Search
Como dirigente de la Facción del Ejército Rojo (RAF) responsable de una serie de atentados que incluían el asesinato de cuatro personas

El suicidio de la dirigente terrorista alemana Ulrike Meinhof en su prisión de Sttutgart enfurece a la extrema izquierda mundial

HECHOS

El 11.05.1976 se hizo pública la muerte de Ulrike Meinhof en la prisión de Sttutgart. Era dirigente de la ‘Facción del Ejército Rojo’ considerada una organización terrorista por la justicia alemana.

¿SUICIDIO PROVOCADO O ASESINATO ENCUBIERTO?

Para las organizaciones de extrema izquierda de todo el mundo la muerte de Ulrike Meinhof ha sido responsabilidad de la policía y el Gobierno alemán ya sea forzándola al suicidio o directamente asesinándola.

Ulrike Meinhof era una de las dirigentes del grupo Baader-Meinhof, o ‘la banda de los cuatro’ el proceso judicial contra Jan Carl Raspe, Gudrun Ensslin, Andreas Baader y la propia Ulrike, seguido internacionalmente y considerados los máximos responsables de los asesinatos de la RAF.

11 Mayo 1976

Protestas por la muerte de Ulrike Meinhof

El País

La muerte de Ulrike Meinhof, la periodista alemana, convertida al anarquismo militante, ha dejado perpleja a la misma sociedad contra la que luchó en los últimos años de su vida. El desenlace de la historia de una rebeldía contra la opulencia ha planteado, a pesar de la evidencia inmediata del suicidio, serios interrogantes. Sobre todo, sobre las condiciones del sistema penitenciario.Los abogados de Ulrike Meinhof se han apresurado a denunciar el hecho,de que la autopsia del cadáver se hizo sin su presencia y de que se trataba, en realidad, de una «muerte preparada». Las autoridades del estado de Baden-Wuerttemberg han ordenado la realización de una nueva autopsia, pero han rechazado la propuesta de constitución de una comisión internacional que se encargue de investigar el caso.

No era la primera vez que Ulrike Meinhof (cuarenta y un años, madre de dos niños) era procesada, ni su muerte en prisión, la primera que se produce entre los miembros del grupo sucesivamente denominado «Grupo Baader-Meinhof», «Movimiento de Junio», y «Facción del Ejército Rojo», orientado siempre a cambiar la opulenta sociedad de la Alemania Federal por medio de la lucha armada.La señora Meinhof se encontraba desde hace un año en la prisión especial de Stamhein, Sttutgart, procesada junto con tres compañeros -Andreas Baader entre ellos.

Se les acusó de organizar una cadena de atentados en Alemania Federal que, además de muchos incidentes, causó la muerte de cuatro soldados norteamericanos y de un policía, así como docenas de heridos.

Anteriormente fue condenada en rebeldía a una pena de ocho años de prisión, por su participación en el ataque a la biblioteca de la prisión de Berlín Occidental (mayo 1972), para liberar a Andreas, Baaader, encarcelado por su ataque en un supermercado de Frankfurt. Baader y Meinhof desaparecieron por espacio de algunos meses. Se les detuvo en mayo de 1972.

Pero las actividades terroristas no cesaron. A principios de 1975, tuvo lugar el secuestro de Karl Loreriz, premio Nobel -precisamente famoso por sus estudios sobre la agresividad en, las sociedades desarrolladas-, y en la primavera del mismo año el’grupo realizó la operación en la embajada de Alemania Federal en Estocolmo, que costó la vida a dos diplomáticos.

El 30 de mayo de 1975 conienzó en Sttutgart el proceso de los capturados del grupo. De Andreas Baader (1943), de Gudrum Enselin (1940), colaboradora de Baader desde los tiempos de estudiante; de Jan Carl Raspe (1944), huído de la Alemania Democrática, y de la misma Ulrike Meinhof, liceficiáda en Filosofía y Sociología, considerada como la ideóloga del grupo.

Antes de que Ulrike muriese en la «supersegura» prisión de Sttutgart, Holher Meins, otro. de los procesados por terrorismo, falleció tras una prolongada huelga de hambre. Otros miembros de la organización perdieron la vida en diversos lugares: Ulrike Sclimucker, enjunio de 1974 en Ingeborg Barz, poco después, asesinada, según los atestados de la policía, por el mismo Baader. Cierto es que e stas dos últimas muertes fuera de la prisión, como la misma de Meinhof, nunca fueron debidamente esclarecidas.

Fuentes policiales consideran que quedan en libertad muchos miembros o simpatizantes de la organización. Aunque se la consideró utópica y condenada al fracaso en una sociedad altamente industrializada como la de Alernanía Federal, supuso en ella un poderoso revulsivo.

Pese a que Herbert Marcuse fue considerado padre éspiritual de este brote de terrorismo urbano, realmente no dio su aprobación al grupo Baader – Meinhof. «Cuando causan voluntariamente víctimas inocentes, -declaró en 1975- estas acciones subjetivas se convierten en crímenes».

La muerte de la anarquista alemana, dirigente, de la llamada «banda Baader-Meinhof», ha desatado grandes -protestas, entrela extrema izquierda alemana. En Francfort, unos 600 manifestantes se enfrentaron a la policía, con el saldo de un agente gravemente herido como consecuencia de la explosión de un cocktel molotov. También se produjeron manifestaciones en Berlín Occidental.

En la cárcel de Stuttgart, donde Ulrike Meinhof puso fin a su vida, 55 presos se amotinaron ayer y se negaron a recluirse en las celdas. Según informaciones oficiales, la actitud de los presos, que se encuentran en régimen de detención preventiva y que se quejan de las condiciones de su reclusión, no tiene relación con la muerte de Ulrike Meinhof.

La muerte de la dirigente del grupo anarquista, «Fracción Ejército Rojo», tuvo también repercusiones en los países vecinos. Concretamente en París, Toulouse y Roma se produjeron atentados con bombas atribuídos a grupo! anarquistas locales.

by BeHappy Co.