Search
El medio, dirigido por Javier Rubio, busca potenciar su sección de Opinión en sinergia con 'La Mañana' de COPE y los informativos de su TDT

Federico Jiménez Losantos nombra a Juan Ramón Rallo Julián para el cargo de ‘Jefe de Opinión de LIBERTAD DIGITAL’, su periódico anti-izquierdista de Internet

HECHOS

El 25.03.2008 D. Juan Ramón Rallo publica en LIBERTAD DIGITAL el artículo El País rescata a Keynes.

20 Marzo 2008

Keynes regresa en ayuda de la banca

Claudi Pérez

Salir al rescate de un banco subvierte la esencia del capitalismo: en especial cuando eso ocurre en EE UU, la cuna del liberalismo. Pero los expertos -progresistas y conservadores- apoyan esa medida: la alternativa, dejarlo caer, provocaría un efecto dominó capaz de hundir el sistema.

EE UU ya tiene su Northern Rock. Su particular caso Banesto. La crisis financiera tocó techo el pasado fin de semana y estuvo a punto de llevarse por delante al quinto banco de inversión del mundo, Bear Stearns, muy afectado por las hipotecas locas. Se habló de riesgo moral -quien hace las cosas mal debe pagarlo para que el sistema funcione- cuando el Banco de España salió al rescate de Banesto por los excesos de Mario Conde, hace 15 años.

También hace sólo unos meses, cuando el Reino Unido se vio obligado a nacionalizar Northern Rock por sus pésimas apuestas inversoras. Y de nuevo ahora vuelve a aparecer la polémica acerca del riesgo moral: a pesar de su tradicional ortodoxia liberal y de la sobredosis de discursos sobre las bondades del mercado, tampoco EE UU deja caer a Bear Stearns ante el miedo a una espiral.

«La paradoja es que la patria del liberalismo y de los excesos neoconservadores se ve obligada a dejar de lado la ortodoxia cada vez que llegan auténticos problemas», resume Emilio Ontiveros, presidente de AFI.

Alan Greenspan ya tuvo que usar mano dura en 1998, cuando la Reserva Federal (Fed) lideró un consorcio de bancos para que librasen de la quiebra al fondo especulativo Long Term Capital Management. Esa operativa vuelve siempre que acecha una crisis. En el momento álgido de las turbulencias, EE UU se ha lanzado a una carrera de intervenciones sin complejos: inyecciones masivas de liquidez, drástica reducción de tipos y un paquete de medidas fiscales multimillonario.

Pero nada parece suficiente. El presidente estadounidense, George W. Bush, ha dejado claro que actuará «de forma contundente si es necesario», lo que abre la puerta a todo tipo de operaciones de salvamento. «Estaba en juego la estabilidad del sistema y ésta [el rescate de Bear Stearns] fue una decisión fácil de tomar», adujo el secretario del Tesoro, Henry Paulson, al ser preguntado por el riesgo moral.

«Keynes redivivo», ironiza Ontiveros. Si la crisis se recrudece se usa una combinación de política monetaria y fiscal. Y si aun así un banco se hunde, la Fed sale en su ayuda sin miramientos. Al diablo con la teoría del que cada palo aguante su vela. «El mercado se autorregula mientras se suceden récords de beneficios. Cuando hay pérdidas y un banco pone en riesgo el sistema, el Estado tiene la obligación de salvarlo para que los demás no se vengan abajo. Se cae así uno de los pilares neocon«, asegura José Carlos Díez, economista jefe de Intermoney.

El caso Bear Stearns presenta diferencias con Banesto o Northern Rock. La Fed se limita a tutelar su compra -en una acción inaudita, eso sí- por parte de JP Morgan a un precio de saldo: dos dólares por acción, ante la fuerte exposición a activos basura. Sin embargo, la Fed (y con ella los contribuyentes) asume un riesgo de 20.000 millones de euros para asegurarse de que el comprador se queda con los pasivos de Bear Stearns, la primera entidad que admitió, en verano, que varios de sus fondos de alto riesgo estaban al borde de la liquidación por la pérdida de valor de sus activos vinculados a hipotecas basura.

La teoría del riesgo moral es sencilla. Se trata de que si una entidad asume demasiado riesgo y acaba hundiéndose es mejor que nadie la ayude. Así se consigue que el mercado sea racional y prudente: si se produce ese rescate se elevan los incentivos para arriesgar en exceso. «El problema es que en estos años nadie se ha acordado de la prudencia. Lejos de autorregularse, todo el mundo se ha lanzado en una carrera de excesos imposibles», señala Díez.

La Fed está en el disparadero, pero la mayoría de los expertos apoya su decisión. «Hay un problema moral, la famosa privatización de los beneficios frente a la socialización de las pérdidas. Pero la alternativa, dejar caer el banco, lleva a la catástrofe: a una crisis sistémica. Ante ese extremo no hay dilema posible», dice Juan Luis García Alejo, de Inversis.

Ni siquiera se detectan fisuras en el lado neocon. Desmond Lachman, economista del think tank American Enterprise Institute, en Washington, opina también que la Fed tomó «la decisión correcta», ante una posible espiral incontrolable. «Sólo cabe la crítica si los gestores y accionistas de Bear Stearns hubieran sido premiados por su mal comportamiento. No es el caso cuando los accionistas se han visto forzados a aceptar dos dólares por acciones que en su día valían 170 dólares».

25 Marzo 2008

El País rescata a Keynes

Juan Ramón Rallo

Con cada crisis económica se sacan a pasear un manojo de teorías caducas y archirrefutadas. De hecho, podría decirse que no hemos entrado realmente en una crisis hasta que los serviles de turno comienzan a reclamar un mayor gasto público, que se vigilen los precios, que se someta la economía a un control más rígido... La actual crisis, por supuesto, no podía ser una excepción a esta regla de hojalata, y los medios ya han comenzado a resucitar esas doctrinas erróneas que se suelen asociar a la nefasta figura de John Maynard Keynes.

El diario El País publicó el pasado jueves un reportaje, titulado «Keynes regresa en ayuda de la banca», cuya tesis principal dice que EEUU y los liberales son tremendamente incoherentes porque sus prédicas a favor del libre mercado terminan justo cuando generan problemas: entonces, aquéllos comienzan a clamar por la imprescindible intervención del Estado para que solucione los excesos de dicho sistema. Emilio Ontiveros, presidente de AFI y economista cercano al PSOE, resume perfectamente la idea: «La paradoja es que la patria del liberalismo y de los excesos neoconservadores se ve obligada a dejar de lado la ortodoxia cada vez que llegan auténticos problemas».

La frase de marras contiene dos errores: 1) el sistema monetario de EEUU no tiene nada de liberal; 2) las medidas intervencionistas que se vienen adoptando en los últimos meses no van a remediar, de ninguna manera, la crisis.

Bien por ignorancia, bien por mala fe, los intervencionistas imputan al liberalismo las consecuencias desastrosas de un esquema financiero que diseñaron ellos mismos. En la actualidad, la moneda es un monopolio público de curso forzoso, y los Bancos Centrales manipulan los mercados crediticios fijando tipos de interés de intervención. No existe ningún tipo de libertad monetaria (bajo la cual los bancos comerciales podrían emitir sus propias monedas) ni de respaldo a las divisas nacionales (se trata de dinero fiduciario no convertible en oro).

Pero otra parte, conviene saber que la crisis actual se debe a que la Reserva Federal y el Gobierno de EEUU han venido siguiendo políticas típicamente keynesianas para salir de la recesión de 2001. Políticas monetarias y fiscales expansivas. Greenspan redujo los tipos de interés al 1% durante más de un año, y Bush ha recurrido sistemáticamente al déficit público desde el referido 2001.

De hecho, hace unas semanas el famoso economista keynesiano Paul Krugman defendió la guerra de Irak desde el punto de vista económico aduciendo lo que sigue: «La guerra en general es expansiva para la economía, al menos en el corto plazo (…) en un momento en que la insuficiente demanda es el problema, la guerra de Irak actúa como una especie de Programa Público de Trabajo, que genera empleo directa o indirectamente».

EEUU está al borde del abismo después de a) haber terminado –desde 1973– con cualquier resquicio de libertad monetaria y b) haber aplicado con escrupulosa precisión políticas keynesianas desde 2001. ¿Con qué cara puede sostenerse que el liberalismo ha fracasado, y que ha llegado el momento de revivir a Keynes?

Los intervencionistas están utilizando la táctica que ya emplearon tras el crack del 29: culpar de todos los males económicos al laissez-faire. En aquel entonces el diablo fue Herbert Hoover; ahora se llama George W. Bush. Sin embargo, ninguno de estos dos presidentes republicanos aplicó políticas liberales que tuvieran que ser revertidas para salir de la crisis. Más bien ocurrió lo contrario.

Bajo el mandato de Hoover se aprobaron el mayor arancel al comercio exterior de la historia de EEUU (el Smoot-Hawley, que cuadruplicaba las tasas anteriores) y una de las mayores subidas de impuestos en tiempo de paz (la Revenue Act de 1932 duplicó, por ejemplo, los impuestos sobre beneficios). Bajo el mandato de Bush, el gasto público se ha incrementado a un ritmo nunca antes visto en EEUU (más que con los manirrotos Johnson y Carter), al tiempo que se ha limitado la libertad empresarial (por ejemplo, mediante la Ley Sarbanes-Oxley).

Vaya usted a saber qué tendrán Hoover y Bush de liberales, pero los intervencionistas (que comparten el fondo de la política económica de ambos) han decidido endilgar la presente crisis al libre mercado.

No es cierto que el keynesianismo sea ahora, como sugiere El País (y como ya se repetía en tiempos de Solchaga), «la única política económica posible». La Fed puede tratar de salvar a los bancos de la quiebra nacionalizando toda la deuda basura de la banca comercial, pero eso sólo acabará con el dólar y con la inversión empresarial productiva. Y es que, sencillamente, el Gobierno no tiene capacidad para convertir la deuda basura en deuda de calidad: lo único que puede hacer es redistribuir el coste de esa deuda. La alternativa a la descapitalización de los bancos es la descapitalización de las familias y las empresas, en una suerte de injustificado vampirismo financiero.

La solución tampoco pasa por rebajar los tipos de interés, ni por aumentar el gasto público. Lo primero sólo contribuiría, como mucho, a añadir más deuda a la montaña de mala deuda que está a punto de desmoronarse; lo segundo sólo reduciría la cantidad de ahorro disponible para amortizar la dichosa montaña.

La crisis es inevitable, y todo incremento de la intervención pública no hará sino contribuir a agravarla. A medio plazo, hay que favorecer un ajuste suave, con menos impuestos, menos gasto público y más libertad en los mercados de factores productivos; a largo plazo, hay que reformar el corrupto sistema financiero internacional para avanzar hacia la libre emisión de divisas convertibles.

Éstos son los presupuestos del liberalismo, que vienen atacándose sin vergüenza alguna desde los albores del s. XX. Éstos son los presupuestos del liberalismo, que los economistas keynesianos actuales desconocen porque sus padres intelectuales contribuyeron a enterrarlos. Éstos son los presupuestos del liberalismo, cuya violación ha generado la crisis actual. Y éstos son los presupuestos que deberán asumirse para salir de ella.

Keynes jamás llegó a morir, porque sus discípulos se encargaron de rendirle un merecido homenaje emponzoñando el sistema financiero internacional. No es momento de resucitar a tan peligrosos vivos, sino de enterrarlos y asegurar el ataúd con poderosos candados.

by BeHappy Co.