Search
Los seguidores del Barça califican al jugador portugués como 'traidor'

El nuevo presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, ‘arrebata’ al jugador Luis Figo al Fútbol Club Barcelona para indignación de su afición

HECHOS

El 25.07.2000 el jugador D. Luis Figo fue presentado como número número 10 del Real Madrid club de fútbol.

LA GRAN BAZA  DE FLORENTINO: EL FICHAJE DE FIGO

PortadaFigo2000  DesmentidoFigo D. Florentino Pérez prometió durante su campaña que si ganaba las elecciones a la presidencia del Real Madrid ficharía a D. Luis Figo, que por aquel momento era el jugador estrella del Fútbol Club Barcelona, promesa que causó un gran revuelo y que D. Florentino hizo efectiva tras ganar la contienda electoral.

REVUELO MEDIÁTICO POR LA OPERACIÓN FIGO

garcia_morena_copeser Antes de que D. Florentino Pérez anunciara su promesa de fichar a Figo, la noticia fue adelantada por el periódico deportivo MARCA dirigido por D. Manuel Saucedo, pero fue el popular locutor radiofónico D. José Ramón de la Morena el que confirmó la operación con el propio D. Florentino Pérez desde su programa ‘El Larguero’ en la Cadena SER. Por contra, su principal competidor, D. José María García, desde su programa ‘SúperGarcía’ en la Cadena COPE desmintió que esa operación pudiera ser posible, coincidiendo así con lo que manifestaban desde el F. C. Barcelona. Los hechos dieron la razón al Sr. De la Morena y desmintieron al Sr. García.

PACO GONZÁLEZ vs TOMÁS GUASCH POR FIGO: «NO CREO QUE FLORENTINO GANE»

paco_GonzalezGuaschTomas

Sr. Paco González: No, no lo creo, no porque no crea a Florentino, sino porque estoy seguro de que no va a ganar las elecciones, y no ganando las elecciones esa promesa se puede entender de dos maneras: como un brindis al sol o como una sana declaración de intenciones. Creo sinceramente que Florentino lo haría, pero también creo que lo dice desde la desesperada posición del que siente que va a perder de manera irremediable. Por eso, Tomás, hazme caso, Pérez no podrá cumplir con su palabra y los socios pagarán como que tú te apellidas Guasch y como que Figo le va a sacar a Joan Gaspart el Miniestadi y parte del Palau de hielo. Por cierto, yo prometo que si soy presidente del Madrid el próximo lunes rejuvenezco a Maradona. Dime, Guash, ¿estoy mintiendo o no? (12-7-2000)

Sr. Tomás Guasch: Sin duda que Florentino cumplirá su palabra, porque ha lanzado un órdago contra sí mismo y esos órdagos, querido señor González, nunca se pierden. Luis Figo puede decir mañana que se mete en un convento y Florentino ser presidente del Madrid exactamente igual, lo que no podrá cambiar en su palabra ante el madridismo y no me cabe la menor duda de que los señores socios y abonados del club asistirían gratis total al estadio Santaigo Bernabéu los partidos de la próxima temporada. Uno quizá no pueda responder de la palabra de los demás, pero está claro que siempre puede hacerlo de la suya. Y de la de Florentino Pérez no dudáis ni Lorenzo ni Onieva ni tú González, porque sois madridistas de bien y gente ejemplar. ¡Hala, Madrid! (12-07-2000)

Sr. Paco González: Ya te lo dije una vez, Tomás, y ahora con Florentino Pérez de presidente te lo repito: Figo vendrá al estadio Santiago Bernabéu, pero no mañana, ni pasado, sino el próximo mes de marzo con el Barça para el partido de Liga. El tal Veiga se la ha jugado a Florentino; ahora Figo dirá que rompe con su representante y le sacarán un pedazo de aumento de sueldo al Barça. La duda que tengo es si Florentino habrá picado tanto como para pagarle los tres millones de dólares de comisión al intermediario por adelantado. En ese caso, la juerga de Figo le va a salir baratita al nuevo presidente: 500 kilos para Veiga y 1.500 para las cuotas de los socios. Así que, mi querido Guasch, estoy convencido de que el 7 en Madrid seguirá siendo Raúl y el del Barça Figo. (18-7-2000)

LOS CULÉS PROSCRIBEN A FIGO COMO TRAIDOR A CATALUNYA

antiFigo Para los seguidores del Fútbol Club Barcelona, incluyendo sus medios de comunicación afines, MUNDO DEPORTIVO y SPORT, al aceptar fichar por el Real Madrid, el jugador de fútbol portugués se había convertido en el peor traidor. Para algunos no sólo traidor al Barça, sino traidor a Catalunya, motivo por el cual el Sr. Figo sería siempre especialmente abucheado cada vez que asistiera al Camp Nou, el Estadio del Barça, en una de cuyas presencias se le arrojaron banderas de Catalunya a la cara al grito de ‘puto Figo’.

06 Julio 2000

El arma de doble filo de Florentino

Alfredo Relaño

De repente, la carrera electoral del Madrid ha dado un salto brusco. De la Morena anunció ayer que Florentino Pérez tiene depositados los 10.000 millones correspondientes a la cláusula de Figo. Además, tendría también acuerdo con él representante del jugador y con el propio jugador. Es decir, que si Florentino gana las elecciones, Figo sería jugador de Madrid. Eso parece ser cierto. También ONDA CERO anunció ayer que el mismo candidato podría estar dando pasos para hacerse con Zinedine Zidane. Toda una bomba desde luego.

De repente, el aire de la campaña electoral del Real Madird ha cambiado. ¿Pueden dos Copas de Europa contra Luis Figo? ¿pueden dos Copas de Europa contra Figo más Zidane? Es difícil asegurarlo. El socio del Madrid está agradecido a Sanz por esas dos Copas, que faltaban en la vitrina desde hace más de treinta años. Han sido momentos inolvidables. Pero lo que se eleva enfrente es mucho. Aunque sólo sea Figo, se trata de la estrella del Barcelona, un jugador revalidado por un gran éxito en la Eurocopa. Es una auténtica bomba.

Y, sin embargo, Florentino arriesga con l maniobra. Su imagen de presidenciable frío, de gran gestor y hombre sensato, ha cambiado. Se abre ante nosotros otro Florentino. Se abre ante nosotros un presidenciable capaz de hacer un fichaje de 10.000 millones antes de tener un cuento técnico con el que consultar si ese es el mejor destinado para una cantidad así. Se abre ante nosotros un presidenciable que ya no podrá decir que su gran preocupación es la deuda. Antes asistíamos a la lucha entre la pasión y la frialdad empresarial. La lucha se ha trasladado, íntegra, al territorio de la pasión.

Alfredo Relaño

07 Julio 2010

Un golpe de efecto virtual

Santiago Segurola

A falta de verdaderas ideas sobre las que discutir, los candidatos a la presidencia del Real Madrid y del Barça han preferido discutir sobre lo virtual antes que sobre lo real. La virtualidad es el presunto compromiso de Luis Figo con Florentino Pérez, rival de Lorenzo Sanz en las elecciones del Real Madrid.

En un ejercicio de funambulismo perfectamente calculado, Florentino Pérez reiteró ayer a este periódico que prefería no hacer comentario alguno sobre el caso Figo, de tal manera que no confirmó el acuerdo, ni tampoco lo negó, alegando que no era el momento para pronunciarse sobre el tema. Vino a decir que su agenda la decidía él y no los periodistas. Y repitió la consigna que había dado a su jefe de prensa el día anterior. «Cualquier comentario sobre nombres que no hayan salido de mi boca sólo se podrán tomar como rumores». En cualquier caso, en su entorno no se podía evitar la satisfacción por las dimensiones que había tomado lo que para Florentino Pérez era un rumor, puesto que de su boca sigue sin salir una sola palabra sobre Figo.

El jugador portugués tampoco ha dicho palabra alguna sobre el asunto, un silencio tan premeditado como el ejercicio de equilibrismo del candidato. Estamos, por tanto, ante una variante entre la noticia y el rumor, que es la noticia por omisión. No hay noticia, pero como si la hubiera. Y además es una bomba. Virtual, pero bomba, de tal manera que ha alterado radicalmente las campañas electorales en los dos clubes y ha provocado un fragor periodístico que pone fin al decaído panorama de este comienzo de verano. Ya no importa tanto confirmar la veracidad del supuesto acuerdo entre Florentino Pérez y Luis Figo como admitir el nuevo escenario que se ha creado en el proceso electoral. Alguien, y no hay duda de que se trata de Florentino Pérez -a pesar de sus protestas-, ha decidido cambiar el desarrollo de una campaña que no le convenía. El efecto sobre los resultados de los comicios se sabrá muy pronto. Lo que se sabe desde este momento es que no hay programa, idea o modelo que resista a la arrolladora fascinación que producen las estrellas del fútbol. Ahora es Figo. Veremos quién es mañana.

10 Julio 2000

Figo pone a Florentino en jaque

Alfredo Relaño

Descartamos que las declaraciones de Figo a Sport sean una invención. Es inimaginable. Descartamos también que sea una exageración. El periodista al que se las hace es de su máxima confianza. Es su biógrafo, podríamos decir. Con él hizo el portugués la biografía que publicó ese mismo periódico. Descartamos también que no haya habido nada de nada entre los agentes de Figo y Florentino. Éste estaba muy seguro de contar con el jugador como gran baza electoral, y ayer mismo insistía en que mañana todo quedará aclarado. Mañana, pues, es el Día D.

¿Qué ha podido pasar entonces? Lo más verosímil es que el agente de Figo, Veiga, haya utilizado a Florentino. Con la oferta de éste habría confiado en presionar al Barça para una mejora del contrato de su pupilo. Pero la noticia saltó antes de tiempo, y Núñez se enfadó y anunció que no quería negociar. Siendo así, Veiga ha podido ver que la maniobra ha resultado inútil… y arriesgada. Porque Figo puede tener un gran contrato con Florentino, pero sí a pesar de eso gana Sanz (que sigue siendo favorito), ¿qué podría hacer después Figo? ¿Es imaginable que se presentara en el Barça con cara de arrepentimiento? No. Desde luego que no.

Florentino insiste en que lo tiene todo bien amarrado. Más le vale. Mañana es el día en que tiene prevista la presentación. Es todo caso, ya no es lo mismo. Lo que ahora se supone que tiene en un jugador que está asegurando a la afición culé que el día 24 estará con ellos. El entusiasmo de los madridistas por el supuesto cambio de bando del portugués ya se ha enfriado un tanto. Todo hace indicar que Florentino ha sido víctima de un engaño. Mañana lo sabremos.

Alfredo Relaño

10 Julio 2000

El peligro de jugar a dos bandas

Santi Nolla

Figo es tan bueno jugando por la derecha como por la izquierda. Alternar las bandas en un campo de fútbol es sinónimo de polivalencia, hacerlo fuera de la hierba es querer abarcar demasiado. Eso es lo que ha hecho Figo. Es evidente que su manager ha llegado a un acuerdo con Florentino Pérez y lógico que pretenda cubrirse caso de que el empresario no gane las elecciones del Madrid. Aspirar a jugar a dos bandas y no tener penalización es hábil, pero no es ético. Figo debería haber esperado al 24 para negociar lo que él considera justo con el nuevo presidente, teniendo en cuenta que hace un año Núñez renegoció su contrato. La presión de que si el Lazio, que si el Madrid, que si el cariño, lleva a que la gente entienda perfectamente lo que quiere. Y lo que quiere es más.

Bien, eso es comprensible en un profesional, tanto como que un club sepa hasta donde puede llegar. El problema no es cuando se quiere más, es cuando se quiere todo y eso no cabe. Porque pretender que el Barça pague más presionando con un acuerdo con un candidato a la presidencia del Madrid es tensionar la cuerda al límite.

Decir ahora, no el día que apareció la noticia, que estará el día 24 en el Barça es confiar poco en Florentino o querer salvar la piel. Es evidente que a quien más beneficia todo esto es a Lorenzo Sanz, que no sabía como desactivar la bomba Figo. El jugador no tendrá mayores problemas: si gana Florentino se irá al Madrid y si no se quedará en el Barça con más sueldo.

Santi Nolla

22 Julio 2000

Figo

Carmelo Encinas

Las elecciones a la presidencia del Real Madrid me han hecho sentir como un auténtico ignorante. Sí, porque esto del fútbol no lo seguía yo muy de cerca, no al menos con el entusiasmo y la dedicación que le presta la ciudadanía en general llevada por esa imperante y legítima pasión por el deporte rey. Esa ignorancia de que les hablo se ha puesto en evidencia a la hora de valorar las distintas maniobras que los contrincantes en cuestión realizaron en el intento de llevarse el gato al agua. Sin ir más lejos, no supe dimensionar la baza jugada por el entonces aspirante Florentino Pérez, poniendo sobre la mesa el nombre de un señor llamado Figo y cuyo compromiso de fichaje ha pesado, según parece, de manera determinante en los resultados.Tengo que reconocer humildemente que si alguien me hubiera preguntado hace un mes por el tal Figo, no hubiera pasado de contestarle que es un jugador de fútbol. No habría sido capaz de añadir que juega en el Barcelona, la posición que ocupa en el campo y ni siquiera que es portugués. Y, si ignoraba aspectos tan elementales de esta afamada figura del deporte, cualquiera puede imaginarse mi absoluto desconocimiento sobre sus habilidades en el terreno de juego al igual que su desorbitada cotización en el mercado de las piernas. Sé que esto que voy a decir es poco menos que una herejía para los forofos del balompié, pero a mí todo lo que cobre un jugador, por bueno que sea, por encima de un cirujano cardiovascular, un experto artificiero o un jefe me resulta casi indecente. Y yo entiendo que esto es un negocio que se rige por la ley de la oferta y la demanda y que las estrellas son máquinas de generar dinero, pero aun así me parece injusto. Lo grave del asunto es que no tengo posibilidad alguna de que me saquen de mi cerrazón mientras siga viendo a jugadores que perciben cientos de millones y no tocan bola o se pasan toda la temporada calentando el banquillo con el trasero. El mismo Madrid de las estrellas que cosechaba esta temporada su octava Copa de Europa frente al Valencia en el estadio Saint Denis de París era humillado semanas antes en su propia casa por un modesto Racing de Santander. Está claro que el fútbol es un juego que mueve algo más que afición deportiva, algo más que la pasión por los colores. Sólo así se explica la dimensión adquirida por las elecciones a la presidencia del club blanco y los resortes accionados por los candidatos en el intento de alzarse con la victoria. Basta con echar un vistazo al palco del Bernabéu en un encuentro importante para comprender las posibilidades que su directiva tiene de codearse con el alcalde, el presidente autonómico, el del Gobierno de la nación o con el propio Rey.

La presidencia del Real Madrid es un puesto con una enorme capacidad de influencia política y económica, y por esa golosina pelearon hasta la extenuación Lorenzo Sanz y Florentino Pérez. El primero, con un patrimonio inmobiliario valorado en miles de millones de pesetas; el segundo, al frente de una boyante empresa en la que trabajan casi 30.000 personas. Ganó este último por un mal cálculo del primero. Sanz valoró en exceso el peso de las copas europeas conseguidas durante su mandato y muy poco el ridículo que hizo el equipo frente a los equipos modestos durante la Liga y su errática política de fichajes. Además, los aficionados vieron en Pérez al empresario eficiente capaz de poner en orden las desastrosas cuentas del Madrid. De momento, el nuevo presidente habrá de cumplir con algunos compromisos ineludibles para no defraudar a quienes le han votado. Prometió una nueva Ciudad Deportiva junto al Campo de las Naciones, un proyecto del que se mofó públicamente su rival por entender que levantaba castillos en terrenos municipales. Dijo también que adecentería el Bernabéu hasta borrar el aspecto cutre que impera en sus gradas, pasillos y urinarios. E incluso aseguró que algo haría para mejorar el aspecto exterior del estadio y el de las cuatro horrendas torres de evacuación que fueron edificadas en terreno de todos los madrileños con la condescendencia del Ayuntamiento. Anunció, además, que trataría de otro modo a los socios cuya atención se reducía a una miserable ventanilla. Son, en definitiva, compromisos importantes que mejorarían la imagen del Real Madrid ante su base social y el resto de la ciudadanía.

22 Julio 2000

Figo y las cuotas

José Manuel Gozalo

He tenido la santa paciencia de hacer una encuesta con casi un centenar de socios del Madrid. Una encuesta personal, entre amigos. Y aún a costa de aguna que otra protesta, inmediatamente acallada a base de carnet en el morro, de los que sólo son simpatizantes y querían opinar, he observado que, como me temía lo de la lírica, el romanticismo y el orgullo de casta, han pasado a peor vida. Más de la mitad de los sonsacados, prefieren que Don Florentino les pague la cuota del curso futbolero a que Figo venga al Madrid. Los argumentos son de lo más peregrino. Desde el que, jugando a sincero, reconoce que un ahorro viene de peras, hasta el que aduce, más enteradillo, que Figo ya ha dado todo en el Barça, que no le ven con la camiseta blanca y que, estos ya son los vengativos, ese tío no puede ser madridista con lo que ha largado.

Sea como fuere, la pasta pesa más que tener en la plantilla a un jugador que hace escasamente un mes, era considerado el mejor del mundo en su parcela y que muchos madridistas se reconocían apenados porque, en su día, Mendoza no se lo trajo. Gaspart ha dicho que no ha ganado Florentino, que ha perdido Lorenzo Sanz. Es posible. Pero los errores estratégicos se pagan. Lo que parece claro, es que, por lo que  se ve, no sólo para los catalanes la pela es la pela. La filosofía es clara: que me den el dinero y que traigan a otro. Y si paga el Barça, mejor

  1. M. Gozalo
25 Julio 2000

Si lo dice MARCA

MARCA (Director: Manuel Saucedo)

Ahora, seguro que la primicia y la exclusiva de la noticia del fichaje de Luis Figo por el Real Madrid tiene muchos padrinos. La realidad es que fuimos muchos los medios que el mismo día coincidimos en decir que Luis Figo podría ser jugador del Real Madrid, pero sólo MARCA hizo un seguimiento a esa noticia sin cambiar de criterio. Teníamos una ventaja y así se lo contamos a nuestros lectores, habíamos tenido en nuestra mano el documento que ligaba a Figo con Florentino Pérez. No había trampa ni cartón, allí decía claramente lo que publicamos.

En plena campaña electoral hubo medios que jugaron a muchas bandas y ante la desinformación, en unos casos, y la manipulación, en otros, el desconcierto era total, MARCA nunca cambió el rumbo. No había un solo dato, pese a que la campaña electoral era cada vez más encarnizada, en el que apoyar que Figo no se fuera a poner la camiseta del Real Madrid si Pérez era el presidente. El documento existente, firmado ante notario entre las partes, seguía diciendo lo mismo. Figo sería jugador blanco y esto sí fue primicia y exclusiva – en estas condiciones: 4,800 millones de pesetas por seis años contrato, 30.000 millones de cláusula de rescisión y una penalización de 5.000 millones tanto para Florentino como para Figo si uno de los dos incumplía el acuerdo.

Mientras tanto, el portugués jugaba al despiste de vacaciones. Estaba en su papel – aunque de esto habría mucho que hablar – y Florentino, para no bombardear las elecciones del Barcelona, demoraba todo una semana. Algo que MARCA seguía contando a sus lectores. Sólo con dar un repaso a las portadas de nuestro diario durante estos días – desde que estalló la bomba es suficiente para comprobar la solvencia de una noticia. En un alarde de periodismo moderno, veraz y serio, alejado por completo de intereses que no sean los meramente informativos. Trabajamos por y para ustedes, nuestros lectores. A los que, en esta ocasión les hemos contado el caso Figo igual que ne el futuro, les contaremos con la misma solvencia todo aquello que se mueva en el deporte español. Gracias por confiar en nosotros y, muchas gracias, por repetir tantas veces eso de: “si lo dice MARCA…”

25 Julio 2000

Un lujo necesario

J. J. Santos

La contratación de Figo por parte del nuevo presidente responde a un plan concebido minuciosamente. Tenía claro que era necesario un golpe de efecto electoral y eso pasaba por el fichaje de un jugador del Barça. Hubo inicialmente una duda: Figo o Rivaldo. Figo era la opción más oportuna. Más barato que el brasileño, terminó mejor la Liga, explotó en los partidos de la Eurocopa y manifestó su malestar con Núñez. Todo ello, más el tremendo tirón que tenía entre los aficionados blaugranas, hizo que Florentino convenciera al jugador en junio.

¿Es necesario Figo en el Madrid? Rotundamente sí. No hay jugadores de sus características en el fútbol mundial. Ni por diez mil ni por veinte mil millones. Simplemente no existen. Nadie como él desborda, nadie se amolda a jugar pegado a la cal, sea en la derecha o incluso en la izquierda. Nadie, con su etiqueta, trabaja tanto para el equipo en el terreno de juego. Figo ha madurado en el fútbol español, con él no quedan dudas sobre su adaptación.

Es una locura pagar diez mil millones de pesetas por su fichaje? Depende. Más locura fueron los seis mil de Anelka y la deuda del club ya era escandalosa. Los jugadores son caros o baratos en función de su rendimiento y Figo tiene todas las papeletas para amortizar su contratación en un lustro. Un once titular con Figo, Raúl, Morientes y Munitis, garantiza goles y espectáculo. Y eso, como la moral no se compra en unos grandes almacenes.

J. J. Santos

27 Julio 2000

Traspaso

Juan Cruz

¿Recuerdan a Tejada? La memoria puede traicionar, pero la escena se recuerda como sigue: centró Tejada desde la derecha, sobre el área, en medio de una nube de defensores y de delanteros; entre éstos, Evaristo vio el esférico y se lanzó en plongeon -así lo decía el locutor Miguel Ángel Valdivielso- batiendo irremisiblemente al guardameta rival, y el rival era el Real Madrid. Inolvidable. Fue un gol tan hermoso, tan exacto, que se convirtió en una metáfora de la perfección y por eso se utilizó de imagen para la propaganda de un reloj. Pero sirvió, sobre todo, para que el Barça eliminara al Real Madrid en la semifinal de la Copa de Europa, rompiendo así la racha hasta entonces imparable del equipo blanco.Aunque entonces -1960- no teníamos televisión, uno se podía imaginar, gracias a la radio, el alborozo azulgrana de los dos protagonistas de la jugada y el orgullo del estadio gritando una victoria histórica, polémica pero irrebatible. En la final, el gozo azulgrana sucumbió en el pozo de Berna, donde el Benfica portugués venció por tres a dos a un Barça tan desafortunado como su portero, el legendario don Antonio Ramallets.

Después de esta humillación portuguesa vino la vergüenza verdadera para los seguidores del Barça: en temporadas sucesivas, dos de los protagonistas de aquella jugada perfecta y legendaria -Tejada, Evaristo- dejaron la disciplina del Barça -así se decía entonces: la disciplina- para fichar por el Real Madrid. No era la primera vez que traspasos así se producían de un lugar a otro del fútbol, pero éstos de Evaristo y Tejada revelaban la capacidad de venganza que guardan en su alma los rivales eternos.

Es una ceremonia obscena en la que reinciden unos y otros cada año. Ha habido, para los barcelonistas de ahora, dos humillaciones recientes, la que Núñez y Van Gaal infligieron al equipo obligándole a no jugar aquel partido de la Copa del Rey y este retrato en el que Figo, el jugador portugués -otra vez Portugal en las horas tristes del Barça-, luce junto a Di Stéfano la elástica blanca. Esta última imagen es una herida que sólo entenderán bien los que aún tienen en la memoria todo lo que pasó desde que Evaristo marcó aquel gol perfecto en la meta del Real Madrid. No nos lo han perdonado, no nos lo perdonarán.

29 Julio 2000

Figo

Vicente Verdu

No se puede anticipar el tiempo que necesitarán los madridistas para asumir por completo que Figo pertenece a su equipo, pero la indigestión es ahora bien patente. Figo no entra hoy por hoy en el Madrid ni mediante el suavizante de su calidad indiscutible. La codicia por un buen jugador abre las puertas, pero el caso de Figo ha llegado como una historia extraña y adversa. Un lance en el que se ha unido la ambición del dinero y la estratagema electoral, la repetida torpeza de la directiva del Barça y la picaresca de un tiburón de la construcción. Demasiado feo para ser verdad. Y demasiado a contrapelo como para ser acariciado por los hinchas.El mismo Figo trasteado por los acontecimientos es el peor Figo posible. De aparecer como un jugador noble y responsable, firme y seguro, ha venido a revelarse vulnerable, cambiadizo y traidor. ¿Es esa clase de condición humana de la que quiere proveerse Florentino Pérez? ¿Son estas maniobras las que ennoblecen a la afición? Ni siquiera la degustación de un infortunio para el Barça compensa del íntimo malestar que ha generado esta operación. Figo está en el Real Madrid por más de 10.000 millones de pesetas. ¿Es esa la hazaña? Figo se encuentra en el Real Madrid sorprendido por la improbabilidad del triunfo de una candidatura, tal como el cazador cazado o el burlador burlado por el azar. Deja atrás el franco cariño de la afición barcelonista timada por quien parecía menos capaz de hacerlo, y se viste extrañamente de blanco para recibir el aplauso mercenario de los aficionados más insensibles o rudos. No tiene el mejor aspecto esta compraventa, ni tampoco buen karma, ni buen estilo, ni fácil acomodo para una y otra hinchada. En el fondo se ha cometido como un pecado nefando, una rara perversión del sentido de las cosas y una forzadura antinatural que retuerce el sentido de los símbolos y deja una amarga sensación de fracaso, deportivo y moral. Así se estrena, desdichadamente, una junta del lado madridista, mediante una acción aciaga. Y así se inaugura la era de Gaspart, levantando amenazadoramente el puño y colocando no se qué recordatorio en su mesita de noche, junto a las pesadillas de este comercio, entre monstruoso y fatal.

by BeHappy Co.