Search
La protesta del presidente del Gobierno y el expediente de la FIFA le sentenciaron

El presidente de la Federación Española de Fútbol, Luis Rubiales, es destruido por besar a la jugadora Jenni Hermoso tras ganar el mundial de fútbol femenino

HECHOS

  • El 20 de agosto de 2023 la selección femenina de España ganó el mundial de fútbol. Cuando el presidente de la federación, D. Luis Rubiales, iba celebrando a las jugadoras una a una, en el turno de Dña. Jennifer Hermoso la besó en la boca.
  • El 11 de septiembre de 2023 D. Luis Rubiales dimite como presidente de la Real Federación Española de Fútbol.

CRONOLOGÍA DE UN EPISODIO QUE TRASTOCÓ A LA FEDERACIÓN:

El 20 de agosto de 2023 en la entrega de condecoraciones de celebración por el triunfo aquel día de la selección femenina de España del mundial de fútbol femenino, D. Luis Rubiales se fue abrazando con cada una de las jugadoras que, a su vez, le devolvieron los abrazos. En el caso de la jugadora Dña. Jennifer Hermoso que, mostrando una gran fuerza, ‘levanta’ al Sr. Rubiales del suelo con su abrazo, el Sr. Rubiales le da un beso en la boca y una palmada en la espalda a la jugadora que, en ese momento se muestra sonriente.

Esa misma noche se filtran imágenes de la jugadora Dña. Jennifer Hermoso en los vestuarios donde sus jugadoras hacen bromas por el beso coreando «beeso, beeeso», y bromean preguntándose si habrá matrimonio entre el Sr. Rubiales y la Sra. Hermoso. En otras imágenes la jugadora comenta a otra jugadora que dijo «vale» pero que aquel beso «no le ha gustado». Palabras que incrementaron una campaña de ataques al Sr. Rubiales en redes sociales.

Esa misma noche del 20 de agosto de 2023 se movilizan las campañas desde sectores feministas denunciando que D. Luis Rubiales ha cometido una agresión sexual. Entre ellos la propia ministra de Igualdad, Dña. Irene Montero, la también ministra Dña. Ione Belarra y el exdiputado D. Pablo Echenique. sus tuits contra el Sr. Rubiales, en poco tiempo se viralizan. El partido político Suma, de la vicepresidenta Dña. Yolanda Díaz, solicitará la dimisión del Sr. Rubiales por haber ‘agredido’ a una mujer, considerando el beso como una agresión.

RUBIALES: «ES UN PICO ENTRE DOS AMIGOS, NO HAGAMOS CASO A LOS IDIOTAS Y A LOS ESTÚPIDOS»

También esa noche del 20 de agosto de 2023 D. Luis Rubiales entra por teléfono en la Cadena COPE en el programa del Sr. Juanma Castaño en el que, al ser preguntado por las críticas al beso, pide que «no se haga caso a los idiotas y a los estúpidos». El entrevistador D. Juanma Castaño le da la razón al Sr. Rubiales y bromea diciendo que él también ‘le manda un pico’.

JENNIFER HERMOSO: «ES UNA ANÉCDOTA, YO NO LE DOY IMPORTANCIA»

La propia jugadora Dña. Jennifer Hermoso interviene en la Cadena COPE ese 20 de agosto de 2023 ante D. Juanma Castaño, asegura que ella ‘no le da importancia’ a ese episodio y que lo considera ‘una anécdota’. La Real Federación Española de Fútbol emite un comunicado en el que habla en nombre  del Sr. Rubiales y de la Sra. Hermoso, asegurando que ambos reconocen tener una entrañable amistad. El digital Relevo cuestiona que la jugadora haya sido parte en ese comunicado.

En la mañana del 21 de agosto de 2023 D. Miquel Iceta, ministro de Cultura y Deporte es entrevistado en Radio Nacional de España considerando inaceptable la actitud del Sr. Rubiales, y demandándole que de explicaciones y pida disculpas.

JAVIER GÓMEZ: «JENNI HERMOSO DEFIENDE A RUBIALES PORQUE ES SU JEFE»

Periodistas como D. Javier Gómez el 21 de agosto de 2023 (‘Todo Es Mentira, Mediaset) restan importancia a que la Sra. Hermoso diga que no le importó, porque este es su jefe.

RUBIALES SE DISCULPA, SE DISPARA LA CAMPAÑA CONTRA ÉL EN TV.

El 21 de agosto de 2023 D. Luis Rubiales difunde un vídeo en Internet en el que pide disculpas por el beso. «seguramente me he equivocado en un momento de máxima efusividad, tengo que disculparme». Las disculpas no sólo no pararán la campaña en redes sino que se incrementará, en todas las tertulias de TVE, Atresmedia, Mediaset, Cadena SER y Cadena COPE se carga contra el Sr. Rubiales presentando su nombre como sinónimo de machismo y, en algunos casos, acusándole de agresión sexual.

El 22 de agosto de 2023 es el presidente del Gobierno, D. Pedro Sánchez, el que interviene considerando que la actitud de D. Luis Rubiales fue ‘un gesto inaceptable’. A partir de ese momento en todas las tertulias el trato que se da al Sr. Rubiales es el de un delincuente sexual y en todas ellas se pide su inmediata dimisión en nombre del feminismo.

El Partido Popular se une a la campaña ese mismo día 22 de agosto de 2023 a través de la Sra. Cuca Gamarra, secretaria general de la formación, que acusa al Sr. Rubiales de haber humillado a todo el país y le pide su dimisión.

El 22 de agosto de 2023 D. Rafa Hermoso, hermano del Sr. Jenni Hermoso, declara para Atresmedia, que el hecho ha sido una anécdota al que no hay que dar más importancia y que no cree que su hermana esté incómoda ni que el episodio la perturbe.

Ese mismo día 22 de agosto de 2023 se hace público que D. Miguel Galán, aliado habitual de D. Javier Tebas en sus guerras contra D. Luis Rubiales, ha demandado ante los tribunales y las instituciones deportivas a este por ‘agresión sexual’ y una ‘actitud sexista intolerable’. El Sr. Galán ya demandó el año pasado al Sr. Rubiales por presunta corrupción, pero ahora centra su estrategia en el beso, que parece ser más efectivo de cara a la atención mediática.

El 23 de agosto de 2023 se siguen sucediendo declaraciones de todos los partidos políticos (PSOE, PP, Sumar, Vox, nacionalistas-independentistas) y de todos los tertulianos subiéndose a la ola de vapulear a D. Luis Rubiales. El secretario general del sindicato UGT, Sr. Pepe Álvarez, le califica de ‘energúmeno, que debe irse’.

El 23 de agosto de 2023 habla Dña. Tamara Ramos, otra enemiga del Sr. Rubiales, se suma a la campaña desde Mediaset que, al contrario que las campañas de 2022 se centraban en presunta corrupción, ahora se centran en presentarle como icono del machismo.

El 24 de agosto de 2023 el sindicato Futpro difunde un comunicado en el que asegura hablar en nombre de Dña. Jenni Hermoso en el que asegura que este sí se siente víctima y si quiere que caiga D. Luis Rubiales por juzgar su beso como una conducta inaceptable. Inmediatamente ante este hecho una gran parte de destacadas figuras del mundo del deporte empiezan a reprochar en público su actitud al Sr. Rubiales. Algunos como el presidente del Atlético de Madrid, D. Enrique Cerezo, se suman a pedir su dimisión y otros como el Fútbol Club Barcelona, anuncian que no asistirán a reuniones de la Real Federación mientras él sigua de presidente. Ese mismo día todos los medios de comunicación, desde Atresmedia a la Cadena SER anuncian que al día siguiente D. Luis Rubiales dimitirá en una reunión extraordinaria de la Real Federación Española de Fútbol.

RUBIALES: «¡NO VOY A DIMITIR!»

En la Asamblea Extraordinaria del 25 de agosto de 2023 D. Luis Rubiales sorprende anunciando que no va a dimitir en un discurso en el que felicita a todo el equipo por el triunfo del mundial, denuncia ser víctima de una campaña combinada entre sus enemigos encabezados por D. Javier Tebas y los sectores políticos que califica como de ‘falso feminismo’, asegura que su beso con la Sra. Jenni Hermoso fue consentido y anuncia que se defenderá en los tribunales de políticos como los Sres. Irene Montero, Ione Belarra o Pablo Echenique. Su discurso es aplaudido por varios de los presentes, entre ellos el seleccionador masculino D. Jorge Vilda, el seleccionador masculino D. Luis de la Fuente y la técnica Dña. Montse Tomé. Los medios recrudecerán su campaña presentando a todos los que han aplaudido al Sr. Rubiales como ‘cómplices de un agresor sexual’.

Ese mismo 25 de agosto de 2023 D. Javier Tebas publica un texto en Twitter deplorando la labor profesional y personal de D. Luis Rubiales al frente de la RFEF y la propia Dña. Jennifer Hermoso emite un comunicado en el que suscribe la posición de Futpro y desmiente la versión de los hechos del Sr. Rubiales.

El 26 de agosto de 2023 la FIFA suspende a D. Luis Rubiales como presidente de la Real Federación Española de Fútbol, cese deseado tanto por la Liga que preside D. Javier Tebas como desde el Gobierno a través del Consejo Superior de Deportes que encabeza D. Víctor Francos.  Asume el cargo de manera provisional D. Pedro Rocha, que emite un comunicado de condena a la actitud del Sr. Rubiales. La propia Dña. Jennifer Hermoso a instancias de la Fiscalía acepta presentar una demanda por agresión sexual al Sr. Rubiales por el beso en el que se le pedirá pena de prisión. Tras esto se produce su dimisión definitiva el 11 de septiembre de 2023.

DE LA FUENTE RENIEGA DE SU APLAUSO: «PIDO PERDÓN, EN ESE MOMENTO ESTABA EN SHOCK».

Nada más conocerse la suspensión de D. Luis Rubiales por la FIFA el día 26 de agosto el seleccionador masculino D. Luis de la Fuente emite un comunicado retirando su apoyo al Sr. Rubiales. El día 1 de septiembre de 2023 D. Luis de la Fuente comparece en rueda de prensa para pedir perdón por haber aplaudido y asegurar que en ese momento estaba en shock y que se avergüenza y arrepiente de su aplauso.

El 5 de septiembre de 2023 D. Jorge Vilda es despedido por la dirección ‘en funciones’ de la RFEF como seleccionador femenino a un mes de haber conseguido el triunfo de España en el mundial de futbol, le sustituye Dña. Montse Tomé. En una entrevista en la Cadena SER considera su cese injusto y asegura que sus aplausos han sido malinterpretados.

MONTSE TOMÉ, TAMBIÉN RENIEGA DE SU APLAUSO

El 18 de septiembre de 2023 Dña. Montse Tomé, en su primera rueda de prensa como seleccionadora femenina, también se retracta de sus aplausos y asegura que ese día estaba incómoda y en shock y que en ningún momento pretendió aplaudir a D. Luis Rubiales.

El 20 de septiembre de 2023 D. Andreu Camps es despedido como secretario general de la Real Federación Española de Fútbol después de que el sindicato de jugadoras Futpro anunciara que ninguna iba a volver a aceptar ser convocada a menos que se produjeran una cadena de despidos de todo aquel que fuera colaborador del Sr. Rubiales empezando por el Sr. Camps, señalado por las jugadoras.

El 22 de septiembre de 2023 es despedido D. Miguel García Caba. responsable del departamento de integridad de la Real Federación Española de Fútbol y colaborador del Sr. Rubiales, cuya cabeza también fue solicitada por las jugadoras.

21 Agosto 2023

Rubiales avergüenza a España

Natalia Torrente

El presidente de la RFEF dejó una imagen deplorable en la recogida de medallas: agarró con ambas manos la cabeza de Jenni Hermoso para besarla en los labios.

Reconozco que asumo con mucha tristeza y rabia las siguientes líneas. Ayer asistimos a una de las imágenes más indignantes que podía dejar la mayor gesta lograda por nuestro fútbol femenino. Todos los aficionados vimos con asombro cómo Luis Rubiales, presidente del fútbol español, agarraba con ambas manos la cabeza de una de nuestras jugadoras durante la recogida de medallas para besarla en los labios. Con la intención de que no manche, más si cabe, la gesta y celebración conseguida por nuestras jugadoras, creo que toca pronunciarse.

No. No somos «tontos del culo». Ni «idiotas». Ni «gilipollas» como el propio Rubiales, tratando de excusarse, ha pronunciado en algunos medios de comunicación. Tampoco somos sólo mujeres escandalizadas. Afortunadamente, somos muchos hombres y mujeres que no concebimos que un tipo, fuera de sí y sin saber estar, invada el espacio y la alegría de una mujer que, tras hacer bien su trabajo, ha conseguido la mejor recompensa de todos los tiempos. ¿Se imaginan al presidente de cualquier empresa besando en la boca a sus empleados para celebrar un éxito? ¿Se aceptaría como algo normal o propio? ¿Se le restaría importancia? Y, en caso de no decir nada, ¿se haría por miedo o temor?

Las reacciones no se hicieron esperar. «Un dirigente de la federación de fútbol besó en los labios a la delantera española Jennifer Hermoso durante la ceremonia de entrega de medallas, un desagradable recordatorio para muchos del sexismo que ha plagado el fútbol femenino», definía minutos después The New York Times. Parece que al otro lado del charco esto lo tienen más claro. Aquí hemos asistido, entre bromas, al intento de blanqueamiento que la propia RFEF ha querido hacer de lo sucedido. O el propio Rubiales en el vestuario mientras se refería con frivolidad a una posible boda con la jugadora. Era su forma de reforzar aún más que puede hacer lo que quiera y que quien se indigna lo hace por una niñería. Más allá de la cobertura mediática, hay algo indiscutible: no, eso no es una opción. No puede hacerlo nadie, pero mucho menos quien representa al fútbol de todo un país y que está ahí por eso mismo.

Más allá de la espontaneidad o de que Luis Rubiales, como muchos aseguran, no dé para más, es un comportamiento que precipita la ya discutida imagen de una federación señalada, precisamente, por no tratar a sus jugadoras a la altura. Es un gesto que llama la atención por lo desagradable y por el mensaje que lanza: un señor con poder cuyo instinto está por encima de todo.

La propia Jenni Hermoso lo dejó claro con la normalidad que le caracteriza en un directo en su perfil de Instagram cuando otras jugadoras en el vestuario se enteraban de lo sucedido en plena celebración. «No me ha gustado, no. Pero, ¿qué hago?». Inmersa en la fiesta, tuvo claro lo que había pasado y si le había agradado. Y después también. No quería poner el foco en ello tras ser campeona del mundo y no aceptó que, a pesar de no haberle gustado, la conducta de Rubiales empañara de nuevo su celebración. Y estoy de acuerdo, pero no por eso tiene menos importancia.

También vimos otros gestos de Luis Rubiales más propios de ‘La niña de Shrek – aquella parodia que Silvia Abril hacía en un personaje que se tocaba sus genitales y sus modales y formas despertaban la risa por lo asqueroso y repugnante -, que de un presidente federativo español y vicepresidente de UEFA. Siento vergüenza al escribir esto, pero Luis Rubiales no es un personaje, es el representante de nuestro fútbol y no puede invadir el espacio de nuestras jugadoras repartiendo besos o tocarse los genitales para celebrar una victoria al lado de la Infanta Sofía, menor de edad.

En absolutamente todas las conversaciones que tuve ayer, en Whatsapp o presenciales, se despertaron las reacciones sobre lo que vimos. Algunas de ellas me hicieron pensar mucho. «Iba mamado, no pasa nada»; «presa de la euforia, se le va la pinza». Lo realmente preocupante es cómo, hasta desde nuestro propio sofá, tratamos de normalizar algo ante lo que sólo cabe una postura: señalarlo, cuestionarlo y condenarlo para que no vuelva a pasar. Sin demagogias ni estridencias. Y si para ti es algo normal, entonces háztelo mirar.

No, no queremos más imposición de la autoridad a través de impulsos sobre las mujeres. Ni antes ni ahora, que ya han demostrado lo que se les pedía: ser las mejores. Pero no se olviden, aunque seas la peor en lo tuyo, nadie puede venir a asaltar tu espacio y tu intimidad. Ya lo decía Irene Paredes justo antes del encuentro: «Todas hemos crecido pensando que el fútbol no era nuestro lugar, que no nos pertenecía«.

Parece que, aún después de ser campeonas del mundo, el mensaje que se les traslada se empeña en dejar claro que ahora tampoco es su lugar. Al menos no un lugar seguro. Y que levantar la voz no está permitido. Y voy más allá. Me pregunto si alguna vez se diera un caso de agresión o abuso sexual en la RFEF, ¿cómo de segura se sentiría una víctima para denunciarlo internamente? ¿Cómo de respaldada?

Recuerden que venimos de Quereda, aquel tipo que condenaba la homosexualidad y las vejaba. De aquellas jugadoras que, como Vero Boquete, no volvieron a la Selección por cuestionar la apuesta por el fútbol femenino. Y también de un presente que ha dejado en casa a otras grandes futbolistas por reivindicar exactamente lo mismo. Como dijo Alexia ayer: «Me da rabia. Me da rabia porque no es una cosa de un sitio, es muy repetitivo y, ahí, FIFA se tiene que dar cuenta». A mí también me da rabia, Alexia.

Con más demora de lo razonable en un Gobierno tan sensible con el machismo, el ministro de Cultura y Deportes de España, Miquel Iceta, se ha pronunciado con claridad meridiana. Ha calificado como algo «inaceptable» el hecho de «besar en los labios a una jugadora para felicitarla«. Iceta exige que el presidente de la RFEF tiene que «dar explicaciones y excusas» sobre este comportamiento y ha insistido en la importancia de transmitir a la sociedad un mensaje en «igualdad de derechos y respeto. «Hay que evitar cualquier circunstancia que pueda interpretarse en clave de prevalencia. No es el que manda quien fuerza un beso, no puede ser», decía por la mañana en RNE.

Rubiales, tras el tirón de orejas del Gobierno, ha claudicado con unas tibias palabras: «Aquí no se entendía porque lo veíamos algo natural y normal, pero fuera parece que se ha formado un revuelo por gente que se ha sentido por esto dañada. Tengo que disculparme, no queda otra«. El presidente de la RFEF no se mostraba convencido de que lo que ha hecho no está bien. No hay que disculparse por la repercusión, más de 24 horas después, sino porque lo que hizo es absolutamente inadmisible. «Cuando uno es presidente de una institución tan importante como la Federación tiene que tener más cuidado en ceremonias y en este tipo de cuestiones». dijo. Estamos de acuerdo en algo, Luis: no puedes seguir representando el fútbol español. O para que lo entiendas, siguiendo el lenguaje federativo: Rubiales OUT.

22 Agosto 2023

El abuso de Rubiales

EL PAÍS (Director: Pepa Bueno)

El gesto machista del presidente de la federación empaña el triunfo de las jugadoras en el Mundial

España es campeona del mundo. Es el momento de celebrar, de enorgullecerse del fútbol visto en el Mundial de Australia y Nueva Zelanda, ese que han desplegado las japonesas, las colombianas, las australianas, las inglesas y especialmente las españolas. La eclosión del fútbol jugado por mujeres tiene ya, por fin, dimensiones planetarias y, además de deleitarnos con su juego, esa visibilidad trae bajo el brazo un indudable valor político y social, como siempre que las mujeres conquistan territorios que les han sido vedados. La celebración de este triunfo, sin embargo, se ha visto lamentablemente empañada por el inadmisible comportamiento del presidente de la Federación Española de Fútbol, Luis Rubiales, con unos gestos bochornosos en el palco. Rubiales estaba en Sídney como representante oficial de España de este deporte y después, en el momento de ir felicitando a las jugadoras por su éxito y ante las cámaras de todo el mundo, cogió por la cabeza a Jenni Hermoso y la besó en los labios.

El triunfo de las jugadoras de la Roja nada tiene que envidiar al que movilizó a todo el país en 2010 cuando la selección masculina se impuso a Países Bajos en Johanesburgo con un juego de toque que marcó tendencia; el fútbol de la selección de Sídney tiene también identidad propia, con la calidad de jugadoras como Aitana Bonmatí o el carácter de porteras como Cata Coll. La diferencia entre Sudáfrica y Australia la ha propiciado el comportamiento de Rubiales. Tras el escándalo internacional, finalmente el presidente de la federación pidió este lunes disculpas —con cierta displicencia—, pero su primera reacción fue la de tratar a quienes lo criticaban como “idiotas” y “estúpidos”, como “tontos”, como “pringados”. “No estamos para gilipolleces”, dijo, dando por hecho que podía permitirse ese abuso con una subordinada durante un acto oficial, sin tener ni remotamente en cuenta cómo podía sentirse la futbolista, y sin ni siquiera considerar que no puede invadirse el espacio de una mujer sin su consentimiento. La presión sobre Rubiales no puede de ninguna manera condicionar la respuesta que debe dar la jugadora que ha sufrido la agresión. El foco debe estar sobre el presidente de la federación. Hermoso tiene plena autonomía para gestionar la situación como considere: es una jugadora excepcional que acaba de ganar un Mundial, no el símbolo de nada. La reivindicación feminista del consentimiento no consiste en que la denuncia del abuso de poder ponga en la picota siempre a una mujer.

La sociedad española se ha enganchado a la victoria de la selección. Una victoria que se explica por el talento y derroche de las 23 futbolistas desplazadas a Australia y Nueva Zelanda, pero también por el espíritu crítico y reivindicativo de las 11 que, tras reclamar mayor apoyo y más profesionalismo, se acabaron quedando en casa. La federación supo corregirse a tiempo, limar asperezas con algunas de las jugadoras e invertir el dinero y el esfuerzo que se reclamaba. A las 23 las acompañó hasta las antípodas un equipo de unas 60 personas, con Luis Rubiales al frente.

El impacto del triunfo de este grupo de futbolistas está todavía por ver. El seísmo vivido este domingo en Sídney se sentirá durante años. Ese gol de Olga Carmona y esa victoria final frente a Inglaterra tendrá repercusiones en cómo vemos el deporte practicado por mujeres, en cómo lo vendemos, lo patrocinamos y lo impulsamos. Crecerá exponencialmente la visibilidad y la inversión. Facilitará el camino de muchas niñas y jóvenes. Y lo hará, además, en beneficio de otras disciplinas y otras deportistas.

Lo que quedó claro en la tribuna de Sídney es que el presidente de la federación no ha entendido nada de esto. Rubiales desconoce las reglas mínimas que debe observar un representante de España, y reproduce la prepotencia machista que la victoria de esta Roja contribuye a desterrar. No está por tanto en condiciones de seguir al frente de esa institución que ya, de manera irreversible, debe apoyar por igual el fútbol practicado por hombres y por mujeres. El gesto de Rubiales certifica la dureza del camino recorrido por las deportistas, pero confirma también lo mucho que queda por hacer en la lucha por la igualdad de género. Y nos tiene que hacer cuestionarnos si alguien con ese perfil es compatible con los valores que proyecta esa selección y el fútbol, el deporte español.

22 Agosto 2023

Luis Rubiales empaña la gesta de las campeonas del mundo

EL MUNDO (Director: Joaquín Manso)

Ni entiende el significado de lo conseguido por las jugadoras ni la responsabilidad de su cargo

EL PRESIDENTE de la Real Federación Española de Fútbol, Luis Rubiales, no comprende ni el significado de la gesta que han conseguido las campeonas del mundo ni la responsabilidad inherente a su cargo. Y así lo evidenció con el beso en la boca fuera de lugar que dio a Jenni Hermoso en la recogida de medallas y con su posterior reacción ante la lógica polémica que generó un acto a todas luces inadecuado. La vicepresidenta del Gobierno Yolanda Díaz pidió ayer su dimisión «por haber agredido a una mujer» y solicitó al organismo federativo que active los protocolos sobre actos sexistas. Era complicado, pero Rubiales ha ensuciado una celebración a la que solo tenía que asistir desde un segundo plano institucional, dejando brillar a las protagonistas de la proeza deportiva y aplaudiendo el avance social que ejemplificaban: el techo de cristal que acababan de romper en su parte más alta. En lugar de ello, ha ofrecido una actitud deplorable que ahonda su desprestigio y daña la imagen de lo que representa: el fútbol español.

Los excesos de Luis Rubiales empezaron con el pitido final del partido, en el palco de autoridades, al lado de la Reina Letizia y la Infanta Sofía, cuando se agarró sus genitales ante el mundo entero para celebrar la victoria. La mala educación del presidente no es una novedad. Pero el momento de mayor impacto llegó cuando besó a la delantera ante la sorpresa de ella misma y de millones de espectadores. La final tuvo un seguimiento televisivo récord en España. Toda la prensa nacional e internacional se hizo eco al instante de ese gesto inaceptable de un superior a una subordinada; de ese gesto de un hombre que invadía la libertad de una mujer cuando esta acababa de demostrar en el campo que el paternalismo ya no tiene cabida tampoco en el fútbol. De una mentalidad fuera de época.

Luis Rubiales pudo haberse retractado. En lugar de ello, optó por insultar «tontos del culo», «gilipollas», «estúpidos», «idiotas», «pringaos» a quienes le preguntaron por lo que acababa de hacer, como si fuese un macarra y no el presidente de la Federación. No fue hasta 24 horas más tarde cuando Rubiales emitió un vídeo para intentar zanjar la polémica. No lo consiguió: enarboló una falsa disculpa («no queda otra», llega a lamentarse) en la que se equipara con Hermoso, como si ambos quisieran besarse («ninguna de las partes ha actuado de mala fe»).

Hace tiempo que desde estas páginas mantenemos que Luis Rubiales debe abandonar la presidencia de la Federación. El máximo representante del fútbol en nuestro país no puede ser una figura cuya corta gestión acumula numerosas prácticas presuntamente irregulares y muchas más antiestéticas. Desde los contratos para celebrar la Supercopa en Arabia Saudí operación que llegó a vender como un avance para las mujeres, a la persecución a periodistas o hasta la lamentable fiesta en Salobreña, donde se acabó confesando que unas jornadas de trabajo de la Federación acabaron con mujeres en un chalet.

Hoy, en fin, sólo se debería hablar de un éxito del deporte femenino y de un avance social: de que las niñas y los niños ahora también tienen unas campeonas del mundo donde encontrar unos modelos en los que reconocerse. Y volvemos a hablar de Rubiales. Quién lo sigue sosteniendo en su cargo es una pregunta que nos hacemos desde hace demasiado tiempo.

21 Agosto 2023

Las pelotas del patán Rubiales

LA RAZÓN (Director: Francisco Marhuenda)

¿De dónde ha salido Rubiales? No lo sé, pero es evidente que es un impresentable. Lo es sin ningún atisbo de duda, aunque lo peor es que se siente cómodo actuando como un zafio botarate. Es incomprensible que sea el presidente de la Real Federación Española de Fútbol. Me preocupa la imagen que proyecta en el mundo. Cuando vi «el pico» a Jenni Hermoso sentí un inmediato desagrado. Era totalmente inadecuado. ¿A quién se le puede ocurrir tamaño despropósito? Es evidente que a alguien tan primitivo como Rubiales. Desde luego se hubiera sentido cómodo en Atapuerca. El gesto de forzar a la futbolista con un beso en los labios me pareció una muestra impresentable de euforia. Estoy convencido de que estaba exenta de cualquier componente sexual. Con ello no lo justifico, porque en ninguna circunstancia se puede tener un comportamiento de estas características. La respuesta de la jugadora tendría que haber zanjado la polémica, aunque ya se sabe que hay un gran fervor en la moderna inquisición progre por utilizarlo todo ideológicamente. Es machista pretender, incluidas las podemitas que lo hacen, que Jenni Hermoso necesita que la defiendan.

¿De dónde ha salido Rubiales? No lo sé, pero es evidente que es un impresentable. Lo es sin ningún atisbo de duda, aunque lo peor es que se siente cómodo actuando como un zafio botarate. Es incomprensible que sea el presidente de la Real Federación Española de Fútbol. Me preocupa la imagen que proyecta en el mundo. Cuando vi «el pico» a Jenni Hermoso sentí un inmediato desagrado. Era totalmente inadecuado. ¿A quién se le puede ocurrir tamaño despropósito? Es evidente que a alguien tan primitivo como Rubiales. Desde luego se hubiera sentido cómodo en Atapuerca. El gesto de forzar a la futbolista con un beso en los labios me pareció una muestra impresentable de euforia. Estoy convencido de que estaba exenta de cualquier componente sexual. Con ello no lo justifico, porque en ninguna circunstancia se puede tener un comportamiento de estas características. La respuesta de la jugadora tendría que haber zanjado la polémica, aunque ya se sabe que hay un gran fervor en la moderna inquisición progre por utilizarlo todo ideológicamente. Es machista pretender, incluidas las podemitas que lo hacen, que Jenni Hermoso necesita que la defiendan.

Tiene toda la razón cuando dice que «no se puede dar más vueltas a un gesto de amistad y gratitud, hemos ganado un mundial y no vamos a desviarnos de lo importante». El problema de fondo es que Rubiales es así y necesita que lo aten corto, porque no puede presidir la Federación como si dirigiera una taberna en los barrios bajos de cualquier ciudad portuaria. Tras las disculpas del impresentable Rubiales y la elegancia de Jenni pensé que el tema estaba zanjado. No es así. Me enseñaron un video donde el personaje se toca las pelotas como gesto grosero tras la victoria de España. No daba crédito a lo que veía. Es cierto que me habían comentado que es una persona obsesionada con su aparato reproductor y que le gusta toqueteárselo como gesto de poderío. Lo increíble es que se levante del palco, estando cerca de la Reina, y se lleve la mano a su paquete como muestra grosera de su felicidad ante la victoria. No hay duda de que es un auténtico patán.

22 Agosto 2023

Rubiales rogó sin éxito a Jenni Hermoso que lo defendiera en un comunicado conjunto

Natalia Torrente

El presidente de la RFEF pidió a la futbolista que apareciera en el vídeo que difundió con las disculpas que le exigió el Gobierno.

El avión de vuelta a España con las campeonas del mundo tuvo, al principio, de todo menos fiesta. En el vuelo de Sídney a Doha, donde la expedición hizo escala antes de poner rumbo a Madrid, la RFEF ya era consciente de que los gestos de Luis Rubiales en la final del Mundial -beso a Jenni y las imágenes echándose mano de los genitales en el palco- y los insultos a los que le criticaron habían dado la vuelta al mundo, así que puso la maquinaria en marcha. Entre patrocinadores, familiares, el staff, la directiva y las 23 jugadoras, el presidente Luis Rubiales rogó a Jenni Hermoso que saliera con él en un vídeo que grabarían en el aeropuerto de Doha pidiendo disculpas y explicando lo que había sucedido en la entrega de premios.

Con un acercamiento en el que le aseguraba el enorme cariño que tiene por su familia, le reconoció que su puesto estaba en juego y que necesitaba su respaldo. Pero la futbolista se negó. Hermoso sólo quiere hablar del título conseguido. A pesar de las presiones, quien tenga que dar explicaciones o pedir disculpas, alegó según varios testigos, que lo haga. Desde luego ella no era la persona.

Ahora se entiende mejor el «ocurrió sin mala fe por ambas partes» que pronunciaba el presidente en el vídeo difundido por la Federación y en el que finalmente, a pesar de sus intentos, aparecía solo. Como si la jugadora, que ha declinado pronunciarse sobre este asunto en todas las ocasiones, tuviera algo que ver. Según ha podido confirmar Relevo por otra fuente ella no sabía que el presidente de la RFEF le cogería de la cabeza para besarla en los labios en la entrega de medallas. Se lo encontró. Y todo lo que dijo ante sus compañeras y fans en su directo de Instagram tras ganar la final en el vestuario, es lo que va a salir de su boca: «No me ha gustado. Pero, ¿qué hago?».

 En el avión de regreso a España viajaban familiares de todas las jugadoras internacionales, directores de medios, representantes de instituciones deportivas, patrocinadores, personal federativo y el staff con las campeonas. Más de 300 personas que la RFEF recogió a la llegada a Barajas en cinco autobuses con dirección a la celebración de Príncipe Pío. Muchos de ellos pudieron asistir a la petición del presidente a Jenni, a pesar de que trató de hacerlo con la mayor discreción posible.

Ante el fracaso de su súplica, llegó el turno de Jorge Vilda. El seleccionador se acercó, según confirman varios testigos, hasta en tres ocasiones a la familia de Jenni que viajaba en el chárter para convencerla de cuál era el camino correcto para solucionar la crisis. Necesitaba que le dijeran a la jugadora que lo mejor era pronunciarse y quitar hierro a este asunto que estaba manchando la celebración de la mayor gesta del fútbol femenino español.

El vídeo en el que Luis Rubiales claudicaba ante el Gobierno y escenificaba con la boca pequeña sus disculpas por su beso y los insultos en varios medios, sobre quienes cuestionaron su comportamiento inadecuado, finalmente se grabó en la escala de Doha. Pero, lejos de su intención, sólo aparecía él. Después, tras subir de nuevo al avión con dirección Madrid la tensión, fue disminuyendo. Habían cumplido las exigencias del Ministro de Cultura y Deportes y pensaron que así podrían olvidarse lo ocurrido. Entonces la fiesta tomó el relevo del ambiente enrarecido del pasaje en el primer vuelo y las jugadoras retomaron la celebración con las familias involucradas en los sucesivos cánticos de las campeonas.

Las declaraciones difundidas por la RFEF no son de Jenni Hermoso

Además, según ha podido saber Relevo por otra fuente, las declaraciones difundidas por la RFEF la tarde del domingo, después de la consecución del título, tampoco pertenecen a la jugadora. El entrecomillado atribuido a la futbolista decía: «Ha sido un gesto mutuo totalmente espontáneo por la alegría inmensa que da ganar un Mundial. El presi y yo tenemos una gran relación, su comportamiento con todas nosotras ha sido de diez y fue un gesto natural de cariño y agradecimiento. No se puede dar más vueltas a un gesto de amistad y gratitud, hemos ganado un Mundial y no vamos a desviarnos de lo importante». Fueron escritas por el departamento de comunicación de la Federación y difundidas a los medios de comunicación con celeridad, pero ella no se había pronunciado en ese sentido.

Precisamente al discurso creado por la RFEF, y que ponía en boca de Jenni esas palabras, es a lo que se han acogido algunas autoridades para no tener que opinar ante lo sucedido. La delegada de Cultura, Turismo y Deporte del Ayuntamiento de Madrid, Marta Rivera de la Cruz, se ha remitido a las palabras de la jugadora de la Selección española de fútbol: «Yo a partir de que ella diga eso, creo que ya no tengo que decir nada», concluyó la edil. Declaraciones que no salieron de Jenni Hermoso, que ha declinado referirse a esta situación.

La familia de la futbolista madrileña cerró filas en torno a su decisión. Su madre, Marisol, apareció en TVE y Antena 3 para comentar la alegría de tener una hija campeona del mundo. Y fue preguntada por el comportamiento inadecuado del presidente de la RFEF: «Hay que mirar que son campeonas del mundo, lo demás no tiene importancia», dijo. Pero después de esas declaraciones, ningún familiar quiso pronunciarse más ante los medios. Quisieron atender a la prensa pero, al igual que la jugadora y a pesar de la insistencia de Relevo, no iban a compartir ni una palabra más sobre lo ocurrido. Tienen una campeona del mundo en casa y es lo único que quieren comentar.

Silencio absoluto del Director de Integridad de la RFEF

Ya en el aeropuerto, las jugadoras bajaron del avión, con Rubiales a la cabeza, y posaron ante los múltiples periodistas que se acercaron a Barajas. Sin embargo, se dirigieron directamente al bus que la RFEF que habían preparado vinilado con el título conseguido. Dejaron con la miel en los labios al centenar de personas que se acercó a recibirlas. Conscientes de ello, cuando salían de las instalaciones del aeropuerto, pidieron al conductor que parara para saludar a los fans desde dentro del bus. El presidente no se dejó ver en Príncipe Pío.

El resto de familiares y pasajeros del vuelo se fueron distribuyendo en cinco autobuses que esperaban fuera para dirigirse a la Explanada del Rey, donde tendría lugar la celebración. Algunos de ellos, como Emilio Butragueño, directores de medios o ejecutivos de la RFEF, se marcharon directamente a casa. No fue el caso de Miguel María García Caba, responsable de Integridad de la RFEF que llegó a estar apartado en su día, que siguió la estela de los que buscaban el autocar. Preguntado por lo ocurrido, pasó de largo y no quiso pronunciarse. Un cargo que, en el día que sus explicaciones eran más relevantes que nunca, se quedó callado. Tampoco quiso hablar públicamente nadie de la Federación a pesar de los múltiples empleados que se acercaron a la celebración y a los que intentó preguntar Relevo.

Las imágenes han dado la vuelta al mundo. Ahora será el Gobierno al que le toque mover ficha. De momento, Yolanda Díaz, vicepresidenta en funciones ha asegurado que no le sirven las excusas, y que se debe cumplir la ley del deporte y los protocolos de la propia Federación. Por eso ha pedido su dimisión.
24 Agosto 2023

Caso Rubiales: La gallina, los huevos, la mafia y la gesta de unas futbolistas

Enric González

Vayamos por partes. Primero, lo malo. Luego, lo menos malo. Por último, lo bueno.

Para explicar lo malo podríamos empezar por un chiste clásico de Woody Allen. «Doctor, mi hermano está loco, cree que es una gallina». El doctor: «¿Por qué no lo ingresa en un manicomio?». «Lo haría, doctor, pero necesito los huevos».

Todos sabemos que los presidentes de la Real Federación Española de Fútbol se creen emperadores romanos. O Al Capone. Digamos que ambas cosas. Viven en el lujo, amenazan, presionan, extorsionan, invaden lo que no es suyo (desde la Mutualidad de Futbolistas hasta unos labios femeninos) y se sienten impunes. Recuerden que el anterior presidente, Ángel María Villar, solo fue suspendido por el Consejo Superior de Deportes, tras 19 años en el cargo, cuando se encontraba ya en una celda de Soto del Real junto con su hijo Gorka.

¿Por qué la impunidad de esos tipos que en lugar de gallinas se creen emperadores? Porque quienes les eligen y pueden echarles (las federaciones regionales y representantes del mundillo del fútbol en general, 134 hombres y seis mujeres) necesitan los huevos. Es decir, el dinero. Y, en menor medida, los resultados.

Villar, presente en casi todas las corruptelas del fútbol internacional (fue vicepresidente de la FIFA y de la UEFA), aguantó casi dos décadas como aguantaban los emperadores romanos y como aguantan los jefes mafiosos: proporcionando oro y prestigio a sus leales. Respecto al oro, hay más ingresos y menos impagos. Sobre lo otro, con Villar la Selección masculina ganó dos Europeos y un Mundial; con Luis Rubiales, la Selección femenina ha ganado un Mundial y la masculina, eso que llaman Liga de Naciones.

No nos sorprendamos ahora ante el negocio del fútbol. Se trata de un ámbito bastante endogámico, ni del todo público ni del todo privado (lo cual deja un amplio margen para lo ilícito), en el que los jefazos procuran atenerse a lo que consideran «cultura de vestuario», algo tradicionalmente masculino que hoy, con mayor precisión semántica, se define como «machirulo». Esa «cultura de vestuario», de la que participa buena parte de la afición, hace milagros: fíjense que en el nivel profesional del fútbol masculino español no hay, por razones estadísticamente inexplicables, ningún homosexual.

El negocio está basado en unos muchachos, los futbolistas, que dejan los estudios demasiado pronto, se hacen millonarios demasiado pronto y empiezan a comprender la vida demasiado tarde. Por desgracia, los que comprenden antes y mejor en qué consiste la vida (y en qué consiste el fútbol) se hacen dirigentes. Y se convierten en la gallina del chiste. Sabemos que se creen intocables, que roban y corrompen: en el caso de Villar habría demasiado que contar, en el caso de Rubiales se puede acudir a las grabaciones reveladas por El Confidencial sobre comisiones y chanchullos o reflexionar sobre el hecho de que este canalla ha atribuido a Jenni Hermoso unas palabras de disculpa inventadas por él, pero necesitamos los huevos. Los profesionales necesitan dinero y prebendas; los demás necesitamos el fútbol.

(Permitan que les diga, entre paréntesis, que me siento orgulloso de que me permitan publicar en Relevo.com. Es una de las pocas excepciones dentro de una prensa deportiva mayormente dedicada a masturbar al lector-forofo y a realizar la misma práctica con los dirigentes futbolísticos, en el segundo caso de forma oral. No me extraña nada que bastantes colegas del ramo hayan comprendido lo de la mano en los huevos y el beso en la boca, como lo ha comprendido también Villar. Cosas de la euforia. Seguro que Luis Rubiales también les habría dado un pico eufórico a Zlatan Ibrahimovic o a Gennaro Gattuso).

Lo menos malo ha sido la reacción pública ante la zafiedad de Rubiales. Pese al silencio de la mayoría de las federaciones y de los clubes, la gente, aficionados y no aficionados, desde el tuitero de a pie hasta el presidente del Gobierno (un hombre que ha demostrado en otras situaciones unas tragaderas olímpicas), han expresado su asco ante las cositas eufóricas del patán. Lo que no habían conseguido ni la Supercopa de España vendida a los saudíes ni el reparto de comisiones con Gerard Piqué lo han conseguido unos gestos de mal gusto. Para el conjunto de la ciudadanía, el presidente de la Federación manchó de forma indecente la imagen de España. A veces, como ahora, la mayoría tiene razón.

De lo anterior digo que es lo menos malo, pese a ser sustancialmente positivo, porque ha empañado lo bueno de verdad: el fútbol y la victoria de la selección. Ese grupo de mujeres ha sabido unirse (con Jorge Vilda y Luis Rubiales o contra Jorge Vilda y Luis Rubiales, da igual, algo de bueno habrán hecho ambos, además de las cosas malas, para que el fútbol femenino español esté en lo más alto); ha demostrado talento y carácter y nos ha ofrecido un espectáculo maravilloso. Esas mujeres nos han hecho comprender, por fin, que jugar bien o mal, divertir o aburrir con un balón, no depende del género.

He echado en falta más información estrictamente futbolística sobre lo que ha hecho la selección, y me ha sobrado el torrente de opiniones sobre Rubiales. Es decir, a mí mismo me cansa la mayor parte de este artículo. Lo siento. Consigan el vídeo de la final, o de la semifinal contra Suecia, y vuelvan a disfrutar. Con un poco de suerte, cuando terminen de repasar esos partidazos el dinosaurio ya no estará ahí.

25 Agosto 2023

La dimisión de Rubiales

EL PAÍS (Directora: Pepa Bueno)

El presidente de la Federación de Fútbol perdió apoyos al cobrar relevancia sus inadecuados gestos machistas

Luis Rubiales comunicó este jueves a su equipo que este viernes presentará su dimisión como presidente de la Real Federación Española de Fútbol. El mensaje que hizo público el miércoles la jugadora Jenni Hermoso, a través del sindicato que representa a las futbolistas, señalaba que su comportamiento “atenta contra la dignidad de las mujeres”, y mostraba de nuevo de manera más formal que el beso que recibió de Rubiales en la final de Sídney no tenía nada de consentido. La Comisión Disciplinaria de la FIFA abrió contra Rubiales un expediente disciplinario por su reciente conducta en el Mundial. El presidente Pedro Sánchez había señalado, durante la visita de la selección a La Moncloa, que su conducta fue “inaceptable” y que sus disculpas no fueron “suficientes ni adecuadas”. Su situación resultaba insostenible.

Los hechos que han terminado por precipitar su salida son incontrovertibles. Al terminar el partido de la final del Mundial de fútbol que ganó España a Inglaterra, Rubiales se llevó las manos a los genitales de manera ostentosa en el palco al lado de la reina Letizia y la infanta Sofía. En la entrega de medallas, agarró con las manos la cabeza de Jenni Hermoso para besarla en los labios. Luego, en una entrevista, llamó “estúpidos” a cuantos le reprochaban su conducta. Y, por fin, en el vídeo en el que pedía disculpas, decía que había sido “fuera” donde se produjo el revuelo porque, sostenía, “aquí” —en referencia al círculo que rodeó a la selección en la final— su gesto se veía “natural, normal”. Pidió perdón a regañadientes porque no le quedaba otra al presidir una institución de tanta importancia. Nadie ha dado explicaciones de cómo la federación atribuyó en una nota a Hermoso unas palabras que se referían al beso como “un gesto natural de cariño y agradecimiento”, cuando ella, en el vestuario con sus compañeras, se expresó de otra manera: “¿Qué hago yo? No me ha gustado”.

Los bochornosos gestos de Rubiales llegaron a empañar la celebración de la gesta de la selección femenina, pero finalmente su victoria ha terminado por recobrar todo su brillo. La igualdad que el triunfo de un grupo de jugadoras reclamaba, y que la sociedad celebra, es en derechos, en oportunidades, en recursos. El lamentable espectáculo de las zafiedades de Rubiales no torció la firmeza de unas mujeres que han dado una doble lección en solo una semana. El éxito deportivo ya lo tenían; el social se ha precipitado en los últimos días. Rubiales ha decidido irse ante la evidencia de que su actitud fue equivocada.. Y las jugadoras consiguen una victoria adicional: la de modificar una estructura de poder aparentemente inamovible. El feminismo, la igualdad, es exactamente lo que está pasando: remueve las estructuras de arriba a abajo, no vale con el premio de romper techos de cristal. Obliga a modificar la estructura del poder: unos tienen que empezar a perder privilegios y el desparpajo con que los manejan para que otras ganen igualdad.

Rubiales quiso salvarse del embrollo convocando una asamblea extraordinaria de la federación en la que quería reunir apoyos para conservar el puesto. Su dimisión ha liberado a los miembros de esa asamblea de una grave responsabilidad. No podían seguirle el juego a un presidente que ha dinamitado el prestigio de la federación en uno de sus momentos de mayor gloria. Aunque con demasiada tardanza, fueron muchos los que se han ido distanciando de Rubiales. Pero las que marcaron el rumbo en todo momento fueron las mujeres, que además de conseguir todos sus objetivos nos han permitido asistir a un curso de pedagogía urgente sobre igualdad para amplias mayorías en solo una semana.

25 Agosto 2023

Comunicado de Jenni Hermoso

Jenni Hermoso

Después de conseguir uno de los éxitos más deseados de mi carrera deportiva y tras unos días de reflexión, quiero dar las gracias de todo corazón a mis compañeras, aficionados, seguidores, medios de comunicación y a todos los que habéis hecho realidad este sueño; vuestro trabajo y apoyo incondicional han sido una parte fundamental para ganar el Mundial.

En referencia a lo ocurrido el día de hoy. Si bien es cierto por mi parte no quiero interferir con los múltiples procesos legales en curso me siento obligada a denunciar que las palabras del Sr. Luis Rubiales explicando el desafortunado incidente son categóricamente falsas y parte de la cultura manipuladora que el mismo ha generado.

Aclaro que en ningún momento se produjo la conversación a la que el Sr. Luis Rubiales hizo referencia y que, ni mucho menos, su beso fue consentido. De la misma manera quiero reiterar como ya hice en su momento que este hecho no había sido de mi agrado.

La situación me provocó un shock por el contexto de celebracióny con el paso del tiempo tras profundizar un poco más en esas primeras sensaciones, siento la necesidad de denunciar ese hecho ya que considero que ninguna persona, en nigún ámbito laboral, deportivo o social debe ser víctima de este tipo de comportamientos no consentidos. Me sentí vulnerabl y víctima de una agresión, un acto impulsivo, machista, fuera de lugar y sin ningún tipo de consentimiento por mi parte.

Sencillamente, no fui respetada.

Se me pidió realizar una declaración conjunta para rebajar la presión sobre el presidente, pero en esos momentos en mi cabeza solo tenía la idea de disfrutar del hito histórico alcanzado junto con mis compañeras de equipo. Por eso, en todo momento trasladé a la RFEF y a sus distintos interlocutores, así como a medios y gente de mi confianza, que no haría ningún tipo de declaración individual o conjunta sobre este asunto, ya que entendía que, de hacerlo, quitaría aún más protagonismo a un momento tan especial para mis compañeras y para mí.

A pesar de mi decisión, tengo que manifestar que he estado bajo una continua presión para salir al paso con alguna declaración que pudieran justificar el acto del Sr. Luis Rubiales. No solo eso, sino que, de diferentes maneras y a través de diferentes personas, la RFEF ha presionado a mi entorno (familia, amigos, compañeras, etc.) para que diera un testimonio que poco o nada tenía que ver con mis sensaciones.

No me corresponde a mi evaluar prácticas de comunicación e integridad, pero si estoy segura de que como Selección Nacional Campeona del Mundo no nos merecemos una cultura tan manipuladora, hostil y controladora. Este tipo de incidentes se unen a una larga lista de situaciones que las jugadoras hemos venido denunciando en los últimos años por lo que este hecho, en el que yo me he visto involucrada, es solo la gota que colma el vaso y lo que todo el mundo ha podido ver, pero actitudes como esta han sido parte del día a día de nuestra selección durante años.

Por todo ello, quiero reforzar la posición que tomé desde el principio, considerando que no tengo que apoyar a la persona que ha cometido esta acción en contra de mi voluntad, sin respetarme, en un momento histórico para mí y para el deporte femenino de este país.

En ningún caso, puede ser mi responsabilidad asumir las consecuencias de transmitir algo en lo que no creo, razón por la que he negado a las presiones recibidas.

«TOLERANCIA CERO con estos comportamientos

Quiero cerrar dejando muy claro que si bien soy yo la que expresa estas palabras son todas las jugadoras de España y del mundo las que me han dado la fuerza para salir con este comunicado. Ante tal muestra de falta de respeto e incapacidad de reconoce los errores propios y asumir las consecuencias, he tomado la decisión de no volver a jugar para la Selección mientras continúen los actuales dirigentes.

Gracias a todos por los mensajes de apoyo y las palabras de ánimo recibidas. Sé que no estoy sola y gracias a todos vosotr@s saldremos adelante más unid@s. Dejo en las personas de mi confianza TMJ y FUTPRO este tema y ellos continuarán trabajando en los siguientes pasos en función de los recientes acontecimientos.

#SeAcabó.

Jenni Hermoso

26 Agosto 2023

Se acabó

EL PAÍS (Directora: Pepa Bueno)

El Gobierno y el fútbol femenino presionan para forzar la dimisión de Rubiales, que se atrinchera al frente de la Federación

Luis Rubiales acudió este viernes a la asamblea de la federación de fútbol para anunciar que no va a dimitir. Lo hizo de manera beligerante, señalando a los medios y a los políticos de haber desatado una cacería sobre su persona por el beso no consentido que le dio a Jenni Hermoso tras el triunfo en el Mundial, y acusando al “falso feminismo” de querer asesinarlo públicamente. Lo que el mundo entero contempló fue, en sus palabras, simplemente un “pico” y además “consentido”. Su descripción de lo ocurrido señala a su víctima como la responsable de acercarle su cuerpo; el clásico “van provocando” que creíamos desterrado. Hermoso le desmintió categóricamente por segunda vez en una semana: “Me sentí vulnerable y víctima de una agresión”. Sus compañeras, las 23 campeonas del mundo y más de medio centenar de futbolistas más, anunciaron que renuncian a la selección mientras Rubiales siga en el cargo.

El Gobierno ha sido prudente respecto a un asunto que es competencia de la federación de fútbol, pero ante la obstinación de Rubiales de amarrarse a su cargo, y ante el clamor social contra un manifiesto abuso de poder, anunció que haría llegar al Tribunal Administrativo del Deporte una denuncia cuyo objetivo es suspenderlo como presidente a la mayor brevedad. El recorrido puede ser complejo (“no quiero encontrarme con impugnaciones o subterfugios formales”, observó el jefe del Consejo Superior de Deportes, Víctor Francos), pero la decisión es firme.

El discurso de Rubiales confirmó la impresión de que no se ha enterado de nada y de que actúa según el manual del perfecto machista. Se presentó como una víctima y trasladó la responsabilidad de ese beso a la joven futbolista, como si estuviera en manos de Hermoso, en plena celebración, rechazar el capricho de un superior. El aún presidente se presentó a sí mismo como una frágil criatura a la que asedian por un detalle. En un rasgo típico del populismo, tildó la presión para que dimita de “asesinato social”. Demostró que también sigue sin comprender lo que significa la responsabilidad institucional asociada al cargo que ocupa. Intentó desviar la atención y salir impune de su comportamiento, centrándose en su gestión, pero en una exhibición de prepotencia pública prometió renovarle el cargo al entrenador de la selección victoriosa —con un sueldo de medio millón de euros al año— e hizo guiños a quienes se han beneficiado de los fondos que ha destinado a promocionar el fútbol base o las categorías inferiores, en un gesto que parecía destinado a comprar voluntades. Decidido a refugiarse en el maniqueísmo político a falta de otros argumentos, anunció que emprenderá acciones legales contra Yolanda Díaz, Irene Montero e Ione Belarra por sus críticas. Sus palabras fueron recibidas con aplausos en la asamblea de la federación. La siguiente conclusión que deja esa asamblea es que también deben irse los aplaudidores.

El Me Too español cristalizó este viernes en un “Se acabó” atronador, el que escribieron jugadoras de la selección como Alexia Putellas para mostrar su apoyo a Hermoso. Ese “Se acabó” se ha convertido en un hashtag feminista con un poderoso mensaje: las mujeres dicen basta al abuso de poder y la sociedad española está con ellas. Alguno de los patrocinadores de la federación ya ha entendido ese mensaje. El contraste entre esa realidad y la que mostró buena parte de la cúpula de la federación al ovacionar a Rubiales, junto al silencio cómplice de demasiados futbolistas y clubes, invita a una reflexión sobre los cambios que necesita el fútbol. Pero el “Se acabó” va más allá del deporte: es el grito definitivo de unas mujeres que han dicho basta y que nos interpela a todos.

26 Agosto 2023

Comunicado del seleccionador nacional Luis de la Fuente

Luis de la Fuente Castillo

Ante las informaciones y comentarios que se suceden en medios de comunicación, en relación con los hechos ocurridos durante los actos protocolarios de la final del Mundial de fútbol femenino, así como las declaraciones realizadas posteriormente por las personas implicadas, quiero dejar clara mi postura sobre los hechos que están sucediendo.

En primer lugar, deseo manifestar mi repulsa absoluta ante cualquier acto de violencia machista. No caben posturas tibias a la hora de enfrentarnos a este tipo de situaciones.

Censuro sin paliativos el comportamiento equivocado y fuera de lugar del Presidente de la RFEF durante los actos anteriormente mencionados. Los hechos protagonizados por Luis Rubiales no respetaron el mínimo protocolo que debe seguirse en estos actos de celebración, y no son edificantes ni apropiados para una persona que estaba representando a todo el fútbol español. Él mismo ha reconocido públicamente lo impropio de su comportamiento.

Deseo que este desagradable episodio se cierre cuanto antes por el bien del fútbol español y que los organismos competentes, resuelvan y tomen las decisiones pertinentes a la mayor celeridad posible.

Lamento profundamente los hechos sucedidos y, muy especialmente, que los mismos hayan quitado protagonismo a lo realmente importante: la gesta sin precedentes conseguida por el fútbol femenino español, del que todos debemos sentirnos muy orgullosos.

Como reflexión invitarnos a continuar avanzando en nuestra formación en materia de igualdad.

Por último, manifiesto mi decepción porque los hechos que estamos viviendo enturbien la imagen del fútbol español a nivel doméstico y a nivel internacional.

Firmado

Seleccionador Nacional Absoluto

27 Agosto 2023

Yo si te creo, hermano Rubiales

José Cárdenas

Sé que tiene estrecha, amistosa y pringosa relación con el PSOE y con Sánchez y que alguien de derechas nunca se hubiera atrevido a actuar así

En esta vida hay que posicionarse.

Cuando el sistema, interesadamente y con intenciones ideológicas, genera un debate, hay que colocarse en la parte contraria.

Debemos ser la oposición del sistema.

Si Irene Montero nos vende que el cielo es rosa, hay que gritarle a la cara: ¡Es azul joder!

Rubiales se ha convertido para mí, lo que es Obama para el progresismo: una especie de héroe, merecedor de una vitrina en el hueco de los hombres que le echaron un pulso a lo progre.

Como el cometa Halley, cada muchos años, pasa ante nuestros ojos un tipo que frente a lo políticamente correcto, coloca cierta parte de su entrepierna en la mesa y dice: «me los vais a comer».

¡Qué campaña de difamación contra un hombre!

Un tipo que viviendo del sistema, se ha sabido oponer a él.

Un tipo que tenía muy fácil claudicar ante la SERLa Sexta, el Ministerio de Igualdad… pero escogió ser la esperanza para muchos que todavía detestamos el feminismo radical, que estamos cansados de tener que decir lo que nos imponen los ciclos menstruales de Irene Montero.

Novak Djokovik fue un ejemplo.

Rubiales, el antaño amigo de Sánchez, el lector impenitente de ese panfleto titulado ‘Manual de Resistencia‘,  también lo es.

El feminismo de pacotilla nos trata de vender varios mantras con tremendos defectos de fábrica, por no decir que son burdas mentiras sólo abrazadas por hombres con demasiados estrógenos o mujeres con demasiados complejos.

  • 1. La mujer tiene la razón siempre. Si eres hombre cállate. No tienes nada que decir, salvo para dar la razón a locas que llevan sus traumas al BOE, a la televisión y hasta a la sopa.
  • 2. El consentimiento da igual. Si eres patriarcal, da igual la realidad. Lo importante es el relato. Si conviene que seas un machista entonces da igual lo sucedido. Si hay consemiento pero la izquierda te impone que no, tragas y asumes que has sido violada.
  • 3. Un piquito, un toque en el culo, una doble penetración y 17 perforaciones a la fuerza en un portal, son lo mismo. Exactamente lo mismo. Todo es violación, violencia sexual, abuso, machismo, intimidación. Es lo mismo dejar pasar a una dama y que cinco magrebíes violen a una chica en unas fiestas. Ah no, lo de los magrebíes es mucho menos por la nacionalidad de los implicados.
  • 4. Las mujeres son víctimas siempre. Los hombres son potenciales asesinos. Aunque la mujer tenga querencia por el hombre violento, su relato consiste en victimizarse y culpar al varón por todos sus males. Da igual que los hombres mueran en accidente laboral, en la guerra, o asesinados en mucho mayor porcentaje que las mujeres. Da igual que lo de la brecha salarial o lo del techo de cristal sea una filfa. Da igual que los hombres hayan vivido toda nuestra historia protegiendo y velando por las mujeres. Da igual tú eres malo y ellas serán siempre buenas.

Rubiales se ha atrevido a desmontar estos mantras. Por eso le apoyo.

Sé que tiene estrecha, amistosa y pringosa relación con el PSOE y con Sánchez.

Sé que alguien de derechas nunca se hubiera atrevido a actuar así.

Hubiese reaccionado a lo Cuca Gamarra o como algún acólito.

Sé que no me caía bien pero ante el ultraje, ante el señalamiento y ante la jauría feminista, Rubiales, tranquilo, yo sí te creo hermano.

29 Agosto 2023

Las conexiones entre Tebas, la FIFA y FutPro que aceleraron el caso Rubiales al extremo

Francisco Rabadán

Miquel Iceta, ministro de Cultura y Deportes, solicitaba este martes celeridad al Tribunal Administrativo del Deporte (TAD) para que publicase una resolución contra Luis Rubiales después de ver cómo la FIFA le comió la tostada mojándose este pasado sábado con una suspensión durante 90 días de su cargo. El dirigente socialista no quería que el organismo suizo se quedase todas las medallas de la caída en desgracia del presidente de la Federación Española de Fútbol y exigía que hubiese una resolución que muchos de los juristas del Tribunal no tienen todavía ni mucho menos clara.

«El caso Rubiales tiene muchos matices y tirarse a la piscina no es tan sencillo», esgrime una persona cercana al TAD que no entiende cómo la FIFA sí ha podido resolver de forma tan rápida e incisiva. Detrás de toda la celeridad empleada por el Comité Disciplinario del máximo organismo del fútbol mundial encontramos a dos abogados españoles con claros vínculos con Javier Tebas, presidente de la Liga, y el ex Secretario de Estado para el Deporte, Miguel Cardenal.

El director de Legal de la FIFA, Emilio García Silvero, fue quien dio luz verde a la suspensión de Rubiales tras abrir un expediente express que desembocó en la salida del presidente federativo en apenas 48 horas. Al dirigente gallego le respaldó su compañero y colega Carlos Schneider, quien fue durante un año asesor de presidencia de Miguel Cardenal en el Consejo Superior de Deportes en 2012.

Este ex profesor ejerce como director de los Órganos Judiciales de la FIFA y en muchas ocasiones ha sido el encargado de notificar las decisiones del Comité Disciplinario. Además ha compartido ponencias con Javier Tebas en diversos cursos de Derecho Deportivo y en su experiencia profesional siempre ha ido de la mano de García Silvero trabajando al mismo tiempo que él en UEFA y FIFA. Por cierto, Cardenal es el padrino de uno de los hijos de Silvero.

Estos dos abogados han tenido un papel fundamental en la rápida apertura del caso Rubiales en FIFA esperando consecuentes beneficios futuros. A García Silvero le colocan como futurible a la presidencia de la Federación Española, mientras que Schneider sería el encargado de cubrir su puesto en la organización dirigida por Gianni Infantino.

La conexión femenina

Los dos abogados son residentes en Suiza y amigos de Reyes Bellver, árbitra del Tribunal Arbitral del Deporte (TAS) y asesora de la FIFA en asuntos de fútbol femenino. A su vez, Bellver es íntima de la presidenta del sindicato FutPro, Amanda Gutiérrez. Ambas fueron las encargadas de reunirse este pasado lunes con la vicepresidenta del Gobierno Yolanda Díaz para escenificar el éxito político que han tenido en el caso Rubiales.

Tanto Bellver como Gutiérrez fueron parte importante de la polémica de ‘las 15 rebeldes’ hace un año cuando una gran parte de las jugadoras de la selección española femenina exigieron el cese del seleccionador Jorge Vilda. En esa ocasión no consiguieron el objetivo, pero aprendieron unos pasos muy importantes que han aplicado en este caso consiguiendo que la jugadora Jenni Hermoso delegase en FutPro todas sus comunicaciones sobre el caso Rubiales.

Tebas como socio capitalista

En mitad de todo este cóctel explosivo aparece la figura de Javier Tebas como presidente de la Liga y principal avalista de una Liga Femenina a la que pagó un mínimo de 42 millones de euros por los derechos y activos comerciales del fútbol profesional femenino. El mandatario, enfrentado históricamente a Luis Rubiales y con ansias de controlar la Federación, ha sido el encargado de dar un gran soporte mediático a todo el caso gracias a los 33,4 millones de euros que invierte anualmente en medios de comunicación para que difundan las bondades de su competición.

Todo el caso Rubiales se metió en una coctelera y se agitó hasta llegar al resultado de caos institucional que actualmente se vive. Estos nombres han sido los principales actores en una trama en la que España muy probablemente perderá la organización del Mundial de fútbol masculino de 2030 y que dejará convertida a la Federación en un reino de Taifas hasta que se celebren elecciones en 2024.

02 Septiembre 2023

Rectificación de Javier Tebas Medrano

Javier Tebas

«En relación con el articulo publicado por este medio el día 29 de agosto de 2023 bajo el título Las conexiones entre Tebas, la FIFA y FutPro que acelararon el caso Rubiales al extremo, cuya autoría corresponde a D. Francisco Rabadán, D. Javier Tebas desea poner de manifiesto que es absolutamente falso que haya tenido ningún tipo de participación o intervención que haya podido acelerar la decisión adoptada por la Comisión Disciplinaria de la FIFA por la que se suspendió provisionalmente a D. Luis Rubiales de toda actividad relacionada con el fútbol a nivel nacional e internacional por un periodo de noventa días.

Los actos cometidos por D. Luis Rubiales han suscitado la condena unánime desde el ámbito político, institucional, deportivo y de la sociedad civil, provocando innumerables reacciones, tanto a nivel nacional, como internacional. Por ello, ha sido la gravedad de los hechos cometidos por D. Luis Rubiales la que viene motivando la urgencia de actuación de organismos tales como FIFA, el Consejo Superior de Deportes o la Fiscalía, sin que D. Javier Tebas haya podido tener, desde luego, ningún tipo de participación en la actuación de estos entes independientes.

Por ello, la ‘trama’ a la que alude OK DIARIO en su artículo es absolutamente falsa e irreal, como también lo son las afirmaciones según las cuales D. Javier Tebas sería ‘socio capitalista’ de la operación para suspender provisionalmente a D. Luis Rubiales, así como que D. Javier Tebas haya llevado a cabo estas acciones debido a supuestas ‘ansias de controlar la Federación’.

La relación de D. Javier Tebas con las distintas personas citadas en el artículo de OK DIARIO se limita al ámbito estrictamente profesional. En algunos casos, tal y como el propio artículo reconoce, no existe mayor relación que el ‘haber compartido ponencias en diversos cursos de Derecho Deportivo’, lo que ya de por sí evidencia que D. Javier Tebas no ha podido tener ningún tipo de intervención en la resolución adoptada por la Comisión Disciplinaria de FIFA respecto a D. Luis Rubiales.

Por otro lado, tampoco es cierto, como afirma OK DIARIO que D. Javier Tebas haya sido ‘el encargado de dar un gran soporte mediático a todo el caso’. La gravedad de los actos protagonizados por D. Luis Rubiales y las unánimes manifestaciones de condena han centrado el debate público y social, atrayendo el foco de los medios de comunicación, tanto nacionales, como internacionales. Así, entre los medios internacionales que se han hecho eco del escándalo cabe destacar algunos tan relevantes como BBC, New York Times, The Guardian, The Daily Telegraph, Le Monde, Le Parisien, L’Equipe, Süddeutsche Zeitung, La Repubblica, Clarín o CNN, entre otros.

Finalmente, tampoco son ciertas las referencias que OK DIARIO realiza respecto a la inversión que LALIGA destina a branded content. Así, no es cierto que LALIGA invierta 33,4 millones de euros anualmente en medios de comunicación y, desde luego, tampoco es cierto que dicha inversión permita a D. Javier Tebas influenciar las publicaciones que realizan los medios de comunicación que participan en el proyecto branded content de LALIGA».

02 Septiembre 2023

Rubiales debe irse ya

EL PAÍS (Directora: Pepa Bueno)

El deporte español carece de herramientas para castigar conductas machistas que repudia la sociedad actual

La estrategia del Gobierno para apartar a Luis Rubiales como presidente de la Real Federación Española de Fútbol por un comportamiento que ha denigrado al deporte español sufrió este viernes un severo revés. En aras de la pulcritud jurídica, el Consejo Superior de Deportes (CSD), que preside Víctor Francos, solicitó el 25 de agosto al Tribunal Administrativo del Deporte (TAD) —el órgano que vela por la justicia deportiva— abrir un expediente disciplinario a Luis Rubiales por abuso de poder y conducta indecorosa y contra la dignidad deportiva. Con la actual reglamentación, solo un expediente por falta muy grave permitiría al CSD destituir al presidente de la federación. Pero el tribunal ha abierto expediente únicamente por falta grave, al estimar que el beso no consentido a Jenni Hermoso tras ganar la selección el Mundial no supone abuso de poder. Sí aprecia el TAD actitud indecorosa por haberse tocado los genitales en el palco en presencia de la Reina, pero este gesto solo está tipificado como falta grave. Se da la circunstancia de que se ha recurrido a la normativa de la Ley del Deporte de 1990 porque la nueva norma no ha sido todavía desarrollada en su totalidad. La de 1990 consideraba falta muy grave el abuso de poder y falta grave las conductas indecorosas, mientras que en la nueva ley también estas son consideradas falta muy grave.

El hecho de que el tribunal no haya apreciado abuso de poder salva a Rubiales de un cese inmediato a la espera de la resolución del expediente, aunque la FIFA ya suspendió al presidente del cargo por 90 días. El máximo organismo del fútbol mundial no solo ha actuado con más diligencia, sino que cuenta con herramientas de intervención más acordes a la sensibilidad de la sociedad en relación con las agresiones machistas. Porque con la resolución del TAD de nuevo estamos ante una interpretación de los hechos cuando menos polémica. Si la conducta de Rubiales, que, pese a sus patéticos intentos de hacer creer lo contrario, en ningún momento contó con el consentimiento de la jugadora para que la besara en la boca, no es vista como un abuso de su posición preeminente, cabe preguntarse qué concepto tiene el TAD del ejercicio del poder en el deporte.

El comportamiento que Rubiales ha exhibido en su resistencia numantina a admitir las consecuencias de sus actos no hace sino confirmar un concepto claramente autoritario y abusivo del cargo. No solo mintió para tergiversar los hechos afirmando que ella había consentido, sino que, cuando quedó al descubierto, recurrió a la estrategia típica de los acosadores: presionar la víctima y movilizar los recursos del cargo para buscar la adhesión de quienes considera que tienen una relación de subordinación y dependencia económica, para acabar culpabilizando a la víctima y declararse a sí mismo objeto de una persecución injusta. El CSD pedirá ahora al tribunal medidas cautelares para que Rubiales sea suspendido provisionalmente, pero, diga lo que diga el TAD, Rubiales no puede continuar al frente de la federación y tampoco quienes lo han jaleado y exculpado. Debe irse no solo por los muy graves hechos que han merecido el repudio general y han provocado un escándalo internacional, sino también por las maniobras torticeras utilizadas para defenderse y atrincherarse en el lucrativo cargo. Esos comportamientos demuestran la necesidad de cambios muy profundos en el deporte español y particularmente en la federación de fútbol. No se puede permitir que en un sector tan importante como el deportivo se ignoren las leyes de paridad y que el machismo más retrógrado y el abuso de poder puedan ejercerse de forma tan estentórea sin consecuencia alguna.

03 Septiembre 2023

El Gobierno mimó a Rubiales por frenar a Tebas

Alfredo Relaño

Se extendió la idea de que sólo un tipo bizarro donde los haya, como el presidente de la RFEF, podía servir de contrapeso al ‘alien’

Tebas apareció en el fútbol como presidente del Huesca en los años 90 y luego se asomó por diversas rendijas, asesorando hasta a siete clubs de tono medio y sirviendo de abogado a Piterman, aquella mala gripe que sufrieron el Alavés y el Racing. Acumuló conocimientos y experiencia al tiempo que ganaba imagen de enredador y picapleitos. Llegó a LaLiga como vicepresidente vía el Badajoz, y una vez allí se aupó sobre la peana del G-30, conjunto de los clubes de clase media cuyos intereses coinciden. Y de su mano saltó a presidente.

Entonces, el incendiario se convirtió en bombero. Su gestión ha marcado un antes y un después. A su llegada el fútbol debía 700 millones a Hacienda, 1.000 a la banca, los clubs se peloteaban 500 millones entre sí y la deuda con los jugadores provocaba amenazas de huelga de la AFE, a la sazón presidida por Rubiales. Eso lo corrigió su plan económico, que hizo posible el Decreto Ley de Transmisiones y enriqueció a nuestro campeonato (ahora amenaza bache, pero en este siglo nuestros clubes han ganado 22 títulos europeos frente a 10 de la Premier. Y 18 Balones de Oro por dos). Y no sólo benefició al fútbol. Por aquel decreto los clubes ceden 120 millones, de los que el 52% (64 millones) va para la Federación (al fútbol no profesional y el femenino), el 38% para el CSD (47 millones, equivalente a la aportación del Estado) y el resto para otros fines como arbitrajes, sindicatos, pago de cuotas de deportistas profesionales de otras especialidades…

También fue Tebas, en colaboración con Iberdrola, que hizo una gran apuesta, y con Mediapro, que puso pantalla con el canal GOL, quien aceleró hace unos años la rueda del fútbol femenino, con el resultado que ahora vemos.

Más adelante, Tebas creó la OTT LaLiga + para ofrecer visibilidad en streaming a federaciones sin espacio, o con él escaso, en Teledeporte. El curso pasado disfrutaron esa ventana, con su congruente ingreso por publicidad, la ASOBAL, la LEB Oro, la Petanca, la Gimnasia, el Atletismo, el Kárate, la Pelota, el Kickboxing, la Aeronáutica, Montaña y Escalada, Vela y Béisbol-Softbol. También ha creado un programa para desarrollo y formación ejecutiva de deportistas, del que ya se favorecen Sandra Sánchez, Eli Pinedo, Concha Montaner, Raúl Entrerríos, Mario Mola, y Regino Hernández.

Personaje hiperactivo e invasivo, al tiempo que imprudente tuitero e impertinente y voraz discutidor, ha acabado por ser visto por el CSD como un alien dispuesto a devorar las estructuras deportivas del Estado. El recelo del que no hace cosas contra el que sí las hace. Pero es que los sucesivos gobiernos han concedido tan poca importancia a la presidencia del CSD que no es extraño que Tebas haya ido ocupando espacios.

En los últimos tiempos, descontando a Lissavetzky y Cardenal, que duraron y dejaron obra, la mayoría han sido gente de paso colocada ahí para compensar a alguna familia del partido o por una regalía personal. En un mismo periodo olímpico Aznar tuvo cuatro: Pedro Antonio Martín Marín, Santiago Fisas, Francisco Villar y Gómez Angulo. En cinco años, Pedro Sánchez otros cuatro: María José Rienda, Irene Lozano (premiada por ser su amanuense en el libro), José Manuel Franco (un paréntesis entre Delegado del Gobierno en Madrid y senador) y ahora Víctor Francos. Para hacernos una idea: desde que está Alejandro Blanco al frente del COE, han pasado 13 secretarios de Estado, salvo error u omisión.

Así las cosas, se extendió la idea de que sólo un tipo bizarro donde los haya, como Rubiales, podía servir de contrapeso al alien. Él había recuperado para la Federación la Copa, el fútbol sala y la liga femenina (que volvió a perder al hacerse liga profesional). Además, era amigo de Pedro Sánchez y contaba con gran beneplácito de Florentino, contra LaLiga en todo. Miel sobre hojuelas. Así que el Gobierno se ha puesto de perfil ante sucesivas denuncias contra Rubiales: el viaje a Nueva York, el Supercopa Files (Piqué mediante), las señoritas de Salobreña, el espionaje a Aganzo, la financiación del piso… Tanta protección provocó incluso la salida del número dos de Franco, Albert Soler, que quiso enviar esos asuntos al TAD. (Luego tuvieron la suerte de que estallara el caso Negreira; como Soler había pasado el Barça, pudieron desacreditarle por ahí). También han caído tres funcionarios del CSD que desagradaban a Rubiales: primero Ramón Barba, subdirector de régimen jurídico, luego Txus Mandaras y Lucía Muñoz-Repiso, subdirectores de alta competición y de deporte profesional y control financiero, respectivamente.

Hace poco el Gobierno libró una partida especial de 7,5 millones para la Federación, a cuenta de la candidatura para el Mundial-2030. Una de las justificaciones era la ‘Marca España’. Qué sarcasmo, visto cómo dejó esa marca Rubiales en Sídney, encampanado por tanta protección.

Ahora Iceta sale en la tele compungido, rogando al TAD una sanción. Pero el Gobierno ha venido incubando este huevo de serpiente varios años, y ahora nos vemos con el prestigio dañado y en manos de la FIFA para perder de vista a Rubiales.

12 Septiembre 2023

Partido nuevo en el fútbol

EL PAÍS (Director: Luis Rubiales)

La dimisión de Rubiales no puede ser un punto final, sino el principio de una regeneración necesaria y urgente

La dimisión de Luis Rubiales como presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), anunciada el domingo, pone fin a la farsa en la que estaba sumido el fútbol español 21 días después de que la selección femenina ganara la Copa del Mundo en Australia y él arruinara el triunfo con un comportamiento inaceptable en el que mostró ante millones de personas la versión más cruda del machismo en el deporte. El vergonzante discurso en el que contraatacó tras las críticas recibidas y se presentó como víctima es hoy todavía más ridículo que cuando lo pronunció. Ha sido necesaria la reprobación pública de las jugadoras, de los jugadores de la selección masculina, de entrenadores, de sus colaboradores cercanos, del Gobierno, de la FIFA, de la UEFA y de toda la prensa mundial, además de una denuncia en los tribunales por agresión sexual, para que se vaya. Es pertinente preguntarse en qué mundo creía que vivía, a qué estaba acostumbrado, cómo de protegido se sentía para tardar tres semanas en darse cuenta de que no existe ningún escenario en el que pudiera permanecer como presidente del fútbol español.

Lo que el expresidente de la Federación considera una persecución personal es en realidad un clamor social contra una actitud que él se ha empeñado en representar de la manera más burda. La valentía de las futbolistas españolas y su rotundo “se acabó” ha puesto de acuerdo a toda una sociedad, habitualmente abonada a la polarización ideológica.

Por eso la etapa de nuevas elecciones que se abre ahora en la RFEF tiene que ir más allá de un relevo cosmético en la cúpula. Un cambio de caras no es suficiente. Rubiales era un problema, pero también un síntoma de cuestiones estructurales en la gestión del fútbol que se deben abordar a corto plazo. Durante cinco años ha estado envuelto en polémicas por supuestas fiestas sexuales, presunto cobro de comisiones por exportar competiciones de fútbol y acusaciones de desvío de fondos para actividades privadas. Nada de esto ha recibido el reproche interno. Tampoco social o institucional.

Hay que recordar que Rubiales sucedió en la presidencia a Ángel María Villar, que estuvo en el cargo 29 años hasta que fue detenido por la Guardia Civil, en 2017, acusado de presunta corrupción. Ambos estaban protegidos por una estructura que favorece la gestión personalista y sin controles de un negocio multimillonario. El presidente responde ante una Asamblea elegida desde las federaciones territoriales, que a su vez viven del dinero que reparte la RFEF, lo que favorece redes clientelares de apoyo mutuo. La Federación es una entidad privada, pero la gran repercusión social que tienen sus decisiones debería obligarla a una mayor transparencia. Los poderes públicos también tienen responsabilidad por mirar hacia otro lado durante años y no implicarse a fondo en la legislación y en la supervisión. El fútbol mueve enormes cantidades de dinero y ejerce una influencia social que no se corresponde con la débil fiscalización a la que está sometido.

Se trata además de una de las principales exportaciones españolas, que reverbera en el turismo y en la marca del país. Su predicamento se basa en las emociones y quizá por eso se le permite tener una idiosincrasia particular. Pero eso no lo sitúa por encima de valores ampliamente compartidos en la sociedad, como la igualdad de las mujeres y la exigencia de rendición de cuentas de empresas e instituciones. Los dueños del fútbol tienen la oportunidad de ponerse a la altura de la sociedad que los ha hecho ricos o, como Rubiales, atrincherarse en la oscuridad hasta que los cambios les pasen por encima.

by BeHappy Co.