Search
El periodista franquista Pedro Rodríguez llegó a achacarle en INTERVIÚ el control de hasta un 35% de las acciones de PRISA

Fracasa el intento de Antonio García-Trevijano de hacerse con el control del diario EL PAÍS por el apoyo de la redacción a Polanco

HECHOS

El 25.11.1981, D. Pedro Rodríguez publicó en INTERVIÚ que D. Antonio García Trevijano se había hecho con el 35% de las acciones del Grupo PRISA la editora del diario EL PAÍS.

D. Antonio García Trevijano habla con J. F. Lamata sobre su intentó de comprar el diario EL PAÍS:

  • /
Update Required
To play the media you will need to either update your browser to a recent version or update your Flash plugin.

D. Eduardo San Martín (jefe de redacción de EL PAÍS) habla con J. F. Lamata sobre el intento del Sr. Trevijano:

  • /
Update Required
To play the media you will need to either update your browser to a recent version or update your Flash plugin.

D. Fernando González Urbaneja (ex jefe de Economía de EL PAÍS) habla con J. F. Lamata sobre el intento del Sr. Trevijano:

25 Noviembre 1981

MALDICIÓN: TREVIJANO ATACA DE NUEVO

Pedro Rodríguez

¿Cómo García Trevijano ha podido controlar un paquete que le convierte en mayoritario? Porque, claro: tener ahora mayoría en EL PAÍS equivale a una vicepresidencia del Gobierno

Claro que lo que le preocupa al Gobierno de verdad de la buena es el terrible anuncio: García Trevijano desembarca en EL PAÍS como Mac Arthur en Corregidor. Por un momento Moncloa enloqueció tratando de hacerse con fotocopias de la carta – presunta carta, perdón – del director de EL PAÍS a Trevijano.

El argumento de la película es este: Trevijano cena en un piso privado con el director. Le comunica la horrible nueva: ha pasado a controlar – para sí o para alguien – el 35% de las acciones del periódico. ¿Me serás fiel en salud y enfermedad, en riqueza o en pobreza hasta que Polanco no separe? La carta es posterior a la cena – las copias andan circulando por ahí – y jura eterna fidelidad a Polanco y a la casa actual. Trevijano contesta diciendo que se ve que ésa es una carta para ‘que la lea Polanco’. Bueno, es igual. Es anécdota.

Pero, ¿cómo García Trevijano ha podido controlar un paquete que le convierte en mayoritario? Porque, claro: tener ahora mayoría en EL PAÍS equivale a una vicepresidencia del Gobierno, claro. Hombre, parece claro, examinando la historia del periodismo español, que si eres periodista, vale más no fiarse de Trevijano, que luego, encima, se pone muy digno.

Pero lo que cotiza en el mercado del rumor es que estamos hablando de una operación democristiana. Por lo demás, el Banco del que Trevijano es abogado entró en la UVI bajo el manto protector del Banco de España, y, de momento, sigue vivo. El revival, el remake, regreso de Trevijano, que iba para jefe de Estado en la ‘Platajunta’, es uno de los momentos estelares, planetarios del discreto encanto de la transición.

Pedro Rodríguez

El Análisis

TREVIJANO PERDIÓ LA BATALLA

JF Lamata

Aunque la guerra de accionistas de PRISA no terminó oficialmente hasta la junta en la que D. Jesús Polanco fue elevado a la Presidencia de la compañía, en junio de 1984, lo cierto es que para noviembre de 1981, cuando se conoció el capital de EL PAÍS que había logrado reunir el Sr. García-Trevijano, el polémico abogado ya había perdido la batalla, entre otras cosas, porque el abogado era bien consciente de que para ganar la batalla tenía que permanecer como ‘tapado’, pero la indiscreción de sus socios, Sres. Dario Valcárcel y Pérez Escolar, había puesto en guardia a los Sres. Polanco y Cebrián.

La auténtica batalla se había producido en el periodo 1979-1980. El grupo del Sr. Polanco estaba en guerra con el grupo de los ‘liberales ortegianos’ de D. Miguel Ortega, D. Julián Marías y demás, que había fundado un ‘Sindicato de Accionistas’, en medio de esa guerra desembarcó el Sr. Trevijano, para comprar acciones. No fue casualidad que en aquella época el diario INFORMACIONES, controlado en parte por el Sr. García-Trevijano, publicara un dossier contra los Sres. Polanco y Cebrián recordando, entre otras cosas, el pasado franquista de ambos.

Pero en la batalla por EL PAÍS no contaban sólo las acciones, contaba – y mucho – la imagen. El Sr. García-Trevijano aún no gozaba de la mejor imagen posible por sus relaciones con el ex dictador de Guinea que le costaron su salida de la Junta Democrática. Pero mucho más importante que eso, quien tenía mejor imagen, la imagen de EL PAÍS y casi encarnación del periodismo democrático, era D. Juan Luis Cebrián. Y se dio la circunstancia de que el Sr. Cebrián apoyó al Sr. Polanco. Sin el apoyo del Sr. Cebrián, ni el grupo del Sr. Trevijano, ni el grupo del ‘Sindicato de Accionistas’ tenían nada que hacer.

J. F. Lamata

by BeHappy Co.