Search
El nuevo dueño, Santiago Rey, coloca a Alfredo Vara como director en funciones

El Grupo Voz compra el arruinado DIARIO16 con el objetivo de intentar evitar su quiebra

HECHOS

El 20.01.1998 el periódico DIARIO16 anunció que el medio había sido adquirido por la Sociedad Disgasa, propiedad a su vez del Grupo Voz.

Aunque la compra de DIARIO16 por el Grupo Voz significaba que, temporalmente, se conseguía salvar la cabecera, no se salvó toda la redacción y había un importante número de periodistas que perdían su trabajo y eran despedidos por el fuerte endeudamiento que arrastraba la cabecera.

grupoVozD16

18 Enero 1998

Despedida de los trabajadores de DIARIO16

DIARIO16

Como todos nuestros lectores saben, la semana pasada se produjo la compra en pública subasta de la cabecera de DIARIO16. La incorporación de nuestro periódico al Grupo Voz abre una nueva etapa en la historia del mismo y tiene como consecuencia inmediata la edición por parte de una nueva empresa de este periódico.

A nosotros, los que hemos venido haciéndolo, nos permitirá el cobro de una parte de los salarios adeudados (los correspondientes al periodo de la quiebra) y la indemnización mínima que marca la ley.

Los que a través de cuatro largos años de crisis hemos llegado hasta aquí nos despedimos finalmente de nuestros lectores, pero no queremos hacerlo sin dejar constancia una vez más de nuestro agradecimiento tanto a quienes día tras día han acudido a la cita con el periódico en los quioscos como a quienes ayudaron a nuestra supervivencia económica comprando bonos de solidaridad el verano pasado.

A estos últimos queremos tranquilizarles por cuanto a pesar de informaciones tendenciosas, los órganos de la Quiebra han tenido constancia de la entrada en la caja de la empresa de todas las aportaciones recibidas y de su dedicación a cobro de salarios.

En esta última información no queremos olvidar que el principio del deterioro de nuestro periódico se remonta al despido brutal de 134 trabajadores, en enero de 1994, realizaba por Jesús de Ramón-Laca, que colocó a la Policía antidisturbios en la puerta de la sede del periódico, para que fueran estos quienes comunicaran a los trabajadores si podían pasar o estaban definitivamente despedidos.

Para empeorar las cosas, un aventurero de las finanza,s como José Luis Domínguez, adquirió a continuación el Grupo16 por una peseta y nada más comprobar que no podía convertirlo de inmediato en miles de millones, desapareció de escena dejándonos en manos de gestores como Miguel Ángel Jiménez que, sin duda, gestionaron bien los magros ingresos del diario, pero para su bolsillo, mientras la deuda con los trabajadores crecía y crecía.

Tras una larga travesía marcada por una cobarde inhibición empresarial, descubrimos hace unos meses que el Sr. Domínguez seguía siendo el propietario de una publicación que no pisa desde hace un año y medio.

Nos congratulamos de que la cabecera no desaparezca del quiosco. Hubieramos preferido poder añadir que el cien por cien de los trabajadores mantenía su empleo. Lamentablemente no es así y sólo podemos decir que el periódico que saque la nueva editora no será realizado en su inmensa mayoría por nosotros.

La decisión de despedirse de los lectores a través de estas líneas ha sido decidida como tantas otras en una asamblea de periódico. La última decisión, como las anteriores, ha sido también colectiva. Este es el ‘secreto’ que nos ha permitido resistir durante tanto tiempo una situación de crisis en ausencia de dirección empresarial.

Adiós.

16 Enero 1998

LA VOZ DE GALICIA compra DIARIO16 y mantendrá parte de la plantilla actual

Francisco J. López

Diario 16 iniciará una nueva etapa a partir del próximo lunes tras varios años de problemas económicos. Distribuidora Gallega S.A. (Disgasa), una sociedad propiedad del grupo editor de La Voz de Galicia, adquirió ayer en subasta pública las cabeceras de Diario 16, excepto la de Andalucía, por 527 millones de pesetas.

Inpresa, la empresa editora de Diario 16, está en quiebra desde el pasado mes de julio. En 1995 ya se declaró en suspensión de pagos. La rotativa y las instalaciones están hipotecadas por la Administración.

El nuevo propietario, editor de La Voz de Galicia, Diario de León y La Voz de Baleares, depositó ayer en el juzgado 120 millones de pesetas de los 527 comprometidos. Tiene de plazo hasta las 14.00 horas del lunes para satisfacer los 407 millones restantes, momento en que será efectivo el cambio de propiedad.

Ese dinero y el que a partir de ahora se pueda conseguir por los fondos editoriales del periódico es lo único que podrán cobrar los más de 2.000 acreedores. En total, unos 1.000 millones de pesetas, si bien la deuda de la editora supera los 21.000 millones.

UN UNICO POSTOR.- El grupo editor de La Voz de Galicia fue el único postor que se presentó ayer a la subasta, celebrada en segunda convocatoria en el Juzgado de Primera Instancia número 40 de Madrid.

Emilio Rey, consejero delegado del grupo Voz, representó al nuevo propietario en la subasta.

Al acabar el acto, Rey destacó la gran simpatía de la que goza Diario 16 y su historia reciente, «que es su principal activo», según dijo.

Respecto a los planes futuros, apostó por la continuidad de la mayoría de las cabeceras y la potenciación de la edición nacional. Actualmente están en la calle las de Madrid, Burgos, Galicia, Castilla-La Mancha y Valencia.

El nuevo propietario se ha comprometido a contratar a parte de la plantilla actual. Diario 16 cuenta con 193 empleados en Madrid, y unos 80 más que trabajan en las ediciones regionales.

La nueva etapa, según anunció el grupo Voz a través de un comunicado público, se iniciará con un plan de relanzamiento periodístico y empresarial.

Todos parecen estar satisfechos con el nuevo propietario. El comisario de la quiebra, Antonio Moreno, reiteró que «cumple con las características de solvencia y seriedad requeridas».

A su juicio el desarrollo del proceso ha sido «un éxito» del comité de empresa.

Moreno pidió ayer un último esfuerzo a los trabajadores de Diario 16: que continúen publicando el diario hasta que el lunes se produzca el definitivo cambio de propiedad. La intención de la nueva empresa es que el diario no deje de salir ni un solo día.

Con el dinero obtenido en la subasta, los trabajadores podrán cobrar las nóminas impagadas desde que se inició en julio el proceso de quiebra. También tendrán preferencia el Fondo de Garantía Salarial, que reclama 80 millones, y Hacienda y Seguridad Social, a la que se deben 70 millones sólo en los últimos seis meses.

Otro aspecto importante por dilucidar es la hipoteca que pesa sobre la cabecera del diario, por importe de 323 millones, que todavía no ha sido pagada al Banco Exterior de España.

by BeHappy Co.