Search
Tras la resolución en primera instancia del juez Thomas Penfield Jackson, la compañía de Gates deberá negociar con los tribunales como limitar su imperio

El presidente de Microsoft, Bill Gates, va a juicio en Estados Unidos por haber intentando monopolizar el sector de los ordenadores

HECHOS

El 5.11.1999 se hizo pública la resolución judicial del juez Thomas Penfield Jackson contra Microsoft, acusado por la fiscalía de intento de monopolio.

07 Noviembre 1999

Microsoft abusa

EL PAÍS (Director: Jesús Ceberio)

UN JUEZ de Estados Unidos ha fijado los hechos probados en el juicio contra Microsoft. Y las conclusiones no son halagüeñas para la empresa de Bill Gates. El juez establece que Microsoft disfruta de una posición de monopolio en los sistemas operativos para ordenadores (Windows) porque, gracias a su cuota de mercado, superior al 90%, no hay alternativa comercial viable a su producto y ha obstaculizado a los competidores. El Departamento de Justicia ha celebrado la decisión considerando que beneficia al consumidor y a una industria ahogada por el predominio de la empresa. La sentencia no llegará hasta dentro de un par de meses, lo que deja un margen a Microsoft para negociar un pacto. Lo condenable según la ley no es ser un monopolio, sino aprovecharse torticeramente de ello para ampliarlo, aspecto sobre el que no se pronuncia todavía el juez.IBM vivió una década a la sombra de los tribunales hasta que en 1982 se cerró a su favor un caso pionero en el análisis de las prácticas monopolistas dentro del sector emergente de las nuevas tecnologías. Y éste es uno de los aspectos que más polémica suscita el amparo a la ley antitrust Sherman, con más de un siglo de vida, que declaraba ilegales las prácticas que restrinjan el libre comercio con maniobras conspirativas, pero dejaba a consideración de los tribunales evaluar en qué consistían estas conductas. La persecución de las prácticas monopolistas ha tenido vaivenes en EEUU. Dos casos famosos son la disgregación de la Standard Oil, en 1911, en 33 compañías; y el nacimiento de las siete baby bells, en 1983, como consecuencia de la separación forzosa de AT&T. La Administración de Clinton se ha mostrado muy activa en la persecución de estas conductas, pero el dinamismo de la economía digital es vertiginoso. Mientras se celebraba el juicio contra el gigante Microsoft, nacía otro con la compra de Nestcape por AOL y su alianza con Sun. Desde que el caso empezó a dar sus primeros pasos, en 1990, el horizonte de los productos digitales se ha multiplicado. Al final de la década, Internet da lugar a la aparición de nuevos soportes y se apunta la pérdida de centralidad del ordenador doméstico.

El juicio en sí mismo, al someter a escrutinio las conductas de Microsoft, ha tenido efectos saludables. Microsoft ha renunciado a proyectos para fidelizar hasta casi la cautividad a sus clientes, y aliados suyos del hardware han osado anunciar proyectos de la mano de otros sistemas operativos. Durante este periodo, Microsoft ha multiplicado sus beneficios, dato que sirve a Gates para sustentar su gran argumento: su éxito no se basa en dudosas maniobras mercantiles, sino en la satisfacción del usuario. Sus críticos consideran que es precisamente la situación de monopolio lo que le permite mantener los precios en un sector donde los márgenes bajan en picado. Que el paisaje informático esté dominado por un único lenguaje arrastra desventajas culturales y para el consumidor, y han de erradicarse prácticas comerciales coercitivas. El gigantismo empresarial no es pecado, sobre todo en un sector en el que abundan las grandes corporaciones. Otra cosa es qué fundamenta este dominio. Será bueno aclararlo en este caso, en beneficio de la industria, de la misma Microsoft y de los usuarios.

07 Noviembre 1999

El Imperio de Bill Gates se tambalea

EL MUNDO (Director: Pedro J. Ramírez)

Cuenta la mitología que Ícaro encerrado por el rey de Creta huyó de la isla, junto a su padre Dédalo mediante unas alas ensambladas con cera. Desoyendo los consejos paternos, Ícaro voló hacia el sol. El calor del astro derritió sus alas y el imprudente joven se ahogó en el mar.

Bill Gates también ha sido víctima de su propia ambición. Quiso y logró dominar el mercado de la informática derribando gigantes, como IBM que parecían invulnerables. Con menos de 40 años, Gates consiguió atesorar una de las mayores fortunas del mundo y un poder sin precedentes en la industria de ordenadores.

Todas las conquistas del fundador y propietario de Microsoft se tambalean en estos momentos tras el dictamen emitido por el juez federal Thomas Penfield Jackson, que, hace menos de 48 horas, declaró que la empresa de Gates goza de una posición de monopolio en el negocio de la informática.

Jackson daba la razón así al Departamento de Justicia de EEUU, que, a mediados del año pasado, había denunciado ante un tribunal federal a Microsoft al entender que la comercialización en un mismo producto del sistema operativo Windows y del navegador Explorer constituía una práctica encaminada a expulsar a sus competidores del mercado.

La declaración del juez no es todavía una sentencia, pero ya nadie duda de que Microsoft será fuertemente sancionada si no se aviene a pactar con el  Departamento de Justicia en los meses venideors. Gates tiene ahora que optar entre dos males: aceptar las draconianas condiciones que le quiere imponer el Gobierno o arriesgarse a una sentencia que puede ser peor todavía.

Los dos precedentes similares al de Microsoft no son nada tranquilizadores para Gates: en 1911 , la Standard Oil de John Rockefeller, que monopolizaba la extracción y venta de petróleo, fue obligada por el Tribunal Supremo a dividirse en 30 compañías. En 1984, AT&T, que tenía más de un millón de empleados y controlaba el 90% del mercado de las telecomunicaciones en EEUU, tuvo que renunciar a los servicios de telefonía local, perdiendo la mitad de sus activos.

A Gates le va a suceder lo mismo. Microsoft puede ser dividida en varias compañías o puede ser obligada a optar entre comercializar Windows o Explorer. Nada será lo mismo para Gates, cuyas alas han quedado fundidas por la Justicia. El declive de su imperio ha comenzado.

by BeHappy Co.