Search
Pedja Mijatovic asumió ante la prensa el despido y nombró nuevo entrenador a Juan de Ramos

El entrenador del Real Madrid, Schuster, es despedido después de afirmar que ‘No era posible ganar en el Campo Nou’ al Barça»

HECHOS

El 9.12.2008 el Director Deportivo del Real Madrid, D. Pedja Mijatovic, anunció la ruptura del contrato de D. Bernd Schuster como entrenador y su reemplazo por D. Juan de Ramos.

JUAN DE RAMOS, NUEVO ENTRENADOR

mijatovic_de_ramos D. Juan de Ramos fue presentado como nuevo entrenador por el Director Deportivo del Real Madrid, D. Pedja Mijatovic.

10 Diciembre 2008

El Madrid pide elecciones a gritos

Alfredo Relaño

Aterrizamos en Marsella (a donde un impulso solidario me empujó a venir con el Atlético) y nos encontramos todos con entre veinte o cuarenta mensajes o llamadas perdidas en el móvil. Resulta que el Madrid había echado a Schuster, e inmediatamente contratado a Juande. «El Madrid nunca perdona, ni siquiera mañana podremos tener la portada del AS», me comentó un egregio atlético. Por mi parte, yo recordé una frase de Churchill: «Los Balcanes producen historia a una velocidad que son incapaces de digerir». Pensé eso del Madrid, que acumula sucesos y noticias a un ritmo vertiginoso.

¿Qué pensar? Toda caída de un entrenador es un fracaso para el entrenador y para el club. Schuster se ha ido liando en su propia madeja, alimentándose de sus rarezas y de su antipatía, aislándose, desafiando al entorno. El mensaje del deporte debe ser siempre intrínsecamente sano, y el de Schuster no lo era. Lo malo es que el del Madrid sin Schuster tampoco veo fácil que lo sea. Desde la apelación de Calderón a los Ultras Sur, nada puede ser igual. Ya no se trata de cambiar un entrenador. Ahora hay que cambiarlo todo. Hacen falta unas elecciones que despejen de una vez tantas nubes negras.

Calderón aún tiene una salida digna que no debe desdeñar: llamar a la paz, convocar una asamblea para adecentar el voto por correo y dar paso a unas nuevas elecciones. Tal como está no puede seguir, ni el Madrid puede seguir con él. Y a todo esto, en Marsella nos encontramos a la hora del almuerzo con la noticia de que Santos Mirasierra está libre bajo fianza. Todos pensamos al instante lo mismo: caray, un viaje demasiado vertiginoso para una semana: de tres años y medio a libertad bajo fianza en sólo siete días. Se quiera o no, da la sensación de que algunas cosas funcionan en España aún peor que el Madrid.

10 Diciembre 2008

Florentinada de Calderón

Roberto Palomar

A Florentino Pérez le gusta ir los sábados por la mañana a comer churros al Eurobuilding. Hubo un momento en que confundió a los entrenadores con los churros y los devoró.

A Ramón Calderón le gusta devorar kilómetros por la mañana en su cinta de correr. Ha llegado un momento en que ha confundido los kilómetros por la mañana en su cinta de correr. Ha llegado un momento en que ha confundido los kilómetros con los entrenadores y también los devora. En año y medio, el Real Madrid lleva tres y el Castilla, dos. No está mal.

Deberían cambiar de actividad. Florentino debería correr en la cinta y Calderón debería comer churros. En materia de entrenadores, no dan una. Al final, la cabra tira al monte y parece que triturar técnicos es condición sine qua non para que a uno le den el carné de presidente.

A Calderón le ha faltado sentido del humor para entender a Schuster. Lo de la imposibilidad de ganar en el Camp Nou fue una coña del alemán que nadie captó en el club. Todo el mundo lo entendió como una profecía catastrófica de Bernardo cuando, en realidad, era su último chiste.

Hace tiempo que en el Madrid todo se eleva a la categoría de drama. Se gana de forma dramática. Se gana de forma dramática, se pierde de forma dramática, la asamblea es un drama, fichar es un drama, las lesiones son un drama, la cantera es un drama, el voto por correo es un drama, la foto de Florentino con Zidane y Ronaldo es un drama.

Lo dramático del caso es que en los dramas, al final, siempre mueren los buenos. Como Schuster.

Roberto Palomar

18 Noviembre 2008

A Schuster le queda un telediario

Roberto Gómez

A Bernardo Schuster le salvó ayer la campana y esa campana tiene nombre y apellidos: Ramón Calderón. EL actual presidente del Madrid no quiere que el club sea un calco de la época de Florentino Pérez, cuando el equipo blanco tuvo en un año a cuatro entrenadores (Camacho, García Remón, Luxemburgo y López) y otros cuatro directores deportivos (Valdano, Butragueño, Sacchi y Benito Floro).

Calderón quiere aguantar el mayor tiempo posible a Schuster, entre otras circunstancias porque no encuentra un sustituto de garantías. Si lo tuviese, entonces el alemán ya no se sentaría el sábado en el banquillo del Bernabéu.

Schuster y Calderón, aunque ayer hablaron por teléfono brevemente, ya no se tragan y hasta se puede decir que no se hablan. El todavía entrenador del conjunto blanco tiene las horas contadas aún ganando el Recreativo este sábado. Es más, su adiós podría depender del juego que desarrolle el equipo.

Ayer, en la comisión delegada, nadie de los presentes, salvo el presidente, le defendió. Amador Suárez y Vicente Boluda, vicepresidentes de la entidad, no le quieren ver ni en pintura… Ni siquiera MIjatovic ni su supuesto amigo Portugal dieron la cara por él.

Ahora, tras los acontecimientos, se busca un sucesor para el megaproyecto de la proóxima temporada. En esta nueva apuesta no estará Schuster, pero tampoco futbolistas como Dudek, Drenthe, Saviola y Metzelder. A quien sí se espera recuperar es a Granero, traspasado con opción de recompra esta temporada al Getafe de Ángel Torres.

De cara al mercado de invierno, tanto Mijatovic como Portugal, éste último estuvo de viaje por Italia el pasado fin de semana, manejan una amplia lista de futbolistas.

El presidente sigue creyendo que deben venir dos jugadores con experiencia que ayuden al equipo en estos seis meses de competición y luego abandonen el equipo. La principal ventaja que tiene la entidad madridista es que no tiene problemas económcios, y eso da garantías a los técnicos de que pueden fichar bien. Respecto al sucesor del alemán, ya se piensa en un técnico de campanillas y el que más gusta es Wenger. A Schuster le queda un telediario.

by BeHappy Co.