26 febrero 1987

El director-propietario de ¡HOLA! Eduardo Sánchez Juncó contrata a Isabel Preysler como entrevistadora para que entrevista a celebridades como Clint Eastwood o Paul Newman

Hechos

El 26 de febrero de 1987 se publica en ¡HOLA! una entrevista de Dña. Isabel Preysler a D. Paul Newman.

Lecturas

Entrevista de Dña. Isabel Preysler al Sr. Clint Eastwood para ¡HOLA! publicada en 1985.

Entrevista a Dña. Isabel Preysler al Sr. Paul Newman para ¡HOLA! publicada en febrero de 1987.

 

«Hay que levantar las faldas a esta pobredumbre, ponerles en su sitio y avergonzarles desde su vergüenza. Si el bueno y añorado de don Antnio Sánchez Gómez viera en qué se ha convertido su casa, se moriría otra vez». (1-10-1985).-

HOLA Y EL HIJO DE SÁNCHEZ

Jaime Peñafiel

Leer

El ¡HOLA! del hijo de aquel Hijo de Sánchez [Eduardo Sánchez Junco] fue el encargado de dar la alternativa en esa plaza de la confusión que son las revistas del corazón a una matadora de hombres que animada por el éxito de sus memorias había decidido convertirse para matar el aburrimiento que le producía su segundo matrimonio y toda su familia en ágil reportera. Si no de cinco estrellas ´si en la estrella única de la revista ¡HOLA! y mientras Tico Medina, con 35 años de profesión y un nombre como una catedral gótica se convertía en peón auxiliar que, como estos, tenía como misión colocarle el toro del entrevistado al maestro que, como tenía más miedo que Curro Romero, obligaba al pobre Tito a realizar toda la faena.

Preguntó a Eastwood «¿Cuando dirigirá su primera película». «Señorita ya he dirigido trece películas. ¿Usted no lo sabía? Eastwood telefonearía a la Warner Bros de Madrid, que habia negociado la entrevista ‘con la mejor reportera de la más importante revista de España’ recriminándoles. «¿Pero qué periodista de mierda me han enviado ustedes? Que no se le ocurra aparecer otra vez».

El fotógrafo se empeñaba en tomar foso a Isabel mientras Paul Newman trataba de responder a sus preguntas  «ISabel, acércate más, Isabel, sonríe». Llegó un momento en que Paul Newman no pudo más y levantándose preguntó: «¿Pero aquí quién es la estrella, esta señora o yo?».

A la Preysler reportera le siguieron Sofía de Habsburgo, que, de la mano de Alfredo Fraile, intentó también llevárselo curdo a base de poner la cara. La tenía muy bonita. Y a ésta, Carmen Ordóñez. Que ha hecho de todo y todo lo ha vendido. Mona Jiménez (reportera especial e intermediaria en la venta de exclusivas de Alfonso de Borbón-Dampierre). Santi Arriazu, que consiguió el scoop mundial del a luna de miel de Alfonso y María del Carmen por el Caribe y sin pagar un duro, tuvo que sufrir la humillación de esta intermediaria. Arriazu había conseguido las primeras fotos del duque de Cádiz desde la clínica de Navarra donde volvía tras el accidente que le costó la vida a su hijo Fran. Pero Eduardo Sánchez Junco prefirió publicar el reportaje, magnífico él, de Mona Jiménez (17 de marzo de 1984). A lo peor iba a medias con el duque. Porque suyo, de Mona Jiménez, también fue el gran reportaje de las primeras fotografías del duque con su hijo Luis Alfonso, superviviente de la tragedia (7 de abril de 1984).