30 diciembre 1874

Es hijo de la destronada reina, Isabel II, que se mantendrá en el exilio

Comienza La Restauración en España: Alfonso XII se convierte al Rey de España y forma una monarquía parlamentaria liderada por Cánovas del Castillo

Hechos

El 29.12.1874 comenzó el reinado de D. Alfonso XII en España.

Lecturas

El 30 de diciembre de 1874 D. Alfonso de Borbón y Borbón es proclamado rey de España con título de ‘D. Alfonso XII’. El objetivo de establecer una monarquía parlamentaria que de estabilidad respaldada en dos partidos políticos que practiquen el ‘turnismo’, el Partido Conservador de D. Antonio Cánovas del Castillo y el Partido Liberal de D. Práxedes Mateo Sagasta. (Comienza un reinado de cierta estabilidad que se prolongará hasta la desaparición del monarca en 1885).

NUEVO JEFE DE GOBIERNO: EL ARQUITECTO DE LA RESTAURACIÓN. 

El 31 de diciembre de 1874 el Rey D. Alfonso XII nombra presidente del Consejo de ministros a D. Antonio Cánovas del Castillo (sustituyendo a su camarada Sr. Sagasta), principal artífice de su llegada al trono y arquitecto de La Restauración. El Sr. Cánovas del Castillo pertenece al Partido Conservador. Permanecerá en el poder hasta el 12 de septiembre de 1875.

30 DE DICIEMBRE

EL IMPARCIAL (Propietario: Eduardo Gasset y Artime)

30-12-1874

Leer

Cuando los españoles, ansiosos de ver terminada la guerra civil, tenían puesta la vista y el corazón en el Norte, un nuevo grito de rebeldía les ha hecho mirar indignados hacia Levante.

Los Sres. Martínez Campos y Jovellar han sublevado en Sagunto, por D. Alfonso de Borbón, algunas fuerzas del ejército del Centro destinadas a combatir al carlismo.

Inútil nos parece escribir un artículo para expresar el sentimiento que habrá producido en nuestra alma ese hecho, conocidos nuestros antecedentes políticos.

Como españoles, como liberales, como monárquicos y como revolucionarios estamos en el puesto que nos señalan nuestro patriotismo y nuestras convicciones, y de él no habremos de retroceder un ápice, deplorando amargamente en todos conceptos lo que es un infortunio para la patria, para la libertad, para la monarquía, y una nueva prueba para la revolución de Septiembre.

¡VIVA ALFONSO XII!

LA ÉPOCA (Propietario: Ignacio José Escobar, marqués de Valdeiglesias)

31-12-1874

Leer

En un solo día la nación española ha pasado de la negación de todo gobierno regular a la afirmación de la monarquía constitucional, vínculo que enlaza el pasado con el presente y garantía preciosa y universal de la moderna libertada; del reinado de la arbitrariedad al reinado del derecho y de la justicia; del vacío y de la postración a la única solución liberal y patriótica, superior y común a los partidos y la confianza.

Largos meses llevaba la revolución de setiembre de agitarse en el vacío y de luchar con el imposible, que no otro nombre que el de imposible merece su pretensión de que un pueblo, de carácter elevado y gloriosa historia, viviera sin ideas, sin instituciones, sin sentimientos y sin creencias, en perpetua interinidad y luchando al propio tiempo con las mayores dificultades. Ni aun grito de guerra, ni aun bandera se le daba a ese pueblo tan sufrido y pronto a los sacrificios, para rechazar la invasión del absolutismo, que la revolución extraviada resucitó  y que hasta los últimos tiempos no había cesado de crecer. Semejante situación era, repetimos, el vacío y el imposible; una muerte moral a que la nación española no podía aun hallándose abatida y postrada, resignarse. De ella han venido a sacarla después de la Providencia, apiadada de nosotros, el patriotismo y esfuerzo del ejército y la incontrastable influencia de opinión, bien comprendida e interpretada por el primero; elementos ambos que han bastado para cambiar en un momento la faz de España y que conseguirán, no los dudamos, nuestra rehabilitación ante la Europa y ante el mundo, en donde acaso se iba perdiendo la esperanza de que España se mostrara digna de sí y se salvará a si propia.

Un milagro parecía preciso para eso; más el milagro se ha hecho mediante aquellas fuerzas morales de que los partidos exaltados reían siempre que nos oían nombrarlas; fuerzas morales que se llaman el derecho, la monarquía, la justicia, la ley y el sentimiento monárquico, que no ha sido posible extinguir durante loos seis años trascurridos desde 1868 y que hoy se traduce por el grito consolador y nacional de

¡Viva Alfonso XII, rey de España!

Apenas verificado el movimiento que ha producido tan completa y gozosa transformación, nos apresuramos a repartir al público un suplemento en el que recopilábamos los principales hechos ocurridos y nuestras primeras impresiones. LE reproducimos en este lugar para conocimiento de nuestros suscritores, y como punto de partida de nuestros juicios y narraciones posteriores.

LA ÉPOCA

El Análisis

Alfonso XII: Una nueva esperanza monárquica

JF Lamata

¡Vaya vuelta de tuerca en la historia! El 30 de diciembre de 1874, España, esa eterna montaña rusa de conflictos y cambios, decidió darle la bienvenida a un Borbón al trono, proclamando a Alfonso XII como rey. Y todo esto, gracias al inquebrantable arquitecto de la Restauración, Antonio Cánovas del Castillo, quien no perdió tiempo en tomar las riendas como presidente del Consejo de Ministros. Mientras tanto, El Imparcial no pudo esconder su sorpresa e indignación. ¡Qué revoltijo de emociones! Por un lado, lamentaban que la rebelión de Martínez Campos y Jovellar alterara su visión de una España unida y en paz, pero por otro, veían en la monarquía una oportunidad de estabilidad tras años de turbulencia.

Y luego está La Época, siempre lista para ensalzar las maniobras de Cánovas. ¡Claro que sí! Desde su perspectiva, España había dado un salto cuántico desde el caos y la anarquía a una monarquía constitucional que prometía ser la panacea de todos los males. Según ellos, la nación había pasado de la “negación de todo gobierno regular” a la “afirmación de la monarquía constitucional” en un abrir y cerrar de ojos. ¡Qué manera de ver las cosas! Para La Época, esto no era solo un cambio político, sino un renacimiento moral y patriótico, una resurrección que debía inspirar confianza y admiración tanto dentro como fuera de nuestras fronteras.

Así que aquí estamos, con Alfonso XII en el trono y Cánovas al timón, navegando hacia lo que esperamos sea un futuro de estabilidad y progreso. ¡Salud por una nueva era en la que los españoles, sin importar sus diferencias, puedan encontrar un terreno común bajo el manto de la monarquía! Porque, como bien señala El Imparcial, a veces necesitamos un poquito de tradición para recordar quiénes somos y hacia dónde queremos ir, y según La Época, no hay nada como un Borbón para llevarnos allí. ¡Viva Alfonso XII, rey de España!

J. F. Lamata