18 noviembre 1999

"Es más fácil ver un cerdo volando por encima del Bernabéu que yo rectifique"

Lorenzo Sanz echa a Toshack como entrenador del Real Madrid tras la polémica del cerdo volante

Hechos

El 17.11.1999 el Real Madrid confirmó que rompía el contrato con John Toshack, tras 10 meses en el cargo.

Lecturas

cerdo_bernabeu   pierdeteJBtos

DECLARACIONES EN EL MARCA Y LA PRIMICIA DE GARCÍA

lorenzo_sanz  D. Lorenzo Sanz, presidente del Real Madrid

«No voy a soportar que me quiten la autoridad, porque después de eso no hay nada que hacer». «En un bar, los camareros no dicen lo que tiene que hacer el jefe». Estas eran algunas de las polémicas declaraciones del entrenador del Real Madrid, que no tenía problemas en desfiar a la directiva del Real Madrid. Su frase final fue declarar al diario MARCA: «Es más fácil que un cerdo vuele en el Santiago Bernabeu a que yo rectifique», que el periódico llevó a su portada. En el programa de la COPE ‘SúperGarcía’ de D. José María García, D. Lorenzo Sanz, leyó, nada más llegar la edición del MARCA del día siguiente con esa portada, el titular en cuestión y decidió la inmediata destitución del técnico Toshack, con lo que D. José María García fue el periodista que pudo dar la primicia del despido en la madrugada.

18 Noviembre 1999

Ni blandos ni duros. Ahora ¿Qué?

José Vicente Hernáez

Leer

Al Real Madrid no le duran nada los entrenadores. Heynckes llevaba seis meses sin ganar un partido fuera de casa hasta que llegó a Amsterdam y conquistó la Séptima, pero se fue a la calle porque era un entrenador blando. HIddink ni siquiera llegó al final de temporada pese a ganar la Intercontinental. También era blando. Toshack no ha ganado nada después de un año en el banquillo. Y se ha ido a la calle por ser justamente lo contrario a sus antecesores en el cargo, esto es, por ser duro. No se sabe si de mollera o en el trato con los jugadores, pero está claro que el galés no estaba dispuesto a que nada ni nadie tocara un céntimo del principio de autoridad que debe regir en un vestuario.

De ahí sus palabras a MARCA: “Yo no he roto ningún pacto porque el entrenador no hace pactos con el vestuario”.

Y si después de tres años resulta que al Real Madrid no le van los entrenadores blandos y tampoco los duros, ¿Qué es entonces lo que necesita el Real Madrid?

Pero Toshack ya es historia. Lorenzo Sanz ha vuelto a catear esa asignatura pendiente que arrastra desde su llegada a la presidencia. Va dando bandazos de un entrenador a otro (aunque los resultados no le han ido mal del todo) sin que termine de dar con la solución. Quiere un proyecto a largo plazo. Es fácil decirlo. Llevarlo a cabo es algo más complicado, sobre todo cuando un club fomenta tanto la dependencia con los jugadores.

La elección para la próxima temporada se antoja difícil. ¿Qué entrenador hay en el planeta fútbol capaz de someter a un vestuario como el madridista y al mismo tiempo crear ilusión en el madridismo.

Crear ilusión no es solamente jugar bien y ganar partidos. Crear ilusión, sobre todo, es que la afición (sobre todo la afición) y el staff no pierdan los nervios tras la primera derrota con el Barcelona o tras dos contratiempos insignificantes.

Arrigo Sacchi hizo en Milán uno de los equipos más grandes de la historia después de caer eliminado por el Espanyol de Clemente en una Copa UEFA. Pero detrás había un proyecto.

José Vicente Hernaez

18 Noviembre 1999

Lo tuvo todo para triunfar salvo una cosa: ganas de trabajar

Alfredo Relaño

Leer

Se va TOshack y deja atrás tierra quemada. Un club confuso y desunido, aturdido ante el fracaso del más fenomenal Plan Renove que jamás emprendió. Apunten: Michel Salgado, Julio César, Ivan Helguera, Geremi, McManaman, Anelka y Balic. Una verdadera fortuna. Más lo que había que no era poco. Lo que había era un equipo campeón de Europea hace dieciocho meses y campeón Intercontinental hace once meses. También le dieron vara alta para las bajas, algunas tan importantes como Panucci, Mijatovic o Suker. Fichajes y poderes ante los que todos sus colegas del mundo palidecerían de envidia.

Lo tuvo todo para triunfar menos una cosa: ganas de trabajar. A medida que se le escapaban las semanas sin hacer un equipo buenos fue replegándose en sí mismo y escapándose de su miserable realidad con chistes más o menos ingeniosos que se fueron deteriorando hasta convertirse en patosadas entrepitosas. Y cuando se vio definitivamente sin recursos ni para hacer sonreír, terminó creando las condiciones para que le despidieran. Con el dinero por delante, claro. No le compadezca: se va tan feliz. De esta aventura ha sacando una casa en Mallorca y mucho tiempo libre. Eso es lo que Sanz tiene que agradecer a quien le aconsejó el fichaje. El Madrid lo que ha sacado es ruina.

No será porque no lo hayamos contado desde este periódico, desde esta columna. Casi día a día, Toshack ha dado muestras de su firme decisión de no dar golpe. Pero Sanz cerró los ojos a la realidad. Primero por amistad personal con él y luego porque le mortifica el complejo de ser incapaz de conseguir que un entrevistador le dure el tiempo previsto. El tiempo que ha retrasado Sanz esta decisión es el principal error en su gestión como presidente, porque la situación era abiertamente insostenible desde hace bastantes semanas. Sanz ha intentado que le durara justamente el entrenador menos digno de ello.

Y ahora? Pues Del Bosque… por el momento. Mala solución, como todas las que se proponen con carácter provisional. Sanz no se atreve a poner a Antic o a Valdano porque son comentaristas de la SER, así de claro, y tienen miedo a importunar a cierto monaguillo faltón de la radio de los obispos. Valdano lo explicó fenomenalmente en ‘El Larguero’ hace pocos días. De modo que va a intentar que Del Bosque le dure hasta junio. ¿Y si no? Pues será Antic salvo que alguien le meta por los ojos a Sanz otra extravagancia. Pero las extravagancias que quedan por ofrecer en la radio episcopal son ya demasiado extravagantes.

Alfredo Relaño

18 Noviembre 1999

Adiós a un amigo: John B. Toshack

Gordillo

Leer

Desde el día en que se comenzó a cuestionar la labor de John Benjamin Toshack en el Real Madrid no he ocultado mis preferencias por uno de los mejores técnicos  que he tenido en mi carrera. La vida de los entrenadores es así y Toshack ha pagado con su marcha, al igual que todos aquellos técnicos a los que no acompañan los resultados. En el fútbol la cuerda siempre se rompe por el lado más débil. Ayer le tocó a Toshack y aprovecho esta ocasión para decir públicamente que lo siento y para desearle lo mejor a quien conmigo fue una excelente persona.

Ahora llegará un nuevo técnico. Es el sino del fútbol y espero que los jugadores que defienden la camiseta del mejor equipo de este siglo den todo cuanto puedan para que el Real Madrid se coloque en el lugar que le corresponde. Como decía en mi anterior columna, la solución del Real Madrid pasa exclusivamente por el hecho de que sus futbolistas ganen partidos y hagan olvidar asuntos ajenos a los que se disputan sobre el césped del Bernabéu. Es lo que espero y deseo por el bien del Real Madrid. ¡Ah!, y desde aquí deseo toda la suerte del mundo a Vicente del Bosque en su tarea al frente del equipo.

No quiero terminar esta columna sin referirme a la selección. Me ha extrañado mucho escuchar y leer estos días informaciones que destacan el valor que ha tenido Camacho al enfrentar a España contra dos campeones del mundo como Brasil y Argentina. Conociendo como conozco a José, a mí no me ha llamado la atención. Y me explico: como futbolista. Camacho quería ganar hasta en los entrenamientos y no digamos nada de su carácter, que contagiaba al resto. Por eso, a mí me ha parecido de lo más normal jugar frente a dos potencias, tanto por parte de Camacho, como de unos futbolistas que no tienen nada que envidiar a ningún rival.

Gordillo

27 Noviembre 1999

Toshack se niega a firmar el finiquito porque el Madrid le exige la cláusula de confidencialidad

Santiago Segurola

Leer

John Toshack se negó ayer a firmar el finiquito de su contrato con el Real Madrid, tras rechazar la cláusula de confidencialidad que quiere imponerle el club. El técnico galés, que fue destituido la pasada semana, salió visiblemente molesto de la reunión que mantuvo con Julio Senn, director general del Real Madrid. Las dos partes están de acuerdo en todo lo relacionado con las cantidades a cobrar por Toshack, cuyo contrato anual era de 130 millones de pesetas, sin contar los abundantes incentivos por la conquista de títulos. El conflicto surgió por la exigencia del club de incluir una cláusula que impida a Toshack utilizar cualquier tipo de información derivada del cargo que ocupaba.El Madrid pretende impedir la divulgación de información sensible por parte de personas con altos puestos de responsabilidad en el club. Es el caso de Manuel Fernández Trigo, gerente de la sociedad hasta el pasado agosto, sometido a la cláusula de confidencialidad en el contrato de jubilación. Es la misma cautela que quiere aplicarse a Toshack, más aún después de las opiniones que vertió sobre la actuación del Real Madrid contra la Real Sociedad el pasado domingo. «Para el Madrid tiene que haber sido decepcionante empatar con una Real Sociedad así», señaló en un análisis que efectuó en el diario Marca. «Del Bosque arriesgó mucho alieando de salida a Seedorf, Guti, Anelka y Raúl», añadió a continuación.

En el Madrid provocaron sorpresa e irritación los comentarios del entrenador. Algunos sectores de la directiva temen que Toshack intervenga profusamente ante los medios de comunicación, con el desgaste consecuente para un club y un equipo que no termina de cerrar sus sucesivas crisis.

Toshack dice estar dispuesto a llevar el asunto del finiquito a los tribunales, pero en el Madrid se asegura que el club no cederá y que impondrá la cláusula de confidencialidad al técnico galés.

Por de pronto, y hasta que no se resuelva el contencioso, el Madrid depositará el próximo lunes, en el Comité de Entrenadores, el aval que responda a la cantidad fijada en la rescisión del contrato.