25 noviembre 1979

El veterano militar comunista tuvo que ser entrevistado aparte para no compartir plató con sus compañeros

Enrique Líster denuncia que fue vetada su participación en un programa de TVE por presiones de Carrillo, Claudín y London

Hechos

El 25.11.1979 el periódico EL IMPARCIAL publicó una carta de D. Enrique Líster en portada sobre su participación en un programa de TVE.

25 Noviembre 1979

Líster: Graves acusaciones a Carrillo, Claudín y London.

Enrique Líster

Leer

Acabo de leer con el título ‘En Diferido’, la siguiente información: “Durante la grabación en los estudios de Prado del Rey de un programa dedicado a Lenin, el señor Claudín y un miembro de la ejecutiva del PCE no consintieron en sentarse en el plató junto a Líster, por lo que éste hubo de volver a grabar al día siguiente él sólo.

Ante todo, el tema de la emisión no se refiere a Lenin, sino a Stalin.

Después, que los hechos no transcurrieron exactamente como se reseñan.

TVE, concretamente la emisión ‘Tribuna de la Historia’ me propuso, en conversación telefónica participar en un debate sobre Stalin, en el que debían participar varias personas más, dando a los señores Claudín y London dos de ellos. Yo acepté.

Dos días después los responsables de la emisión me comunicaron que estos dos señores me negaban el derecho a participar en ella por considerar que no soy interlocutor válido. Y me propusieron grabar mis opiniones en las mismas condiciones y con el mismo espacio de tiempo que los señores Claudín y London. No tuve reparo en ello, y al cabo de tres días fui a Prado del Rey a grabar. Y espero que en la emisión salgamos como hemos grabado; juntos, pero, eso sí, no ‘revueltos’.

Se me alcanza a comprender que los ‘democráticos’ señores Claudín y London rehúyan – en torno a un tema y una personalidad que, guste o no, forman parte de la historia contemporánea – contrasta sus opiniones con las mías, prefiriendo hacerlo con las del mago Félix.

¿Teme el señor Claudín que le exponga frente a frente, su estalinismo rabioso, no en teoría ni en aplicación de las enseñanzas positivas que pueden extraerse de la actividad revolucionaria de Stalin, sino en la aplicación en el Partido Comunista de España de métodos estalinistas con los que no puede estar de acuerdo?

Puede ser, ya que el señor Claudínfue en el PCE durante años el delfín, el brazo derecho del señor Carrillo en la puesta en práctica del terror aplicado por este último en el PCE. El hoy converso Claudín fue a Moscú a finales de los años cuarenta, como delegado gubernativo del señor Carrillo, a incoar procesos y dictar sentencias contra comunistas españoles. Y en la década del cincuenta fue fiel guardián de dos maletas repletas de microfilmes que el señor Carrillo le envió a Moscú desde Francia que relataban una serie de procesos y ejecuciones de comunistas y no comunistas habida en Francia y España por orden del señor Carrillo.

Podría seguir, pues, como muy bien se dice, queda mucha tela por cortar.

Y el señor London, viajero del antisovietismo y el anticomunismo, que si tuviera un poco de dignidad habría desaparecido de la escena hace tiempo, ¿Teme que diga ante él lo que es de dominio público? Que fue viceministro de su país a últimos de los años cincuenta, que fue detenido con otras doce personas, de las que once fueron sentenciadas a muerte y ejecutadas, que para salvar su vida ayudó a los verdugos a fabricar falsos cargos contra sus compañeros de proceso.

Me parece que estos defensores del socialismo en libertad, que no tienen recato en mentir hoy para ocultar sus responsabilidades y faltas de ayer, están muy poco facultados para poner vetos a quienes no comparten sus opiniones en temas u hombres de la historia.

Agradeciéndole su atención, le saluda atentamente.

Enrique Líster