Search
La Hermandad del Alcázar consideran que los opusdeistas han incumplido el contrato por el cual se comprometieron a no faltar nunca a la figura del dictador Franco

La crisis del diario MADRID alcanza a EL ALCÁZAR: Sus titulares (ultras) quieren anular el contrato que da su gestión a PESA (Opus)

HECHOS

  • Un artículo publicado en el diario EL ALCÁZAR el 30.07.1968 causó que los titulares de la cabecera de ese periódico, La Hermandad de Nuestra Señora del Alcázar, declarara roto por el cumplimiento el contrato que daba la gestión del diario a Prensa y Ediciones S. A. (PESA).

La crisis mediática causada por la suspensión del periódico MADRID, aperturista, vinculado al Opus Dei, causó otra crisis en otro periódico hasta entonces también aperturista y del Opus Dei, como era EL ALCÁZAR. El detonante de la crisis lo causó la decisión de la Dictadura de prorrogar por otros dos meses la suspensión del MADRID, dejándolo fuera de los quioscos un total de cuatro meses.

La cabecera del diario vespertino EL ALCÁZAR era propiedad de le La Hermandad de Nuestra Señora del Alcázar de Toledo, pero su gestión estaba concedida a la empresa Prensa y Ediciones S. A. (PESA) vinculada al aperturismo y al Opus Dei. El 7 de abril de 1967 el acuerdo se había renovado por 35 años, por lo que debía haber tenido validez hasta el año 2002.

Sin embargo en agosto de 1968 desde sectores de La Hermandad de Nuestra Señora del Alcázar de Toledo comenzaron a insistir en la idea de romper el acuerdo a raíz del artículo  publicado el 30 de julio de 1968 en EL ALCÁZAR titulado ‘El Diario Madrid y la Ley de Prensa’.

waldo_de_mier El periodista D. Waldo de Mier, era el representante de  La Hermandad de Nuestra Señora del Alcázar de Toledo en la redacción de EL ALCÁZAR. Ante el artículo ‘El Diario MADRID y la ley de Prensa”, expresó su protesta por escrito ante el director de EL ALCÁZAR y mandó copias de su protesta al presidente de la Hermandad y al ministro Sr. Fraga Iribarne.

Se consideraba que se había incumplido las clausula cuarta del contrato entre PESA La Hermandad de Nuestra Señora del Alcázar de Toledo. La clausula cuarta decía lo siguiente:

“La orientación tradicionalmente seguida por EL ALCÁZAR no se alterará sin el consentimiento de la Hermandad en cuanto se refiere a los extremos siguientes: a) Cuanto se relacione con el dogma, doctrina y disciplina de la Santa Iglesia Católica Apostólica, Romana. En este aspecto, el periódico seguirá lasorientaciones emanadas de los reverendísimos metropolitanos españoles; y en cuanto a la edición de Toledo, muy especialmente las del excelentísimo y reverendísimo cardenal arzobispo de Toledo, Primado de las Españas. b) Cuanto afecta a la fidelidad al Caudillo de España, Generalísimo Franco, y a la unidad de la Patria y del Ejército”.

30 Julio 1968

EL DIARIO MADRID Y LA LEY DE PRENSA

Saralegui (Director: Luis Apostua)

Se ha confirmado la suspensión del diario MADRID por dos meses más. Y una nueva multa de 250.000 pesetas. Si las pérdidas mensuales de la empresa en paro son de cuatro millones de pesetas, la sanción equivale a 16 millones y medio en efectivo. Y el lucro cesante: en prestigio, clientela que pierde el hábito, contratos de publicidad a reformar o suprimir.

En las dos ocasiones se ha aplicado a MADRID – y a su director – la pena máxima prevista en la ley. El contenido de los artículos sancionados era audaz, pero no osado. Creo que el agravante era la firma: Rafael Calvo Serer

Historias

Hombre procedente de Falange – como casi toda su generación – escribió un artículo célebre de crítica del régimen por los años cincuenta. Publicado en Francia, se contaba entonces que había sido remitido por el autor a todos los ministros, que comparecieron con el artículo en el siguiente Consejo. En el clima de rígida ortodoxia de la época, aquella crítica parecía a los apasionados digna del fuego. Pero del COnsejo solo salió una desposesión de Calvo Serer respecto de sus cargos en el Consejo de Investigaciones Científicas. Era entonces ministro de Educación Nacional Joaquín Ruiz Giménez: cosas de la vida.

En los años siguientes Calvo ha sido calificado – más en el exterior que en el interior de España – como crítico del régimen. Esp or esto quizá que su firma ha agravado lo que en otras circunstancias hubiera sido un expediente normal. Y se ha convertido ya – con el segundo cierre – en acontecimiento político.

Motivos de la dureza.

Lo lamento: ahora más que la primera vez. Precisamente por tratarse de hecho, de un asunto político, en el que no comparto la actitud de dureza del Gobierno. Dicen los ingleses que ‘no se puede matar sin quedar tú mismo herido’: la vida dirá.

La ley de Prensa:

Este caso del MADRID desnuda la fragilidad de nuestra ley. Aún nada han decidido los tribunales sobre el expediente primera, y ya está en marcha la segunda sanción: inmediatamente ejecutiva. Mediocre ley aquella que tan escaso margen concede a los tribunales. Y si a éstos hemos de respetarlos todos, el Gobierno el primero.

La opinión Pública.

Esta vez me imagino la repercusión en la opinión pública va a ser menor que en la otra. Por la costumbre, por los rumores que venían corriendo hace semanas, por este tiempo de comienzos del verano tan oportuno. Pero la herida será mayor: por mi parte prometo esperar con atención lo que decidan los tribunales que van a juzgar en este asunto una carta importante de nuestro porvenir jurídico y nuestras garantías ciudadanas.

Disciplina

Mientras, seguiremos trabajando con disciplina. Pues el Gobierno es el Gobierno. Y recuerdo palabras ilustres pronunciadas por un general joven en Zaragoza el 14 de agosto de 1931, cuando la República cerró la Academia General Militar.

‘Disciplina. Que no encierra méritdo cuando la condición del mando nos es grata y llevadera. Que reviste su verdadero valor cuando el pensamiento aconseja lo contrario de lo que se nos manda, cuando el corzón pugna por levantarse en íntima rebeldía, o cuando la arbitrariedad o el error van unidos a la acción del mando. Esta es la disciplina que os inculcamos. Esta, la disciplina que practicamos. Este es el ejemplo que os ofrecemos’.

Bellas palabras. Ante los cadetes formados hablaba Francisco Franco.

Saralegui

 

 

03 Octubre 1968

COMUNICADO DE LA HERMANDAD

Hermandad de Nuestra Señora Santa María del Alcázar de Toledo

(Presidente: José Olivera Delgado)

A la vista de determinados comentarios publicados en diversos periódicos. La Hermanda de Nuestra Señora Santa María del Alcázar de Toledo considera necesario formular las siguientes precisiones:

1. Al decidir la resolución de su contrato con PESA, esta hermandad no ha prodecido de un modo súbito e imprevisible. Desde hace más de dos años venimos insistiendo cerca de dicha Sociedad en nuestra demanda de una rectificación de la línea ideológica  del periódico EL ALCÁZAR y que se ajustase en este aspecto a la letra y al espíritu de los términos claramente expresados en el contrato.

2. Como consecuencia de estas reiteradas gestiones, PESA nos hizo la oferta de un puesto en el Consejo de Redacción del periódico EL ALCÁZAR para el que designamos a D. Waldo de Mier. Cuando el señor De Mier, el 30 de julio pasado, hizo presente su viva protesta por los términos del artículo ‘El Diario MADRID y la ley de Prensa’ publicado en el número de esa fecha, la respuesta de PESA fue una petición para que dicho señor suspendiese sus actividades como representante de la Hermandad en el Consejo de Redacción del diario EL ALCÁZAR.

3. En Ningún momento ha estado en nuestro ánimo la pretensión de inmiscuirnos en todos los problemas de la dirección del periódico. Nuestras continuadas reclamaciones han versado solamente sobre cuestiones de fondo referidas al debido cumplimiento de las cláusulas esenciales del contrato en cuanto a la fidelidad al Caudillo, a la unidad de la Patria y del Ejército.

Y asimismo en diversas ocasiones hemos protestado de la retiada de nuestra cabecera – realizada por PESA – de la Cruz Laureada de San Fernando y de la mención de que el periódico había sido fundado por el heroico general D. José Moscardó e Ituarte durante el asedio al Alcázar.

En cuanto a los pretendidos perjuicios económicos que PESA alega, hemos de decir que esta sociedad nunca admitió obtener beneficios, sino que por el contrario en todo momento nos hizo presente las perdidas que la explotación del periódico le originaba.

Por otra parte hemos de afirmar solemnemente que un título como el de EL ALCÁZAR es en sí mismo tan valioso que no es susceptible de revaloraización de cualquier orden ajena a su propia y gloriosa significación.

4. Deseamos que nuestra cabecera sea la de un diario en que haya libertad, pero, por encima de todo, libertad para defender el sentido y los valores del 18 de julio y las leyes fundamentales del Reino, tal y como piensan la mayoría de los españoles, según se demostró en el clamoroso referéndum de 14 de diciembre de 1966. Esta libertad es la que PESA ha venido reiteradamente negando a esta Hermanda propietaria de la cabecera del periódico y titular de la inscripción registral para la publicación del mismo, hasta el punto y extremo de que el diario EL ALCÁZAR no era aceptado en la Academia de Infantería de Toledo.

5. En ningún momento hemos confundido la lealtad esencial al Caudillo con la crítica a la Administración.

6. Asistidos por una activa opinión pública, que no ha manifestado su adheisón en interminable número de telegramas y cartas, no nos es posible aceptar bajo la cabecera en que figura el nombre del periódico, fundado justamente en el glorioso asedio, una línea informativa que propugne un revisionismo general de las instituciones creadas por la victoria y por la paz, que se complazca en no reconocer o rebajar la obra ingente realizada en estos treinta años, en tanto se acusan con sensacionalismo los conflictos inevitables en toda sociedad humana y las leves sombras que toda gran obra comporta, que manifieste frialdad ante una política que en treinta años ha cambiado por completo el país y que justifica así las ilusiones por las que combatimos.

7. Es obvio que las obligaciones pactadas en nuestro contrato en este aspecto con PESA no pueden ser consideradas, en modo alguno, como se ha pretendido, por el nivel de lealtad mínima que, so pena de infracción o delito, se exige a toda publicación periodística, con arreglo al artículo segundo de la ley de Prensa e Imprenta y del Código Penal. Se trata de la fidelidad total y sin resquicios que corresponde a un periódico fundado en las circunstancias más dramáticas de la guerra de Liberación y que comenzó a aparecer entonces como un gesto heroico de esperanza segura e inquebrantable entre los muros asediados.

8. La libertad de Prensa, como cualquiera otra de las libertades, crea responsabilidades en su ejercicio. Estas responsabilidades son muy concretas en el orden legal para los profesionales del periodismo (directores, redactores), que han de asumir con todas sus consecuencias. Pero crea también responsabilidades en muchos sectores de la sociedad española que debe también asumirlas con plena conciencia en momentos tan críticos como los actuales del mundo. La Hermandad de los Defensores del Alcázar de Toledo ha querido una vez más dar ejemplo de actitud ciudadana y celebraría que su gesto sea comprendido en su exacto significado.

9. Esta Hermandad no propugna ninguna marcha atrás ni pretende tampoco que todos los problemas nacionales estén resueltos. Nadie mejor que sus componentes sabemos las dificultades a que ha habido que hacer frente de 1936. Solamente pensando en la juventud española y para asegurarles la continuidad de estos años fecundos, queremos marchar hacia adelante con todos los perfeccionamientos que sean necesarios, pero manteniendo el rumbo y la dirección que nos han permitido llegar a metas que parecían inalcanzables.

10. En cuanto a los respetables problemas laborales que puedan plantearse en este caso, la Hermandad reitera que, con el espíritu social que la distingue, los atenderá en la medida en que sean compatibles con la propia actitud de los afectados.

03 Octubre 1968

COMUNICADO DE PESA

Prensa y Ediciones S. A.

(Consejero Delegado: José María Molero)

Prensa y Ediciones S. A. editora de EL ALCÁZAR y NUEVO DIARIO desea realizar una serie de puntualizaciones respecto a la nota difundida por la Hermandad de Nuestra Señora del Alcázar de Toledo:

1. Antes de contestar a la nota que envía el presidente de la Hermandad a la Prensa, queremos hacer constar la opción que dicha Hermandad nos merece, para no confundir a la opinión pública, tan zarandeada últimamente. Nuestra opinión sobre esta Hermandad, canónicamente erigida, es, ha sido y será siempre de la máxima admiración y respeto, respeto que no ha disminuido en ningún momento, a pesar de las aparentes desavenencias con algunos miembros de su Junta directiva.

Prueba de ello es la carta que dirigimos en su día por vía notarial al presidente de la Hermandad, diciéndole lo doloroso que sería para nosotros la presentación de una querella por calumnia a la Junta directiva de la Hermandad. Manifestábamos también que acudiríamos al acto de conciliación dispuestos a admitir cualquier solución amistosa.

2. En la citada nota del presidente de la Hermandad se indica que desde hace más de dos años (precisamente desde que entró en vigor la ley de Prensa) se nos ha pedido una rectificación de la línea ideológica. Pero hemos de aclarar que durante ese periodo se aceptaron todo tipo de sugerencias de detalle y no hubo que cambiar la línea idelógica, porque esta linea estaba perfectamente identificada con la exigida por el contrato de cesión del uso y disfrute del título EL ALCÁZAR.

Una prueba de ello son las felicitaciones telegráficas del excelentísimo señor ministro de Información y Turismo y del ilustrísimo señor director general de Prensa por el despliegue informativo de EL ALCÁZAR en los momentos cruciales del clamoroso Referendum de la Ley Orgánica del Estado.

Otra buena prueba es el ofrecimiento que por acuerdo del Consejo de Administración de 20 de marzo de 1967 hicimos a la Hermandad:

‘Para que la Hermandad pueda seguir más de cerca y colaborar en la línea que en la citada clausula se indica, se acuerda, invitar a a que dicha Hermandad proponga al Consejo de Administración la persona que pueda ocupar un cargo en el Consejo de Redacción”.

Accediendo a este generoso ofrecimiento nuestro, la Hermanda eligió al periodista Waldo de Mier, subdirector de la agencia EFE, aunque no pertenece a la Hermandad. Prensa y Ediciones Sociedad Anónima aceptó el nombramiento y el Sr. De Mier asistió a partir de entonces a los consejos de Redacción.

3. Respecto a don Waldo de Mier, es cierto que el 30 de julio pasado hizo presente su viva protesta por los términos del artículo ‘El diario MADRID y la ley de Prensa’, publicado en el diario de la misma fecha, y lo hizo no mediante la convocatoria de un Consejo de Redacción, donde tenía la función de seguir de cerca y colaborar en la línea ideológica del periódico, sino por una carta que no reproducimos por respeto a nuestros lectores, y en la que trata del cierre del periódico MADRID. Envió copia de la carta a los excelentísimos señores ministro de Información y Turismo, D. Manuel Fraga Iribarne, al teniente general don Joaquín Agulia y al presidente de la Hermandad. Efectivamente, PESA, pidió que dicho señor suspendiese sus actividades como representante de la Hermandad en el Consejo de Redacción, ante la sorprendente forma de colaborar con la empresa.

4. En cuanto a los perjuicios económicos, es cierto que PESA ha sufrido pérdidas en los últimos años, que hemos considerado siempre un gasto de inversión rentable, si se producía un aumento en la difusión de EL ALCÁZAR, cuyos frutos esperamos recoger en los años venideros.

5. Hablan a continuación de que un título como EL ALCÁZAR es en sí mismo tan valioso que no es susceptible de revalorización de cualquier orden ajena a su propia y gloriosa significación. Creemos que si un título no se revaloriza, mucho menos se arrienda. Es la Hermandad quien ha mercantilizado hace muchos años, en uso de su legitimo derecho, un título glorioso que ha supuesto para la Hermandad, desde 1949, un ingreso anual de 120.000 pesetas. Ahora, el negocio se haría más patente si recobra, revalorizando con una inversión más de setenta millones de pesetas , el título del periódico.

6. Dicen que en ningún momento han confundido la lealtad esencial al Caudillo con la crítica a la Administración y, no obstante, en un documento notarial que toman como base para rescindir el contrato, se permiten añadir, a la cláusula en la que se hace referencia a la fidelidad al Caudillo de España, las palabras ‘es decir a la política del Gobierno por él presidido”.

7. Coincidimos totalmente con la Hermandad en que todos deseamos marchar hacia adelante con todos los perfeccionamientos que sean necesarios, pero manteniendo el rumbo y la dirección que nos han permitido llegar a metas que parecían inalcanzables.

Afortunadamente no discrepamos en lo fundamental. Queda bien clara nuestra actitud conciliadora, sin que esto signifique que omitamos o aplacemos cualquier acción legal que nos permita la defensa de nuestros derechos.

La crisis entre los titulares de EL ALCÁZAR se resolvió el 7 de octubre de 1968 cuando el Gobierno transfirió la gestión de la cabecera EL ALCÁZAR a la sociedad DYRSA tras arrebatárselo a PESA.

El Análisis

LA CUENTA ATRÁS DE PESA

JF Lamata

PESA, quizá confiada por su éxito económico, había asumido el control total del diario vespertino EL ALCÁZAR, a pesar de no ser su propietario, quizá confiado en que los dueños legales se contentaran con recibir las ganancias sin molestar demasiado. Además se había atrevido a crear su propio periódico matutino, NUEVO DIARIO, pensando en poder constituir un grupo relevante de periódicos que lideraran la prensa de la inminente España democrática. Pero le fallaron los cálculos. El artículo ‘El Diario Madrid y la Ley de Prensa’ que aludía a Franco en una forma que podía ser interpretada como despectiva causaría que PESA perdiera EL ALCÁZAR. Y sin EL ALCÁZAR, el periódico NUEVO DIARIO que había sido creado, en gran parte gracias a las ganancias de EL ALCÁZAR, quedaba totalmente a la deriva ante un golpe del que no podría recuperarse. La sociedad PESA no llegaría a vivir lo suficiente como para participar en la España democrática.

J. F. Lamata

by BeHappy Co.