Search
Los responsables de la COPE aseguran que ya habían decidido reemplazarla por María Teresa Campos para la temporada siguiente

Mari Cruz Soriano rompe bruscamente con la COPE denunciando ‘vetos’ a sus tertulianos por la dirección de la casa

HECHOS

  • El 13.06.1998 se hicieron públicos los fragmentos de una carta en la que la directora de ‘La Tarde’ de la COPE presentaba su renuncia a continuar con su programa por las directrices de uno de los directivos de la emisora, el sacerdote D. Bernardo Herráez. Fue reemplazada a partir de septiembre de 1998 por Dña. María Teresa Campos.

¿QUISO VETAR DON BERNARDO A BELLOCH?

herraezbelloch

El 13.06.1998 el diario EL PAÍS publicó fragmentos de la carta que la Sra. Soriano había mandado al director de la COPE, D. Pedro Díez. En ella denunciaba que este, por orden del sacerdote D. Bernardo Herráez, le había exigido que prescindiera de D. Juan Alberto Belloch como tertuliano. De acuerdo a la citada nota, también habría criticado la presencia en ‘La Tarde’ de la COPE de D. Josep Borrell, D. Ramón Cotarelo,  D. Alfonso Guerra y la cantante Massiel.

MARÍA TERESA CAMPOS COMPATIBILIZARÁ SU PROGRAMA EN TELECINCO CON EL DE LA COPE

1996_Teresa_Campos

13 Junio 1998

Mari Cruz Soriano acusa a la Cope de confeccionar "listas negras"

Rosario G. Gómez

El ex ministro Juan Alberto Belloch; el candidato socialista a la presidencia del Gobierno, José Borrell; la diputada Pilar Rahola, o la cantante Massiel son algunos de los nombres que integran las “listas negras” del programa La tarde de Cope, según afirma su directora, Mari Cruz Soriano, en una carta fechada el 4 de junio y dirigida al director general de la Cope, Pedro Díez. Soriano añade que las “censuras, prohibiciones y listas negras” han sido realizadas en nombre del consejero delegado de la cadena, Bernardo Herráez.

Ni Pedro Díez ni Bernardo Herráez atendieron ayer las llamadas de este periódico. “No va a hacer ninguna declaración”, se limitaron a contestar en el despacho del director general de la cadena Cope.En la carta mencionada, Mari Cruz Soriano manifiesta su intención de abandonar la Cope cuando concluya su contrato, el 31 de agosto, y se muestra satisfecha de no haber permitido que su espacio se viera inmerso en “esa irrespirable atmósfera de intolerancia, prepotencia y mesiánica videncia que tanto daño hace a la Cope”.

La misiva, que es conocida en altas instancias de la Conferencia Episcopal, menciona los nombres de los comentaristas de la tertulia La merienda que, según dicha versión, engrosaron las “listas negras” y fueron apartados del programa. Entre ellos aparece el ex ministro socialista Juan Alberto Belloch,uno de los colaboradores habituales. En referencia a Díez, la responsable de La tarde de Cope relata la explicación recibida para que Belloch abandonara la tertulia: “Tu argumento (o de quien te ordenaba todo) fue increíble…: “por coherencia ideológica con otros programas de la casa”. Desde luego, esto era inadmisible en un Estado de derecho, y más aún en una radio que pertenece a una Iglesia que pretende servir a la sociedad con un mensaje fundamentalmente plural, tolerante y básicamente no excluyente”.

Soriano afirma que tras la sugerencia de despedir a Belloch recibió “tres coincidentes mensajes” en los que se amenazaba la vida de sus hijas en caso de que el ex ministro socialista continuara como contertulio. Afirma que estos mensajes consiguieron asustarla y evitaron que tomara la decisión de “denunciar tus vetos y censuras en la Cope y dejar el programa”, siempre en alusión a Díez, el director general de la cadena. Dichas amenazas se recibieron en abril del año pasado y fueron denunciadas en el Ministerio del Interior.

Según la periodista, los vetos se extendieron a José Borrell, Alfonso Guerra, Ramón Cotarelo y otras personas que aparecían en una lista previa de comentaristas. En referencia al director general, asegura: “Según me comunicaste, había sido el padre Bernardo en persona quien había censurado a unos y permitido a otros”. Afirma que también la diputada catalana del Grupo Mixto Pilar Rahola fue prohibida. A “la lista de vetados” se sumaría más tarde la cantante Massiel, que durante unas semanas fue comentarista.

Soriano añade que “el golpe de gracia” vino cuando Díez intentó intervenir en el formato del programa y prohibió abordar temas de política nacional o internacional porque, “según tú (o el padre Bernardo), eso ya estaba cubierto por otros programas”. Agrega que pudieron colar una hora semanal de tertulia política en la edición de los lunes, pero con gente autorizada.

En la misma carta, Soriano, que expresa su escepticismo ante “los radiopredicadores de antaño” y los “locutores mesiánicos”, agradece a la Conferencia Episocopal la concesión del Premio Bravo como reconocimiento a “los valores de tolerancia, pluralidad y moderación” que concurren en el programa.

María Teresa Campos

Mari Cruz Soriano, que se integró en la Cope en abril de 1996, poco después del fallecimiento de Encarna Sánchez, no pudo ser localizada por este periódico.Una vez conocida su intención de abandonar la Cope cuando concluya su contrato, la cadena ha establecido contactos con la periodista de Tele 5, María Teresa Campos, para que se haga cargo del programa de tarde en dicha emisora durante la próxima temporada.

15 Junio 1998

Tardes sin Mari Cruz

Romualdo Izquierdo

Dos temporadas. El regreso de Mari Cruz Soriano a los medios de comunicación no ha dado para más, al menos por ahora. Su marcha de la Cope es una decisión irrevocable, según la propia presentadora, y ahora es tiempo de pensar y madurar otros proyectos, porque «sinceramente, me gusta la radio», dice.

La carta que presentó a la dirección de la cadena aún no ha tenido contestación. La envió hace 10 días, y la Cope, según ella, no ha respondido a esas «intrigas, zancadillas e innumerables dificultades creadas para que el programa se convirtiera en algo insulso y poco atractivo».

Reto.- Llegó en abril de 1996 para cubrir el hueco que la muerte de Encarna Sánchez dejó en la radio española. El reto era complicado. Mantener una audiencia que superaba los 600.000 oyentes diarios no parecía tarea fácil para una mujer que llevaba más de 13 años alejada de los micrófonos. Llegó diciendo que no tenía intención de sustituir a nadie, que Encarna era irrepetible y que ella tenía su propio estilo. Y firmó por dos años un contrato que finaliza el 31 de agosto próximo. Pero ella sólo estará en antena hasta el mes de julio porque, claro, «también tengo derecho a mis vacaciones», puntualiza.

No quiere insistir en los «puntos de fricción» con la dirección de la cadena, los que en última instancia le han llevado a tomar esta decisión, y que resume en «falta de apoyo» por parte de la casa, pero tampoco quiere pasar por alto los negativos resultados en la audiencia.

Pérdida.- El último Estudio General de Medios situaba su programa La Tarde por detrás del de Julio Otero en Onda Cero y el de Gemma Nierga en la SER. En apenas dos años, los más de 600.000 oyentes que concentraba Encarna Sánchez, se transformaron en los 268.000 que le adjudicaba el EGM del mes de abril. Más de 300.000 oyentes perdidos en un tiempo en el que la competencia entre los medios deja muy pocas salidas a los profesionales que no han respondido a las expectativas.

Se va convencida de que «se podía haber hecho más» pero con la lección aprendida de que «no siempre se consigue todo lo que se busca». A punto de cumplir 42 años, casada y madre de dos hijas, Mari Cruz Soriano confiesa que su tiempo en la Cope ha sido el suficiente. Se puso delante de un micrófono cuando apenas tenía 16 años, en Radio Popular de Bilbao. A los 18, ya seducía a las cámaras de televisión, primero en el centro regional de TVE en el País Vasco y poco más tarde en el circuito nacional, donde alcanzaría la popularidad gracias al programa Gente hoy, en el que también colaboraba Tico Medina. Tras un paréntesis de cinco meses de aventura argentina, regresa a TVE con Blanco y Negro, un programa en el que además de entrevistadora quiso mostrar su faceta de intérprete de piano. Su afición por la música le llevó incluso a grabar varios discos.

Empresaria.- Y de los medios de comunicación, al mundo de los negocios. Encosa Internacional, empresa de relaciones públicas y promoción de imagen, la tuvo al frente como organizadora de cruceros de lujo para empresarios, actividad de la que no se llegó a desligar totalmente tras fichar por la Cope. «Soy buena navegante y tengo mucha sensibilidad para el timón y los vientos. La vida me ha enseñado a no tirarme a la piscina sin saber si está llena o vacía», reconocía al poco tiempo de enfrentarse a las tres horas diarias de radio.

Hoy, cuando sabe que será otra la persona que dirigirá La tarde a partir del próximo mes de septiembre, Mari Cruz está tranquila y quiere seguir siendo fiel a sí misma. Hasta hace a penas un año, la diferencia con Julia Otero apenas era de 35.000 oyentes. Es entonces cuando su programa entra en declive. Se va frustrada por la pérdida de confianza del público, pero dolida también por no haber contado con el apoyo que consideraba justo. «Lo primero que tenemos que aprender en esta profesión es que no hay nadie insustituible. Me gusta la competición, pero si en estas batallas encuentro demasiados escollos, abandono», ha dicho.

Es lo que ha hecho. Sin saber si le iban a ofrecer renovar el contrato, se va, pero dando un portazo.

El Análisis

SUCESIÓN IMPOSIBLE

JF Lamata

Que la Sra. Soriano alegara como motivo para presentar su dimisión que Don Bernardo le había exigido prescindir del Sr. Belloch como tertuliano tiene hasta un punto romántico, puesto que este acabaría siendo su marido años después, pero al margen de eso, el problema de fondo era que a la Sra. Soriano le habían encargado un marrón imposible, reemplazar a alguien del peso de Dña. Encarna.

La audiencia se desplomó, y la Sra. Soriano no pudo hacer nada para enfrentarse a D. Julia Otero de ‘La Radio de Julia’ de ONDA CERO. Por si fuera poco también le había pasado ‘La Ventana’ de Dña. Gemma Nierga de la SER, por lo que su suerte estaba echada.

Los directivos de la COPE encabezados por D. Pedro Díez, tenían que sumar al problema que suponía haber perdido en las mañanas a D. Antonio Herrero, tener la audiencia de tarde hundida. Apostaron entonces por buscar una personalidad fuerte como era Dña. Encarna y pensaron en la presentadora de TELECINCO, Sra. Campos, que también tenía una personalidad fuerte. No obstante su perfil no era precisamente el del ideario de la COPE y la experiencia tampoco sería demasiado larga, si se tiene en cuenta que la Sra. Campos priorizaría sus compromisos en la tele sobre los de la radio.

J. F. Lamata.

by BeHappy Co.