sirenas de alarma de Angola, de Yemen del Sur, de Etiopía, de Afganistán, y resucita, según le conviene, la política de distensión.

La quinta pluma convierte la libertad de expresión, que podría ser la gran fortaleza de Occidente, en su talón de Aquiles. Porque si es cierto que a una nación más le vale tener periódicos libres aun sin Gobierno que un Gobierno sin periódicos libres, también es cierto que en muchos casos la libertad de esos diarios resulta un sarcasmo, pues la quinta pluma los maneja a su antojo.

La quinta pluma manipula de forma sistemática, intoxica, distorsiona, hornaguea, deforma, desinforma, esparce las siembras de Caín sobre los surcos doloridos de Occidente, anestesia a la opinión pública para operar sin reacción, impone el terrorismo intelectual.

La quinta pluma, en fin, es la artillería que bate el campo enemigo antes de ocuparlo.

Los servicios de inteligencia de Estados Unidos y de otros países occidentales se esfuerzan por contrarrestar a la quinta pluma con la puesta en marcha de sus propias operaciones de infiltración. Pero aceptar este planteamiento sería caer en una trampa dialéctica. Porque existe una quinta pluma que el Este ha introducido en el Oeste, pero no existe una quinta pluma del Oeste dentro del Este. Esa es la diferencia y la explicación profunda de por qué Occidente está perdiendo la guerra de la información.

Al hablar de este tema conviene conservar el sentido de la realidad. La quinta pluma no forma el eje de la disputa por la supremacía mundial. Es sólo un diente en los engranajes de la poderosa maquinaria que una de las grandes potencias ha puesto en marcha. Sobrevalorar el alcaríce de la quinta pluma sería un error. Desatender su acción profunda y demoledora dejaría exangüe al Occidente frente al vendaval del Este. Porque el pájaro negro de la tercera guerra mundial aletea ya sobre el rostro del orbe. Los europeos, los americanos, viven como si no sintieran su aliento y disfrutan a manos llenas de la ciudad alegre y degenerada en este tiempo dorado de la relajación de las costumbres, del ocio y la holganza. Es la fascinación de la decadencia. Pero si no queremos que tode se desmorone, habrá que superar una época que se hace irremediablemente vieja. Habrá que barrer las hojas muertas de una generación occidental que consume ya los días postreros de su otoño. Habrá que construir un mundo nuevo que supere el comunismo esclavo y el corrupto capitalismo. Ciertamente son muchos los que no creen en la necesidad de la evolución; muchos, los deslumbrados por la brillantez del espectáculo occidental. Lo que no saben es que están contemplando el esplendor delincendio.

20 Mayo 1991

Agradecimiento a EL PAÍS

ABC (Director: Luis María Anson)

Leer

El diario EL PAÍS acogió de forma objetiva y amplia la noticia de la concesión del Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanides. Nuestro colega tuvo, además, la generosidad de incluir un artículo del  periodista galardonado: “La Quinta Pluma”, publicado hace diez años. Ese escrito es un texto anticipador en el que Luis María Anson exponía ante los lectores de habla española el abrumador arsenal de datos, recogido por Arnaud de Borchgrave, sobre las maniobras del KGB para introducir elementos subversivos en los periódicos conservadores y liberales del mundo occidental.

Estas denuncias de subversión, inteligentemente hechas, sobre todo en Estados Unidos e Inglaterra, la firmeza de Su Santidad el Papa, a quien el líder soviético, Andropov ordenó asesinar; y la clara actitud de Reagan y Bush, junto el pragmatismo del nuevo líder soviético Gorbachov, fueron factores sustanciales para el desmoronamiento del comunismo en la Europa del Este. Si bien, aparte de Cuba, existen todavía extensa bolsas de comunismo real en Asia y África, parece claro que el curso de la Histroia no volverá hacia atrás y que el totalitarismo marxista ha sido financiar quebrado.

En su artículo ‘La Quinta Pluma’, Luis María Anson terminaba diciendo: “Habrá que construir un mundo nuevo que supere el comunismo esclavo y el corrupto capitalismo”.

Esta idea es el punto clave de la encíclica “Centésimus annus” recientemente firmada por el Papa Juan Pablo II. El comunismo esclavo está ya superado o lo estará en poco tiempo: pero el nuevo orden mundial no se puede construir sobre el capitalismo corrupto y salvaje, sino sobre un entendimiento moderado de la sociedad de libre mercado. Y, sobre todo, sobre la solidaridad de las naciones poderosas con relación a los países del Tercer Mundo. El desafío de la humanidad para las décadas que vienen es la justa distribución de la riqueza mundial.