Search
Compartirá una página de opinión con el ex ministro Ricardo de la Cierva

Emilio Romero abandona el ABC de Guillermo Luca de Tena y ficha como columnista del diario del YA de José María Castaño

HECHOS

El 1.11.1981 D. Emilio Romero publicó su primera columna en el periódico YA.

En su primer artículo titulado en el diario YA ‘Pero de qué se trata’, el veterano periodista D. Emilio Romero no hacía ningún tipo de presentación y pasaba al grano a juzgar a toda la clase política sin salvar a ninguno de los líderes del momento:

«Aquí se han perdido los papeles. Tengo la impresión de que nos falta sentido y tradición democrática. Carrillo no es demócrata aunque se arrodille delante de Montesquieu, Carrillo no es monárquico aunque se pase el día dando vivas al Rey. A Felipe González le gusta más la aclamación que la discusión. A Manuel Fraga le gusta más su opinión que la de los demás. El Duque no distingue entre opiniones, sino entre posibilidades. Leopoldo Calvo Sotelo aparece un día sobre todo esto, congela su impavidez y dice ‘si me declaro, me desaclaran”. Aquí nadie despeja incógnitas, sino que produce otras».

01 Noviembre 1981

Siempre emilio

Manuel Alcantara

Se me acaba de acercar la universidad a distancia. Emilio Romero va a escribir diariamente en la página de al lado. Es como tener al maestro en casa, como darlo los buenos días a una estatua, como encontrarse con Mariano José de Larra, en una reunión de vecinos, como hablar de Quevedo con Quevedo. Eso de que los clásicos estén vivos desconcierta mucho. Emilio Romero ha conseguido algo que, como todos los privilegios, es de linaje divino: llegar a ser más joven con los años. De los muchos emilios – el escritor político, el epigramista, el dramaturgo, el narrador de historias, el ensayusta – ninguno más lúcido, más buido, más certero, que el Emilio articulista de estos últimos tiempos inconclusos. Con su daga florentina, con su ejmabre domesticado, con su agua secreta y, además, con una nueva comprensión del mundo, en instantes de la tolerancia y el desamor. Si aquel joven director de PUEBLO llamado Emilio Romero se encuentra con un escritor de artículos como el madura Emilio Romero de hoy lo ficha a cualquier precio.

Aquí esta Emilio. Su secreto es que nunca ha querido ser otra cosa que lo que es. Lo que está siendo.

Manuel Alcantara

Tragicomedia de España

Emilio Romero

Cuando yo criticaba al régimen, el duque de Suárez y sus protectores lamían el trasero al general Franco y las personalidades que lo interpretaban – o pensaban que lo hacían – en las actitudes antiliberales. Las nuevas credenciales democráticas se habían obtenido en una carrera de transformismo y de liquidación de aquellos que tenían las biografías de los transformados.

Poco tiempo después empecé a escribir en ABC, primero con el seudónimo de Fouché para no alarmar y después con mi nombre. El periódico lo dirigía Guillermo Luca de Tena, pero en ocasiones se lo gobernaban otros, y aparecían mutilaciones graves en mis artículos.

Estaba dispuesto a irme y me rogaron que escribiera en YA, Manolo Jiménez Quílez y José María Castaño, que llevaban ese periódico en la nueva situación. Eran dos personas estupendas, con las que tenía grandes lazos afectivos y acepté.

El Análisis

EL CORRAL ADECUADO PARA EL GALLO

JF Lamata

Cuando en mayo de 1980 D. Emilio Romero fichó por el diario ABC – de rebote tras no conseguir la atención que él quería en EL PAÍS – tuvo que usar un seudónimo durante los primeros días de su colaboración, Fouché, para no generar posibles reacciones hostiles y en el periódico de Prensa Española no apareció ningún artículo que le diera la bienvenida.

En cambio en el YA, fue recibido con un elogioso artículo de D. Manuel Alcantara y con amplias muestras de cariño por parte de sus nuevos jefes D. José María Castaño y D. Manuel Jiménez Quilez que parecían estar en la misma sintonía que él. Democracia sí, pero sin complejos hacia el pasado (complejos en lo que parecía haber quedado abducido D. Guillermo Luca de Tena.

Los Sres. Castaño y Quilez apostaban así por una fuerte página de columnistas encabezada por el Sr. Romero y al que más tarde se añadirían otras figuras igual de polémicas como D. Ricardo de la Cierva. Era una apuesta novedosa, el problema es que los lectores lo interpretaron como una ‘derechización pro-golpismo’ (y algo ayudaron periódicos como DIARIO16 y EL PAÍS para dar esa imagen de él) y dejaran de comprar el rotativo de la Editorial Católica.

J. F. Lamata

by BeHappy Co.