6 junio 1991

TVE informó de la demanda de Hacienda en su contra, por lo que el autor carga cont

Pedro Ruiz denuncia que hay manipulación en TVE y carga contra sus directivos desde un artículo en ABC

Hechos

  • El 9.06.1991 el diario ABC publicó un artículo de D. Pedro Ruiz contra TVE y sus directivos  D. Jordi García Candau, D. Ramón Colom, Dña. María Antonia Iglesias y D. Enric Sopena.

09 Junio 1991

TVE, LA VIEJA DICTADURA

Pedro Ruiz

Leer
Jordi García Candau, Colom, María Antonia Iglesias, Enric Sopena... os habéis convertido en pobres monigotes sin un gesto de honradez de fondo y en cómplices de una conjura de necios ambiciosos

Jordi García Candau, Ramón Colom, María Antonia Iglesias, Enric Sopena… y un largo etcétera de cargos presentes, pasados, a la vista y en la sombra. ¿No se os cae la cara de vergüenza? ¿Resistís cada mañana vuestra propia mirada de dictadores de alquiler en el espejo? ¿Cómo evitaís cada día la náusea de vuestra propia conducta de esclavos de lujo? ¿O ya tenéis tanto callo en la conciencia que ni la náusea provoca? ¿A alguno de vosotoros os suena ligeramente la palabra dignidad? ¿Alcanza aún vuestro cacumen a medir el asesinato al que diariamente sometéis a la verdad? ¿Tanto os compensa el partido, que habéis vendido vuestra voluntad? ¿No os duele la boca cuando pronunciáis la palabra democracia? ¿Tan barato es vuestro precio? ¿Tanto?

Hace cuatro años, cuando algún ingenuo entre vosotros – posteriormente bien aposentado económicamente – creyó que era uno de los vuestros, quien esto firma debutaba en una pequeña ciudad y lo reseñabais en el telediario. ¡Carampa, pensaba yo! ¡Que importante me he vuelto de golpe! Pero no era eso. Era que entonces mi independencia, esa que ahora os molesta tanto que hasta os inventáis campaña de desprestigio para anularla, os venía bien para quitar a los de antes. Por aquellos tiempos fui testigo presencial de conversaciones donde los Calviños del momento urdían, con vicepresidentes incluidos y presidentes al teléfono, vuestro desembargo en el machito. Ibais a traer la ética y la libertad. A la vista está. Llevó tres años vetado. Con sibilinas excepciones.

La dictadura anterior tenía unos cientos de buitres campando a sus anchas y violencia en la represión de las ideas. Y hasta muertes. Cierto. Esta sólo evita lo último. Habéis perpetrado un montaje de otros cientos de buitres y cientos de miles de garrapatas con tanto o más arraigo que el anterior. Poséeis – quiero decir que os habéis adueñado – del sesenta por ciernto de los medios de comunicación, manejáis con hermetismo enfermizo y patético las instituciones, controláis el dinero, os aliáis a él, urdís el fraude, sufragáis la mediacridad, insultáis, agredís, manipuláis y amargáis. No a mí, que no os tomo más que a rechifla, sino a quien no tine más remedio que tragar.

Y tenéis tres millones de votantes en plantilla.

Y la guinda es la televisión, el maquillaje donde la enorme y grosera cara de vuestro desprecio por los derechos de los demás intenta camuflarse. Os hablo así porque, aunque os pese, pago una parte de vuestros sueldos… queridos empleados. Y porque siendo esto tozudamente cierto, escabullís el bulto de dar la cara. En el 92 váis a ganar la Olimpiada del Cinismo.

Esta semana, Jesús Gil, alcalde de Marbella, con las opiniones personales que cada uno quiera tener, ha sido vetado en un programa de nuestra televisión que vosotros estáis robando. Sí, Jesús Gil, ese atrabiario personaje que, según algunos de vosotros, ‘se ha aprovechado de su popularidad’ para salir elegido. ¡Que desfachatez la vuestra, muchachos! ¿Acaso no es por la popularidad que de continuo le dais en el culebrón de los Telediarios a vuestros líderes por lo que salen elegidos? ¿No sois vosotros una agencia de publicidad que pagamos todos para ellos, y al tiempo una vergonzosa Inquisición para el resto?

La cosa no termina ahí. Muy artera y horteramente algún otro canal televisivo colaborad en el alontamiento del personal, siviéndoos del negocio y complemento. Vosotros sois el palo duro en el cráneo del españolito y ellos el analgéisco con señoritas en top-less.

Ya supongo que todo esto no causará quebranto alguno en vuestras ¿conciencias? Al fin y al cabo, en este mundo sólo tiene la razón públicca quien es dueño de más altavoces. Es con el volumen y no con los argumentos con los que machacáis.

El daño es notable. A los buenos socialistas, que son arrastrados por la repugnante impresión que se generaliza por vuestra conducta. A la oposición condenada a jugar con cartas marcadas. Al electorado que, salvo intereses personales en juego, está perdiendo la fe y el interés en la vida en común. A los independientes, intelectuales, artistas, libre-pensadores o disidentes, porque los estáis matando con metralla de silencio. Y aunque no os deis cuenta, por mucho que ganéis lícita o soterradamente, a vosotros mismos, porque os habéis convertido en pobres monigotes sin un gesto de honradez de fondo y en cómplices de una conjura de necios ambiciosos.

Fue Gassman quien dijo que la televisión había sustituido a la realidad. Vosotros, aprovechándoos de eso, habéis enrejado el aire por servir a vuestros señoritos carceleros.

¿Qué me paso?

Hagamos la prueba.

Hace unos años hice en ‘la casa’ dos series que fueron altamente rentables para el ente. Más de cuatro mil millones de ingresos en publicidad por menos de trescientos cincuenta de gastos. Ahora, en que estáis cerca de la bancarrota – así se dice – sería un buen intento repetirlo ¿no? Con libertad absoluta, como entonces. Antes de que el poder se os subiera a las meninges.

Si lo que he escrito es incierto, o un poco incierto, o medianamente falso… desmentidlo. Mañana me llamáis y al mismo precio de hace cuatro años empiezo.

Mañana mismo.

Ah, y además os hago, a mitad de precio, un programa especial de fin de año.

Por supuesto, respetando la Constitución y la ‘legalidad vigente’.

¡Animo, paladines de la libertad! El teléfono de casa está esperando. No tardéis porque tengo otras ofertas.

Un abrazo a todos, ‘demócratas’

Pedro Ruiz

(…)

Pedro Ruiz