Search
Fidel Castro facilitó armamento para la guardia personal del presidente, pero niega estar ayudando a la organización guerrillera MIR

La visita oficial del Dictador de Cuba, Fidel Castro, a la Chile de Salvador Allende de más de tres semanas de duración desata todas las alarmas sobre una posible ‘comunistización’ del gobierno chileno

HECHOS

Del 10 de noviembre de 1971 al 4 de diciembre de 1971 se celebró una visita de Fidel Castro Ruiz a Chile.

Allende: «Sólo acribillándome impedirán el cumplimiento del programa revolucionario»

El 4 de diciembre de 1974, en el momento de despedir a Fidel Castro, en cuya recepción también estuvo presente el General Augusto Pinochet como responsable de las Fuerzas Armadas del país, Salvador Allende, pronunció unas palabras rotundas: «Sólo acribillándome impedirán el cumplimiento del programa revolucionario».

¿Es Salvador Allende una nueva ‘ficha’ en América Latina de la URSS de Leonidas Breznev?

14 Noviembre 1971

CIta de dos revolucionarios

ABC (Director: Torcuato Luca de Tena Brunet)

Para unos el encuentro Allende-Fidel Castro en Chile supone el fin del asilamiento de Cuba del resto de Hispanoamérica; para otros supone, además, una profundización del Gobierno de la Unidad Popular en el radicalismo. Los hechos más recientes avalan estas opiniones. Perú establece relaciones diplomáticas con La Habana antes de la visita del primer ministro cubano a Lima, donde encontrará a Velasco Alvarado, protagonista de una posibilidad de revolución distinta de las que representan Castro y Allende. Chile, por su parte, recibe a Castro en un momento de máximo irritación norteamericana por el comportamiento del Gobierno de la Unidad aún más delicado: el proyecto de ley que convertirá en una de la dos Cámaras chilenas actuales parece un paso definitivo en el camino de un estrangulamiento democrático.

No se ha dejado de señalar que la visita de Fidel Castro a Santiago supone el cruce de los dos regímenes marxistas de Hispanoamérica. Pero por encima del gesto de este encuentro podría desvelarse la renuncia del castrismo a exponer revoluciones. No es posible separar de los condicionamientos y de la idiosincracia de la masa hispanoamericana el ingrediente mítico de Castro, cada vez más deteriorado por la realidad de sus fracasos. Tampoco es posible dejar de percibir que si el beneficiado con este viaje es Castro, el benefactor es Allende. Y aún puede pensarse que sin negar los vínculos que unen a ambos regímenes marxistas, el encuentro Castro-Allende no puede aislarse de otros establecidos entre presidentes de ideologías tan opuestas como Alvarado. Cuando el presidente argentino visitó Chile, el recibimiento también fue clamoroso y a la hora de los comunicados se habló de algo que les unía por encima de las ideologías aplicadas al Poder. Este espíritu aún no precisado podría ser elemento no desdeñable a la hora de observar esta visita con panoramas más amplios. Voces se han alzado contra ella que revelan que la oposición al a Unidad Popular permanece viva y vigilante. La Municipalidad de Santiago pidiendo a Castro elecciones libres en Cuba ha demostrado no sólo la permanencia de una sensibilidad democrática sino también que la democracia puede ser asimismo producto de exportación en Hispanoamérica.

by BeHappy Co.