Search

Muere el presidente del Atlético de Madrid, Vicente Calderón

HECHOS

El 25.03.1987 se hizo público el fallecimiento de D. Vicente Calderón presidente del club de fútbol Atlético de Madrid.

MuereCalderonAragones El director del MARCA, D. Luis Infante, optó por poner en su portada no la imagen del presidente fallecido D. Vicente Calderón, sino la de las lágrimas del entrenador de su equipo D. Luis Aragonés.

25 Marzo 1987

Fecunda Herencia

ABC (Director: Luis María Anson)

El destino, ese árbitro imparcial, señaló ayer el fin de juego para las constantes vitales de Vicente Calderón. Pero su servicio como hombre y como presidente no termina con la muerte, porque la mayor constancia que tuvo en vida fue una entrega ilusionada al Atlético de Madrid, y el tiempo sostendrá siempre el pulso de ese ejemplo deportivo. El club rojiblanco tiene desde ahora como estímulo, frente a las dificultades del porvenir, la obra heredada de su más importante impulsor y el desafío de prolongarla con entusiasmo equivalente al que él ofreció durante tantos años. En el estadio que lleva su nombre perdurará, para el Atlético y para todo el deporte, la memoria de Vicente Calderón, presidente decano del fútbol español

25 Marzo 1987

El testamento de un señor

Belarmo

Los de esta Casa no esperamos para ensalzar al político a que sea cadáver. Calderón, desde donde se encuentre, se carcajeará, con su empobrecida voz, de aquellos que reclamaron su cabeza y ahora le coronan.

Pero la vida es así. Ingratitudes, discordias, manipulaciones… El testamento de don Vicente probablemente delate a quienes, más que censurarle, le culpaban e insultaban: los ambiciosos de poder, los que, con medios ‘sumergidos’, pugnaron e hicieron campaña para ocupar el sillón rojiblanco sin dar tiempo al tiempo; sin respetar canas ni una salud zurcida por los alfileres de Houston o de Marbella. Bastaba con esperar unas semanas.

A Calderón se le estaba apagando la luz desde hace unos años. Lo sabíamos y no es honesto presumir de ello. Sorprende, no obstante que se acabase tan pronto. En cierta ocasión nos habló de sus temores. Porque Vicente Calderón, aún consciente de sus achaques, tenía vida y se resistía a perderla. Y camino de Bremen-  hace sólo semanas – confesaba que si Dios determinaba su fin, prefería caer en el sanatorio, lo mismo que su admirado Bernabéu. El paralelismo entre los dos patriarcas fue extraordinario: el verbo sarcástico de ambos; la defensa por igual del fútbol y de la Meseta. Don Santiago yace en Almansa; a don Vicente le sepultarán en Gandía, también al Este de este país concebido para la guerra por gentes que aman la paz. Esa paz que le ha faltado al ‘presi’ atlético en los metros finales de su gran carrera. Que se pongan de pie todos los que le decapitaron en vida.

En reciente ocasión y para entrevistarle, estuvimos, como tantas veces, en las oficinas clásicas de la calle Desengaño. Y Calderón, con la garganta gastada, hablada del Atlético, de la situación financiera que atosiga al club y de los que tenían capacidad para ocupar su puesto el día que cerrara los ojos. En aquel recuento descubriríamos los nombres de significados aspirantes al sillón presidencial. EL calibraba los antecedentes de cada cual. “El Atlético – dijo – no puede quedar en manos de un trepa. Quisiera retirarme a los aposentos familiares y dejar la Casa a quien me convenza de que no empeñará los muebles”.

Acaso todos estos temores llenen los folios testamentales. Y la lista de los que, con escasa habilidad, traducen los vituperios de ayer a las lisonjas “post mortem”. Desde el cielo verá don Vicente con cuánta facilidad se cambia de chaqueta.

Belarmo

by BeHappy Co.